21 tuits recientes

27 julio 2014

El capital erótico, factor diferencial de Pedro Sánchez

26 julio 2014

Hace apenas cuatro años, en 2010, la socióloga británica Catherine Hakim, profesora de la London School of Economics, levantó una pequeña polémica entre sus colegas con un artículo provocador que luego se convirtió en un libro. Afirmaba en él que, a los capitales tradicionales de que dispone cada persona (el capital económico, el capital cultural -la formación- y el capital social -las relaciones, la agenda-), había que añadir uno nuevo y muy valioso: el capital erótico. Era este, según Hakim, una suma de atractivo físico, don de gentes, vitalidad, saber vestirse bien, encanto, alta capacidad de empatía y… atractivo sexual.
Quien tiene capital erótico, venía a decir la autora de la teoría, tiene más posibilidades de éxito en su vida profesional y personal, y especialmente ante el otro sexo. “El capital erótico debería usarse sin sentimiento de culpa”, afirmaba Hakim, aplicándolo a las mujeres, lo que le costó algunas críticas feministas. Pero no sólo hablaba de mujeres. También de política: “El presidente Barack Obama tiene muchas facultades, y es una persona inteligente, sumamente formada, pero es probable que el hecho de ser guapo y delgado, estar en buena forma física y vestir bien le ayudase a convertirse en el primer hombre de raza negra elegido presidente de Estados Unidos, sobre todo cuando su mujer, Michelle, también cumple todos, absolutamente todos los requisitos”, escribía Hakim.
Al desde hoy nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, lo llaman Pedro el Guapo algunos correligionarios desde hace ya muchos años. Al principio lo decían, por lo general, para despreciarlo. “Mucha fachada y no sabemos si algo en la cabeza”, oí comentar sobre él hace muchísimo, cuando desempeñaba funciones secundarias en el Ayuntamiento de Madrid y en la sede central socialista (y Hakim no había formulado aún su tesis).
Más recientemente, el atractivo físico de Sánchez comenzó a preocupar a sus adversarios políticos internos. En febrero pasado, cuando apenas se hablaba de él en los medios, pero ya se sabía entre algunos iniciados que andaba recorriendo agrupaciones socialistas de toda España en busca de apoyos para presentarse a las primarias, me comentaba una vieja gloria socialista, partidario de otro precandidato: “Sánchez tiene mucho tirón entre las mujeres”. Y lo decía contrariado (y probablemente, sin haber leído a Hakim).
Con “hechuras de galán” -como decía una crónica-, 1,90 de estatura, exjugador de baloncesto, sonrisa fácil y empatía personal… Ignoro cuántos de los 45.000 avales y más de 62.000 votos que consiguió en el reciente proceso interno del PSOE para buscar nuevo secretario general se los debe Sánchez a su capital erótico. Gente cercana a él cree que bastantes, y ahora no lo consideran un activo vergonzante, me consta. Hay incluso quien se ocupa de recordar ahora que ese fue uno de los factores de éxito electoral de otro secretario general que llegó a presidente del Gobierno, al que en algunos mítines de finales de los setenta y comienzos de los ochenta algunas asistentes le tiraban bragas al escenario al grito de “¡Queremos un hijo tuyo, Felipe!”. Era Felipe González.
Sea como fuere, en las próximas primarias del PSOE (si las hay) y en las próximas elecciones generales -si Pedro Sánchez es el candidato socialista- habrá que calibrar las posibilidades de Sánchez a la luz de la tesis de Hakim. Tanto sus rivales internos como Pedro Arriola, el superasesor electoral del PP y de Rajoy, ya deben de estar haciendo cálculos.

Primavera-verano en el campo, en tuitfotos

25 julio 2014

La EPA, al detalle

24 julio 2014

Publicidad institucional: aún pesebre y trabuco

17 julio 2014

Dinero público poco o nada transparente, políticos que con él tejen su imagen pública y sus apoyos mediáticos. Y, en juego, derechos ciudadanos y la credibilidad e independencia de los medios de comunicación y de los periodistas, que con demasiada frecuencia miramos para otro lado cuando se trata de lo nuestro.
‘Publicidad institucional: aún pesebre y trabuco’. Un artículo que he escrito para Cuadernos de Periodistas, la revista de análisis de nuestra profesión de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Cuatro líderes de izquierdas, en ’20minutos’

15 julio 2014

La crisis económica y sus muchos efectos directos y laterales están provocando unos profundos movimientos de opinión pública en la sociedad española, especialmente en su actitud y percepción de la política y de los políticos. Estos movimientos, a su vez, han propiciado la aparición de nuevos líderes, especialmente en la izquierda.
En poco más de un mes, los lectores de 20minutos han tenido la oportunidad de preguntar y conocer más de cerca a cuatro de estos líderes emergentes: Alberto Garzón, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Ada Colau.
Alberto Garzón (28 años, logroñés, economista, profesor, escritor, diputado) es la figura emergente en IU, que recientemente le ha comisionado para explorar acuerdos con formaciones políticas afines. Participó en un encuentro digital en 20minutos el pasado 3 de junio.
Pablo Iglesias (35 años, madrileño, profesor, escritor, estrella televisiva) es el líder de Podemos, la formación política que fue la sorpresa de las elecciones europeas del 25 de mayo pasado, al lograr 1,25 millones de votos y 5 escaños. Participó en un encuentro digital en 20minutos el pasado 5 de junio.
Pedro Sánchez (42 años, madrileño, economista, diputado) va a ser el nuevo secretario general del PSOE, tras ganar con holgura el pasado domingo la votación ente los militantes de su partido. Estuvo en un encuentro digital en 20minutos el pasado 7 de julio.
Ada Colau (40 años, barcelonesa, activista social, escritora, fundadora de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca) ha formado la plataforma Guanyem Barcelona, con la que aspira a aglutinar a toda la izquierda de la ciudad en las elecciones municipales de 2015. Su encuentro digital con los lectores de 20minutos fue ayer, 14 de julio.

En el PSOE de Pedro Sánchez, ahora las ideas

13 julio 2014

Con la elección de su líder por sufragio entre sus militantes, el PSOE ha dado un buen paso en la transparencia y la democratización de la política. Ahora le viene algo mucho más difícil: recuperar la confianza del conjunto de la sociedad, especialmente de los más de 11,3 millones de ciudadanos (el 43,9% de los votantes) que apoyaron a esas siglas hace apenas 6 años, en las elecciones generales de 2008.
La falta de respuestas convincentes ante la globalización, la crisis económica o la cesión de soberanía a una UE más preocupada por sus bancos que por sus ciudadanos han llevado estos años a la socialdemocracia europea a una crisis existencial. En España se plasmó del todo ese aturdimiento en mayo de 2010, con los recortes ortodoxos -de la ortodoxia de Bruselas y de Alemania- del socialista Zapatero. El PSOE aún no se ha recuperado de aquel viraje. Difícilmente podía hacerlo teniendo al frente del partido prácticamente a la misma dirección (salvo ZP).
Ahora comienza la renovación, al menos de caras. ¿Vendrá también la de las ideas? Falta les hace a los socialistas, porque en el camino se ha producido un seísmo político en la izquierda, con el crecimiento de IU y la irrupción de Podemos en las recientes elecciones europeas. Para el PSOE de Pedro Sánchez la tarea más urgente es recuperar la confianza de los ciudadanos. Ver si es capaz de mantener su hegemonía en el centro izquierda y la izquierda o si aún sigue buscando su suelo electoral, más abajo del pobre 23% del pasado mayo.

Rajoy rodea el Congreso

10 julio 2014

Los de Rodea el Congreso son en realidad unos blanditos. Apenas han rodeado nada. El Congreso de los Diputados, el Poder Legislativo, sí, están rodeados, sometidos, aniquilados, pero no por los colectivos ciudadanos que ocasionalmente se movilizan en torno al palacio de la Carrera de San Jerónimo sino por el Poder Ejecutivo del señor Mariano Rajoy y sus ministros, que hacen y deshacen, tejen y destejen leyes sin despeinarse, sin someterse al contraste de los diputados, sin darle siquiera a la propia muchachada en los escaños la posibilidad de parecer seres racionales. ¡Y en paquete! Un solo texto pasado a la carrera y sin debate puede valer para modificar dos docenas largas de leyes.
Adiós, Montesquieu; bienvenido, Real Decreto Ley. Cómo serán las cosas que hasta el jefe nominal del Congreso, Jesús Posada, reconoce a veces “la chapuza”.
En dos años y medio de legislatura, las tropas de Moncloa han alcanzado sus últimos objetivos militares. Rajoy ha rodeado el Congreso.

Lo bueno y lo malo de los datos del paro

02 julio 2014

Iglesias, Garzón, Colau… esto se mueve

01 julio 2014

Pablo Iglesias (35 años, de Madrid, profesor, escritor, estrella televisiva) agitaba esta mañana las aguas del Parlamento Europeo con unas palabras que no suelen pronunciarse en tan sosegado foro, cinco semanas después de que la candidatura que él encabezaba, Podemos, provocara una tempestad en las aguas plomizas de la política española al lograr 1,25 millones de votos y 5 escaños en las elecciones europeas.
Alberto Garzón (28 años, de Logroño, economista, profesor, autor de varios libros -el más reciente, La Tercera República) hacía removerse el sábado pasado las turbulentas aguas profundas interiores de Izquierda Unida al ser comisionado por la formación para explorar acuerdos con formaciones políticas afines, como Podemos.
Ada Colau (40 años,, de Barcelona, activista social, escritora, casi licenciada en Filosofía -le quedaron dos asignaturas-, fundadora de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca) agitaba también el pasado jueves las aguas ya convulsas del Ayuntamiento de Barcelona al presentar una plataforma que se llama Guanyem Barcelona y que aspira, en efecto, a aglutinar a toda la izquierda y a tomar el poder municipal en la ciudad.
La izquierda sociológica y política se está moviendo, y mucho, y todo ello en pocos días, impulsados los movimientos sobre todo por el seísmo -para la política tradicional- de las elecciones europeas del 25 de mayo, las que escenificaron como nunca antes el enorme divorcio que la crisis económica e institucional ha provocado entre las élites y los ciudadanos.
La izquierda… y el centro izquierda, con un PSOE que va a tener en breve un nuevo líder, joven, Pedro Sánchez (42), o muy joven, Eduardo Madina (38) -con permiso de José Antonio Pérez Tapias (59)- tras la caída por el 25M de Alfredo Pérez Rubalcaba (63).
Y la Jefatura del Estado, con el relevo de Juan Carlos I (76 años) por su hijo Felipe VI (46), que ha llegado al trono con pasos vacilantes, abogando sí por una “monarquía renovada para un tiempo nuevo” y prescindiendo de símbolos religiosos el día de su proclamación, pero también girando su primera visita al extranjero… al Vaticano, donde la reina Letizia (41) hizo ante el papa una inclinación perfectamente prescindible.
¿Y en la derecha? Sin noticias de que las ondas el seísmo del 25M vayan a tener efectos por ahora. Le decía Mariano Rajoy (59) a la mujer de Bárcenas, en uno de sus famosos SMS y como consejo para que lo trasladara a su marido: “Rosa (…) al final la vida es resistir”. ¿Resistirá?