Entradas etiquetadas como ‘ansiedad por separacion’

Sugus no se adapta a vivir en el refugio, no deja de llorar hasta quedar afónico

imageHoy os traigo un caso especialmente urgente, especialmente necesitado de ayuda, de un milagro en forma de ser humano con buen corazón.

A Sugus lo abandonaron en la puerta de un bar, allí lo encontró la Policía buscando desesperado a su dueño. Cuando llegó al refugio quedó claro que era un perro que no sobreviviría ahí dentro. En la cara se le nota lo infeliz que es. Se pasaba los días llorando hasta quedar afónico en su caseta, una situación que derivó en el ataque de sus compañeros de chenil, del que por suerte apenas salió mal parado.

La necesidad de sacarlo del refugio los ha llevado de una casa de acogida a otra, lo que tampoco le ha ayudado. Ha desarrollado ansiedad por separación. Y para peor suerte la acogida se acaba y tiene que volver a la protectora El buen amigo de Sevilla.

Necesita desesperadamente estabilidad, un hogar en el que sentirse seguro y querido, a ser posible en manos de alguien conocedor de los perros y dispuesto a manejar su ansiedad por separación.

¿Nos ayudáis a que se produzca el milagro? ¿Difundiréis su caso?

Es un perrito tranquilo, noble y educado, que hace sus necesidades fuera. Tiene unos tres años y se lleva bien con otros machos y hembras. Se envía a cualquier punto de España.

Contacto : adopcioneseba@Gmail.com

image

La ansiedad por separación es responsable de muchos abandonos

IMG-20140523-WA00171El otro día hablaba en Twitter con Ricardo Antón, animalista bilbaíno, educador canino y autor del altamente recomendable blog Educando a mi perro sobre la ansiedad por separación. En sus diferentes grados y manifestaciones, es una causa de muchos abandonos. Y no se dice con frecuencia, pero es cierto que los perros adoptados tras haberlo pasado mal, tras haber sufrido abandono y malos tratos, tienen más posibilidades de tenerla.

No soy amiga de esconder la realidad, sino de poner soluciones.

No obstante, cualquier perro puede tenerla o desarrollarla. Mudanzas, vejez, problemas de salud… pueden desembocar en este problema.

Cualquier propietario de un perro, cualquier persona interesada en tener un perro debería saber lo que es, cómo ponerle freno desde el primer día y entender los mecanismos que lo provocan.

Y saber que se puede solucionar, pero es necesaria mucha constancia y mucha paciencia.

No es la primera vez que trato este tema en este blog, que ya tiene una década, pero hoy lo recojo de nuevo con las recomendaciones de Ricardo:

Pautas para el tratamiento de la ansiedad por separación

La ansiedad por separación es uno de los problemas más comunes que presentan nuestros perros hoy en día y viene motivada por el aumento del número de perros que conviven en nuestras casas y su gran dependencia de nosotros.

Los perros que muestran ansiedad por separación normalmente acompañan a su dueño a todas partes, han tenido compañía humana continua, pueden haber sido abandonados, se refugian en el regazo del dueño frecuentemente, se excitan cuando se prepara para salir y exageran sus saludos al volver a casa; en definitiva, suelen ser perros muy dependientes.
Copia-de-pelua
En este artículo quiero dar unas pautas para corregir este problema tan común.

PAUTAS DE TRATAMIENTO

Antes de irnos:

  • No despedirnos del perro, ya que generamos una expectativa de relación que frustramos bruscamente al marchar.
  • Ignorar al perro un rato antes de irnos (10 o 15 minutos).
  • Poner juguetes interactivos en los lugares donde suele realizar las malas conductas.
  • Agotar al perro antes de realizar salidas largas.
  • Ponerle la comida al irnos, de esta forma y después de haber hecho ejercicio su cerebro se pondrá en “formato” descanso.

Cuando volvemos:

  • No hacer caso a sus saludos hasta que se tranquilice.
  • Retirar los juguetes interactivos.

En casa:

  • Simular salidas preparándonos como si nos fuéramos (abrigo, llaves…).
  • Alargar las expectativas de vuelta hasta hacerlas languidecer. Para ello podemos realizar un programa de ausencias preparadas con tiempos progresivamente más largos: lo que tardemos en ir al ascensor y volver, en ir al portal y volver…
  • No dejar que nos siga a todas partes.
  • Enseñar al perro a permanecer quieto tumbado hasta que se relaje y mantenerle así frecuentemente.
  • No premiar con cariño, juego o comida actitudes dependientes como apoyarse en nuestro regazo.
  • En casos extremos podemos enseñarle a estar en una jaula o transportín y que vea ésta como un lugar seguro y tranquilo donde permanecer.
  • En general, buscar que el perro vea en la casa un elemento de seguridad, no sólo en nosotros.

Si tienes un perro con ansiedad por separación pon en práctica estas pautas para tratar el problema, y recuerda que sólo con trabajo y paciencia se consiguen resultados.

Los perros que acompañan el texto están en adopción en SOS Bilbao.

Gus, un abuelito con ansiedad por separación

Gus cuando se sabe solo ladra y aulla, ahora está en un piso y los vecinos protestan. Tiene ansiedad por separación.

Necesita un adoptante o una casa de acogida con alguien que pase mucho tiempo en casa o que tenga una finca.

Cuando está acompañado es muy bueno, no da ninguna lata, duerme mucho.

Tiene como poco doce años y artrosis en las patas. Anda poquito. Es de tamaño pequeño. Estaba abandonado en la calle, alimentado por los vecinos.

Lo lleva la gente de Ojatican en Galicia. Ellos corren con todos los gastos si quieres acogerle.

Contacto: ojatican@ojatican.org 670 953 709

———————–

Por otra parte la protectora de Cáceres necesita ayuda para llevar un perro a Barajas el día 6 de abril, lunes.

Se trata del cachorro que véis en la foto. Se llama Tajo y ha sido adoptado en Alemania.

Si podéis traerlo de Cáceres a Madrid antes de ese día y el 6 de abril acercarlo al aeropuerto escribid a protectoracaceres@gmail.com.

La ansiedad por separación

El otro día un compañero del trabajo me comentaba que unos amigos han adoptado un perro que ha desarrollado ansiedad por separación. No mucho antes MªAngeles me contaba que Syra, una perra que saqué en el blog y fue adoptada, ha sido devuelta por el mismo problema y está de nuevo buscando hogar.

El problema suele ser que el animal desarrolla hiperapego hacia uno o varios de sus amos y sufre cuando se queda solo. Las manifestaciones más típicas de la ansiedad por separación son ladridos, destrozos (muchas veces de las puertas de salida) y evacuaciones indebidas. Se manifiesta muchas veces tras determinados cambios: una mudanza, cuando llega un nuevo miembro a la familia…

Es algo que conozco bien: mi perra, adoptada en Anaa hace cosa de un lustro, tiene ansiedad por separación desde hace un tiempo. Creemos que se desarrolló a causa de un cambio de rutinas.

Los adiestradores, los castigos y los collares antiladridos no sirven para nada. Hay gente que opta por adoptar otro perro para que se hagan compañía, pero muchas veces es contraproducente: el perro puede contagiar su ansiedad al recién llegado.

La verdad es que el problema de la ansiedad por separación es una cosa peliaguda. Se trata probablemente del problema de comportamiento más difícil de solucionar, porque no estás presente para corregirlo. Pero eso no significa que no tenga solución.

La única solución pasa por una terapia para que soporte la separación, que puede estar acompañada de medicación (ansiolíticos), mucho ejercicio (el exceso de energía siempre es malo en los perros) y mucha paciencia.

Esa terapia consiste por un lado en limitar las muestras de afecto hacia el perro, sobre todo en el momento de entrar y salir de casa: lo que hay que hacer es saludarle brevemente e ignorarle hasta que esté tranquilo.

Por otra parte hay que llevar a cabo unas pautas que desdramaticen el momento de la marcha y acostumbren al perro a quedarse solo a intervalos cada vez más largos.

Y si tu perro tiene ansiedad por separación, aunque responda bien y parezca recuperado, siempre vendrá bien que repitas esas pautas regularmente.

Os dejo una explicación de cómo llevar a cabo este tipo de pautas:

El tratamiento principal para casos más severos de ansiedad por separación es un proceso sistemático que acostumbra a su perro a quedarse solo. Usted debe enseñarle a su perro a permanecer calmado durante partidas de “práctica” y ausencias cortas. Recomendamos el siguiente procedimiento:

* Comience a llevar a cabo sus actividades de partida normales (buscar las llaves, ponerse el abrigo), luego, vuelva a sentarse. Repita este paso hasta que su perro no muestre ninguna angustia en reacción a sus actividades.

* Ahora, lleve a cabo sus actividades de partida normales y vaya a la puerta y ábrala, y luego, vuelva a sentarse.

* Ahora, salga por la puerta, dejando la puerta abierta, y regrese.

* Por último, salga por la puerta, cierre la puerta y regrese inmediatamente. Acostumbre a su perro a estar solo poco a poco, con la puerta cerrada entre ustedes, por varios segundos.

* Proceda muy gradualmente de un paso a otro, repitiendo cada paso hasta que su perro no muestre indicios de angustia. El número de repeticiones variará, dependiendo de la severidad del problema. En caso de que, en cualquier momento durante este proceso, sus acciones produzcan una respuesta de ansiedad en su perro, ha procedido demasiado rápidamente. Regrese a un paso anterior en el proceso y practique este paso hasta que el perro no muestre ninguna reacción de

angustia, y luego proceda al próximo paso.

* Una vez que su perro esté tolerando el que usted esté del otro lado de la puerta por varios segundos, comience ausencias de duración corta. Este paso implica darle al perro un indicio verbal (por ejemplo, “Regresaré”), saliendo y luego regresando dentro de un minuto. Su regreso debe ser como si fuera algo común. No le haga caso a su perro o salúdelo tranquila y calmadamente. Si él no muestra indicios de angustia, repita la práctica. Si parece ansioso, espere hasta que se relaje antes de repetir la práctica. Aumente gradualmente el tiempo que usted está

ausente.

* Practique todas las ausencias que sean posibles que duren menos de 10 minutos. Puede hacer muchas partidas dentro de una sesión si su perro se relaja lo suficiente entre partidas. También debe dispersar partidas y ausencias de corta duración de práctica durante todo el día.

* Una vez que su perro pueda aceptar las ausencias a corto plazo (30-90 minutos), normalmente podrá aceptar intervalos más largos solo y usted no tendrá que repetir ese proceso cada vez que piense ausentarse por más tiempo. La parte difícil es al principio, pero el trabajo se vuelve más

fácil a medida que usted avanza. No obstante, debe proceder lentamente al principio. La cantidad de tiempo que tome acondicionar a su perro a estar solo depende de la severidad de su problema.

Cómo enseñar siéntate-quédate y abajo-quédate

Otra técnica para reducir la ansiedad por separación de su perro es practicar las actividades de entrenamiento comunes “siéntate-quédate” o “abajo-quédate”, utilizando el refuerzo positivo. Su objetivo es que su perro lo pierda de vista brevemente mientras queda en la posición “quédate” y, por lo tanto, enseñarle a su perro que puede permanecer calmada y felizmente en un lugar mientras usted va a otro. Para hacer esto, usted aumenta gradualmente la distancia que se aparta de su perro. Al avanzar, puede hacer esto durante el transcurso de sus actividades cotidianas normales. Por ejemplo, si está viendo televisión con su perro a su lado y se levanta para buscar un bocado, dígale que se quede y salga usted de la habitación. Cuando regrese, dele una golosina o elógielo tranquilamente. No castigue nunca a su perro durante estas sesiones de entrenamiento.

Si quieres darle una nueva oportunidad a Syra, sabiendo que tendrás que tener paciencia con ella, escribe a elarcadenoe@hotmail.com