BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

En el bar del pueblo, como tantas otras veces antes, se hablaba de la despoblación del campo. Esta vez no de la despoblación humana, sino de la despoblación animal. Todo, porque yo había comentado que apenas veía pájaros en mis paseos matutinos.

-Y cada día verás menos. Ni urracas, ni gorriones, ni perdices, ni codornices, ni moñudas…

-… ni alondras, y mira que había alondras en los aguanales, que íbamos por la noche con un cencerro y un candil y se confiaban y dejaban que nos acercáramos y las cogíamos por docenas.

-No sólo pájaros. En el campo ya no quedan tampoco ni saltamontes, ni vinagreras, ni aquellas mariposas blancas… Cuando éramos chicos, había miles… ¿Desde cuándo no veis unas mariposas blancas?

-Ni lagartos, ni culebras… Ni lagartijas en las solanas.

Casi unanimidad en las causas de la despoblación animal:

-Es por los insecticidas, por la manía de echarlo cada vez más y en todos los lados, hasta en las cunetas, en los cirates y en las regueras.

-Bueno… -replicó alguien, quizás agricultor-. También por los zorros y por las aguilas, que acaban con todo.

-¡Pero qué dices! Zorros y águilas ha habido siempre. Son los insecticidas los que están acabando con el campo. No van a quedar… ni zorras ni águilas, ya lo veréis.

 

Enhorabuena y ánimo a los cuartos puestos olímpicos

Las 17 medallas logradas por el deporte español en Río, una por una, ocupan hoy lugares preeminentes en los medios de comunicación y en las redes sociales y en algunas conversaciones de bar… (y en los tuits de los políticos de uno y otro signo, que han competido duramente en adelantarse al rival en las felicitaciones e incluso en apropiarse de alguna de las medallas).

Bien está. Se lo merecen. Loor y gloria a los héroes olímpicos: a los campeones, a los subcampeones, a los bronces… ¿Pero… y los cuartos puestos? ¿Alguien se acuerda de los cuartos puestos, de los que se quedaron al pie de la escalera del podio, sin poder subir, con poca y ninguna visibilidad ante los medios?

Enhorabuena y ánimo a nuestros esforzados cuartos puestos: Fátima Gálvez, en tiro; Jonathan Castroviejo, en ciclismo; Alfonso Benavides, en piraguismo; Berta BetanzosTámara Echegoyen, en vela; y Mireia Belmonte en natación y Rafael Nadal en tenis, estos dos últimos también medalla en otras pruebas de su especialidad.

Enhorabuena y ánimo también a los que han logrados nuestros 14 quintos puestos (algunos de ellos, en equipo), y a los 4 sextos puestos, y a los 6 séptimos puestos, y a los 8 octavos puestos… y a todos los que han competido, 163 chicos, 143 chicas, 306 deportistas españoles en total.

En los Juegos, los medios de comunicación solemos descubrir deportes y deportistas en los que apenas reparamos en los cuatro años que pasan entre cita y cita olímpicas. Nuestro mea culpa también, y nuestra promesa de que esta vez, camino de Tokio 2020, vamos a intentar que no nos pase.

Rajoy, con el vaso medio lleno y llenándose o medio vacío y vaciándose

Puede ser solo un señuelo para atraer al PSOE o a votantes de unas nuevas elecciones o puede que no, que sea mucho más y vayan en serio. Tras el encuentro de hoy con Albert Rivera, a Mariano Rajoy se le ha visto algo más optimista que ayer tras su reunión con Pedro Sánchez.

Veo en la red a algunos reputados rajoyólogos predicando que el presidente del Gobierno en funciones tiene desde hace días los apoyos y las abstenciones que necesita y que ahora está simplemente vistiéndolo todo de esfuerzo colosal, magnanimidad negociadora y éxito de gran estadista. Veo a otros no menos reputados marianólogos predicar lo contrario: que Rajoy ya es consciente de que está en un callejón sin más salida que unas terceras elecciones, y que la escenificación de hoy es en el fondo el primer mitin de la precampaña, con el fin último de arramplar con todos los votos posibles de la abstención, de Ciudadanos, de PSOE y hasta de algunos de los confusos o confundidos exvotantes de Unidos Podemos. No sé, francamente, a cuál de las dos cartas quedarme, si a la del vaso medio lleno y llenándose o al de medio vacío y vaciándose.

PD. Hace unas semanas, le dimos importancia a lo de que Pedro Sánchez decía no a Rajoy “a día de hoy”. Luego no hubo nada: ayer ya era un no a secas, sin lo de “a día de hoy”. Hoy no sé si le tenemos que dar alguna importancia o al menos alguna intención a lo de Albert Rivera de que “hoy por hoy” no hay alternativa a Mariano Rajoy. Dice el diccionario de la Real Academia que “hoy por hoy” es una locución adverbial que se usa “para dar a entender que algo es o sucede ahora de cierto modo, pero puede cambiar más adelante”. ¿Cambiará más adelante esa percepción de Rivera? Y si es que sí, ¿verá la alternativa en Pedro Sánchez o la verá en otro dirigente del PP que no sea Rajoy?

Unas terceras elecciones, aún prematuro

Poca novedad tras la reunión de Mariano Rajoy con Pedro Sánchez. El líder socialista sigue firme en su no al líder del PP, y este último en su sorprendente posición del jueves pasado: Rajoy no garantiza que vaya a ir al Congreso de los Diputados, a un pleno de investidura, pese a que el artículo 99 de la Constitución le obliga de modo perentorio. La hipótesis de que la semana pasada Rajoy le dio al rey un sí simulado y un no diferido toma aún más cuerpo.

Pese a todo ello, quizás sea aún prematuro hablar de terceras elecciones. Tiempo al tiempo. Está por ver aún si Rajoy va finalmente a la investidura o si no va. Si Rajoy va y la pierde, y sobre todo si no va, está por ver si su partido, el PP, le ofrece al rey un nuevo candidato o si no lo hace. Si no lo hace, estaría por ver si Felipe VI se lo propone de nuevo al segundo partido más votado, el PSOE. Si es que sí, que se lo ofrece, estaría por ver, también, si Pedro Sánchez lo intenta de nuevo… Incluso está por ver si al final Pedro Sánchez, o su Comité Federal, cambian su no a Rajoy o a otro nombre del PP por una abstención… Y si todas las vías se cierran, estaría también por ver si los principales partidos serían capaces de ponerse de acuerdo, como recurso extremo, en un independiente que gobierne dos años con un gobierno técnico y solo despache asuntos ordinarios y compromisos con la UE.

Ha dicho Sánchez que de su reunión con Rajoy ha salido más preocupado de lo que ya iba. Probablemente, el común de los ciudadanos también lo estén tras escuchar a ambos líderes políticos en sus respectivas comparecencias ante la prensa. Pero démosle tiempo al tiempo. La política -véase recientemente Italia, Portugal, Grecia, Reino Unido…- suele encontrar vericuetos nuevos ante complicados escenarios nuevos, y probablemente la nuestra también sea capaz de hacerlo.

¿Ha dado Rajoy al rey un ‘sí’ simulado y un ‘no’ diferido?

El amago de ayer de Mariano Rajoy de saltarse a la torera la Constitución es uno de los disparates políticos y jurídicos más clamorosos que se han producido en España en muchos años. Y un feo ominoso al rey, una presión rayana con el chantaje a los líderes del resto de formaciones políticas y una tomadura de pelo colectiva al conjunto de los ciudadanos, especialmente a los que votaron al PP en las elecciones del pasado 26 de junio.

¿Qué está haciendo Rajoy tras proponerle Felipe VI como candidato a presidente de Gobierno? ¿Ha aceptado la propuesta o no lo ha hecho? ¿Se han leído Rajoy y sus asesores el artículo 99 al completo de la Constitución? Dice así:

“Artículo 99

1. Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

2. El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

3. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple.

4. Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

5. Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.”

En los últimos días, el rey, la presidenta del Congreso y los representantes por los grupos políticos con representación parlamentaria cumplieron con pulcritud lo que dispone el 99.1. Ahora Rajoy, tras aceptar ayer la propuesta del rey, tiene que cumplir con la misma pulcritud el 99.2 -exponer ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que formaría si es investido-, y el 99.3 -someterse a las votaciones-.

No vale apearse en medio. Hacerlo, vulneraría de modo flagrante la Carta Magna, impediría que el rey haga esas “sucesivas propuestas” que dispone el 99.4, no echaría a andar la cuenta atrás que se fija en el 99.5 y llevaría al conjunto del Estado a un limbo jurídico y constitucional. Se antoja difícil imaginar alguna acción política tan irresponsable con la legalidad constitucional como esta que apuntaba ayer Rajoy. La Abogacía del Estado y la Fiscalía General, hoy muy activos en otro conflicto constitucional, deberían advertírselo al presidente en funciones, y este no empecinarse en el sostenella y no enmendalla en el que andan esta mañana algunos de sus ayudantes.

Mariano Rajoy debería salir hoy mismo y declarar solemnemente que al rey le ha dado un ‘sí’ completo, y no un ‘sí’ simulado y un ‘no’ diferido.

El rey debe nominar un candidato con rapidez

En su estrategia para lograr la investidura de Rajoy, el PP amplió hace ya unos días su campo de presión, de modo que les llegara no solo a Pedro Sánchez (PSOE) y a Albert Rivera (Ciudadanos), sino incluso al propio rey.

«Intentarán que Felipe VI no proponga la investidura al partido más votado, para no verse Rajoy en la tesitura de declinar la invitación y decirle de nuevo que no al Rey, y también para que así no pase de nuevo el turno a Sánchez, no sea que lo vuelva a intentar», escribí el pasado 17 de julio.

La estrategia ha dado ya algún fruto, al menos a efectos de opinión publicada. Dirigentes políticos ( y no solo del PP), analistas diversos, algunos periódicos… dan por hecho, y les parece normal, que el monarca probablemente no nomine a nadie cuando el jueves acabe la ronda de consultas con los representantes de los diferentes grupos políticos que ha comenzado hoy.

No lo es, no es normal. El artículo 99 de la Constitución dice en su punto 1, literalmente:

«Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno».

Es cierto que no hay un plazo concreto, pero esa forma de redacción adoptada por los padres de la Carta Magna -«previa consulta… propondrá un candidato»- parece más una invitación a la inmediatez que a lo contrario, al retardo.

En el Diccionario de la Real Academia, «previo» o «previa» se define como «anticipado, que va delante o que sucede primero», y tanto «delante» como «primero» apuntan a una sucesión inmediata, a un «detrás» y a un «segundo» que no se demoran.

Empujar al rey a que demore su propuesta de candidato es hacerle correr riesgos reputacionales innecesarios e incluso poner en cuestión su neutralidad.

El rey debería proponer a un candidato cuanto antes. ¿Y a quién? Si, con lo que le están contando los distintos líderes, no ve clara Felipe VI la investidura de ninguno, tendría que empezar por proponérselo a Rajoy, cuyo partido fue el más votado el 26-J y es el que más síes tiene ya asegurados, los 137 del PP, y más posibilidades de sumar los que le faltan.

Si no propusiera a nadie, si se tomara el rey demasiado tiempo, estaría demorando el procedimiento y la puesta en marcha de los pasos y los plazos que prevé el artículo 99 de la Constitución en sus siguientes puntos -la celebración del pleno de investidura, las votaciones, la cuenta atrás de dos meses para convocar elecciones si no queda otra…-, lo que podría interpretarse como una colaboración indebida de Felipe VI en la estrategia del PP y una posible merma de derechos del resto de grupos políticos, que no tendrían la oportunidad de jugar su propia baza en una investidura alternativa.

Estaría en cuestión, en definitiva, el papel de árbitro y moderador que la Constitución establece para el rey.

Ana Pastor, ante el reto de la independencia

Ha habido cierta unanimidad política y mediática en que ha sido un acierto promover a Ana Pastor como presidenta del Congreso de los Diputados. Se ha elogiado su carácter dialogante, su tono moderado, su capacidad de trabajo, su gestión en Fomento (con algunas lagunas, como el Alvia), su ninguna sombra de corrupción… Dividida y despistada la izquierda y pactado por PP y Ciudadanos -y por algunos nacionalistas, según vimos- que el presidente de la Cámara sería un dirigente del primero de ellos, pocos en el partido de Rajoy podían presentar un perfil, como el de Pastor, que fuera admisible para el resto.

Ana Pastor, sin embargo, ha de pasar aún por algunas pruebas que ratifiquen -o que desmientan, esperemos que no- su idoneidad para el cargo. La principal, demostrar que ejerce el liderazgo de uno de los tres poderes del Estado, el Legislativo, sin someterse a los caprichos y dictados del poder del que ella misma procede, el Ejecutivo.

Pastor es muy cercana a Rajoy, al que admira y al que reconoce como su jefe político directo, un jefe al que ni se le rebate ni se le cuestiona, solo se le obedece. Le ha mostrado durante años una lealtad absoluta, superlativa. Tras todo ese pasado al servicio de Rajoy, ¿entenderá ahora Ana Pastor que ha de poner cierta distancia y tener criterio propio y ejercerlo, incluso aunque contraríe al presidente del Gobierno en funciones? ¿Tomará algún día alguna decisión relevante al frente del Congreso que perjudique a Rajoy?

En estos días de rondas de contactos del Rey y de idas y venidas de Ana Pastor de la Carrera de San Jerónimo a Zarzuela y de diálogo con todos los grupos parlamentarios va a tener Pastor una primera gran oportunidad de añadir a sus calificativos uno nuevo: independiente, autónoma. Hasta la semana pasada era una diputada y dirigente del PP. Ahora ya no, ahora ocupa la tercera magistratura del Estado y es la presidenta de todo el arco parlamentario. Ha de ejercer el cargo con absoluta independencia. Ha de ser independiente y parecerlo.

Aclárennos el misterio de los 29.321 muertos muy vivos, señores ministros

Pese a que somos un país y una cultura que respeta a sus muertos, que honra a sus muertos, que registra y certifica a sus muertos, parece que hemos entrado en un profundo bache de confusión mortuoria severa en nuestro devenir histórico.

Hace poco más de un año, en el arranque de 2015, se nos murieron en tres meses casi 20.000 personas más de lo habitual (128.703 fallecidos en toda España en el primer trimestre de 2015, frente a 110.357 en el primer trimestre de 2014 y 107.381 en el primer trimestre de 2013) y este es el día en que -¡y mira que hemos preguntado desde 20minutos en todas las instancias posibles!- aún no tenemos explicación oficial alguna sobre a qué se debió tal cataclismo.

Ahora nos acaba de contar el Tribunal de Cuentas que ha detectado que 29.321 españoles que en el Instituto Nacional de Estadística (INE) están muertos y bien muertos, siguen a efectos de la Seguridad Social tan vivos -o son tan vivos sus familiares y allegados- que continúan cobrando la pensión.

Aclárennos cuanto antes el misterio, ministros en funciones Luis de Guindos, jefe máximo del INE, y Fátima Báñez, jefa máxima de la Seguridad Social -y de la hucha de las pensiones, a la que tiene ya no sé si medio muerta o medio matada-.

Y ahora, a presionar al Rey

“Que negocie el señor Rajoy en serio, con propuestas, no con amenazas ni chantajes”, decía Pedro Sánchez el pasado miércoles, tras su reunión de hora y media con el líder del PP. No parece que le vayan a hacer mucho caso al líder socialista. Si a partir de ahora hay propuestas, previsiblemente serán muy ligeras, muy leves, solo para poder decir ante la opinión pública que se han hecho. Nada lo suficientemente contundente como para que le pueda servir al PSOE y a Pedro Sánchez para desdecirse del triple no, o al menos del último (no a la gran coalición, no al apoyo directo a la investidura de Rajoy, no a una abstención), y explicárselo a su electorado sin que se le vaya en masa a Podemos.

Las amenazas y chantajes que decía Sánchez no sé si van a seguir. La presión de estas ultimas tres semanas, con seguridad va a continuar con Sánchez, para que ceda una abstención, y con Albert Rivera, para que la abstención de segunda vuelta la convierta en sí de segunda o incluso de primera vuelta, y con alta probabilidad al Rey. ¿De qué modo?

“El rey se equivocó en enero, cuando ofreció a Sánchez que intentara la investidura”. “A su padre, más veterano, no le hubiera pasado”. “No tenía que haberse echado a nadar en una piscina sin agua”. “El fracaso de Sánchez fue también un fracaso para el rey”. … Son comentarios que he escuchado en los últimos días en el cogollo del PP. Y a renglón seguido, alguno: “Ahora, si todo sigue así, el Rey no tiene que ofrecerle a nadie la investidura tras la ronda de consultas, tiene que dejar que los partidos sigan hablando”. Es decir, desde el PP intentarán que Felipe VI no proponga la investidura al partido más votado, para no verse Rajoy en la tesitura de declinar la invitación y decirle de nuevo que no al Rey, y también para que así no pase de nuevo el turno a Sánchez, no sea que lo vuelva a intentar.

Y, con ese bloqueo de la situación arrancado sagazmente a Felipe VI, seguir presionando a Ciudadanos y sobre todo al PSOE con lo de la responsabilidad de Estado, Bruselas, la urgencia de fijar el techo de gasto, los Presupuestos de 2017, la financiación autonómica (o sea, los barones socialistas que gobiernan)… y portadas, editoriales, columnas de ilustres has-beens y encuestas a medida y bien cocinadas en la prensa afín, ya casi toda.

Niza como símbolo y como alerta

Lo que más aterra del atentado de anoche en Niza es por un lado el cuándo y el dónde y por otro el cómo. El cuándo, un 14 de julio, y el dónde, en una celebración popular de la fiesta nacional francesa, por la enorme carga simbólica que esa fecha y esa fiesta tienen.

Los franceses celebran su fiesta nacional el de julio porque un 14 de julio, el de 1789, los revolucionarios franceses tomaron la prisión de la Bastilla, símbolo del Antiguo Régimen, y emprendieron el camino que abría una nueva edad en la historia del mundo. La Revolución Francesa no es solo francesa, es universal. Es uno de los hitos más relevantes de la historia de la civilización, el símbolo original de muchas de las libertades del mundo moderno. Quien atenta un 14 de julio contra una multitud que celebra el 14 de julio atenta en realidad contra toda esa civilización, atenta contra todos nosotros.

La forma de atentar, el cómo -lanzar un camión a toda velocidad a atropellar y matar a cientos de personas- aterra por lo simple, lo indetectable, lo imprevisible, lo difícil que es defender a los ciudadanos de algo así. Esta mañana, en Los Desayunos de TVE, Luis de la Corte, experto en terrorismo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, analizaba este ataque “de baja sofisticación y alto impacto” y contaba que ya se produjeron hace unos meses en otras dos ciudades francesas, Dijon y Nantes, sendos precedentes de este tipo de ataques, por fortuna sin víctimas mortales.

Lo que inquieta ahora es que el macabro éxito del terrorista de ayer haga que se extienda el método, sea por emulación de otros yihadistas o sea por órdenes y estrategia del Estado Islámico.