Entradas etiquetadas como ‘Bajo la misma estrella’

Los grandes olvidados de los Oscar 2015

Hechas públicas las candidaturas a los premios Oscar, con Birdman y El gran Hotel Budapest como más nominaciones, 9 cada una, y Boyhood con 6 pero la gran favorita (por el número de premios que está cosechando, entre ellos en los Globos de Oro); faltaba saber que películas, directores o intérpretes se les echa de menos entre los finalistas.

Cine comercial, el más hollywoodiense, el de autor, indie… de todo un poco. De entre las que debían figurar sí o sí en algunas categorías, las que venían sonando que podían rascar alguna nominación importante o un buen puñado, pero que han sido ninguneadas o han debido de conformarse con mucho menos, les dejo con una buena lista de desagravios. Y también con la lista completa de nominados aquí.

Lee el resto de la entrada »

El cine norteamericano comercial más memorable de 2014

¿Qué nos ha deparado Hollywood, el de las grandes superproducciones, el que aspiraba a hacerse con un buen puñado de premios Oscar? Pues, bastantes pinchazos. Pero ahí queda alguna de muy buenas, otras notables y alguna más que aceptable. Aunque a destacar pocas, sólo 7 han pasado la criba (no figuran,  por ejemplo, Interstellar o Guardianes de la galaxia que formarían parte del especial dedicado al género fantástico). ¡Ups! La cosa está de capa caída. De paso incluyo también los largometrajes de animación (más propios del género fantástico, pero es que ese apartado estará muy lleno).

El resumen de cine de 2014 está formado por:

Las películas españolas que han dado la campanada en este 2014

Lo mejor del cine de autor, independiente o europeo

Lo más destacado del género fantástico en 2014

 

MI PREFERIDA:

El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street) de Martin Scorsese

El lobo de Wall Street

¿Qué se toma Martin Scorsese? A sus 72 años se ha permitido realizar una de las películas más trepidantes, plagada de erotismo (por el sexo y hacia el dinero), divertidas y serias al misma tiempo del cine reciente. Leonardo DiCaprio ha sido un inmejorable Jordan Belfort (el “lobo” corredor de bolsa en el que se inspira la película), y la rubia Margot Robbie todo un descubrimiento y bomba sexual.

Lee el resto de la entrada »

‘Bajo la misma estrella’: Todo amor es infinito, ¿vale?

Bajo la misma estrella

Vamos con una de esas películas que nosotros, los hombres, nunca veríamos por iniciativa propia. Son ellas, nuestras parejas, las que nos medio obligan a verla en el cine o en casa con el DVD o Blu ray (o lo que sea). Nosotros pensamos en esa otra peli de la sala de al lado que parece buena, un entretenimiento sólido con acción, mamporros y tías buenas. ¡Michael Bay, por favor, haznos una señal. Materialízate!

Una de ellas es Bajo la misma estrella, que adapta un bestseller de un tal John Green, un drama romántico sobre dos jóvenes enfermos terminales de cáncer, Hazel (Shailene Woodley), y Gus (Ansel Elgort). ¿Pero, para qué? ¿Si el final se ve a venir? ¡Si no tienen demasiado futuro juntos!

Y va y resulta que además es entretenida, que está bien y nos preguntamos ¿qué rayos nos estará pasando? Sí amigos de El cielo sobre Tatooine, Bajo la misma estrella es quizá la mejor película romántica teen de los últimos años, mejor que la de El diario de Noa.

En la película, al igual que supongo la novela, está repleta de frases y escenas pensadas para emocionar, para impactar entre su público potencial. Tampoco falta algo tan típicamente “americano” como un primer (y esperado) beso que levanta los aplausos de los que rodean a la pareja en ese escenario (la casa de Ana Frank en este caso).

Bajo la misma estrella 2014Pero en sus dos horas de duración, cuando piensas que el argumento o los personajes no van a dar para tanto, que el ritmo va a decaer, que pronto van a caer en los tópicos y los momentos de lágrima fácil…. Y no, y además no se hace pesada. Consigue eludir tanto el aburrimiento como lo previsible en este tipo de historias. Y más que por el argumento en sí, por el tratamiento con la que está contada, y por la química que desprende su pareja protagonista (¡y pensar que Ansel ya coincidió con Shailene en otra película, Divergente, donde hacia unas breves y sosas apariciones como hermano de ésta!).

Pese a su temática y a su poso trágico, la de jóvenes “agraciados” con la ingrata lotería de las enfermedades (uno de los personajes secundarios incluso tiene ¡cáncer de ojos!), el tono es alegre, mucho menos solemne y apesadumbrado de lo que uno esperaría, y amenizado con canciones menos melosas de lo que cabría esperar en un producto de este tipo. Toque modernillo e indie, bien llevado. El director Josh Boone ya destacó con su ópera prima, Un invierno en la playa, que no estaba nada, nada mal.

Hazel lleva la enfermedad que corroe sus pulmones (se pasa toda la película con unos tubos en la nariz para poder respirar), con nihilismo, ironía, soledad, rebeldía propia de su edad, 16 años, y mucha inteligencia sin que la actriz Shailene Woodley se haga repelente ni molesta, al contrario, Shailene está para enamorarse de ella; mientras que él, Gus, es un chico vitalista, parlanchín y divertido, cuyo mayor temor es caer en el olvido una vez haya muerto, incluso se atreve a reírse de la misma muerte con su particular metáfora de cigarrillo en la boca, pero sin encenderlo.

Bajo la misma estrella trata de ese mito del amor verdadero y eterno. Puede haber vidas más cortas que otras, pero lo que importa es que ese amor sea puro, sentido y sin importar si dura unos meses, años o siglos. Todo ello forma parte de ese infinito que es nuestra propia existencia caduca.

Les decía que hay varias secuencias para recordar. La del lanzamiento de huevos contra un coche; el encuentro con el ídolo de Hazel, el escritor Peter Van Houten (Willem Dafoe) en Amsterdam, y que a la postre resulta ser un tipo huraño, amargado y desagradable; Gus declarándosele a Hazel en un restaurante de lujo; algunos de los momentos de Hazel con su madre (Laura Dern); el simulacro de funeral que se organiza el propio Gus (uno de los grandes momentos del filme) y, ¡cómo no!, la escena en el columpio con la frase de Gus diciéndole a Hazel “Sería un privilegio que tú me rompieras el corazón”, y ella replicándole que no es posible seguir juntos, que “Gus. Soy una granada. Algún día explotaré y arrasaré con todo lo que me rodea. Y siento que es mi responsabilidad reducir al mínimo las víctimas”. Lo podrán rememorar gracias al video de abajo (está en castellano).

 

 

Hace muy pocos días que ha salido en DVD y Blu ray. Sé perfectamente que los más fans de esta película le pondrían un 9 o un 10. Por mi parte la dejo en notable, que ya es mucho y con ello ya me juego mi escasa reputación de crítico serio. Y ahora disculpen, que tengo pendiente ver una peli de Haneke.

Puntuación:

Icono 7