20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘tim schafer’

Tim Schafer, el hombre del momento

Cuando hablamos de Tim Schafer, hablamos de uno de las grandes figuras del sector, un tío que se ha convertido en referencia para miles de desarrolladores de videojuegos y en ídolo para millones de jugadores. Sin embargo, durante mucho tiempo su imagen ha estado anclada en el pasado, en sus brillantes primeros trabajos: Monkey Island, El día del tentáculo, Grim Fandango

Su última gran obra, Psychonauts, no consiguió el éxito que podríamos considerar justo para un videojuego que todo el mundo alaba. Después de ese título sólo hemos visto Brutal Legend, un juego que, sin ser malo, no llegó a cumplir las elevadísimas expectativas que se habían generado en torno a él; una aventura de Barrio Sésamo para Kinect dirigida a los más pequeños y varios títulos descargables para diversas plataformas.

Sin embargo, en las últimas semanas hemos visto como el bueno de Schafer y su compañía, Double Fine, han alcanzado una notoriedad de la que llevaban tiempo sin disfrutar. Por un lado, el equipo decidió lanzar una propuesta de recaudación de dinero para realizar su próximo videojuego basada en el llamado crowdfunding o financiación en masa. Las compensaciones por donar dinero iban desde una cena con Schafer y otros miembros del estudio (15.000 dólares) a una cena y una partida a los bolos (20.000 dólares) o incluso la aparición en el juego como uno de los personajes (50.000 dólares).

El objetivo era conseguir 400.000 dólares para producir una nueva aventura gráfica point-and-click para PC. En poco más de 8 horas y con todavía 33 días de campaña por delante, Double Fine ya había alcanzado su objetivo. Pero la solidaridad de los fans fue in crescendo y en tan solo 24 horas se llegó al millón de dólares (cuando escribo estas líneas, la cifra ya roza los 1.800.000 dólares). Según cuenta Kickstarter (la web que gestiona la recaudación y que gracias a esta historia ha obtenido una buena cantidad de publicidad gratuita), el proyecto “ha superado los récords de mayor recaudación conseguida en 24 horas y el de mayor número de personas donando dinero”.

Obviamente, el carismas y la gran reputación de Tim Schafer han contribuido a este apoyo masivo que difícilmente se da en otras circunstancias, con otros objetivos y otros solicitantes. Pero la suerte de Schafer y su momentazo de atención mediática no se quedan ahí. El maestro de las aventuras gráficas ha encontrado un magnífico aliado: Markus “Notch” Persson, creador del fascinante Minecraft.

El origen de esta historia lo encontramos en Twitter, red social donde Shafer manifestó su deseo de hacer Psychonauts 2 y la imposibilidad de hacerlo debido a que no encuentra editora que quiera encargarse del proyecto. “Me han hecho muchas preguntas sobre Psychonauts 2 en Twitter y en otros sitios. Y me encantaría hacer Psychonauts 2, de hecho lo he consultado con numerosas editoras pero ninguna se ha animado hasta ahora.”, dijo el famoso diseñador.

En respuesta a las declaraciones de Schafer, Markus “Notch” Persson, el creador de Minecraft, escribió en Twitter: “Vamos a hacer Psychonauts 2. La emoción inundó el alma de miles de jugones de la vieja escuela, pero todo parecía muy informal para ir en serio. Error, esto va totalmente en serio y así lo demuestran las últimas noticias sobre las conversaciones entre ambos creativos: Persson está dispuesto a poner hasta 13 millones de dólares para sacar el juego adelante.

Visto lo visto, parece que tarde o temprano tendremos tanto Psychonauts 2 como nueva aventura gráfica de Double Fine. Ahora más vale que ambos juegos sean una pasada o Schafer se va a encontrar con hordas de fans cabreados capitaneados por el propio Persson.

Grandes figuras: Tim Schafer

Un cachondo, uno de los tíos más divertidos e imaginativos de la industria, un diseñador inimitable con ideas que han quedado para siempre grabadas en la historia de los videojuegos… Ese es Tim Schafer.

Su talento le hizo destacar desde el mismísimo comienzo de su carrera. Tras graduarse en informática en la Universidad de Berkeley, en 1989, Schafer fue a trabajar ni más ni menos que a LucasArts, a ese santuario del frikismo llamado Rancho Skywalker.

Ya sus primeros trabajos, en los que él aún no tenía un puesto de gran responsabilidad, eran títulos de culto que ayudaban a poner los cimientos a su carrera. Ese es el caso de Maniac Mansion (la versión para NES), aventura gráfica en la que Schafer se limitó a ejercer como ayudante. No tardó mucho en adquirir un puesto más visible: en 1990 veía la luz el formidable título El secreto de Monkey Island, juegazo en el que Tim se encargaba de la programación y del guión, en cooperación con Dave Grossman. Ambos contaban además con el talento de Ron Gilbert en el diseño del juego.

Sólo había pasado un año desde su salida de la universidad y Tim Schafer, gracias a su ingenio y su gran sentido del humor, ya había pasado a la historia. Pero no se quedó ahí su carrera: el equipo creativo repitió éxito en Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge (1991) y volvió a elevar el género de la aventura gráfica a lo más alto con El día del tentáculo (1993).

Posteriormente, Schafer asumía el mando por primera vez en Full Throttle (1995), una buena aventura de moteros a lo Mad Max que se convirtió en obra de culto pero que aún estaba muy lejos de otro grande entre los grandes, Grim Fandango (1998), quizás la última gran aventura gráfica de la historia (o, al menos, de toda una época de esplendor).

En 2005 llegó el infravalorado Psychonauts, disponible actualmente en el bazar de Xbox Live, por si queréis probarlo. Ésta ha sido su última creación por el momento… hasta la llegada de esa fantasía heavy llamada Brutal Legend. El juego tiene una pinta excelente y, teniendo en cuenta quién está detrás, la calidad está asegurada al 99%.

Hace tan sólo una semana que Tim Schafer volvía a dar la cara. Fue en la Game Developers Conference, tanto para seguir mostrando el citado Brutal Legend como para hacer de divertido maestro de ceremonias, una tarea ésta que se le da de maravilla, como ha podido confirmarme un buen amigo que ha tenido la suerte de acudir a San Francisco.

Con motivo de esta participación en la GDC se creó un divertido minijuego llamado Host Master and the Conquest of Humor (El maestro de ceremonias y la conquista del humor), una aventura gráfica protagonizada por el propio Tim Schafer, que debe presentar la gala y no tiene un guión a la altura. ¿Su objetivo? Buscar chistes por el camerino para salir airoso del lance.

El juego mantiene todo el espíritu de las viejas aventuras de LucasArts y está cargado de geniales tópicos y desternillantes autoparodias. Si sabéis un poco de inglés, jugadlo. Lo vais a disfrutar.