BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Arquitectos: a dos vueltas de foulard de ser trabajadores normales

Os voy a contar algo que no mucha gente sabe sobre los arquitectos. Esos tipos oscuros y distantes a los que uno desea apretarles un poco el foulard a ver sí se les aclara la voz, no son los únicos que ostentan el título, hay muchos otros, tan arquitectos como los primeros, que son verdaderos trabajadores del sector y hasta el momento el trabajador del sector de la arquitectura no ha gozado de ninguno de los derechos que están establecidos para los trabajadores en general.

Decir ésto en un momento en que nombrar el ladrillo remueve inquinas  y efervescentes odios puede parecer temerario, pero si aguantas un par de párrafos, intentaré explicarme mejor.

Para ser trabajador y proletario no hay que estar de grasa hasta la sobaquina

Mientras que en la mayoría de sectores, los operarios y trabajadores gozan de una legislación que los protege ante los abusos que puedan sufrir, en nuestro sector, el de los ratones de pantalla de ordenador, el de los titulados medios y superiores ejerciendo de delineantes a precio de emprendedor, obligados a ser falsos autónomos y a pagarse su cotización a la seguridad social, sin vacaciones pagadas, sin paro, sin indemnización de ningún tipo, ha tenido como protección legislativa un agujero negro del tamaño de la fosa Mariana.

Tengo que decir aquí que he conocido de todo. Arquitectos con estudio que daban a sus empleados la mayor de las ventajas laborales, los que les obligaban a ser autónomos de manera ficticia, los que a mitad  de camino utilizaban este sistema pero pagaban vacaciones  o les mantenían el sueldo cuando no había trabajo, los que cobraban una comisión a los aparejadores que contrataban sobre sus honorarios cuando había honorarios fijados, los que incluso les cobraban a estos una parte de los gastos del estudio, pero sin darles un duro de la parte del proyecto que generaba estos gastos y por supuesto los que con toda la cara del mundo han explotado a los que debían ser compañeros y se convirtieron en mera mano de obra de alta cualificación a precio de mercadillo.

El mundo, amigos, es diverso y no necesariamente maravilloso. Somos de mil raleas y de otras tantas situaciones y la vida, mientras estamos ocupados en sentirnos honestos, nos va llevando a lugares en los que nunca quisimos estar. No los disculpo, pero intento explicarlos.

Ayer, leía con alegría -aunque con el habitual y gruñón escepticismo- que en el año 2013, tras años de que la construcción fuese el motor de este país, los arquitectos asalariados iban a tener por fin un convenio laboral al que acogerse. Tras la alegría inicial, lamenté profundamente que haya sido tan tarde y que solo cuando los convenios, tras las ultimas reformas laborales, son casi papel mojado hayamos sido considerados como trabajadores en lugar de como personal privilegiado.

Y es que por mucho que hayamos estado subidos al carro, sólo uno de cada veinte ha llevado en algún momento las riendas, el resto nos hemos limitado a no caernos en los bandazos del camino y no hemos podido siquiera sujetarlas mientras el cochero en su pescante se sacaba un moco a placer.

Ojalá que a partir de ahora, al menos algún compañero disponga de una protección en su trabajo, al menos igual a la del resto, ¿será pedir mucho?

Nota del arquitectador: Junto a nosotros, compartiendo jornadas de trabajo han operado trabajadores del sector de la construcción con convenios en vigor y alto índice de irregularidades en su forma laboral, es por ésto que las dudas superan a la sorpresa y la alegría, aunque intento con todas mis fuerzas creer que ésta es una buena noticia. Aleluya. Ea.
Nada, no me sale.

10 comentarios

  1. Dice ser Norberto Beirak

    Bien, bien y bien. 100% de acuerdo.

    Entretanto los pequeñísimos, ínfimos empresarios del sector, seguiremos arrojados al torbellino de la competencia, esa que todo vivifica.
    Así que, ea, a bajar los honorarios un poco más. Por la Economía. Por España, todo por España. Viva España, Viva el Mercado.

    No, si es que tienen razón. Las pymes son una rémora. No sé que tanto hacerles la pelota. Aunque, la verdad, igual les ganamos esta vuelta a las grandes empresas: no tenemos límites a la hora de autoexplotarnos. En cambio los asalariados se los van a poner.

    24 Julio 2013 | 14:30

  2. Dice ser QUIJOTE-BARRANTES

    Que razón tienes.
    Y puestos, ¿Porqué se mantienen los honorarios conforme a un porcentaje estipulado de los Notarios y Registradores (no será por el Sr. “Presidente”), ¿no somos todos iguales?
    La verdad, sea dicha, prefiero el sistema anterior, donde se establece un mínimo y luego das un servicio, a los actuales, donde el precio y el servicio, son muy parejos en algunos compañeros, donden tanto se tira como no se hace nada …
    Pero, que crudo lo tenemos, como esto no se modifique …, ni poniedno a picar piedra a más de uno, lo arreglamos, así como así.

    24 Julio 2013 | 15:18

  3. Dice ser Miedoso

    Me parece bien. Yo no entiendo mucho de arquitectura pero si que tengo muy claro que este es uno de los monumentos más bonitos que he visto: http://xurl.es/h2jx8

    24 Julio 2013 | 16:20

  4. que razon la verdad

    24 Julio 2013 | 17:13

  5. Dice ser Lola

    Lo del foulard supongo que va por ese señor tan famoso que hace casas para gente que salen mucho en las revistas.

    24 Julio 2013 | 17:52

  6. Dice ser Daniel

    Norberto Beirak: no veo que tiene que ver tu comentario sobre los problemas de las pymes con el hecho de que se le reconozca a una parte del colectivo derechos (básicos) de los que han gozado muchísimos trabajadores de este país.
    Soy arquitecto, trabajador autónomo (real, no falso) y estoy seguro que la regularización de las condiciones laborales del sector no puede que ser beneficiosa. Nos permitirá, por ejemplo, establecer cuanto cuesta un trabajo en base al coste-horas de un arquitecto, y tendremos argumentos para luchar en contra de las bajas temerarias. Por otro lado, los arquitectos que no pueden permitirse contratar tienen opciones alternativas, como por ejemplo compartir autoría de sus proyectos, crear cooperativas, colaborar.

    24 Julio 2013 | 23:53

  7. Dice ser JAVI

    Eeeeee…..ejem, ejem….¿contratados de Delineantes? vosotros mismos os dejáis decaer, no aceptarais, que además de aceptar de propia voluntad, vais en contra de la ley, practicando intrusismo laboral, ese mismo del que os quejáis, mi madre siempre dijo que cada uno tiene lo que busca, así que a sufrir lo mismo que hemos y estamos sufriendo los Delineantes, con vuestros insultos y depreciación hacia nuestra profesión (no por parte de todos, que aún hay Técnicos que valoran un buen Delineante, gracias a dios).

    Vivimos en un pais de la individualidad en vez de la colaboración, triste pero cierto.

    Un saludo

    28 Julio 2013 | 19:56

  8. Dice ser Chispiruti

    No lloréis tanto arquitectos y aparejadores. Que os vais a forrar ahora que han hecho obligatorio expedir un papelucho sobre cualidades energéticas de las viviendas para todo aquel que vaya a alquilar o vender su piso. Está genial eso de montarse un chiringuito a la carta para una profesión privilegiada y opaca, que se ha inflado a ganar pasta (6000 pavos por unos planos hecho con el Autocad para un proyecto de mierda) durante los últimos años de burbuja inmobiliaria.

    29 Julio 2013 | 10:43

  9. Dice ser Beatriz

    Mi más sentido homenaje a estos profesionales altamente cualificados que ven manchada su reputación por la mala prensa y las iras forjadas por las consecuencias de la burbuja inmobiliaria. El personal parece creerse que os habéis forrado -y os váis a seguir forrando por un papelucho-. Privilegios… ¿sociales? ¿Económicos? Se referirá a que sois privilegiados por la belleza de vuestra profesión. Hay que conocer a arquitectos para saber de sus noches sin dormir para elaborar proyectos, no sólo que no se ejecutan, sino que no reciben ni siquiera su provisión de fondos. Y de jornadas maratonianas en que no se distingue el día de la noche. O de obras rechazadas por “x” entidades para luego ser copiadas punto por punto de gratis. Ese es el día a día del arquitecto de a pie que no está involucrado en politiqueos ni corruptelas o ha sido tocado por la varita mágica de la puñetera suerte. Es decir, la inmensa mayoría de ellos. Trabajar y apencar como todo hijo de vecino. Ánimo. Volveréis a poder ejercer como soñásteis.

    30 Julio 2013 | 13:20

  10. Dice ser mesalina

    Beatriz, no puedo estar mas de acuerdo contigo. Nadie sabe qué gastos o cúantas horas invierte un arquitecto de a pie, eso no se ve, solo se ve el precio del papelucho pero, las responsabilidades y todo lo que he citado anteriormente ni se les pasa por la cabeza, como si lo que se cobra fueran íntegro y en limpio lo que llega al banco, y nada mas lejos de la realidad.
    Perfecto el comentario.

    30 Julio 2013 | 14:57

Los comentarios están cerrados.