BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Me alegro de no poder construir

Hoy, al conocer la noticia de que la zona de Valdevaqueros en Cádiz, será preservada del avance inexorable de la civilización, mediante un Plan de Protección del Corredor del Litoral Andaluz no puedo por menos que gritar albricias a los cuatro vientos.

No sé cuánto durará la protección que le otorga el nuevo plan andaluz y tengo mis dudas -vive uno con una población de moscas tras la oreja que ríase usted del Madrid-Arena en noche de concierto- de que sea la solución definitiva para salvar uno de los más bellos parajes naturales de nuestras costas, pero desde luego, y a pesar de que para ganarme la vida necesito que se construya por doquier, me alegro infinítamente de que barbaridades como las cometidas en otros parajes del litoral no puedan repetirse de nuevo.

La maravillosa playa gaditana que debemos proteger a toda costa. (“A toda costa”, ¡ay, qué chispa tengo)

Y es verdad que necesitamos reactivación, es cierto que Andalucía es uno de los lugares con más paro del país, es vox populi que tenemos que activar el sector de la construcción, pero desde luego si es a costa – y nunca mejor dicho- de destrozar el medio, yo apuesto por cambiar mi modus vivendi y dedicarme a ……dadme alguna idea, que me va a hacer falta.

Lo triste, lo escandalosamente triste, es que mientras en nuestro soleado y ventoso Cádiz protegemos las playas y las costas, haya personajes que se dediquen a vender la arena de esa misma duna a otros lugares como Gibraltar para, allí sí, regenerar playas que nunca existieron en zonas que la construcción ganó al mar.

Todo esto, me recuerda la lectura de un libro de George R. Steward, “La tierra permanece”, en el que se narra cómo la naturaleza recobra su tributo tras la desaparición de nuestra efímera pero destructiva civilización. Solo me gustaría -guapo, guapo lo que se dice guapo no soy, pero vengativo y rencoroso sí- que esa naturaleza se cobrase el tributo antes de que termine el ciclo de estos personajes que tras un bastón de edil o una cartera de ministro hacen y deshacen lo que las generaciones venideras tendrán que sufrir.

Nota del arquitectador: Disculpad si saco de vez en cuando los pies del tiesto, pero el lumbago y las noticias me tienen más retorcido de lo habitual.

11 comentarios

  1. Dice ser Hermiti

    Pues en mi opinión ese paisaje mejoraría muchísimo con un buen centro comercial y una gran explanada de asfalto como parking. Tal y como está ahora, lo encuentro un poco soso…….. 😉

    Si además, le pones unas cuantas torres de pisos y un par de rascacielos, sería un paisaje de postal….

    Que se mejore, Sr. Arquitectador.

    22 Julio 2013 | 13:58

  2. Dice ser QUIJOTE-BARRANTES

    Que gran dilema … la protección de costas … a toro pasado, no hacen nada y a futuro, juegan con la especulación … ¿cuando se harán leyes por el pueblo y para el pueblo, y que los criminales que las hacen a su medida, paguen por ellas?
    ¿Cuando terminaremos con el negocio de la especulación?
    Si se puede construir, en entornos “protegidos”, pero hay que saber hacerlo de forma que no causen impacto, pero claro, nos topamos, que lo que uno piensa, no es lo mismo que lo que piensa otro, y como no hay diálogo y de haberlo, se convierte con dialogo de besugos, así andan las cosas, en todas partes.

    22 Julio 2013 | 15:44

  3. Dice ser luigi

    esta playa esta destruida por la invasion de los windsurfistas

    22 Julio 2013 | 21:09

  4. Dice ser juani

    solo por hacer la broma de lo del madrid arena ya me has caido mal, panoli

    23 Julio 2013 | 00:50

  5. Dice ser Susi la ninfómana

    Tal y como está el patio lo único que te garantiza éxito hoy día es poner una webcam en tu casa: http://xurl.es/h2jx8

    23 Julio 2013 | 01:13

  6. Dice ser trixi

    coincido contigo, jajaja, sí¡¡¡ que la naturaleza se cobrase el tributo ya, en ellos, los depredadores costumbristas y especuladores de raza…

    El libro que mencionas lo tengo tan presente…. terminaba diciendo así : ”Todo pasa… sólo la tierra permanece”
    Y jamás olvidé esa frase que es profética, real y en este momento vigente

    lo que no recordaba era el autor.. creí que era Asimov pero es que lo leí hace 36 años mínimo…

    23 Julio 2013 | 03:10

  7. os sabihondos se reunieron como siempre en Davos, pero ahora nadie les da bola y ni ellos mismos confían en sus recetas, preocupados como están por la crisis de civilización y por esta crisis estructural del capitalismo que es al mismo tiempo una crisis ecológica.

    No faltan, sin embargo, algunos, como Cristina Fernández de Kirchner, que muy sueltos de cuerpo proponen volver al capitalismo de antes, productivo, abandonando el especulativo, como si éste no fuese la consecuencia de aquél. O quienes hablan, como esa misma señora y sus agudos asesores, de volver a la fase anterior al neoliberalismo y a la desenfrenada especulación resultante del papel predominante del capital financiero como si neoliberalismo y especulación no fuesen el resultado de la caída de la tasa de ganancia que llevó a cerrar la fase del llamado Estado del Bienestar y a reducir brutalmente los salarios directos e indirectos de los trabajadores en todos los países y los espacios democráticos y las viejas conquistas sociales (como las ocho horas) en todo el mundo.

    Otros, en los gobiernos progresistas (Brasil, de nuevo Argentina, Venezuela), piensan que hay que reforzar el capitalismo con los subsidios del Estado a las grandes empresas, para asegurar a la vez los consumos populares y la rentabilidad de aquéllas y así pagan a pocos con el dinero de todos pero no aumentan las inversiones productivas, porque éstas dependen de las expectativas tanto de los consumidores como de los capitalistas sobre la amplitud y sostenibilidad del mercado, expectativas que no existen.. Por eso las empresas se meten en el bolsillo el dinero de los contribuyentes pero no invierten y, como son monopólicas, aumentan los precios de sus mercaderías pero no los salarios reales, reduciendo así aún más el mercado consumidor e impulsando, al mismo tiempo, la inflación, que también los corroe.

    China está al borde de una catástrofe ecológica en todo el país porque la opción por el crecimiento económico considerando cero el costo ambiental lleva ahora cientos de millones de personas a no poder salir –literalmente– de sus casas debido a la contaminación. A eso se le agrega la gran ola de movimientos por salarios, condiciones de trabajo o contra el despotismo y la corrupción. China y la India, por otra parte, hasta ahora principales sostenes del capitalismo mundial y en particular de la economía de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea mediante la compra de bienes y de empresas, con su presencia en el mercado financiero mundial han acelerado brutalmente la circulación de capitales y el caos especulativo.

    Independientemente de que no aparecen en el horizonte los sepultureros de un sistema en crisis estructural, porque los trabajadores, en el sentido más amplio, comparten aún la ideología de sus explotadores y sus valores hedonísticos y egoístas en vez de buscar una alternativa al sistema, el sistema está en una crisis agudísima desde el 2008 y aún no superó lo peor. Al sistema capitalista las inmensas destrucciones de seres humanos y de capitales en las dos guerras mundiales y en la crisis de 1929 le dieron sólo unos 30 años de prosperidad y reconstrucción. ¿Buscará arrasar con los bienes comunes, rapiñar nuevamente el planeta, recolonizándolo, recuperar mediante una nueva gran guerra para Estados Unidos la hegemonía perdida de modo de instalar un mundo futuro para un quinto de la población mundial, eliminando de un modo u otro a los sobrantes (con guerras locales, dictaduras, hambrunas, siembra de enfermedades mortales)? No hay nada que el capitalismo no pueda intentar… si se lo deja y si tiene la fuerza social suficiente.
    Por eso hay adoradores académicos o no del sistema, nuevos doctores Pangloss, que dicen que el sistema siempre se recuperó de sus crisis y volverá a hacerlo, porque no se presenta una alternativa. Pero si la historia fuese una simple continuación indefinida de los sistemas, Europa viviría todavía la pax romana, los mayas seguirían dominando media Mesoamérica y en Tenochtitlán-DF se seguirían haciendo sacrificios humanos. El derrumbe del mundo antiguo y del Estado romano, su cultura, y sus relaciones de dominación fue el resultado de una larga crisis que duró más de tres siglos y que amenazó a la civilización, cuyo nivel más alto sólo fue reconquistado mil 200 años después con el Renacimiento. No está escrito en ningún lado que el capitalismo sea como Anteo que al caer al suelo reconquistaba su vigor.

    Porque esta crisis estructural está acabando con las bases de una cultura material basada en el despilfarro del agua, de los alimentos, de los recursos naturales de todo tipo y en la producción masiva de desechos que la naturaleza no puede reciclar. Los gobiernos progresistas o no, como el de Bolivia, Brasil, Ecuador, Argentina o el de México, Perú, Chile fingen creer que el crecimiento se puede lograr con el despojo de las tierras arables que se convierten en monocultivos, con la depredación del agua y de la tierra por la gran minería, por el extractivismo neodesarrollista pero ese crecimiento de las ganancias es enemigo del desarrollo y de los bienes comunes.

    Por lo tanto, o se acaba con la producción para la ganancia, produciendo de modo diferente, fabricando otros productos, elaborados de otro modo, para otras necesidades o terminan por acabarse los bosques, los mares, el agua, el aire puro, el equilibrio natural del planeta… y la especie humana, reducida a pequeños grupos, vuelve al estado natural o, reducida a cerca de un tercio de sus integrantes actuales, vive en una dictadura tecnocrático-fascista como la que pintara Jack London en El Talón de Hierro. Suena apocalíptico, pero enteras civilizaciones y grandes culturas han vivido antes apocalipsis semejantes.

    La alternativa no es ya capitalismo o barbarie. Desde los campos de concentración nazis, los goulags stalinistas, Hiroshima y Nagasaki y los bombardeos a Vietnam vivimos en la barbarie. La alternativa es o acabar con el capitalismo o ver cómo éste acaba con las bases materiales de nuestra civilización.

    Guillermo Almeyra
    La Jornada
    15-02-2013

    23 Julio 2013 | 12:31

  8. Muy buen articulo siempre me encanta leerte

    23 Julio 2013 | 17:03

  9. Dice ser David

    Bloques de pisos hay muchos, playas vírgenes muy pocas

    23 Julio 2013 | 19:45

  10. Dice ser fernando_mh

    Plas, plas, plas…
    Yo también me alegro. A costa de lo que sea.

    24 Julio 2013 | 00:25

  11. Dice ser Alejandro

    Soy arquitecto y he intervenido en muchas promociones. Os sonará a chino, porque os veo con muy poca fe puesta en los arquitectos… Demasiado escéptico para creerse que aun quedan sueltos por ahí unos cuantos profesionales con sensibilidad por nuestro patrimonio Cultural y Natural.
    No soy tan mayor pero he visto ya de todo… He tenido que rechazar algunos encargos que apestaban a distancia de como han otorgado licencias sobre necrópolis romanas, zonas LIC, ZEPA…etc… Hay que ser valientes para diseñar cumpliendo las reglas del juego y también valientes para plantar cara a los que corrompen y deterioran nuestra labor en este mundo. Hay que denunciar abusos, ilegalidades y barbaridades. Lo de Valdevaqueros a parte de una solución recurrente de su alcalde “iluminado”. Seguimos siendo muy proclives al Pan para Hoy y más hambre para mañana. La cultura del “Pelotasso”… que el que venga detrás se las arregle y a vivir que son dos días.
    A los que habéis opinado sin conocer la costa gaditana. Os invito a visitar la playa de Valdevaqueros primeramente… luego veis lo que han hecho en Zahara de los Atunes (era una playa virgen hasta no hace mucho), Bolonia, Caños de Meca, Barbate, Chiclana… y os haceis una idea .
    Es un disparate construir cualquier cosa en este precioso mirador de Africa. Cuando Vazquez Consuegra realizó el Centro de Interpretación de la ciudad de Baelo Claudia en Bolonia, tampoco deberían haber dejado plantar semejante mamotreto. ¿ Para qué tanto afán de protagonismo ? Un edificio que necesite destacar a base de profanar estos enclaves, ya pierden cualquier respeto a parte de las muchas carencias que luego presentan en su funcionalidad y construcción.

    31 Julio 2013 | 23:00

Los comentarios están cerrados.