BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

El 26-J, premios Gurús 2016: vuelve la porra que acertó el 20-D

El 20-D, el día de las anteriores elecciones generales, hice vía Whatsapp y sms durante las horas de votación una porra entre varias docenas de políticos y periodistas. Cerré la recepción de apuestas a las 19h. y publiqué aquí en el blog el resultado colectivo pocos minutos después de las 20h., cuando se acababan de cerrar las urnas reales. Mis panelistas casi clavaron el que horas después fue el resultado real. Dijeron esto y pasó esto:

-Que el PP ganaba las elecciones con el 27,38% de los votos y 124 diputados, y logró realmente el 28,72% y 123 escaños.

-Que el PSOE sumaría el 21,2% y se haría con 86 diputados, y tuvo un poquito más: el 22,01% y 90 diputados.

-Que Podemos y sus confluencias lograrían el 20,7% y 67 diputados, y fueron realmente el 20,66% y 69 asientos.

-Que Ciudadanos tendría el 15,4% y 45 diputados, y fueron un poco menos: el 13,93% de los votos y 40 escaños.

Dos días después, desvelé -con su permiso- el nombre de aquellos participantes en la porra que habían acertado o que más se habían acercado en algunos resultados parciales -Pablo Casado, César González Antón, Ignacio Escolar, Luis Alegre, Fran Llorente, Francisco Marhuenda, Manuel Marín y Carlos E. Cué-, proclamé a todos ellos en particular y al colectivo en general como Gurús 2015 y añadí esto:

Enhorabuena a los premiados, y gracias a todos por vuestra participación en la iniciativa. Visto el resultado, individual y colectivo, repetiré con el mismo panel en 2019… o en mayo/junio próximos, si tenemos nuevas elecciones.

Lo prometido es deuda. Este domingo, 26-J, organizaré también la porra y, dado el acierto del colectivo en la experiencia anterior, con pocos cambios en el listado de panelistas. A las 20h del domingo, cuando se cierren las urnas reales, publicaré aquí, en el blog, los datos de media colectiva de nuestra porra. Estad atentos, que, como el 20-D, nuestros panelistas pueden acertar más que las encuestas a pie de urna que publicarán teles y radios.

Qué harán los cuatro grandes partidos esta última semana

Panorama aún bastante abierto el que dejan varias de las encuestas que se publican hoy, último día hábil para darlas a conocer. Abierto sobre todo, por el alto porcentaje de indecisos (el 22,9% de los votantes, según el estudio de Grupo Heraldo para 20minutos), de ciudadanos que tienen decidido que el próximo domingo van a votar, pero que aún no tienen claro a quién.

A la luz de los datos, a esto parece que jugará estos últimos días de campaña cada uno de los cuatro grandes partidos:

-El PP, a trabajar insistentemente -como hasta ahora- en la polarización del voto -el o yo (Partido Popular) o el caos (Unidos Podemos)- y a llamar cada vez de modo más insistente al voto útil para rebañar sufragios a Ciudadanos sobre todo en las pequeñas circunscripciones donde todo indica que la formación naranja tiene difícil entrar. Son 28 de las 52 del total, según un pormenorizado estudio de GAD3. Veremos mucha siembra ‘popular’ estos días en todas ellas.

-El PSOE, a que no cunda en sus filas el desánimo del posible sorpasso y a movilizar lo más posible a sus muchísimos indecisos, sean los que dudan entre abstenerse y votar o los que dudan -en ese orden- entre PSOE y Unidos Podemos, entre PSOE y Ciudadanos y entre PSOE y PP.

-Unidos Podemos, a mantener lo que le dan casi todos las encuestas: una ligera o incluso cómoda ventaja sobre el PSOE de Pedro Sánchez que le permita llevar la voz cantante de la izquierda en las conversaciones a partir del próximo lunes. ¿Cómo? Con moderación, arriesgando poco, procurando no asustar a los indecisos y no cometer errores (ni uno más como el de Monedero hace unos días).

-Ciudadanos, a recuperar territorio entre los dos grandes que tiene a derecha e izquierda (PP y PSOE), criticando Albert Rivera -como hasta ahora- al PP de Mariano Rajoy y su equipo y ampliando el tiro a partir de ahora a Pedro Sánchez para disputar la frontera a los socialistas y romper con la idea de que el pacto de la legislatura fallida sigue en pie y que C’s es un simple apéndice del PSOE (idea que propagan tanto PP como Unidos Podemos).

Y, en general, ojo a este dato del postelectoral del CIS de las anteriores generales: el 26,9% de los que votaron el 20 de diciembre pasado decidieron qué papeleta metían en la urna durante la última semana de campaña. Entonces se debía a la llegada de las dos nuevas fuerzas emergentes. Ahora no será tan alto, pero si fuera en torno al 20% tendríamos unos 5 millones de votos aún bailando. ¡Muchísimos!

En 2014, Pablo Iglesias mostraba poca admiración por Zapatero

Las incursiones de Pablo Iglesias en el territorio ideológico, social e incluso sentimental del PSOE no paran. La más reciente, ayer con sus largos elogios a la figura del expresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero -“Creo que Zapatero es el mejor presidente que ha tenido nuestra democracia”, “le tengo mucha admiración”, es alguien «muy generoso» y «muy sensato», “procuro preguntarle cuando tengo dudas sobre temas importantes”…- ha sido interpretada entre algunos dirigentes socialistas casi como una “apropiación indebida”. Están bastante enfadados.

La admiración de Iglesias por Zapatero parece reciente. Hace apenas año y medio, el líder de Podemos no pensaba así del ya entonces exlíder del PSOE. En una entrevista muy larga que le hice a Iglesias en noviembre de 2014, hablamos de diferentes dirigentes del PSOE. Elogió a Juan Negrín, a Juan Fernando López Aguilar y, con algunos matices, a Felipe González, y cuando le pregunté sobre Zapatero y sobre Pedro Sánchez me dijo esto:

-Sin desmerecerles en ningún caso y desde todo el respeto, creo que no están a la altura histórica de lo que representó Felipe González. Creo que Zapatero encarnó las ilusiones de mucha gente y tomó algunas medidas que merecen respeto, pero creo que cuando le dijeron que estaba sentado sobre una bomba de relojería, que se llamaba crisis financiera, le faltó la altura política para asumir lo que eso implicaba. Los socialistas deberían reconocer que se habían equivocado con Maastricht y que se habían equivocado dejando que España se convirtiera en una colonia de los países del norte de Europa, y, sin embargo, Zapatero hizo lo que le mandaron desde Berlín.

Ignoro si el cambio de opinión de Iglesias sobre Zapatero se produjo poco después de aquella entrevista, cuando se conocieron y hablaron largamente en una famosa cena discreta en casa de José Bono (ambos cuentan en privado buenas percepciones sobre el otro) o si ese cambio de opinión ha sido ahora, más recientemente, cuando Iglesias ha visto que en el PSOE apenas se saca pecho de algunos de los principales logros de Zapatero, sobre todo en políticas de derechos ciudadanos, y cuando ha sabido, además, que la relación personal de Zapatero con Sánchez está algo deteriorada, que lo está.

P.D. En aquella entrevista, por cierto, también le pregunté a Iglesias si se veía mas cerca del comunismo o de la socialdemocracia. “Programáticamente, claramente de la socialdemocracia”, me contestó. Pero agregó después: “Tanto la socialdemocracia como el comunismo forman parte de un mundo político que murió”.

El ‘Debate a 4’ y las encuestas no científicas

En la noche del lunes al martes pasado, la del Debate a 4 entre los candidatos a presidente del Gobierno por las principales formaciones políticas, muchos de los principales medios online lanzamos una encuesta entre nuestros lectores. “¿Quién crees que ha ganado?”, preguntábamos -más o menos- todos a nuestras respectivas comunidades de lectores.

Cuando salí de la redacción de 20minutos, sobre la 1.30 de la madrugada ya del martes, en nuestra encuesta ya habían participado muchos miles de internautas, y Pedro Sánchez (PSOE) iba ganando por bastantes puntos porcentuales a Pablo Iglesias (Unidos Podemos), mientras que Albert Rivera (Ciudadanos) y Mariano Rajoy (PP) estaban claramente descolgados. Cuando volví a mirar la encuesta, ya en mi casa, Iglesias había protagonizado una fulgurante remontada y superaba a Sánchez, si bien aún por muy poco. Cuando miré de nuevo, sobre las 7 de la mañana del martes, Iglesias ya ganaba con clara ventaja. Y ahora, dos días largos después, la encuesta está así: con más 65.000 votos emitidos, va en cabeza Iglesias con el 40% de los votos, seguido de Sánchez (26%), Rivera (21%) y Rajoy (13%).

Vi en otros medios fenómenos parecidos, remontadas y pájaras -no sólo de Iglesias, también de otros candidatos- que parecían las del Perico Delgado más extremo del Tour de Francia. ¿Qué había pasado? ¿Que el conjunto de la población al unísono había caído en la cuenta en la madrugada del martes de que estaba votando erróneamente y rectificó ella solita y empezó a votar acertadamente? ¿Que el colectivo de seguidores de un candidato trasnocha más que el de otros, y sus votos entran más tardíos? ¿Que los diferentes colectivos de seguidores de cada candidato se habían activado votando en distintos tramos horarios? 

Ayer, miércoles, mientras lanzaba este tuit

vi que algunos medios hacían informaciones presuntamente serias con el resultado de su encuesta, y que otros incluso realizaban comparativas, también presuntamente serias, entre las encuestas de diferentes medios.

¿Debemos llegar a tanto? ¿Podemos sacar conclusiones creíbles? Y otras preguntas: Las encuestas online hechas con métodos como todos sabemos nada científicos, ¿añaden información o añaden ruido? ¿Le dan información a nuestros lectores o le dan solo entretenimiento?

Desde hace ya años, todas las encuestas de 20minutos.es llevan esta leyenda, que sale en la página del resultado:

“Esta encuesta no es científica y sólo refleja la opinión de aquellos lectores que han elegido participar. Los resultados no representan necesariamente la opinión de los internautas en general o de los lectores de 20minutos al completo”

En 20minutos, vamos a seguir haciéndolas, creemos que algo aportan al debate público, pero os pido desde aquí que las hagáis caso en su justa medida. No le deis más importancia de la que realmente tienen. Nosotros tampoco lo haremos.

 

El CIS suele acertar con PP y PSOE, sobrevalora a Ciudadanos e infravalora a Podemos

El Preelectoral del CIS, publicado ayer, ha impactado de modo contundente en la campaña. No era para menos. Estaba lleno de conclusiones noticiosas:

  • Que la coalición de Podemos y sus confluencias con IU supera de largo en votos y en escaños al PSOE.
  • Que el PP gana y puede crecer un poco en votos y al mismo tiempo decrecer en escaños.
  • Que PSOE y Ciudadanos -los dos partidos que más activos estuvieron en la legislatura fallida pasada intentando formar Gobierno- dan síntomas de fatiga y caen en votos y en escaños.
  • Que la suma de escaños en la izquierda (PSOE más Podemos y sus socios) supera con amplitud a la suma de la derecha (PP más Ciudadanos).

El preelectoral del CIS es, con gran diferencia, la mayor encuesta que se hace en España en elecciones generales. La muestra es enorme: la de la que se conoció ayer, de 17.488 entrevistas personales en los domicilios de los encuestados. Para que os situéis: la mayoría de las encuestas privadas que se publican tienen una muestra de entre 1.000 y 3.000 entrevistas, que suelen hacerse por teléfono o por internet. ¿Y el hecho de ser la mayor encuesta convierte a la Preelectoral del CIS en la más fiable o la que más acierta? Pues a veces sí y a veces no.

Veamos el grado de acierto de las dos Preelectorales del CIS anteriores.

1 Preelectoral del CIS de 2011, de las elecciones que se iban a celebrar el 20 de noviembre.

  • -Al PP le adjudicó el 46,60% de los votos y 190-195 escaños. La realidad el día electoral fue esta: 44,62% y 186 escaños. Lo había sobrevalorado ligeramente.
  • -Al PSOE le atribuyó el 29,91% de los votos y 116-121 escaños, y tuvo realmente el 28,73% del voto y 110 escaños. También le había sobreprimado, un poco en votos y bastante en escaños.
  • -A IU/ICV, el 6,17% del voto y 8 escaños, y en realidad obtuvo el 6,92% del voto y 11 escaños. El CIS lo había infravalorado.
  • -A UPyD le pronosticó el 2,91% de los votos y 3 escaños, y el 20-N logró casi duplicar esa previsión tanto en votos (obtuvo el 4,69%) como en escaños (consiguió 5).

2 Preelectoral del CIS de 2015, de las elecciones que se iban a celebrar el 20 de diciembre.

  • -A PP le pronosticó el 28,6% de los votos y 120-128 escaños, y en realidad obtuvo el 28,72% de los votos y 123. Acierto prácticamente pleno.
  • -A PSOE le aventuró el 20,8% de los votos y 77-89 escaños, y logró algo más en los votos (el 22,01%) y un poco más en los escaños: 90.
  • -A Podemos y sus confluencias, le adjudicó el 15,7% de los votos y entre 45 y 49 escaños, y la formación morada logró finalmente mucho más: el 20,66% en votos y un tercio más escaños de los que se le presuponían, pues consiguió 69.
  • -A IU, le previó el 3,6% de los votos y 3-4 escaños. Acertó en votos, pues lograron finalmente el 3,67%, y se excedió en escaños, pues IU se quedó en 2.
  • -A Ciudadanos, le auguró el 19,0% del voto y 63-66 escaños. En ambos casos, muy por encima de la realidad, pues finalmente la formación naranja logró casi un tercio menos de votos (el 13,93%) y más de un tercio menos de escaños (logró 40).

Si se observa, vemos que en general el CIS afina bastante con los partidos grandes (PP y PSOE hasta diciembre pasado), con desviaciones mínimas, y acierta bastante menos con los medianos y los pequeños. Sus mayores errores de cálculo de las dos elecciones generales anteriores, tanto en valores absolutos como en relativos, han sido que en 2015 sobrevaloró muchísimo a Ciudadanos e infravaloró muchísimo a Podemos.

¿Quiere decir eso que le puede haber pasado otro tanto con la previsión hecha pública ayer (Resumen: PP, 29,2%, 118-121 escaños; Unidos Podemos, 25,6%, 88-92; PSOE, 21,2%, 78-80 escaños; Ciudadanos, 14,6%, 38-39)? No necesariamente. Lo cierto es que no hay que tomarse las encuestas como una verdad absoluta de lo que va a pasar en las urnas, sino más bien como un retrato más o menos nítido de lo que hubiera pasado si las elecciones se hubieran celebrado cuando se estaban haciendo las entrevistas.

En el caso de la del CIS que comentamos, el trabajo de campo se hizo entre el 4 y el 22 de mayo. La propia encuesta decía que en esas fechas el 32,4% de los que ya habían decidido que iban a votar, no habían decidido aún a quién votar. Nuestra historia reciente demuestra, además, que es durante la campaña electoral -en la que estamos desde la medianoche pasada- cuando muchos de esos indecisos se deciden.

Lo más llamativo que veo en la encuesta del CIS

El CIS ha hecho público esta mañana su estudio preelectoral de las elecciones generales del 26 de junio. Algunas cosas llamativas, en seis tuits que acabo de publicar:

Y ahora, algunos otros datos del CIS que necesitan bastante más que 140 caracteres.

En la pregunta número 15 de la encuesta, la que investiga la escala ideológica, se le pide al encuestado que se coloque a sí mismo en una tarjeta donde el 1 es la extrema izquierda y el 10 es la extrema derecha. Pues bien: la ubicación media del conjunto de los encuestados es en el 4,67, luego la población española se ve a sí misma de centro izquierda.

En la siguiente pregunta, la 16, se le pide al encuestado que coloque a los diferentes partidos, y sale esto:

PP: 8,35, casi en la extrema derecha

PSOE: 4,60, en el centroizquierda 

Podemos: 2,19, en la izquierda

Ciudadanos: 6,39, en la derecha

Como se observa, el PP es, con gran diferencia, el que más se aleja de la media de la población. ¿Cómo logra ser el más votado?

Y como también se observa, el PSOE es con gran diferencia el que se acerca más a la media de la población, apenas les separan 7 centésimas, y sin embargo sólo es el tercer partido en intención de voto. ¿Qué le está fallando al PSOE, que le está impidiendo llegar a su electorado ideológico natural? ¿El candidato, la división interna, el pasado, el programa, la campaña, la competencia…?

Las tablas al completo, aquí.

En paro y empleo, vasos medio llenándose y vasos medio vaciándose

 

La buena noticia de la bajada récord del paro en mayo está trufada de pequeñas y medianas noticias no tan buenas. Algunos vasos parece que están medio llenándose, algunos otros parece que están medio vaciándose.

Los empleos nuevos son precarios: el 91,66% de los contratos firmados el mes pasado fueron temporales; y de los pocos indefinidos, la mitad a tiempo parcial. La afiliación a la Seguridad Social crece, pero a un ritmo un poco cansino, menor al de hace uno o dos años. La cobertura de los parados sigue cayendo, y ya casi la mitad de ellos no reciben prestación.

Con esos mimbres, el cesto de la recuperación no va ser sólido ni estable. El joven (o no tan joven) que sale del paro con un contrato temporal y probablemente mal pagado no es fácil que se convierta en un consumidor muy gastador o de bienes duraderos. Vivirá al día. El parado que ha dejado de recibir prestación, aún menos. Y si el consumo no tira (y parece que no tira del todo, pues el Indicador de Confianza del Consumidor lleva cuatro meses cayendo), el círculo virtuoso de la economía (más consumo, más ventas, más recaudación fiscal, más producción, más empleo, más consumo, etc.) se para, o al menos no rueda a buen ritmo, no coge una velocidad de crucero adecuada.

Los políticos, y especialmente algunos de los que están en el poder, han lanzado alguna campana al vuelo. Comprensible, a tres semanas de las elecciones. Pero quizás un poco irresponsable.

Chaves y Griñán, ¿un lastre del PSOE de Sánchez o del de Susana?

Encuestas en mano, el PSOE de Pedro Sánchez estaba confuso consigo mismo, dividido entre si tras el 26-J tendrá que coger criada (Podemos, Pablo Iglesias) o ponerse a servir (a Podemos, a Pablo Iglesias, al PP, a Rajoy o a otro/a del PP). Y en estas que el caso de los ERE le estalla en plena precampaña, a menos de un mes de las urnas, en forma de procesamiento de Manuel Chaves (expresidente de la Junta de Andalucía, exvicepresidente del Gobierno de España, exministro, expresidente del PSOE) y José Antonio Griñán (expresidente de la Junta de Andalucía, ex ministro, exconsejero, expresidente del PSOE…). Dos glorias vivas del socialismo, camino del banquillo. Un nuevo lastre, una nueva dificultad que superar en la difícil campaña electoral de Sánchez.

Circula desde hace muchas semanas en Madrid la especie de que algunos barones territoriales socialistas, y entre ellos Susana Díaz, la presidenta andaluza, le andan preparando un funeral de primera a Sánchez en la noche del 26-J si el resultado electoral no es satisfactorio, si es de los de poner el partido a servir a otro.

¿Y si el pinchazo no sólo es en el resto de España, sino también en Andalucía? ¿Y si, como dice alguna encuesta, el PSOE deja de ser el 26-J en Andalucía el partido con más escaños en el Congreso? Los lastres políticos de Chaves y de Griñán, ¿son del socialismo en general, del socialismo andaluz, del PSOE de Pedro Sánchez, del PSOE de Susana Díaz…?

Batalla decisiva el 26-J en las grandes ciudades

Sostienen algunos expertos demoscópicos -y probablemente tengan alguna razón- que una de las batallas del 26-J se va a dar en el voto rural, especialmente en las circunscripciones pequeñas, las de 3, 4 o 5 escaños, en las que el último asiento adjudicado el 20 de diciembre por muy pocos votos de diferencia pueda ahora cambiar de manos. Puede ser. Esa batalla tiene dos pulsos: PP contra Ciudadanos y PP contra PSOE, los tres partidos en disputa del voto conservador y envejecido predominante en esos escenarios demográficos.

Creo, sin embargo, que hay otra batalla más relevante, más decisoria y decisiva. Es la que se va a dar en la disputa por los votantes más jóvenes, más formados e ideológicamente en la izquierda y el centro izquierda de las grandes zonas urbanas.

Más decisoria y decisiva primero porque en ella hay muchos más escaños en disputa, segundo porque en ella tienen amenazas y oportunidades los cuatro grandes partidos y tercero y principal porque las grandes ciudades son los lugares donde más deprisa se están produciendo los cambios sociales y donde más se está desplazando antiguo voto de PSOE a nuevo voto de Podemos.

Hay unos datos contundentes: en las elecciones del pasado 20 de diciembre, Podemos ganó al PSOE en 17 de las 25 ciudades españolas más pobladas. El PSOE sólo aguantó la arremetida en las cinco ciudades andaluzas de la lista (Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada y Jerez), más Valladolid, Elche y Cartagena. ¿Reconquistará ahora el PSOE en alguna de las 17 que perdió en diciembre la primacía de la izquierda, por la vuelta de voto decepcionado con Podemos, o perderá incluso alguna más, ante las fuerzas recrecidas de Unidos Podemos, la coalición entre Podemos e IU?

Carta al presidente de Castilla y León por el Toro de la Vega

Estimado presidente, querido paisano.

Esta que te envío es para felicitarte -por ahora solo a medias- por la decisión que tomásteis ayer en el Consejo de Gobierno de Castilla y León, que tú presides, por la que se prohíbe en nuestra tierra matar en público a los animales en espectáculos populares como encierros o suelta de vaquillas. Dicho en cristiano: que a los sucesores del pobre Rompesuelos -el astado corrido, acosado, vejado y muerto a lanzadas el pasado año en el denominado torneo del Toro de la Vega, de Tordesillas– no se les matará a partir de ahora en público, en espectáculo público, entre escarnio y regocijo públicos. Se les matará piadosamente en privado tras correrlos, acosarlos y aterrarlos por las amables riberas y campas del padre Duero.

Te decía que te felicito solo a medias, ilustre paisano, porque el paso que das es solo medio paso, un pasito. Progresas adecuadamente, presidente, pero necesitas mejorar. Avanzas, pero despacio (ya sé, ya sé que tú me dirás: despacio, pero avanzo). Has dado un pequeño paso para el hombre, pero aún es un insuficiente paso para la humanidad.

Por humanidad, por piedad, por decoro, por corazón… presidente: Trabaje tu Gobierno con celeridad en un nuevo decreto ley por el que se prohíban las fiestas populares basadas en el acoso, la vejación o el maltrato de toros, perros, gatos, gallos, gansos o cualquier otro noble animal. Sé pionero en eso. Demos desde nuestra vieja tierra un nuevo mensaje de civilización, un rechazo contundente al salvajismo, la inhumanidad, la incultura y la barbarie.

Afectuosamente. Arsenio Escolar