BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘24: Live another day’

Spoilers, ¿se pueden permitir en algún momento?

Los lunes suelen ser los más preocupantes para los que vemos muchas series. Da la casualidad de que los domingos se estrenan las grandes series de EEUU que casi todos vemos, y siempre habrá alguien que la vea antes que tú. Un amigo, conocido o persona a la que sigues en Twitter que tiene el poder de saber qué ha pasado en el capítulo de la semana. Sí, ese que puede provocar que te comas un spoiler.2

La mejor manera de evitar los spoilers es huir de aquellos que sabes que son aficionados a hacerlos, ya sea por incontinencia o por fastidiar al personal, además de no entrar en esas webs o portales que están trufados de los mismos a cada segundo (caso de Tumblr). Es mejor hacer un unfollow a tiempo (o silenciar a aquellos perfiles peligrosos, que ahora se puede) que ciscarse en todo después, vamos. En mi caso, seguir a gente que sé de antemano que es respetuosa y nada pérfida me ha permitido llegar virgen a series míticas que todo el mundo había visto.

Pero desde hace un tiempo hay una corriente que aboga por spoilear aquellas series que están basadas en libros que están al alcance de todos. Su razón principal para justificar su postura es que tú mismo puedes evitar el spoiler leyendo, y que si no lo haces allá tú. “Haberlo leído. Llevan años publicados”, han sentenciado en más de una ocasión. Un ejemplo que sirve para ilustrar lo que ocurre entre marzo y junio desde hace tres años debido a los episodios de Juego de Tronos. Pero la de HBO no es la única.

241A mí me encantaría poder comentar abiertamente sobre las series que he visto con cualquiera. Pero también soy consciente de que es imposible coincidir con todo el mundo, y que puedo fastidiar el misterio de una ficción al primero que pase. Por eso soy antispoilers de todo tipo, y mucho de insinuar de una forma taimada para animar a la gente a ver eso que a mí me ha impactado tanto. Aunque me haya leído el libro no me creo superior al resto y con derecho a destriparles la trama porque ellos no quieren o no han sacado tiempo para leer lo que sea.

Como siempre en estos casos, he pedido opinión a unos amigos sobre el tema: ¿se pueden permitir los spoilers en algún momento? ¿Por qué?

El primero que responde es Jos Rodríguez, escritor y guionista. Su postura es mucho más larga (os la dejo aquí), pero he seleccionado este fragmento que me parece muy interesante:

No cuesta nada expresar tu opinión sobre el capítulo de marras utilizando eufemismos y generalidades que destaquen la labor interpretativa de los actores, la calidad de una escena o simplemente describir las sensaciones que ha provocado en ti…SIN DESTRIPAR LA TRAMA. Todo lo contrario es simplemente querer (NECESITAR) ser una “Attention Whore” o alguien incapacitado para desarrollar una opinión concisa y analítica. Es sintomático que Twitter haya desarrollado una aplicación para eliminar spoilers. Revelación evidente de que, si se proporcionan soluciones, es porque se asume la existencia de un problema.

Miriam Lagoa, compañera de frikeo seriéfilo en Terra y eldiario.es, cree que este tema se nos ha ido de las manos:T5

Los spoilers se han instalado en los extremismos. Por una parte está la fobia, casi histeria colectiva, ante cualquier mínimo detalle susceptible de ser señalado como spoiler y por otra parte está la aspiración de algunos de conseguir llegar ante determinadas series vírgenes de conocimiento. La primera se nos ha ido un poco de las manos y hay que saber diferenciar entre revelaciones mayores y simples detalles sin importancia y en la segunda hay que muy ser conscientes de las ventajas e inconvenientes de vivir en un mundo conectado. Personalmente no me gusta enterarme de detalles importantes pero cuando me ‘como’ alguno intento ‘digerirlo’ de la mejor manera posible, a veces es mejor no enterarse de cómo ocurre lo que ya sabes que va a ocurrir. De cara a contarlo en redes sociales o comentarlo con los amigos, para mí el spoiler deja de ser spoiler (o por lo menos pierde categoría) cuando el capítulo en cuestión ya se ha emitido en España y si hay que hablar sobre ellos la mejor manera es siendo educados (avisar antes) y aplicando el sentido común… o por lo menos saber cómo contarlo sin tener que contarlo.

La periodista Lucía Taboada, esa analista del costumbrismo que muchos conocéis, relata una anécdota personal para descubrirnos qué piensa sobre los spoilers:

house-of-cards-season-2-episodeSolo con escuchar la palabra spoiler me entran escalofríos. El otro día iba en el metro camino de casa leyendo los 373987 mensajes de Whatsapp acumulados durante la tarde, cuando un grupo de entusiasmados jóvenes me desveló uno de los puntos del capítulo final de Juego de Tronos. Y yo que había permanecido todo el día evitando comentarios en redes sociales como en Matrix empecé a experimentar fuertes sudores y temblores. Lejos de parar, los jóvenes continuaron. Y aún me quedaban tres paradas. ¿Cómo creéis que reaccioné ante tal ultraje?

a) Les espeté la célebre y monárquica frase de “¿Por qué no te callas?”
b) Me cambié de vagón.
c) Me mantuve petrificada mientras llovían ante mí desenlaces.

Pues sí, fue la c. Porque cuando te spoilean no sabes ni cómo reaccionar. Claro que hay spoilers y spoilers. No es lo mismo desvelar el final de una serie en curso que decir que lo de Resines era un sueño. No obstante, no cuesta nada poner un “ALERTA SPOILER” antes de un texto, o preguntar si el otro interlocutor ya ha visto el capítulo antes de soltar un “¡MADREMIÍAMADREMÍA LO QUE PASA EN LA BODA, SE ***** **** ****!”. La emoción ante lo desconocido de una serie es la esencia de las mismas.Sherlock1

El gran Ernesto Filardi, dramaturgo, escritor, lector ávido, aficionado a las series y exhacedor de salchichas en Canadá, se sale un poco del discurso anterior:

Al contar una historia, todo autor introduce un número indeterminado de escenas para sorprender al público. Un spoiler es la información anticipada y no deseada que priva al lector o espectador del placer de esa sorpresa. Si nos hablan de una escena que no busca la sorpresa del lector o espectador, no es un spoiler. ¿A alguno de ustedes le parecería spoiler decir que Caperucita va a llevar un tarro de miel a su abuelita? A veces, para hablar de una historia de ficción, es necesario dar detalles de la trama. Cuando en esos detalles se incluye algún punto de giro sorprendente, creo que se debería avisar con el clásico “spoiler alert”; porque, como todo el mundo sabe, el que avisa no es spoileador.

Sons4Por último, la periodista Lara Hermoso, que es un potencial peligro spoileador por haber leído más libros de los que puede haber en una biblioteca, rechaza por completo que existan. Por ella, como si se extinguen a lo dinosaurios:

Spoilers NUNCA. Detesto que me cuenten el final de un libro o tal o cual detalle cuando estoy en medio de la lectura. Así que en el momento que uno de los libros que yo he leído da el salto a la tele o al cine me aplico la máxima de nunca, nunca, nunca, revelar nada a los que permanezcan ajenos a la novela. Cada uno tiene que vivir y descubrir la historia como quiera, no me veo capacitada para intoxicar su propio imaginario. Eso sí, advierto, es posible que le recomiende la lectura del libro o que incluso en un ejercicio de sutileza sin parangón se lo regale.

 

¿Qué opináis vosotros? Queda abierto el debate.

La clase de acción y espionaje de Jack Bauer en ’24: Live another day’

244El riesgo de hacer una serie en tiempo real, que se desarrollase en un periodo de tiempo determinado, merece todos los elogios posibles. No es fácil ofrecer una ficción así, cuando los tiempos son tan encorsetados y la acción y el desarrollo han de ser concretos y ágiles. Por estas razones, 24 se ganó nuestra veneración cuando se emitía años atrás: era buenísima, enganchaba como ninguna, y lograba dar una vuelta a todas esas escenas de tiros y peleas que ya habíamos visto en otras.

Cuando me enteré de que Jack Bauer (Kiefer Sutherland) iba a regresar a las pantallas tras cuatro años de ausencia no pude hacer otra cosa que alegrarme. Aunque recuperar 24 supusiese que los que hacen series en EEUU tuviesen que tirar de lo antiguo porque no tenían ideas nuevas que pudiesen triunfar, rescatar las tramas de espionaje, traición y acción de ésta era la opción más adecuada.242

Y es que la serie no ha perdido ni un ápice de la frescura y el interés que la definían durante su emisión original. 24: Live another die retoma las tramas en las que Bauer debe impedir una catástrofe de consecuencias impredecibles. Para ello se ha trasladado a Londres, donde por casualidad se encuentra el presidente de Estados Unidos para negociar un programa de drones no tripulados con el Gobierno británico.

Con esos elementos encima de la mesa, el exagente tiene razones fundamentadas para sospechar que se puede estar cociendo una conspiración en toda regla, y buscará poner fin a la misma. Lo malo es que su propio país le considera un terrorista por los sucesos de años atrás, y tendrá que hacerlo mientras busca la manera de esquivar a la CIA.

245¿Por qué una serie de acción al uso destaca en un género tan manido como el de acción y espionaje? Porque ha logrado reinventarlo. Ya no solo por su apuesta temporal de que un episodio transcurra en una sola hora y la historia entera en un solo día, sino por la manera de ofrecer el desarrollo de la trama. El mayor acierto es el lenguaje que se emplea, vertiginoso y preciso a cada segundo. Es una clase de cómo se debe hacer una serie de este estilo.

También es imposible perderse en 24, más aún cuando en un capítulo te ponen todas las cartas sobre la mesa, y en el siguiente te resuelven las dudas del anterior. Todo sin que la velocidad de su guión y secuencias abrume, porque la rapidez no está reñida con la comprensión. Al menos en esta serie de Fox.241

Pero lo mejor que hace es mantener viva la llama del interés, al abrir nuevos frentes en cada nuevo episodio para tirarnos por tierra ese convencimiento de que ya sabíamos qué estaba pasando y el porqué de la misión de Bauer o de las tropelías de sus enemigos. ¿Cuántas series son capaces de presentar tantos recursos en la actualidad? Haced la cuenta.

No quiero spoilear, por lo que solo os emplazaré a que la veáis. No solo la actual Live another day, sino las ocho temporadas anteriores, que si no las habéis disfrutado estáis tardando. Sí: 24 cumple a la perfección con aquello de “el que tuvo, retuvo”.