BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

¿Por qué el mejor fotógrafo de rock se apellida Rock?

Mick Rock (Foto: Riffraf)

Mick Rock (Foto: Riffraf)

“Soy fotógrafo de rock por los pecados que cometí en una vida anterior“. Mick Rock (Londres, 1948) suele explicar con mordaz crueldad y cierto deje de abandono anclado en la duhkha budista —la vida como samsara, insatisfacción sufriente— las razones que justifican su apodo nobiliario: The Man Who Shot the Seventies (El hombre que retrató los años setenta).

Estoy convencido de que hay otro motivo, también vinculado con el infinito y circular camino del karma: si te apellidas Rock, ¿a qué otra cosa puedes dedicarte?

Cuando deambulaba por la Universidad de Cambridge, de cuyas instalaciones siempre prefirió la biblioteca y, en concreto, los estantes dedicados a los malditos —Baudelaire, Coleridge, De Quincey, Rimbaud…—, las verdaderas protoestrellas de la disolución, seres con hambre de sexo y necesidad de iluminar las noches con carburantes químicos, el hoy encumbrado fotógrafo no sospechaba que su destino estaría ligado a las mismas ansias pero con una cámara en las manos.

Por casualidad o una especie de “conspiración” en la que tuvo bastante que ver, como él mismo suele decir, el LSD y su potencia astral, Rock acabó poblando nuestras vidas con algunas de las mejores fotos de rock de la historia. De las imágenes de este superviviente —su currículo quirúrgico incluye un cuadruple bypass— se alimenta la memoria sentimental de mi generación.

"Raw Power", de Iggy and The Stooges,1973; y "Transformer", de Lou Reed, 1972

“Raw Power”, de Iggy and The Stooges,1973; y “Transformer”, de Lou Reed, 1972

Bastarían las cubiertas de estos dos discos para justificar la contribución de Rock a mi educación. Era casi innecesario escuchar las canciones —y vaya colección de pertrechos para dinamitar la molicie de la España tardofranquista había en ambos—: tenías al alcance de los ojos las portadas e intuías que la acción no debía ser una reacción sino una creación, que dios era de izquierdas, que la política era el teatro de la burguesía y que su único placer era degradar todos los placeres…

Rock, que ahora practica con constancia el yoga para mantener la cordura, acaba de editar un libro en formato “limitado para coleccionistas”, que es como llaman a los libros solo al alcance de los burgueses: The Rise of David Bowie. 1972-1973. Lo publica Taschen en edición limitada —1.772 ejemplares, todos firmados por Rock y Bowie—, con tapa dura, estuche y portada holográfica, tiene 302 páginas y cuesta lo mismo que pagan en algunos países a un sicario por liquidar al enemigo que más te moleste: 500 euros.

"The Rise of David Bowie" © Mick Rock - Taschen

“The Rise of David Bowie” © Mick Rock – Taschen

Fotógrafo oficioso de Bowie, uno de los seres más bellos que ha pisado el planeta Tierra, durante la época más glam del músico, Rock muestra en la obra algunas de las imágenes más extravagantes del personaje. La mitad de las varias centenares de fotografías del libro, se nos asegura, son inéditas.

Para empujar comercialmente el lanzamiento del libro, la Galería Taschen de Los Ángeles (EE UU) expone, hasta el 11 de octubre, Mick Rock: Shotting for Stardust. The Rise of David Bowie & Co. , una antología de las fotos que componen el libro. Es posible hacer una visita en línea a la exposición [usar la opción virtual tour en la web de la galería]. Resuelto con la tecnología Really There, el paseo interactivo está conseguido: se puede deambular por las salas, acercarse y alejarse a las obras y moverse con libertad con una constante visión de 360º…

Algunas de las fotos de Bowie firmadas por Mick Rock, en una captura de la web de Taschen

Algunas de las fotos de Bowie firmadas por Mick Rock, en una captura de la web de Taschen

Rock y Bowie labraron durante los dos años que abarcan el libro y la muestra una amistad intuitiva. “Era consciente de que me estaba entregando su imagen y yo era el encargado de protegerla”, dice el fotógrafo sobre su relación con el músico, encarnado entonces en el heterónimo de Ziggy Stardust, sobre quien escribí en este blog hace un tiempo:

El 6 de julio de 1972, el programa de la BBC Top of the Pops emitió el que sería un momento de epifanía generacional: la actuación de Ziggy Stardust and the Spiders From Mars interpretando Starman. La prensa sensacionalista publicó al día siguiente titulares de este calibre: “No han venido sólo a por vuestras hijas. ¡También quieren a vuestros hijos!”. Bowie había creado el glam rock: andrógino, equívoco y polisexual. El alter-ego del cantante, Zyggy Stardust, homenaje a Iggy Pop, era una especie de vaquero galáctico, maquillado como una reinona y dispuesto a escenificar una felación con el mastil de la guitarra de Mick Ronson (1946-1993). Las canciones eran bellas, de melodías irresistibles, letras sci-fi y arreglos musculosos. Bowie sufrió problemas personales graves con Ziggy: llegó a sentir que el personaje invadía a la persona y que se estaba volviendo loco. “Fuera del escenario era como un robot en manos de otro ser”, dijo años después.

Más allá del negocio y la explotación desorbitada de las imágenes, quizá estemos ante una de las más profundas simbiosis entre un músico y un fotógrafo. Cuando a Rock se le pregunta por el secreto de la perenne seducción de la colección, dice, demostrando de nuevo que su apellido no es casual: “Fue fácil, simplemente disparaba las fotos al mismo ritmo que la música”.

Jose Ángel González

4 comentarios

  1. Eso no puede ser casualidad, será un seudónimo….verdad?

    14 septiembre 2015 | 12:57

  2. Iba predestinado de pequeño…..imaginen que se hubiera dedicado a la venta de biblias puerta a puerta

    14 septiembre 2015 | 12:59

  3. Dice ser avestruz

    “Fotógrafo oficioso de Bowie, uno de los seres más bellos que ha pisado el planeta Tierra” [u]en vuestra opinión[/u] (esa frase es muy importante, si no los argumentos dan pie a polémicas). Scarlet Johansson, uno de los seres más maravillosos, bellos, eróticos, increíbles, atractivos que han pisado el planeta Tierra… Jessica Alba, uno de los seres más bellos, etc…

    14 septiembre 2015 | 14:43

  4. Dice ser maria elling

    Me encanta.
    Sigo en el planeta y tengo un año muy Bowie.
    Guten Abend.Keep in touch.`.
    p.

    14 octubre 2015 | 02:51

Los comentarios están cerrados.