Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Dile a todo que chí

Empieza una semana-milenio estupenda, llena de cosas y memes que ni siquiera están pensados.

Oh, por supuesto, hay grandes equipos de thinktankers estrujándose las sienes (o sea, viendo vídeos) para mixear supermemes de aquí a Navidad.

Pero los mejores surgen de las grandes factorías de hackers chinos, rusos, norteamericanos.

El mejor meme de la temporada es el del consulado saudí en Estambul, que ya se va sobreseyendo por esos mundos.

La semana big que viene nos trae un kit espectacular. Empezó con la cena de gala regia al presidente de China y señora.

A todo que Xí.

Tú dile a todo que Xí.

Luego están las eleccs Andaluzas, que van a entronizar a Vox, pelotazo tremendo por el arcén derecho.

AVANCE: A la gente solo le queda la opinión, y comprar alguna chambreta barata hecha en Pakistán.

La frase más oída por ahí es: Todos los días se me hace tarde. No llego a nada, etc.

El no llegar es el sino global. Demasiada presión. Hasta el planeta produce ondas nuevas. Quizá es un poema sísmico.

Tras las eleccs AND viene el aniversario de la Constitución (en adelante la llamaremos “K”).

40 Years K

Con la microrreforma de los aforamientos solo perderán el privilegio aforante los guardias de tráfico.

(Deberían aforar a los cómicos, monologuistas, raperos, etc. Qué risa en la cárcel).

(Esto de llevar a cómicos a prisión es para aliviar las soledades a los presos de postín: cada chiste rebaja condena… siempre que no sea del mismo subgénero que el que la produjo).

El meme de Arabia Saudí planea sobre todas las cosas. Chan chan chaaaan. No mencionemos la foto en la que no estamos pensando.

La regla de la diplomacia global:

–Dile a todo que Xi.

Antes del aniversario K, que es una cosa local, de (parte de) España, llega la esperada cumbre del G-20.

Merkel va de salida. May se ha hecho famosa. Trump está acosado por el fiscal especial Mueller, y ha anulado la cita con Putin, que es el que mejor ha preparado su meme para la ocasión.

Putin ha empezado la segunda parte de aquella invasión de Ucrania que hizo con soldados camuflados, zombis sin bandera.

El avión de pasajes misteriosamente destruido en pleno vuelo por un misil ruso. Gente envenenada. El caso del polonio.

Supera eso, Bin Salman.

Ucrania ha pedido la ayuda de la OTAN. ¡La OTAN! (Los que no pagan las cuotas). Que no se acuerde Trump de la OTAN.

Israel no hace nada. No ataca. Está preparando lo de Eurovisión.

La fiesta-sepelio del G-20 se celebra en Argentina, que ha caído de nuevo en las garras del FMI, Lagarde Lagarde.

¿Me puede prestar cincuenta mil millones de dólares para salir de un apuro?

Venezuela se muere de hambre y asco, aunque Errejón diga que comen tres veces.

El 20% de españoles no come tres veces desde que pasó lo que pasó. Aquello que Solbes dijo que no pasaría. Solbes lo dijo con el ojo tapado. Y aun se atreve a ir a la cena de Xi.

Los exministros, en general, pero todos, deberían abstenerse de opinar. Después de lo que hicieron.

Una vez recolocados en sus nichos áureos deberían desaparecer. La opinión es lo último que le queda al gentío.

Ser ministro solo es un becariaje para el IBEX.

Sánchez, nuestro Sánchez-84, que ya es como el fantasma de Rajoy, lleva los faldones del chaqué como si fueran de chapa. Es una prenda rara, el chaqué.

El guardarropa monclovita debería incluir un surtido de chaqués de Estado, al menos un juego de quita y pon.

Luis María Anson elogia el saber estar y la capacidad de encaje de Sánchez en la cena a Xi. Icí.

La semana empieza en viernes, con la nave nueva taladrando el suelo de Marte, con el científico chino que altera el adn de las gemelas sin permiso. ¿Le preguntarían en la cena al presidente chino sobre ese Supermeme? ¿Sería él?

Una vez que se empieza a enredar con el cutter y a desmontar genomas… es un frenesí.

No se vaya a incomodar.

La nave nueva se encuentra con el rover Oportunity y hacen el amor sobre Marte, como debe ser.

Desde aquí se oía.

Xi bwana, yes.

Todos estos eventos, saraos, invasiones y memes, con el paso de los días/milenios, nos hacen olvidar a Sánchez, que ya forma parte del paisaje invisible de la patria, pues ha conseguido un aire de currante machacado que va de aquí para allá sin ton ni son. Sin futuro ni nada. Una vez rebasado el egotrip, Sánchez lleva la presidencia con apacible resignación.

Sánchez tiene a medio consejo de ministros con más amonestaciones que Goicoetxea, el que crujió a Maradona.

Pero eso lo dejaremos para otro día. De momento, aguantan. Hasta Borrell aguanta.

 

________

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.