20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘mad world’

Los juegos más gamberros de Wii

Las consolas de Nintendo han estado tradicional y, a menudo, injustamente asociadas con una imagen de infantilismo. En los tiempos de las 8 bits, la Master System no podía presumir de ser más “madura” que la NES. La Super Nintendo tenía un catálogo igual o más adulto que el de la Mega Drive. La Nintendo 64 sufrió el abandono masivo de las third parties, pero también tuvo buenos exponentes en el género de los shooters, por poner un ejemplo. GameCube recibió joyitas como Eternal Darkeness o la saga completa de Resident Evil.

Por supuesto, la Wii ha heredado esa imagen de consola para niños que va asociada siempre a los productos de Nintendo. Además, en esta ocasión se le ha añadido (de forma intencionada por la compañía) la etiqueta de “entretenimiento familiar”. Pero eso no significa que no haya títulos para jugadores hardcore o con una temática más o menos adulta. De hecho, entre los títulos exclusivos para esta consola existen algunos de los más gamberros, disparatados y salvajes videojuegos de la actual generación. Aquí van algunos de ellos:

House of the Dead: Overkill

No os imagináis cuánto me arrepiento de haber ignorado este juego cuando vio la luz. Si digo que es brutal, me quedo corto. Nada que ver con los viejos House of the Dead, aquí se respira una cantidad de libertad creativa que ya quisieran muchos. Con una textura de película desgastada, Overkill simula ser una película de serie B en la que todos los tópicos se llevan al extremo para hacernos sonreír o incluso romper a carcajadas.

Los protagonistas son el malhablado detective Isaac Washington (que no puede decir una frase completa sin llenarla de “fucks”) y el caballeroso agente G. Ellos nos conducirán a través de una aventura, con muchos toques a lo Planet Terror, en la que no faltan los malos malísimos, el gore salvaje y exagerado, una tía buenorra, los letrerones grandes con letras sanguinolentas típicos de las pelis de terror, una cachonda voz en off, fallos de racord desternillantes… y un guión absolutamente demencial. El desarrollo no tienen ninguna complicación. Tanto es así que el juego está tirado, pero la diversión compensa con creces ese defectillo.

No More Heroes

Esta creación de Suda 51, cuya secuela aún está en camino y que no tardará en verse en HD en PS3 y Xbox 360, es uno de los juegos que sufrieron la dura injusticia de la tijera censuradora en su cruce de fronteras. Debido a los cambios sufridos, las decapitaciones y los desmembramientos, aderezados con los típicos chorros de sangre a propulsión, fueron sustituidos por cenicientas desintegraciones.

A pesar de estos lamentables cambios, el juego conservó su esencia: referencias al anime y a los videojuegos clásicos, espadas láser (que se recargan con un gesto más bien obsceno), chicas seductoras y una “frikiesca” obsesión con México y la lucha libre de ese país. La acción, el humor y las constantes parodias lo convierten en un título ideal para los jugadores tradicionales.

Mad World

Este beat’em up, repetitivo como todo buen beat’em up, se encuentra entre los juegos más provocadores y bestias de la Wii. El personaje es un bestiajo que se dedica a detrozar a los enemigos empalándolos en señales de tráfico, utilizándolos como dardos contra una diana gigante, lanzándolos a la vía del tren o cortándolos en dos con una motosierra. El look, con estilo de cómic (bocadillos incluidos) y en blanco, negro y rojo, encaja perfectamente con el agresivo desarrollo del título.

Tampoco podemos olvidarnos de Manhunt 2, uno de los juegos más polémicos de la historia debido a sus altas cotas de violencia.

¿Quién dijo que la Wii era sólo para niños?

La gran esperanza blanca… y negra y roja

Hace ya muchos meses que no sale para Wii nada que me parezca interesante. Quizá sólo Pikmin y Mario Power Tennis, que son de la línea New Play Control. Vamos, que ni siquiera son juegos de Wii sino títulos de GameCube reciclados. Pero por fin asoma en el futuro inmediato un juego que parece que acabará con esa sequía para la consola de Nintendo. Estoy hablando de Mad World.

Hace un año, cuando vi por primera vez el juego, ya sabía que levantaría pasiones encontradas. ¿Su principal característica? Una estética de cómic en blanco y negro y rojo, mucho rojo, kilos de rojo violento y espantaasociacionesdepadres.

Para mi sorpresa, Mad World se coló sin censura en esa fortaleza de la recta moral llamada Gran Bretaña (se han limitado a clasificarlo para mayores de 18 años). Pensé que con eso sería más que suficiente para que el juego viera la luz sin levantar tanta polvareda como Manhunt 2 y otros títulos por el estilo.

Me equivoqué. El National Institute on Media and the Family ya se ha puesto en pie de guerra contra Mad World, aunque lo que les molesta no es el juego en sí mismo sino el hecho de que salga para la Wii. ‘La Wii era una consola para toda la familia, pero ahora por desgracia ha abierto sus puertas a la violencia”, dicen los apocalípticos.

Lo cierto es que la violencia ya hace mucho que está en la Wii: Medal of Honor, No More Heroes, Resident Evil 4, The House of the Dead: Overkill, etcétera. El problema es que la imagen que proyecta Nintendo es otra (la misma desde hace años y equivocada en gran medida) y cuando los profanos en el tema se encuentran con este percal, se echan las manos a la cabeza.

Pero no quiero darle más vueltas a este tema, más que nada porque ya le dediqué bastante espacio en el post de ayer. Me quiero centrar en el juego, quiero reivindicar los valores de Mad World, que parecen ser muchos.

A simple vista se aprecia una estética propia, con mucha personalidad, llamativa y bien adaptada a las limitadas capacidades gráficas de la Wii. Por otro lado, la violencia no es un valor en sí mismo, pero sí lo es cuando se utiliza de forma inteligente para hacer humor negro, y también cuando contribuye a enriquecer el desarrollo con un toque de sádica originalidad.

Los desarrolladores, Platinum Games, también dan pie a la euforia. Se trata de un joven estudio formado por grandes talentos de la industria como Hideki Kamiya y Shinji Mikami, creadores de Devil May Cry y de Resident Evil respectivamente.

Aún no he tenido la oportunidad de probarlo, pero algunos que sí lo han hecho me comentan que es realmente divertido. Ya queda menos para comprobarlo personalmente, sale el 20 de marzo.

Espero que mis esperanzas estén bien fundadas y que Mad World ofrezca tanta calidad como dosis de violencia.

Se nota el talento cuando lo hay

Desde Japón, rodeado de centenares de carteles luminosos, impresionantes obras de la arquitectura contemporánea y chicas disfrazadas de sirvientas francesas, os comento qué está mostrando Sega a la prensa estos días.

La compañía nos mostró a lo largo del miércoles Pictoimage (el Pictionary para Nintendo DS anunciado recientemente), Dinosaur King (una aventura en la que hay que coleccionar dinosaurios como si fuesen Pokémon) y el retrasadísimo Yakuza 2.

Pero al parecer, el plato fuerte llegará hoy jueves, con el prometedor y esperemos que no decepcionante Sonic Unleashed y Valkyria Chronicles, un juego de accción y estrategia para PS3 que parece ser una especie de Advance Wars en tiempo real (el tiempo no se detiene en los turnos) con unos bellísimos gráficos en cel shading.

No dudo que estos lanzamientos, de los que ya se hablará más extensamente en este blog y en la sección de videojuegos de 20minutos.es cuando llegue el momento, supondrán un fuerte apoyo para la estrategia de Sega en los meses venideros.

Sin embargo, intuyo que los vientos del éxito le llegarán a Sega por otro lado, gracias a una serie de juegos que por desgracia no veré en este viaje, ya que no están siendo desarrollados por Sega Tokyo sino por Platinum Games.

Para el que no lo sepa, Platinum Games es un joven estudio formado por grandes talentos de la industria como Hideki Kamiya y Shinji Mikami, creadores de Devil May Cry y de Resident Evil respectivamente.

Sega y Platinum Games han llegado a un acuerdo que comenzará con el desarrollo de cuatro juegos. Está claro que con gente tan competente detrás, de ahí sólo pueden salir cosas buenas. Pero es que, con lo poco que se ha visto de estos proyectos, ya me he enamorado de dos de ellos.

Uno se llama Bayonetta, será un juego de acción bastante violento protagonizado por una bruja y tiene pinta de convertirse en una especie de nuevo Devil May Cry. No obstante, el papá de Dante es también el responsable de esta nueva obra.

El segundo me ha cautivado mucho más. Considerablemente más salvaje que Bayonetta, Mad World destaca por su impresionante estética de cómic en blanco y negro y rojo, al estilo Sin City. Saldrá para Wii, una decisión que aplaudo, ya que este tipo de juegos son los que necesita la consola de Nintendo para quitarse la etiqueta de infantil y de producto casual (etiqueta que yo también le pongo, que conste).

¿Qué os parecen los nuevos juegos que prepara Sega?, ¿cuál es el que más os llama la atención?