Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Así será tu pisito tras el apocalipsis

Pagar 900 euros de alquiler por un piso mínimo no es el apocalipsis aunque se le parezca. El futuro podría ser peor. Una casita búnker que se adapte al mundo nuevo. Así será tu hogar tras la catástrofe… Nadie sabe su precio.

Un piso para 2050. Superflux. CCCB.

Un piso para 2050. Superflux. CCCB.

La palabra catástrofe nace del griego y viene a decir “dar la vuelta a algo”, cambiar las cosas para peor. Podemos imaginar distintos modos de convertir este planeta en un estercolero pos-apocalíptico que albergaría nuestro pisito adaptado:

  • Desastre nuclear. Kim Jong-un, sumo líder de Corea del Norte, tras una monumental cogorza de ttongsul, un vino de arroz coreano fermentado con heces humanas, aprieta el botón nuclear; o Donald Trump, tras publicar un tuit ingenioso, aprieta “la cosa roja” al confundirlo con el interfono que lo conecta con su secretaria. Los científicos de El Reloj del Apocalipsis cada año ponen en hora este metafórico instrumento que mide la posibilidad de la muerte. Tras valorar las múltiples amenazas que se ciernen sobre nosotros, en enero lo adelantaron por la inestabilidad nuclear: dos gallitos irreconciliables y sin demasiadas luces amenazan con los cohetes de uranio a ambos lados del Pacífico (estamos a 2 minutos de la Media Noche).

  • La crisis hídrica o falta de agua que ya afecta a Sudáfrica se generaliza: migraciones bíblicas, guerras, y una vez más… posibilidad del botón nuclear.
  • La curva del helado derretido. El cambio climático produce una reacción en cadena desde los fondos marinos a las cumbres del Himalaya. Convierte la selva en desierto. Deshielo, suben los mares. Arde Siberia, más gas a la atmósfera procedente del permafrost. Extinciones en masa, ausencia de polinizadores. La Tierra será como un avión galáctico al que se le caen las piezas en pleno vuelo (y cruzamos el espacio a 108.000 kilómetro por hora).
  • Escasez de comida. Supermercados desabastecidos. Imposibilidad de satisfacer la demanda por una huelga natural. La Gran Guerra de las Patatas Fritas. Ricos pegándose los últimos banquetes de carne roja en sus búnkeres de Nueva Zelanda.

Hay además otras maneras de convertir este mundo en una sima de huesos: terrorismo que use bombas sucias, inteligencia artificial que nos considere prescindibles, pandemias impulsadas por bioingeniería, armas de destrucción nanotecnológicas, etc. La vida es un milagro.

El Estudio Superflux ha imaginado estos futuros y lanzado una propuesta de vivienda en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. ¿Cómo será nuestro pisito después de que el reloj dé las 12?

Lo han recreado en una sala para que el visitante confronte las posibilidades del mañana y su responsabilidad presente…

 

Un piso para 2050. Superflux. CCCB

Un piso para 2050. Superflux. CCCB

Estamos en el año 2050 en la ciudad de Londres. El espacio es pequeño y autosuficiente. Las grandes cadenas de supermercados han quebrado. La comida debe cultivarse en casa para hacer frente a la crisis alimentaria derivada del cambio climático: nidos de insectos y vegetales en peceras, libros de háztelo tú mismo con títulos sugerentes: “Mascotas como proteína” o Cultiva tu propia comida en la escasez” o Recetas de zorro a la criolla”. Las despensas y cocinas se parecen a pequeños laboratorios o cultivos clandestinos de marihuana.

 

Un piso para 2050. Superflux. CCCB.

Un piso para 2050. Superflux. CCCB.

El pisito del fin del mundo quiere que empecemos a replantearnos nuestro papel. ¿Una raza infantil que juega con la comida? ¿Eso somos?

La pregunta que plantea Superflux es si nos adaptaremos, si nuestra tecnología podrá suplir todo lo que la Tierra nos regala de forma altruista y titánica. ¿Cómo resolveremos el desafío de alimentar a 7.500 millones de personas en 2050 ante la previsible escasez de recursos? ¿Cómo sería nuestro pisito en el centro de Londres, Madrid, Barcelona… si un loco le diera al botón rojo…?

Visitar este lugar nos obliga a meditar acerca de si el zorro a la criolla o la paloma de parque son sabrosos, si el saltamontes puede suplir en realidad a la vaca… Si vale la pena no intervenir, si nos rendimos a imaginarnos como una raza nostálgica.

 

Un piso para 2050. Superflux. CCCB

Un piso para 2050. Superflux. CCCB

 

Los comentarios están cerrados.