BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

El falso mito de los edificios inteligentes

Cuando uno duda de que la inteligencia humana esté suficientemente extendida entre la especie, eso de que un edificio sea calificado como inteligente, me llama la atención. Sí, eso es, me pone de los nervios.

Desde que era adolescente llevo oyendo hablar del meteorito que destruirá la tierra, de las profecías de Nostradamus, de la muerte de Fidel Castro y de los edificios inteligentes, y salvo la muerte del barbudo (1), no hago más que desear fervientemente que sucedan, especialmente lo de los edificios inteligentes.

edificio inteligente

Es cierto, que la tecnología ha avanzado hasta determinados límites, que nos dan el poder -a nosotros, los usuarios de los edificios- de controlar y mejorar los rendimientos y los consumos de nuestros hogares o lugares de trabajo, que podemos apagar o encender a voluntad los elementos de instalaciones o incluso programarlos para que lo hagan en función de temperaturas, o condiciones climatológicas determinadas. Les ponemos a los edificios cada vez más botones, relojes, temporizadores, contadores de energía….pero ¿de verdad ésto hace del edificio un lugar mejor para vivir?

Pues no necesariamente. Durante una de las obras en las que participé hubo un asunto que nos ocupó durante muchas horas de sesudas discusiones entre los diseñadores, promotores y ejecutores de la obra. Se planteaba la posibilidad de que el usuario de un edificio de oficinas tuviese en la ventana de su puesto de trabajo un led o indicador luminoso que señalizase la conveniencia o no de abrir la ventana para mejorar la climatización del edificio. Es decir, una luz roja cuando no debías abrir la ventana para aprovechar la inercia térmica del ambiente interior o cuando, en función de las condiciones de temperatura y humedad del interior y el exterior, fuese incluso conveniente abrirla para renovar sin ningún tipo de consumo energético el aire del edificio.

Después de muchas reuniones y consultas se decidió no hacer nada, no colocar dichos leds, pues pudimos comprobar como los usuarios de los edificios de oficinas precisamente lo que querían era poder interactuar de manera directa con la ventana, con su libertad de abrir o cerrar a su antojo, incluso a costa de sacrificar las mejores condiciones de consumo del edificio.

Esto, muchas veces, hace que los diseños de los edificios de oficinas presten escasa atención a la capacidad de los usuarios de interactuar, obligando a los sistemas de control a que sean estrictamente las condiciones climatológicas y el ambiente interior del edificio los que determinen su funcionamiento y haciendo desaparecer esos antiguos sistemas on/off en los que el usuario podía a su antojo conectar o apagar la climatización, la calefacción o modular el termostato. Ahora, será ese edificio “inteligente” el que lo haga por ti. ¿A que ya no suena tan bien lo de edificio inteligente?

Y vaya por delante que así debe ser. Pero a lo que iba, que me disperso, debemos empezar a hablar de automatización programada de los edificios o funcionamiento preestablecido, o programación del confort y la seguridad, pero dejar de hablar de “inteligencia” en los edificios, al menos mientras no seamos capaces de demostrar la inteligencia del ser humano.

(1)Nota del arquitectador: Vaya por delante que “barbudos” era el nombre con el que se denominaban a los revolucionarios cubanos allá por 1956. Ésto, como el trasfondo del post, es una cuestión semántica, pero que tiene mucha importancia, pues la arquitectura, como tantas otras cosas, no es más que una cuestión de lenguaje.

10 comentarios

  1. Dice ser LOURDES

    Seguro que desde que eras adolescente llevas oyendo hablar de que España va favorita en el mundial.

    25 Marzo 2013 | 17:36

  2. Dice ser Arquitectador

    No Lourdes, cuando yo era adolescente ya dábamos por hecho que no pasábamos de cuartos, si es que soy muy mayor, que yo ví el España-Malta con pantalón largo, pero tienes una cerveza pagada.

    25 Marzo 2013 | 17:38

  3. Dice ser Meviamicasa

    Precisamente el problema esta en la semantica. Es incorrecto hablar de edificios “inteligentes” porque mas bien son simplemente “logicos”, es decir, no son capaces de comprender un problema y buscar una solucion, simplemente responderan a una situacion en funcion de unas variables de entrada y produciran una salida conforme a una programacion previa.

    En resumen, los edificios seran tan “inteligentes” como lo sea el programador que cree los algoritmos de respuesta, y como no somos prefectos….

    25 Marzo 2013 | 17:49

  4. Dice ser P.incorrecto

    Pudiera ser que fuese tan inteligente que no dejase pasar a nadie.

    25 Marzo 2013 | 18:42

  5. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    No son inteligentes sino robotizados.

    25 Marzo 2013 | 18:45

  6. Dice ser Warp

    Preferiría que me garantizaran la inteligencia del arquitecto y no la del edifico,,,

    25 Marzo 2013 | 23:34

  7. Dice ser Vengaya

    Una vez conquistado Portugal, España ha terminado la invasión de Canadá lo que nos acerca a la frontera con nuestro tradicional enemigo estadounidense y ha provocado un aumento de la tensión entre ambos países.
    En el panorama político los partidos tradicionales ven amenazada su posición dominante con el crecimiento de nuevas agrupaciones.
    Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

    26 Marzo 2013 | 09:43

  8. Dice ser Poteles

    …en mi casa el termostato soy yo….

    26 Marzo 2013 | 11:14

  9. Dice ser oscurantista

    cuestión de la estética de la semántica, queda más glamuroso decir “inteligentes” inmediatamente, te transporta a un mundo feliz donde un Brad Pitt o una Julia Robets están esperándote sonrientes con la tacita de café humeante y la temperatura ideal del agua de baño y los aceites y todo climatizado a tu gusto

    26 Marzo 2013 | 14:45

Los comentarios están cerrados.