BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Batalla decisiva el 26-J en las grandes ciudades

Sostienen algunos expertos demoscópicos -y probablemente tengan alguna razón- que una de las batallas del 26-J se va a dar en el voto rural, especialmente en las circunscripciones pequeñas, las de 3, 4 o 5 escaños, en las que el último asiento adjudicado el 20 de diciembre por muy pocos votos de diferencia pueda ahora cambiar de manos. Puede ser. Esa batalla tiene dos pulsos: PP contra Ciudadanos y PP contra PSOE, los tres partidos en disputa del voto conservador y envejecido predominante en esos escenarios demográficos.

Creo, sin embargo, que hay otra batalla más relevante, más decisoria y decisiva. Es la que se va a dar en la disputa por los votantes más jóvenes, más formados e ideológicamente en la izquierda y el centro izquierda de las grandes zonas urbanas.

Más decisoria y decisiva primero porque en ella hay muchos más escaños en disputa, segundo porque en ella tienen amenazas y oportunidades los cuatro grandes partidos y tercero y principal porque las grandes ciudades son los lugares donde más deprisa se están produciendo los cambios sociales y donde más se está desplazando antiguo voto de PSOE a nuevo voto de Podemos.

Hay unos datos contundentes: en las elecciones del pasado 20 de diciembre, Podemos ganó al PSOE en 17 de las 25 ciudades españolas más pobladas. El PSOE sólo aguantó la arremetida en las cinco ciudades andaluzas de la lista (Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada y Jerez), más Valladolid, Elche y Cartagena. ¿Reconquistará ahora el PSOE en alguna de las 17 que perdió en diciembre la primacía de la izquierda, por la vuelta de voto decepcionado con Podemos, o perderá incluso alguna más, ante las fuerzas recrecidas de Unidos Podemos, la coalición entre Podemos e IU?

Carta al presidente de Castilla y León por el Toro de la Vega

Estimado presidente, querido paisano.

Esta que te envío es para felicitarte -por ahora solo a medias- por la decisión que tomásteis ayer en el Consejo de Gobierno de Castilla y León, que tú presides, por la que se prohíbe en nuestra tierra matar en público a los animales en espectáculos populares como encierros o suelta de vaquillas. Dicho en cristiano: que a los sucesores del pobre Rompesuelos -el astado corrido, acosado, vejado y muerto a lanzadas el pasado año en el denominado torneo del Toro de la Vega, de Tordesillas– no se les matará a partir de ahora en público, en espectáculo público, entre escarnio y regocijo públicos. Se les matará piadosamente en privado tras correrlos, acosarlos y aterrarlos por las amables riberas y campas del padre Duero.

Te decía que te felicito solo a medias, ilustre paisano, porque el paso que das es solo medio paso, un pasito. Progresas adecuadamente, presidente, pero necesitas mejorar. Avanzas, pero despacio (ya sé, ya sé que tú me dirás: despacio, pero avanzo). Has dado un pequeño paso para el hombre, pero aún es un insuficiente paso para la humanidad.

Por humanidad, por piedad, por decoro, por corazón… presidente: Trabaje tu Gobierno con celeridad en un nuevo decreto ley por el que se prohíban las fiestas populares basadas en el acoso, la vejación o el maltrato de toros, perros, gatos, gallos, gansos o cualquier otro noble animal. Sé pionero en eso. Demos desde nuestra vieja tierra un nuevo mensaje de civilización, un rechazo contundente al salvajismo, la inhumanidad, la incultura y la barbarie.

Afectuosamente. Arsenio Escolar

Nace un nuevo ’20minutos’

En unas horas, refundamos 20minutos, 16 años, 3 meses y 16 días después de su nacimiento. Conoces bien nuestra historia: 20minutos ha sido siempre, desde su fundación, un medio de comunicación diferente, transgresor, innovador.

Hemos logrado la atención y el seguimiento masivo por parte de los lectores y de los anunciantes.

Con sus ediciones impresas, 20minutos es el líder absoluto en difusión, según OJD/PGD. Nadie en España pone a diario en manos de tanta gente tantos ejemplares como nosotros. También somos el segundo en audiencia en toda España entre los diarios de información general, según EGM, y el líder absoluto en Madrid, por encima de todos: generalistas, deportivos, económicos…

Con sus ediciones online, 20minutos es, según comScore el tercer diario online más seguido en nuestro país y el diario online líder mundial en lengua española, con 20minutos Sites, así como el diario online número 16 en la clasificación mundial absoluta, incluidos todos los idiomas.

Pero no vamos a pararnos ahí. Queremos seguir creciendo. Queremos seguir en la vanguardia de la innovación periodística y de la atención a nuestros lectores y a nuestros anunciantes. Tras varios meses de trabajo que ha impulsado especialmente nuestro accionista, Grupo Heraldo; tras intensos esfuerzos de análisis, de pruebas, de reflexión y de estudios de mercado y de investigación sobre nuestro diario y sobre los principales competidores impresos y online, mañana lanzamos un nuevo 20minutos.

Está lleno de novedades. Entre las principales, estas: un nuevo logotipo de nuestra marca, una nueva y novedosa línea gráfica, un uso mucho más variado de los géneros periodísticos y el estreno de una potente sección de opinión que les ayudará a nuestros lectores a formarse la suya propia, sección en la que participarán un plantel muy variado y transversal de articulistas, columnistas, expertos y escritores.

No te lo pierdas.

Podemos e IU enarbolan el 15-M

Vídeos paralelos de Pablo Iglesias y Alberto Garzón que acaban confluyendo en una imagen única, en un abrazo entre ambos en la Puerta del Sol, pocos días antes del quinto aniversario del 15-M, para anunciar el acuerdo por el que Podemos e IU concurrirán juntos a las elecciones del 26 de junio. Tienen los vídeos un aire casero, poco profesional, pero no parece que se improvisaran. Ha sido un buen golpe de efecto mediático.

El 15-M, una de las más originales aportaciones de la historia política española reciente, fue seguido con mucha atención en los medios internacionales. Pocos días después de las movilizaciones , yo estuve de viaje profesional en Oslo y Estocolmo, y colegas escandinavos me preguntaban una y otra vez por la Spanish Revolution. “¿Quiénes son los que acampan en las plazas? ¿De dónde salen? ¿Es un movimiento colectivo espontáneo o hay alguien detrás? ¿Se presentarán a las elecciones?”. Aquí, el PSOE, que estaba en el Gobierno, no entendía nada; el PP creía ver detrás la larga mano de Alfredo Pérez Rubalcaba, por entonces ministro del Interior; y los medios nos dividíamos entre la indiferencia prepotente, el desprecio de lo que se ignora, el recelo insano y la curiosidad sana.

Aquel enorme caudal político, surgido de las acampadas en las plazas y en las posteriores manifestaciones donde se pedía “rodear el Congreso” y se gritaba “no nos representan”, es el que ahora quieren activar Podemos e Iglesias, IU y Garzón. Veremos más gestos, más golpes mediáticos en los próximos días, en torno al quinto aniversario del 15-M, y más gestos de confluencia y al mismo tiempo de diversidad entre los dos socios electorales. ¿Tendrán algún efecto en las urnas? Probablemente sí. El preacuerdo electoral entre las dos formaciones de izquierda probablemente ciegue algunas de las vías de salida de votos que se le estaban abriendo sobre todo a Podemos. Lo que es más difícil de calcular, al menos por ahora, es si se les abrirán otras a ambos, a Podemos y a IU. Si la coalición, al mismo tiempo que un efecto centrípeto del voto de izquierdas, tiene otro centrífugo, y de qué tamaño.

 

 

Podemos, con el votante menos fiel, según el CIS

Atentos a estos detalles del Barómetro de abril, que acaba de hacer público el CIS. El cruce sobre a quién votarían hoy los encuestados y a quién votaron el pasado 20 de diciembre arroja estos resultados sobre las grandes formaciones de ámbito estatal:

-El PP lograría que le volvieran a votar el 76,6% de los que le votaron entonces. ¿Qué haría el resto? Un 5,7% de sus votantes se iría ahora a Ciudadanos, un 4,2% no votaría y un 10,1% contesta que no sabe qué haría.

-El PSOE retendría al 71,7% de sus electores de diciembre pasado. Un 2,9% se le iría a Ciudadanos, un 1,7% al PP, un 1,2% a Podemos, un 4,5% no votaría y un 12,6% no sabe qué haría.

-Podemos retendría al 63,4% de sus votantes de diciembre. Un 10,3% se iría a IU, un 6,9% se iría al PSOE, un 4,7% no votaría y un 9,9% no sabe todavía.

-Ciudadanos retendría al 70,1% de sus votantes de diciembre. El 5% se iría al PP, el 2,7% no votaría y el 15,7% no sabe aún.

-IU (Unidad Popular) retendría al 72% de sus votantes de diciembre, el 3,2% se iría a Ciudadanos, el 4,5% no votaría y el 16,1% no sabe aún.

Comparando a los cinco entre sí, el PP es el que tiene un electorado más fiel y Podemos es el que lo tiene menos fiel, e IU y Ciudadanos son los que tienen hoy más indecisos.

En la página 51 de este pdf tienes todos los detalles.

Nuevo aviso de Ciudadanos al PP, ahora en Granada

Hace menos de un año, el PP perdió el gobierno de la mayor ciudad española, Madrid; de la tercera, Valencia; de la cuarta, Sevilla; de la octava, Palma de Mallorca; de la novena, Las Palmas; de la undécima, Alicante; de la duodécima, Córdoba; de la decimotercera, Valladolid; de la decimoséptima, Vitoria; de la decimoctava, A Coruña; de la vigésima, Elche… Antes de las elecciones municipales de mayo de 2015, el PP gobernaba en 14 de las 20 ciudades españolas más pobladas, y tras las elecciones retuvo solo tres: Málaga, Murcia y Granada.

Hoy ha perdido una más, Granada, la decimonovena ciudad española por población. El detonante fue, hace unas semanas, un caso de presunta corrupción urbanística en el que fue detenido el alcalde, el veterano José Torres Hurtado (PP). Ese fue el detonante. El resultante del escándalo ha sido que Ciudadanos, que apoyaba al anterior alcalde del Partido Popular, ha apoyado hoy a un nuevo alcalde de otro partido, el PSOE.

La pérdida en términos políticos es poco significativa para el PP, tras su desastre municipal del año pasado. Pero quizás sea un nuevo toque de atención de Ciudadanos al PP de cara al día después de las elecciones generales previstas para el próximo 26 de junio. La corrupción sigue siendo el principal escollo para el Partido Popular de Mariano Rajoy a la hora de intentar pactos.

Los datos de paro confirman el bache económico

Buena noticia que el paro registrado (el número de personas apuntadas como paradas en las oficinas públicas de empleo) haya bajado en abril en 83.599 personas. Buena noticia también que tengamos 158.038 cotizantes más en la Seguridad Social. Mala noticia que sólo el 9,46% de los nuevos contratos sean indefinidos. Malísima que sigamos dejando a los parados abandonados a su suerte: el número de parados que cobran una prestación ha bajado en un año de 2.318.581 a 2.055.099; el porcentaje de parados que cobran ha caído también en un año del 55,4% al 53,3% del total de parados, el dinero mensual que el Estado dedica a los parados ha bajado de 1.794 millones hace un año a 1.594 millones ahora…

Y también, preocupante señal que el número de afiliados a Seguridad Social suba ahora menos que hace un año y que el paro baje menos que en el mismo mes de 2015, y que esto haya pasado en los tres últimos meses de 2016.

Los datos, como muchos otros recientes (por ejemplo, el Índice de Confianza del Consumidor publicado ayer, que lleva cuatro meses seguidos de caída), confirman que nuestra economía está pasando por un bache, y que probablemente los políticos -los del Gobierno y los de la oposición, todos- no hablan de ello por la parte de responsabilidad que les toca: la legislatura perdida, su incapacidad tras las elecciones del 20 de diciembre pasado para llegar a acuerdos que evitaran este largo paréntesis que, en el mejor de los casos, no se cerrará hasta agosto.

Por qué Podemos y especialmente Pablo Iglesias necesitan los votos de IU

El interés y las prisas de Podemos y de Pablo Iglesias por cerrar un acuerdo con IU y Alberto Garzón tienen una poderosa razón de ser. Una razón técnica: la letra pequeña de algunas encuestas recientes sobre intención de voto de los españoles han generado en la formación morada algunas señales de alarma.

Las encuestas más pesimistas dicen que, al menos hasta hace muy poco (se ignora si la tendencia ha cambiado o corregido, y en qué dirección, con las vertiginosas novedades políticas de los últimos días), a Podemos se le habían abierto tres vías de agua. Una grande, de votantes suyos el pasado 20D que ahora, decepcionados por la estrategia seguida por Podemos durante las negociaciones, se estarían inclinando por abstenerse. Una mediana, de votantes de diciembre que ahora se inclinarían por la resucitada IU, de donde muchos de ellos procedían. Y una pequeña, de electores que en diciembre votaron a la formación moderada, hartos y procedentes del PSOE, que ahora volverían a la parroquia socialista. Un observador me da incluso un dato de cuántos son estos últimos, los de la vía de agua pequeña: en torno al 4% de los votantes de diciembre de Podemos. Con el acuerdo con IU, Podemos cerraría las dos primeras: las de los decepcionados, que ahora tendrían un nuevo estímulo para votar (el sorpasso, superar al PSOE), y la de los proclives a volver a IU.

Podemos y sus confluencias totalizaron en diciembre unos 5,2 millones de votos, frente a los 5,53 millones del PSOE y los 0,92 millones de Unidad Popular-IU.

Es cierto que, desde que el partido existe, a Podemos le han dado las encuestas casi siempre unas expectativas de voto inferiores a las que luego obtenía realmente en las urnas. Pasó en las europeas de 2014, volvió a pasar en las autonómicas de mayo de 2015, pasó de nuevo en las generales de diciembre pasado. Pero también es cierto que alguna vez Podemos se queda por debajo de las expectativas de las encuestas: ocurrió en las andaluzas de marzo del pasado año, cuando Podemos logró un 14,80% de los votos, bastante por debajo de algunas encuestas y de lo que la dirección del partido esperaba.

Ahora, en las nuevas elecciones generales, Podemos y especialmente Pablo Iglesias no quieren correr el riesgo de pinchar, de no cumplir expectativas, de quedar por debajo del 20,66% de los votos que sumaron entre la marca principal y sus confluencias en diciembre pasado. Sería una derrota personal de Iglesias, que ha impuesto dentro de la organización la estrategia que ha llevado de nuevo a las urnas.

Garzón, que sabe de esta necesidad de Iglesias, negociará tratando de lograr que su marca (Unidad Popular-IU) no se pierda en las listas conjuntas y que sus candidatos vayan en ellas en lugares preeminentes. El objetivo último, convertir los 2 escaños que tiene ahora en el Congreso en al menos 5.

 

Que santa Lucía te conserve la vista, ministro Guindos

Estos son los principales datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año, publicada esta mañana:

-El número de parados sube este trimestre en 11.900 personas.

-El número total de parados se sitúa en 4.791.400.

-La tasa de paro sube una décima y se sitúa en el 21,00%.

-El número de ocupados se reduce en 64.600 personas.

-El número de ocupados en el sector privado se reduce en 82.100 personas.

-El empleo a tiempo completo baja en 51.700 personas.

-La población activa disminuye en 52.700 personas.

-La tasa de actividad baja 14 centésimas, hasta el 59,29%.

-Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentan en 54.300, hasta un total de 1.610.900.

Y esta es la interpretación del Gobierno. Luis de Guindos -ministro en funciones de Economía, Competitividad, Industria, Energía, Turismo…- hace pocos minutos:

“La EPA es buena (…) hay una aceleración en la generación de empleo desde mediados de 2015”.

Que santa Lucía le conserve la vista (y que el parón político no le mantenga mucho tiempos las funciones).

Sánchez e Iglesias, una mala relación rota

Las últimas semanas han deteriorado aún más si cabe las ya de origen malas relaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. No congenian, no se caen bien, no se fían mutuamente; cada vez menos.

Dicen que el roce hace el cariño, pero el poco roce de las últimas semanas entre Pedro y Pablo han fomentado lo contrario: la desconfianza, la desafección. Desde el encuentro que celebraron el pasado 30 de marzo, el que en teoría abría el nuevo periodo de negociación para un pacto de Gobierno, Sánchez e Iglesias no han vuelto a hablar directamente. Un intento de hace pocos días de sentarlos juntos a comer en un lugar discreto se saldó con un no explícito por parte de uno de ellos y con la no respuesta, con el silencio, por parte del otro.

Salvo gran sorpresa, en junio y julio, tras las nuevas elecciones, previsiblemente se volverán a necesitar. Tienen dos meses ambos para construir una relación más sensata, menos tensa. No por ellos, no por sus partidos, ni siquiera por sus respectivas parroquias de votantes. Necesitan restaurarla, reiniciarla incluso, por el conjunto de la población española, y especialmente por esa parte más débil, más desigual a la fuerza, que ambos dicen representar.