BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Los perros que cantaron las canciones de los Beatles para dominar la Tierra

Hoy, en el Día Internacional del Gato, voy a hablaros de perros.

 

Beatle Barkers. Wikimedia Commons.

Beatle Barkers. Wikimedia Commons.

El perro es un animal que se reproduce sin apenas costes. Son mantenidos por unos chimpancés avanzados a quienes se les fue de las manos el experimento. Mezclaron lobitos y salieron terriers. Terriers diminutos que no trabajan.

 

Perro semihunidad. Francisco de Goya. Wikimedia Commons.

Perro semihundido. Francisco de Goya. Wikimedia Commons.

El humano es esa cosa bípeda que invierte la mitad de su vida en una oficina para alimentar a su mascota. El perro es esa cosa cuadrúpeda estirada en el sofá cuya mascota lo alimenta. Darwin no entiende nada: se tira de los pelos.

Tienen estos animales el comportamiento propio de un parásito, y una relación simbiótica con las personas. Ofrecen algo parecido al amor, y el huésped, engañado, se desvive por ellos. Al perro le importa un carajo el amor, pero ha aprendido que ciertos gestos pueden imitarlo. El humano dejó de ir en busca del fuego por la oxitocina. Y el perro es oxitocina peluda. Dudo que sea ya un animal, en su evolución alcanzó el estatus de hormona de la felicidad. Un neurotransmisor que transporta pelotas.

Solo tuvo que cambiar el fiero colmillo por levantar la patita. Las carreras selváticas por enseñarnos la barriguita.

En síntesis este es el verdadero cometido del perro: dominar a una humanidad necesitada de cariño. Todo esto es conocido, y no debería sorprender a la especie esclavizada dicha afirmación.

Pero quizás sea menos conocido que los perros cantan. Los perros en su afán por subyugarnos se han atrevido con las versiones de los Beatles.

Un perro que levanta la patita, enseña la barriga, y canta She Loves You, es capaz de dominar una galaxia.

 

 

Para alcanzar esta proeza necesitaron ayuda de sus esclavos humanos. Humanos que crearan este álbum que se llamó Beatle Barkers, anunciado como un pup combo, o combo de cachorros.

Detrás de este terror estuvo el ingeniero Roy Nicolson y el productor Gene Pierson. Utilizaron ladridos reales, excepto los aullidos más melódicos que fueron una imitación.

 

 

El disco fue publicado en 1983. Los músicos alemanes que lo interpretaron son anónimos. Algunos lo consideran un sacrilegio, otros una parodia.

Mi teoría es que los perros se apropiaron de las melodías de algunos de los mejores compositores (Lennon y McCartney). Querían que el Ob La Di Ob La Da o All My Loving sonaran a ellos.

Así reblandecerían aún más nuestro cerebro. La combinación de emociones nos dejaría desarmados para siempre. Usaron a Nicolson y Pierson para este propósito.

La estrategia parece perfecta, sibilina cual caniche moviendo la cola, molesta como un yorkshire mordisqueando un patito de goma chillón: un día los humanos pensaran que sus mejores canciones fueron inventadas por los perros. Olvidarán a Lennon y McCartney. Perrearán en las discotecas.

Esta estrategia es más antigua de lo que pensamos. Miren cómo el Tío Charlie ya era dominado por su perro Teddy, que tatareaba viejas canciones de blues en el inicio de esta grabación del grupo Nitty Gritty Dirt Band.

“Canta a estos amigos una canción. Cántales The Old Rugged Cross, Teddy”

 

 

Los gatos, temerosos de perder su hegemonía doméstica, contraatacaron, aunque con menor éxito artístico, hay que decirlo…

 

 

Puede que pocos apoyen mi teoría por el velo mental que sus mascotas despliegan, especialmente en un día como hoy. Solemos pensar que el parásito es una especie de gusano que nos invade por la nariz; nunca que pueda ser un cariño peludo que mueve la cola. Pero yo defendería mi tesis incluso delante de un dóberman rabioso: Los perros cantores -o quizás los gatos- un día dominarán la galaxia. El humano está condenado a ser una especie de recoge cacas espacial.

 

2 comentarios

  1. Dice ser tanta evolución para esto, magnífico

    Ver un video con dos gatos maullandocantando mientras por detrás se despliega la grandeza del Universo, tantas estrellas, tantos miles de millones de años necesarios para hacer esto… sólo da por pensar una cosa. La especie humana es maravillosa.

    20 febrero 2018 | 23:49

  2. Dice ser Humano

    La mayor expresión de la inteligencia humana fue la creación del Chihuahua y el Caniche.
    Luego crearon al Yorkshire para dominarlos a todos.

    21 febrero 2018 | 03:29

Los comentarios están cerrados.