BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Transparent’

Los Globos de Oro, entre la renovación y el bajo nivel

Confieso que no había prestado mucha atención a los Globos de Oro hasta ayer. No recordaba bien quién estaba nominado o nominada en las categorías de series (paradójicamente, conocía más las de cine), y tampoco me interesé mucho por el tema hasta este domingo, día de la gala. Fue entonces cuando me di cuenta del despropósito que eran las nominaciones, con ausencias inexplicables como las de Mad MenBoardwalk Empire. También aluciné al ver a Transparent en la categoría de comedia, en la que además faltaba Brooklyn 99, por poner un ejemplo.

Foto: EFE

Foto: EFE

La mayoría de Globos de Oro estaban más que cantados antes de la gala. Por cierto, una ceremonia bastante sosa que se salvó por los dos minutos de Ricky Gervais y el monólogo inicial de Tina Fey y Amy Poehler. Las cuales, por cierto, prometieron palos para el presunto violador Bill Cosby y cumplieron con creces. La cara de Jessica Chastain (la más guapa de la noche) cuando soltaron esas pullas es para enmarcar. También fueron muy atinadas las bofetadas a Corea del Norte. Espero que la respuesta de @norcoreano esté a la altura 🙂

Regresando al lío, todo lo que no fuesen victorias de Transparent en comedia, The Affair en drama y Fargo en miniseries iba a ser una sorpresa. Sí, True Detective no tenía nada que hacer en una gala de premios contra la ficción de FX, como ya se demostró en los Emmy. También estaba claro que iba a haber un cambio de tendencia, ya que una serie de Amazon estaba destinada a ganar, como al final ha sido. Y también se han llevado premios series de Netflix y The CW, pensado como un canal para adolescentes y que ahora está afinando su estrategia a series para toda la familia.

Si todo lo anterior lo sabíamos antes de que empezase el show, ¿dónde estaba la emoción? Pues en los actores. ¿Y ha habido sorpresas? Sí. Por suerte. Aunque el nivel tampoco era para felicitarse. Puede parecer que no es poco, pero permite vislumbrar lo pobres que eran las nominaciones en general. Pero vayamos por partes.

Dramas

La victoria de The Affair era, como hemos dicho, evidente. Pero, ¿realmente lo merecía? No la he visto entera, pero sé que no me entusiasma. Ha ganado por incomparecencia del resto. Ya sabemos que Juego de Tronos nunca ganará y que Downton Abbey estaba ahí por esta extraña afición de los americanos a ella. Los dos únicos problemas de la serie de Showtime eran House of Cards The Good Wife, pero ambas tienen un historial de ostracismo en premios bastante llamativo. Por tanto, podríamos decir que The Affair gana por incomparecencia de otra que pudiese hacerle sombra. E insisto: es una vergüenza absoluta que Mad Men no haya podido ni luchar por el premio. Dice mucho de los Globos.

En cuanto a los actores, sí sorprende que Ruth Wilson se haya impuesto a Juliana Margulies, pero dado que es la actriz más destacada de la producción ganadora en drama se entiende mejor.

Y la victoria de Kevin Spacey en la categoría masculina no podría ser más justa. El único que podía hacerle pupa era Clive Owen, que en The Knick está estupendo.

Sobre los secundarios (que engloban comedia, drama y miniseries) también hay mucho que decir. No entiendo los premios para Matt Bommer por The Normal Heart y Joanne Froggatt por Downton Abbey. El primero hace un gran papel de enfermo de sida, y se merece reconocimientos. Pero si enfrente tiene a la bestia de Jon Voight (el que haya visto Ray Donovan sabrá de qué hablo) no debe ganar NUNCA. Y así ha sido. Lo de Froggatt también choca, pero es consecuencia del ya referido amor americano a lo british. Anoche me dijeron que todo era por el acento y por la temática de lords y plebeyos. Al menos podrá contarle a sus nietos que se cepilló en unos premios a Allison Janney y Uzo Aduba.

Comedias

La categoría estaba prostituida de antemano. No es normal que Transparent pueda concurrir por este lado del cuadro de premios, cuando cualquiera puede identificarla como un drama. A pesar de ello, muchos sabíamos que finalmente se presentaría como comedia. Situaciones más raras hemos visto. Admito que a mí no me gusta nada. Reconozco su calidad, la potencia del guión y las grandes actuaciones. Pero hay series que, a veces, simplemente no son para uno. A mí me pasa con esta. Por eso mi favorita era Jane the Virgin, que es la que más me ha entretenido en las últimas semanas. Lo malo es que ya ha perdido su oportunidad, y dudo que vuelva a verse en una así. El caso de Orange is the New Black es parecido: si no ganó con su primera temporada, lo tiene casi imposible para próximos años, como se ha demostrado en este. Silicon ValleyGirls han recibido nominaciones merecidas, pero no tienen la potencia suficiente como para ganar algo. Un poder que sí tiene Brooklyn 99, ignorada este año tras ganar el anterior. Al menos, The Big Bang Theory ya ni aparece en las apuestas.

En los actores, Jeffrey Tambor era el mejor de todos de largo, por lo que no hay mucho que decir. Hacer de mujer transgénero no debe de ser fácil, y él lo borda. Tampoco tuvo rival, ya que faltaba Andy Samberg, que si el año pasado ganó de forma merecida, se había ganado la nominación. El resto de nominados, salvo Louis C.K., creo que están ahí por completar la lista. Ricky Gervais no va a ganar este premio ni aunque soborne a todo Hollywood, dado que le odian por ser tan cabrón con sus chistes. A pesar de que a los que vemos la gala desde fuera nos encantan, y le echamos de menos como presentador. Solo con un minuto suyo en el escenario bastó para ver que es el que debería presentar TODO.

En el tema “ellas”, la victoria de Gina Rodriguez por Jane the Virgin me puso muy contento. Me preguntaron anoche que cómo podía celebrar eso, que ni de broma era la mejor actriz de comedia del año. Bueno, para mí sí. No soporto a Lena Dunham, Taylor Schilling no me hace gracia, Julia Louis-Dreyfus ya ha ganado varias veces y Eddie Falco está ahí por herencia de Los Soprano. Por tanto, Rodriguez estaba ante su oportunidad, y no la ha desaprovechado. También me alegré porque he acertado en todas las porras cuando era el único que apostaba por ella.

Miniseries

Fargo es mejor que True Detective. Es mi postura. Tengo colegas que dicen que dentro de unos años la serie de HBO y los papeles de Woody Harrelson y Matthew McConaughey serán recordados, y que la de FX no alcanzará tal hito. Creo que se equivocan muchísimo. Fargo ha servido para demostrar que las readaptaciones de cine a televisión pueden tener su sitio entre lo mejor que se ve en un año. Es decir, confirma el ejemplo que nos dio Hannibal. Vale que True Detective ha contribuido a reforzar la televisión por ser la primera que emplea a grandes estrellas de Hollywood para contar una historia, pero los capítulos basados en la trama de los hermanos Coen han servido para reinventar las series. Por eso creo que se merecía ganar como ha hecho.

En las actuaciones, hubo bocas abiertas con la victoria de Billy Bob Thornton por encima de McConaughey. A mí no me sorprendió tanto. El de True Detective ya ganó todo lo que tenía que ganar, y Thornton al menos merecía esto por un villano tan inolvidable y aterrador como Lorne Malvo.

En actrices, Maggie Gyllenhaal estaba señalada como ganadora desde que supimos de la existencia de The Honourable Woman. Nadie lo ha hecho mejor que ella en 2014.  No, Allison Tolman tampoco.

Y hasta aquí el análisis anual y cabreado de unos Globos de Oro sorprendentes pero que antes de comenzar eran algo mediocres. ¿Cómo lo visteis vosotros?