Puedes orbitar durante una hora sobre la Tierra (en 4k) y sentir el mismo trastorno que los astronautas

La Estación Espacial Internacional tarda unos noventa minutos en dar una vuelta orbital a la Tierra. Son minutos de asombro o overview.

El término anglosajón de overview puede traducirse por “visión general” o “perspectiva”. Define un efecto psicológico profundo. Un trastorno cognitivo descrito entre los primeros astronautas que salieron al cosmos.

 

La primera imagen tomada por los humanos de toda la Tierra. Fotografiado por la tripulacion del Apolo 8, la foto muestra a la Tierra desde una distancia de unos 30.000 kilómetros. NASA.

La primera imagen tomada por los humanos de toda la Tierra. Fotografiado por la tripulacion del Apolo 8, la foto muestra a la Tierra desde una distancia de unos 30.000 kilómetros. NASA.

 

Vive su experiencia gracias al siguiente vídeo, titulado Orbit y editado por Seán Doran. Esta es la presencia, la cosa que pudo trastornarlos, algo profundo. Aparece la frágil bola de color azul colgada en el vacío, una atmósfera mínima, un regalo, nuestra casa…

 

Las causas del overview están el impacto emocional que uno siente al observar por primera vez desde las alturas celestes la casa azul.

Los héroes nacionalistas, ídolos que las potencias mandaban al cielo para demostrar el poder apabullante de una tribu concreta, padecían en vez del orgullo previsto un efecto de maravilla.

Shock. La caída de las defensas socioculturales. La desaparición de las diferencias, fronteras, banderas… La unión universal.

Éxtasis, paz, conciencia.

Se sentían desnudos, insignificantes, fue un golpe inesperado: allí arriba, colgados, solos, caían rendidos, al borde del llanto, sin casi palabras – solo el célebre “guau”-, frente al territorio esférico que llamaremos casa, hogar, Tierra -hayas nacido arriba o abajo, a la izquierda o la derecha, seas musulmán, cristiano o budista, perdedor o ganador, rico o pobre, sabio o idiota- una pelotita navegando en la oscuridad perpetua, una masa preciosa de tonalidades marrones y azules, con micelios de nubes amamantándose del vapor, mares grisáceos que parecen dormidos, ríos que simulan arterias, heridas lumínicas que cuartean la tierra desde los núcleos habitados en la noche – iguales, idéntico el tono amarillo, la misma electricidad-, solo un conjunto homogéneo y maravilloso, improbable, inexplicable, frágil, un mundo unido a vista de cometa y asteroide: todos y todas, animales y humanos, plantas y hongos, virus y bacterias, flotando juntos – ¡ahora mismo!- en el vacío infinito que se expande en un universo que nos parece demente, en un lugar aterrador e inalcanzable, en su 99% hostil para la vida, disparados a una velocidad de vértigo.

Puede que con este vídeo que Seán Doran, científico ciudadano y amante del espacio, ha editado con las imágenes en alta resolución que capta diariamente la Estación Espacial Internacional, no puedas llegar a sentir el mismo efecto de overview que los astronautas aprecian al flotar en éxtasis sobre nuestras insignificantes cabezas. La mística es experiencia. No puede delegarse. Pero sin duda será lo más cerca que puedas estar (por ahora) de padecer este trastorno maravilloso.

Dale al play y pasa esos noventa minutos en silencio, en la oscuridad.

PD: Aquí os dejo además un enlace a un documental que explica “el efecto de perspectiva”.

Los comentarios están cerrados.