Entradas etiquetadas como ‘In Orbit’

Para ser un arquitecto utópico deberías atrapar el universo en una tela de araña

Para ser un arquitecto utópico deberías poder atrapar el universo en una tela de araña. Construir una orquestra aracnocósmica que suene con los impactos de los ácaros, unir la araña y la tecnología, el algoritmo y la seda, la nube y la estrella.

Tomás Saraceno. Hybrid webbing - a spider web constructed by two different kinds of spiders: Phase 1 (two weeks): Latrodectus mactans. Phase 2 (three months): Tegenaria, 2010 © Photography by Studio Tomás Saraceno, 2010

Tomás Saraceno. Hybrid webbing – a spider web constructed by two different kinds of spiders: Phase 1 (two weeks): Latrodectus mactans. Phase 2 (three months): Tegenaria, 2010
© Photography by Studio Tomás Saraceno, 2010

Meter a 7.000 arañas en el Museo de Arte Moderno de Bueno Aires; que levanten laberintos de hilos en los márgenes de una sala, en el subsuelo, en perfecto silencio. Cuando éstas hayan terminado el trabajo y regresado a su hábitat, puedes dejar que los visitantes se pierdan en los detalles de este palacio arácnido: metros de filamentos, diseños orbitales o alargados, estructuras tridimensionales que capturen el polvo y la mirada, la mirada que es cosmos, la araña que es ciega, el universo que es polvo. Las telas de araña explicarían el origen del universo, afirma el artista, su geometría y expansión recuerdan el nacimiento de las galaxias, y puede proporcionarnos nuevos espacios. El visitante, al hallarse dentro de la tela, siente el universo como una red de interconnexiones. Podemos imitar una arquitectura de las grandes arquitectas. Y entonces pensar estructuras, ciudades que emulen a la naturaleza, trabajar nuevos elementos y materiales, como telas de alumnio iridiscente que no necesiten electricidad para elevarse, otro de los proyectos.

Tomás Saraceno. Untitled, 2010. Pictures taken at "Poetic Cosmos of the Breath", Airshow in Gunpowder Park, London, UK, 2007. Courtesy the artist; Tanya Bonakdar Gallery, New York; Andersen's Contemporary, Copenhagen; Pinksummer contemporary art, Genoa; Esther Schipper, Berlin. © Photography by Studio Tomás Saraceno, 2007

Tomás Saraceno. Untitled, 2010. Pictures taken at “Poetic Cosmos of the Breath”, Airshow in Gunpowder Park, London, UK, 2007. Courtesy the artist; Tanya Bonakdar Gallery, New York; Andersen’s Contemporary, Copenhagen; Pinksummer contemporary art, Genoa; Esther Schipper, Berlin. © Photography by Studio Tomás Saraceno, 2007

Si quieres ser un arquitecto utópico puedes llamarte Tomás Saraceno, ser argentino, soñador, instalarte en Berlín, y encapricharte con la matemática de los arácnidos, tener la colección de telas de arañas más grande del mundo, escanear su arte por computadora, después reproducirlo en sogas, interesarte por la arquitectura espacial y la aeronáutica, imaginar de lo micro a lo macro.

Atrapar 7.000 arácnidos en un sueño.

Lee el resto de la entrada »

‘In Orbit’, 10 días viviendo en una rueda

'In Orbit'

En la superficie interior y exterior de la rueda hay una silla, un escritorio, un mueble-cuarto de baño, una lámpara, una pequeña cajonera y una cama. Los creadores de In Orbit (En órbita) definen la instalación como “arquitectura performance y ahora exponen su obra en The Boiler, una sala de exposiciones propiedad de la galería Pierogi de Brooklyn (Nueva York). La particularidad reside en que además los autores pasan las 24 horas en la estructura.

Boceto del proyecto 'In Orbit'

Boceto del proyecto ‘In Orbit’

La acción artística se inauguró el día 28 de febrero y durará hasta el 9 de marzo. En la rueda de madera y acero de más de 7,5 metros de alto creada por ellos, los artistas Ward Shelley y Alex Schweder habitan por separado el interior y el exterior de la circunferencia con lo mínimo para realizar actividades básicas diarias. Para dormir, sentarse ante el escritorio o lavarse las manos deben ponerse de acuerdo para rotar la vivienda y lo ideal es que realicen la misma actividad al mismo tiempo. Cuando abandonen el hogar circular el 9 de marzo la estructura permanecerá en la galería hasta el 5 de abril para que la visiten los curiosos también tras el experimento.

Ambos artistas tratan en su obra la relación entre los espacios y las personas. Schweder ve esa conexión como “permeable”, la persona “percibe” el ambiente y se moldea a él, pero además altera ese ambiente para que “corresponda a su fantasía”. Conoció a Shelley en 2005 y desde entonces han realizado varias instalaciones en torno a los “efectos sociales de la arquitectura”.

Para Stability (Estabilidad)—una performance realizada en Seattle (EE UU) en 2009— ocuparon durante una semana una estructura de madera hecha por ellos en la que debían orquestar sus actividades para mantener el equilibrio de la pequeña vivienda. En Counterweight Roommate (Compañero de piso contrapeso)—realizada en Basilea (Suiza) en 2011— habitaron durante cinco días, atados con arneses, una construcción vertical en la que uno dependía por completo del movimiento opuesto del otro. “Cuando uno desea ir arriba a la cocina el otro debe bajar al baño”, especifica Shelley en su descripción del proyecto.

En In Orbit vuelven a necesitar la ayuda del compañero de piso, pero no parecen estresados: en el vídeo se aprecia cómo se coordinan con cautela, casi con aburrimiento, acostumbrados a convivir de la manera más incómoda posible.

Helena Celdrán

In Orbit - Ward Shelley and Alex Schweder