El muñeco diabólico que inspiró a Chucky y que triunfaría hoy en e-Bay

Ahora que en la plataforma de eBay se venden numerosos muñecos y muñecas encantadas –“advertencia, muy activas”, rezan los reclamos del vendedor o más bien estafador- es justo recordar al precursor de todos ellos, el abuelo de los juguetes asesinos, quién sugirió la célebre saga cinematográfica de Chucky.

Se llamaba Robert, e inspiró al guionista Don Mancini para la trama de la película de terror de 1988, Child’s Play (aquí titulada como Muñeco Diabólico) y que acaba de cumplir 30 años. 

El muñeco Robert. Wikimedia Commons.

El supuesto muñeco encantado Robert. Wikimedia Commons.

Robert es un muñeco tirando a feo y tiene relación -siempre supuesta- con la magia negra. Su primer dueño fue un brujo o bruja vudú, de origen bahameño, que trabajaba como sirviente para una familia acomodada de Florida, en el siglo XIX. Las criadas regalaron el muñeco al hijo de la casa, Robert Eugene Otto, no sabemos si por venganza o protección. El juguete, dice la leyenda, estaba encantado. Poseía un espíritu propio y siniestro. Hablaba con el niño, podía moverse, se reía en la oscuridad. Dañaba el mobiliario y cuando los padres acusaban de estas destrozas al niño, este juraba que había sido el monigote, pues decía que había cobrado vida.

Todos empezaron a temerlo en la casa -cánticos tribales de protección en las chabolas cercanas-, hasta que finalmente un día fue encerrado con llave en un desván olvidado.

Años después, en 1974, otra familia compraría la casa, y también una niña de 10 años, inocente, deseosa de tener un amigo imaginario, tras sacarlo de su encierro, empezaría a escuchar la voz, a sentir sus pasitos merodeando a los pies de la cama, hasta que un día lo acusó de intentar asesinarla.

Los padres de la menor decidieron deshacerse de él, un acto racional, estuviera o no encantado el artefacto.

Desde entonces el muñeco Robert se encuentra encerrado en una urna de cristal en un museo de los cayos de Florida, el Key Wes. Ningún niño ha querido tenerlo cerca. Aunque estamos seguros que si lo ofrecieran en e-Bay, dada su reputación macabra y abolengo -es el padre platónico de Chucky- se llevarían un buen pellizco por la transmisión de este espíritu maligno. Mientras tanto en el museo venden imitaciones y otros suvenires del muñeco.

2 comentarios

  1. Dice ser Apunte

    De la wikipedia (en ingles): “Según los informes, la muñeca fue fabricada por la Compañía Steiff de Alemania, comprada por el abuelo de Otto durante un viaje a Alemania en 1904 y entregada al joven Otto como regalo de cumpleaños. El traje de marinero de la muñeca era probablemente un traje que Otto usaba cuando era niño.”

    10 noviembre 2018 | 11:55

  2. Dice ser Carlota Frades Morales

    Si el muñeco estuviera realmente encantado, saldría por sí mismo del lugar en el que está encerrado. No dudo de que sería adquirido por muchos de salir a la venta.

    10 noviembre 2018 | 16:28

Los comentarios están cerrados.