BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Entradas etiquetadas como ‘Almagro’

¿Necesitamos los símbolos?

Esta semana santa, mientras paseaba por valles verdes y carreteras secundarias me he encontrado con no pocos hogares y caseríos de los que jalonan aquí y allá los prados y montes del norte de nuestro país, adornados ostentosamente con las banderas y los escudos de los equipos de futbol de sus orgullosos dueños. Banderas ondeantes, soberbios estandartes, brillantes colores.

Las señales y los símbolos, nos identifican, nos agrupan, nos otorgan pertenencia al clan y nos alejan de la soledad, y desde siempre, nuestras arquitecturas se han dejado empapar por ellos, siendo en muchos casos el centro, la seña principal de identidad de nuestros edificios.

Casa "Los Rosales" en la plaza de Almagro, Ciudad Real. Dibujo Miguel Morea
Casa “Los Rosales” en la plaza de Almagro, Ciudad Real. Dibujo Miguel Morea

 

 

Creemos, que los primeros hombres, celebraban ritos de caza en sus cuevas alrededor del fuego, mientras se conjuraban para abatir mamuts, y otros grandes mamíferos, reflejándolo primero en sus pinturas, en sus paredes. Esto les ayudaba a vencer sus miedos, a crear una profecía autocumplida en sus pinturas y a dotarse de buenos augurios, pero además les agrupaba en torno a un objetivo y marcaba su hogar como propio, dejando fuera de toda duda que aquella cueva era la suya, para que otros clanes lo supieran.

Con el paso de los años, la ornamentación de los hogares, de los pueblos, de las villas y aldeas ha sufrido grandes variaciones en sus materiales y en su estética, adaptándose a los tiempos y civilizaciones.

Hoy, el escudo del equipo de futbol de nuestros desvelos o de la selección, equivale sin duda ninguna a esos majestuosos blasones que adornan las portadas manchegas, las casas solariegas navarras, los caseríos castellanos o las masías del Penedés.

Hemos sustituido la piedra por el nylon, el gris por el abanico cromático y colorista, pero seguimos eligiendo la arquitectura como lienzo, como marco.

Y es que la casa, el hogar, es un escaparate siempre, un espejo en el que queremos que nos miren los demás.

Nunca la arquitectura es solo funcional, nunca cumple solo la misión de albergarnos, de cobijarnos, sino que si lo analizamos con detenimiento comprenderemos que es un reflejo permanente de nosotros mismos, de nuestro estatus, del grupo al que pertenecemos, de nuestra procedencia. Y para ello debemos marcarlo, sellarlo, dotarlo del símbolo correspondiente.

Pero hay mucho más. En esta arquitectura nuestra, que nos rodea y ofrece refugio no solo los escudos o banderas son símbolos. ¿Acaso no lo son las balaustradas torneadas, las falsas cornisas de madera, las barandillas de forja andaluza….en Burgos?  ¿los toldos de tela tensados en forma de vela marinera…en Badajoz?, ¿los tejados de pizarra…en Ciudad Real?

Yo, debéis perdonarme, creo que sí. Creo que suelen tener mucho que ver con nuestro origen, incluso con nuestros deseos. Símbolos de los que no lucimos blasón en nuestro pedigree, pero que humanos al fin, deseamos sobre todas las cosas pertenecer al grupo.

Y por supuesto, de nuevo humanos, distinguirnos dentro de él.

¿Quién fue Miguel Fisac?

Fisac caricatura moreaSi Miguel Fisac (1913-2006), hubiese nacido en Holanda, Bélgica o Francia en lugar de hacerlo en Daimiel, hoy sería uno de esos admirados arquitectos de referencia que pueblan las paginas de los libros de arquitectura. Y no es que sea precisamente un desconocido, no, pero sería también admirado en su justa medida.

Un servidor, que no es precisamente un mitómano, suele desconfiar de esas estrellas que brillan en el firmamento de la arquitectura y a veces incluso se permite poner en duda el valor de ciertas obras de referencia de los grandes popes de la arquitectura contemporánea  Y, créanme, no lo hago por esnobismo ni por llamar la atención, es solo que aún hoy me cuesta trabajo comprender como una casa en mitad de una cascada, puede estar integrada en el paisaje.

Pero Miguel Fisac es para mí, además de un gran referente de la arquitectura, un hombre al que admiro y al que me hubiese gustado conocer. Su vida fue un continuo investigar en el uso del hormigón armado, elemento que centró su producción profesional y sobre el que hizo autenticas innovaciones como por ejemplo los moldes textiles para darle formas más orgánicas y menos rígidas.

balcon

Portada de la casa de Miguel Fisac en Almagro, realizada en hormigón encofrado con moldes flexibles.
 

Una de las tristezas más grandes que se me ocurren como profesional es que un edificio en el que has puesto tu cariño, tu trabajo y tu tiempo, sea demolido y no dure más que tu. Miguel Fisac, tuvo que sufrirlo con el conocido edificio La Pagoda de Madrid, una obra que habría sido de referencia en cualquiera parte del mundo y que aquí se llevo por delante la política y la piqueta. Miguel Fisac nunca puso el grito en el cielo por ello.

Supo alejarse de la natural tendencia del diseñador hacia las formas ampliando el espectro de su trabajo hacia la optimización de las estructuras, consiguiendo por ejemplo las vigas más largas de la época en Europa o el montaje de vigas de gran longitud a partir de piezas prefabricadas basadas en las vértebras de animales.

Hace unos años, llamé a la puerta de su casa en Almagro, Ciudad Real, y su mujer, una anciana verdaderamente encantadora, me abrió como si estuviese esperando en cualquier momento una visita. Me ofreció, al ver mi interes en su difunto marido, pasar a ver su casa, su despacho y sus cuadros. Fisac, que era un hombre profundamente espiritual- lo cual le trajo no pocas complicaciones en vida – terminó su vida alejado de las organizaciones religiosas a las que perteneció  (fue miembro del opus Dei, que inició con Escrivá de Balaguer y luego abandonó, cayendo en desgracia sus encargos profesionales durante muchos años). Sin embargo, en su casa, en el precioso y humilde patio manchego que la ilumina, un rincón le estaba reservado, un rincón donde él decía que podía sentir la energía. Si no puedo describirlo debidamente, sí puedo decir que pude respirar la paz en aquel lugar. Tras el arquitecto genial, el personaje, el hombre.

Aquella casa, con ciertos detalles que la hacen verdaderamente singular en su sencillez, es un casa manchega. Con el sello de Miguel Fisac y su legado desde la misma puerta, pero sin perder la esencia de la arquitectura vernácula de la comarca. Los huecos cubiertos con una verja exquisita, que solo si se mira detenidamente muestra su procedencia y su autor, pero que pasa desapercibida para el paseante habitual.

Os confesaré que suelo ir por allí a menudo. Paseo los domingos por la mañana y distraídamente mis pies me llevan hacia la puerta de la casa de Fisac y observo con deleite el trabajo bien hecho de un hombre cuya visión de futuro me ha marcado.

“Tenemos una deuda con la naturaleza y la acabaremos pagando”, dijo Miguel Fisac. De alguna manera, también tenemos una deuda con Fisac, ésta es mi pobre manera de pagársela.

Nota del arquitectador:  No pienses, amable lector, que es la última vez que hablaré de Fisac. Sus cuidados edificios tendrán reflejo en este blog en el futuro, pero por hoy solo las anécdotas. Y que Fisac sepa perdonarme por esa caricatura que le hice en su día.

La casa sin barrer

 

Escribir de arquitectura es escribir de la realidad. Unas veces nos gusta y la mayoría de las veces no. Unas veces piensa uno en piedras, torres, estilos y otras, la mayoría, en por qué aquellos que nos dirigen no utilizan el enorme conocimiento que tienen alrededor mientras hacen de su capa un sayo y de nuestro patrimonio un erial.

La cosa viene, por aquello del cierre de los paradores debido a la ola de recortes. No dudo del ahorro, pero quizá hay que meditar también en las consecuencias posteriores.

Los edificios, y aún más los que tienen una edad y forman parte de un patrimonio precisan de un constante mantenimiento y unos cuidados delicados. Pero la tentación de cerrar de manera permanente o incluso temporal durante varios meses al año, algunos de los paradores, en los meses en los que resultan menos rentables puede tener a priori un ahorro económico cuantificable.

En todo caso me pregunto si nuestros bienpensantes prohombres han meditado sobre el coste de mantenimiento añadido que supondrán esas instalaciones de calefacción ociosas, esas tuberías congeladas por que nadie las vigile, esas puertas que crecerán y acabaran encajadas,  esas bisagras chirriantes y esas goteras que a la vuelta de dos temporadas aparecerán y crecerán sin que nadie, hasta que llegue la primavera, tenga a bien arreglarlas.

Lo sé, lo sé. Mi estupendo cabreo es rebatible e injustificado. Habrá equipos de conservación al quite. Todo esto estará debidamente previsto. Los edificios se cuidaran y nada tiene por qué deteriorarse. Por supuesto. Nuestro patrimonio está a salvo.

Aquí el mas tonto te hace un monólogo y acabas por reírte. De hecho, yo ya me estoy riendo. No me creo nada.

Y para evitar que me tachéis de escéptico irrecuperable, de cantamañanas gratuito, os recomiendo la lectura de la wikipedia (antes de que la borren) en la que no ha mucho, esos mismos bien pensantes que hoy piensan en cerrar y dejar que nuestro patrimonio se eche a perder, tenían unos planes bien distintos:

El Plan de Expansión de Paradores incluye la apertura de nuevos establecimientos y la remodelación de gran parte de sus hoteles en los próximos años. La empresa ha marcado como objetivo superar los 100 Paradores próximamente, a la par que tiene como objetivo expandirse internacionalmente  y mejorar la experiencia de sus clientes. 

Planes de crecimiento del plan 2009-2012. Antes del final del plan, el cierre. Unos por otros, la casa sin barrer.

Nota del arquitectador: Ese trabajador que habrá de revisar las luces a finales del otoño para revisar que el castillo, el palacio o el antiguo monasterio quede totalmente vacío y sin actividad, saldrá por un pasillo y tras pulsar la clave de la alarma, dará dos vueltas al llavín con una última mirada al cuadro de ese personaje desaparecido hace cuatrocientos años. ¡¡Qué momento señores, qué momento¡¡