Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘monarquia’

Políticos que incumplen su contrato

Por Ernesto Oyonarte

No es preciso ser abogado o catedrático en Derecho, para comprender que cuando alguien no cumple un contrato, amén de reclamarle judicialmente, queda excluido de cualquier transacción posterior.

Pongamos ejemplos:

¿Volveríamos a comprar en una frutería si en lugar de cobrarnos como figura en las pizarrillas nos incrementaran el precio, dándonos excusas variopintas? No, ¿verdad?

¿Volveríamos a almorzar en un restaurante en el que pedimos atún de almadraba (a precio de oro) y nos sirven atún congelado de la Conchinchina? No, ¿verdad?

¿Volveríamos a pernoctar en un hotel en el que nos ofrecen una habitación doble a un precio determinado y al ir a abonar la cuenta, nos cobran el doble? No, ¿verdad?

Entonces, iluso de mí, ¿qué coño hacemos los españoles votando una y otra vez a dos partidos políticos que jamás cumplen su contrato con sus “representados”, cuyas claúsulas están estipuladas en su programa electoral? urna

No lo entiendo. No me cabe en la cabeza.

Si actuásemos como ciudadanos, en lugar de como “ganado domesticado”, dándoles –comicio tras comicio– el cuchillo con el que nos degüellan esperando que nunca lo utilicen, estos dos partidos haría años que habrían desaparecido.

Ante el actual panorama, donde la “clase política” (la de siempre y la que está por venir), ha demostrado su incapacidad para beneficiar a sus representados, y su infinita capacidad para llenarse los bolsillos, a la par que asegurar espléndidamente su futuro, no queda más opción que no votar.

Y digo bien, no votar antes de votar en blanco, opción que beneficia a los partidos “de toda la vida”.

Estos “representantes” (por la gracia de Dios), aluden permanentemente a nuestro Estado de Derecho y nuestra Democracia argumentando que el ciudadano tiene siempre la oportunidad del voto. ¿La oportunidad del voto? ¿Cada cuatro años? ¿Sin control? ¿Sin ningún otro cauce de participación? ¿Observando cómo el contrato que firmamos con ellos se incumple sistemáticamente?

El único epíteto que se me ocurre es… patético.

Si a esto hemos reducido “el gobierno del pueblo” prefiero mil veces una Monarquía absolutista.

Al menos tendré asumido que al monarca no lo puedo votar y que su Corte será infinitamente más reducida que esta pléyade de “titiriteros” hipócritas que acaban en la política por vocación… con ánimo de lucro.

¡Viva el Rey, aunque sea un felón!

Así no se recibe al príncipe Felipe

Por Pedro J. Piqueras Ibáñez

El prícipe Felipe visita LleidaEl pasado miércoles, día 10 de abril, el príncipe Felipe de Borbón viajó al Pallars Jussà, comarca de la provincia de Lleida, para conmemorar el centenario de las primeras centrales hidroeléctricas de Cataluña. Como se pudo apreciar a través de la televisión, una buena parte del discurso lo hizo en catalán. También visitó el Estany Gento, emulando el viaje que ya hizo a este lago del Pirineo su bisabuelo, Alfonso XIII.

La visita oficial se desarrollaba con normalidad habiendo sido recibido por las autoridades estatales, autonómicas y provinciales hasta que un grupo de unas 50 personas pertrechadas con pancartas y una quincena de banderas estelades independentistas profirieron gritos contra la monarquía, promoviendo un claro malestar a su llegada al Ayuntamiento de Tremp, donde tuvo la recepción y comenzó su visita a la comarca leridana del Pallars Jussà.

Al ver por televisión los gritos de mal gusto contra la monarquía y las proclamas independentistas he sentido una cierta vergüenza y en esta ocasión he comprendido a muchos miles que vivimos y amamos Cataluña pero que los movimientos con modos antidemocráticos nos llevan a rechazar posturas que pueden ser válidas. Pienso que con estos métodos, a parte de dar una triste imagen de Cataluña, consiguen lo contrario de lo que se podría pretender.

Los ataques hipócritas a la Monarquía

Por Santiago Esteban

Qué poco se acuerda ahora la gente de lo mucho que ha hecho la Monarquía por España, especialmente después de la muerte de Franco. Los jóvenes como yo éramos muy pequeños en esa época, pero nuestros padres nos lo han contado. No lo hemos visto por la televisión. Primera gran diferencia. Cualquiera se cree hoy en día lo que ve allí.

Estamos en crisis y el deporte nacional es arremeter contra todo y culpar a todos, sin reflexionar y pensar en qué hemos podido contribuir para estar así. Porque claro, es muy fácil llamar delincuente a la infanta mientras no hago facturas y cobro el paro y trabajo en otro sitio. Es fácil pedir la abdicación de S. M. el Rey mientras cobro subvenciones sin merecerlas o finjo enfermedad para no acudir a mi puesto de trabajo.Rey Juan Carlos

Antes de atacar hipócritamente a la Monarquía, quizá cada uno debe preguntarse: ¿Qué hago yo por España? A lo mejor se dan cuenta de que es mejor un Rey que lo ha dado todo por nuestro país que un presidente republicano partidista, probablemente con intereses ideológicos y nivel bajo para representar a un país, como la mayoría de políticos de hoy.