20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘house of the dead’

House of the Dead Overkill, ¡mejorado!

Ya tengo excusa para volver a jugar a uno de los títulos más irreverentes y divertidos que he probado en los últimos años: Sega lanzará House of The Dead Overkill en PlayStation 3. El juego ya me encantó en Wii, pero es que esta versión para PlayStation Move promete darle mil vueltas.

Para empezar, el juego está experimentando una transformación gráfica que se agradece muchísimo. El rollo anticuado del original tenía su punto, pero prefiero este aspecto más espectacular. Además se han añadido dos nuevos escenarios y nuevos modos de juego, lo que implica más contenido delirante.

El juego se llamará The House of the Dead: Overkill Extended Cut. Vamos, toda una declaración de intenciones: ofrecerá mucho más que la primera versión. Según sus desarrolladores será más rápido y más sangriento (no sé qué pretenden hacer puesto que el original ya era bastante sangriento…), será compatible con PS Move y con el sistema de 3D estereoscópicas y saldrá el 28 de octubre en Europa.

Los juegos más gamberros de Wii

Las consolas de Nintendo han estado tradicional y, a menudo, injustamente asociadas con una imagen de infantilismo. En los tiempos de las 8 bits, la Master System no podía presumir de ser más “madura” que la NES. La Super Nintendo tenía un catálogo igual o más adulto que el de la Mega Drive. La Nintendo 64 sufrió el abandono masivo de las third parties, pero también tuvo buenos exponentes en el género de los shooters, por poner un ejemplo. GameCube recibió joyitas como Eternal Darkeness o la saga completa de Resident Evil.

Por supuesto, la Wii ha heredado esa imagen de consola para niños que va asociada siempre a los productos de Nintendo. Además, en esta ocasión se le ha añadido (de forma intencionada por la compañía) la etiqueta de “entretenimiento familiar”. Pero eso no significa que no haya títulos para jugadores hardcore o con una temática más o menos adulta. De hecho, entre los títulos exclusivos para esta consola existen algunos de los más gamberros, disparatados y salvajes videojuegos de la actual generación. Aquí van algunos de ellos:

House of the Dead: Overkill

No os imagináis cuánto me arrepiento de haber ignorado este juego cuando vio la luz. Si digo que es brutal, me quedo corto. Nada que ver con los viejos House of the Dead, aquí se respira una cantidad de libertad creativa que ya quisieran muchos. Con una textura de película desgastada, Overkill simula ser una película de serie B en la que todos los tópicos se llevan al extremo para hacernos sonreír o incluso romper a carcajadas.

Los protagonistas son el malhablado detective Isaac Washington (que no puede decir una frase completa sin llenarla de “fucks”) y el caballeroso agente G. Ellos nos conducirán a través de una aventura, con muchos toques a lo Planet Terror, en la que no faltan los malos malísimos, el gore salvaje y exagerado, una tía buenorra, los letrerones grandes con letras sanguinolentas típicos de las pelis de terror, una cachonda voz en off, fallos de racord desternillantes… y un guión absolutamente demencial. El desarrollo no tienen ninguna complicación. Tanto es así que el juego está tirado, pero la diversión compensa con creces ese defectillo.

No More Heroes

Esta creación de Suda 51, cuya secuela aún está en camino y que no tardará en verse en HD en PS3 y Xbox 360, es uno de los juegos que sufrieron la dura injusticia de la tijera censuradora en su cruce de fronteras. Debido a los cambios sufridos, las decapitaciones y los desmembramientos, aderezados con los típicos chorros de sangre a propulsión, fueron sustituidos por cenicientas desintegraciones.

A pesar de estos lamentables cambios, el juego conservó su esencia: referencias al anime y a los videojuegos clásicos, espadas láser (que se recargan con un gesto más bien obsceno), chicas seductoras y una “frikiesca” obsesión con México y la lucha libre de ese país. La acción, el humor y las constantes parodias lo convierten en un título ideal para los jugadores tradicionales.

Mad World

Este beat’em up, repetitivo como todo buen beat’em up, se encuentra entre los juegos más provocadores y bestias de la Wii. El personaje es un bestiajo que se dedica a detrozar a los enemigos empalándolos en señales de tráfico, utilizándolos como dardos contra una diana gigante, lanzándolos a la vía del tren o cortándolos en dos con una motosierra. El look, con estilo de cómic (bocadillos incluidos) y en blanco, negro y rojo, encaja perfectamente con el agresivo desarrollo del título.

Tampoco podemos olvidarnos de Manhunt 2, uno de los juegos más polémicos de la historia debido a sus altas cotas de violencia.

¿Quién dijo que la Wii era sólo para niños?

Un tributo a las pelis malas

Como ya he mencionado en alguna ocasión, otra de mis grandes aficiones, aparte de los videojuegos, son las películas malas.

Pero no me refiero a esas películas malas que sólo consiguen que te aburras y/o te eches un sueñecito como sucede, por ejemplo, con ese crimen llamado Alatriste (¿de verdad le gustó a alguien?).

No, de lo que estoy hablando es de películas realmente malas, nefastas, que nadan en el cutrerío y están realizadas por tipos con un sentido estético y del gusto por debajo del cero absoluto. La magia del asunto es que estas películas malas, cuando son realmente horrendas, acaban traspasando una línea que las convierte en obras maestras y a sus creadores en auténticos genios.

La legión de los muertos (una Magnolia de las pelis malas), Aullidos 2 (con Christopher Lee en el reparto y los mejores títulos de crédito que he visto y veré en mi vida), Aullidos 3: Los marsupiales (surrealista como pocas), Starcrash (Star Wars a la italiana con David Hasselhoff haciendo de “Han Solo”), Manos: The hands of fate (uno de los peores largometrajes de la historia), cualquiera de las joyas del cine turco de los 60 y los 70 (maravillosa esta web que ha resuelto muchas de mis dudas sobre el séptimo arte en Turquía)…

Cualquiera de estas películas de serie B (serie Z en muchos casos) me ha hecho carcajearme infinitamente más que las más populares comedias tradicionales. ¿Y qué tiene esto que ver con los videojuegos? Pues, por suerte o por desgracia, mucho, ya que la inmensa mayoría de adaptaciones de videojuegos a la gran pantalla acaban convirtiéndose en auténticas bazofias dignas de análisis.

Street Fighter: La última batalla y Super Mario Bros. son dos ejemplos excelentes de cómo destrozar unos personajes y defraudar a millones de seguidores con horribles adaptaciones que además son malas películas. Habrá que ver si la nueva Street Fighter enmienda el desaguisado. De momento, yo me quedo con lo más fiel que he encontrado, este genial Jackie Chan Vs. Street Fighter (extraído de la película City Hunter):

Pero el infragénero (por llamarlo de alguna manera) de las películas cutres basadas en videojuegos tiene un nombre propio: Uwe Boll, un tipo obsesionado con coger títulos de videojuegos y hacer películas que no tienen absolutamente nada que ver con ellos (en la mayoría de los casos, cualquier parecido es pura coincidencia).

La obra cumbre de este señor es House of the Dead, un esperpento de película (que he tenido el placer de ver en dos ocasiones) basada en el popular juego de disparos de Sega. Entre muchas otras virtudes, el largometraje cuenta con zombis que saltan en camas elásticas, efectos Matrix a porrillo, escenas del videojuego insertadas en el desarrollo sin venir a cuento y diálogos que rozan el dadaísmo (me pregunto cómo percibirá Uwe Boll la realidad, debe de pasárselo muy bien). Cien por cien recomendada a los amantes del anticine.

Lo que me parece increíble es que sigan insistiendo con ‘marcianadas’ como la futura película de Los Sims. ¿Alguien espera que de aquí salga algo bueno?, ¿o al menos algo que no haga vomitar? (si cuando se estrene la película resulta que es buena, me tragaré mis palabras y pediré disculpas públicamente).

Ya dedicaré un post a películas buenas basadas en videojuegos (no sé si tendré material para escribir más de tres líneas), pero ahora me parecía más apropiado hacer este “homenaje” a las malas.

¿Cuáles son para vosotros las peores adaptaciones de un videojuego al cine?