BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Brevísima historia de los ‘zoos humanos’

El último zoo humano que avergonzaría a Europa tendría lugar en Bélgica, y sería en una Exposición Universal, un espacio donde las naciones exhiben sus logros.

Ocurrió en 1958 y, bien mirado, no cae tan lejos el evento, está a la vuelta de la esquina, cruzando la calle de la Xenofobia, llegando a la Plaza Racismo, a cuatro paradas del ascenso de la ultraderecha europea

Las autoridades belgas, que habían tomado el Congo un siglo antes, consideraban que África formaba parte de su historia más luminosa. Y quisieron rendir tributo y homenaje a sus hazañas en la Exposición General de Bruselas.

Ser humano expuesto en un zoológico como atracción en 1906. Wikimedia Commons.

Ser humano expuesto en un zoológico como atracción en 1906. Wikimedia Commons.

El marketing es una institución perversa: ¡Qué idea tan estupenda! ¿Por qué no montamos un stand especial y recreamos en él un poblado aborigen? ¿Por qué no exhibir allí dentro, tras un seguro perímetro de bambú, a unos cuantos súbditos congoleños- ¿quinientos, tal vez?-, y que se comporten estas familias como buenos salvajes, que tejan, bailen y duerman, encerrados en sus jaulitas de madera.

Delicia para el público educado y superior. ¡Será un éxito!

Indios fueguinos en una exposición en París. 1889. Wikimedia Commons.

Indios fueguinos en una exposición en París. 1889. Wikimedia Commons.

Los civilizados visitantes de la exposición del 58 se burlaron de los súbditos expuestos, les lanzaron plátanos y monedas, o los acariciaron cual mansas foquitas, tal como recogieron los periódicos de la época.

En la década de los 50 Bélgica aún gobernaba parte del Congo. Las matanzas y desdichas que ocurrieron durante el periodo colonial están a la altura de los caprichos y desmanes del emperador Calígula, aunque superadas en magnitud y sadismo. Calígula, es curioso, tiene el mismo prefijo que caucho. Este fue un material muy apreciado por los belgas, el árbol tropical que parece sangrar tanto como los humanos. Miento: en el Congo los humanos sangraron mucho más…

No había nada que celebrar en la feria del 58, pero el zoo fue llamado, gracias al marketing purificador, Kongorama. Estaba a los pies del célebre Atomium, y en él se narraban los éxitos en minería, agricultura, arte y transporte de su negra provincia.

Levantaron un jardín tropical y se exhibieron durante días a hombres, mujeres y niños, cubiertos con un supuesto traje tradicional, enjaulados durante amplias jornadas, para ser después recluidos en edificios de la feria. No era un novedad en Bélgica, y por desgracia, tampoco en el mundo. El Rey Leopoldo II ya había “importado” en 1897 a más de 250 congoleños para ser exhibidos en sus palacios coloniales. En la Exposición Universal de París, la misma que inauguró la Torre Eiffel (1889), la Village Nègre había sido un éxito.

 

El rey Leopoldo II. Wikimedia Commons.

El rey Leopoldo II. Wikimedia Commons.

Fue un monarca extraño el buen Leopoldo. Se había autoproclamado antiesclavista y humanista, pero durante su reinado se calcula que la población del Congo Belga se redujo a la mitad. La colonia era rica en ese caucho y otros minerales y marfil, y desde entonces la mutilación de miembros humanos, táctica de terror aprendida y repetida durante generaciones, se ha convertido en una costumbre achacada normalmente, también por racismo, al salvajismo de esos pueblos.

Personas mutiladas por su desobediencia durante el periodo colonial en el Congo. Wikimedia Commons.

Personas mutiladas por su desobediencia durante el periodo colonial en el Congo. Wikimedia Commons.

Finalmente, los congoleños de la feria, que constituían un grupo de casi 600 personas, se rebelaron por las condiciones indignas y algunos se marcharon. Siete de ellos habían muerto de neumonía y gripe y fueron enterrados en una fosa común. Tuvieron que cerrar el espacio. Y así terminó el último zoo humano europeo.

Los zoológicos racistas fueron muy populares en Europa y los EEUU entre 1800 y 1900. Se disfrazaban de exposiciones de etnología, centros educativos, aunque a veces eran bautizados sin mayor eufemismo: “villas de negros”. Las potencias coloniales legitimaban así su poder y justificaban las diferencias raciales con un pretexto pseudo-científico.

Zoo humano en Alemania.

Zoo humano en Alemania.

Carl Hagenbeck, inventor del zoo moderno, fue uno de sus pioneros, exhibiendo fueguinos, samis, samoanos, sudaneses… en sus espectáculos por Londres, París, Berlín, con gran éxito de público. Otro empresario de estas startups macabras fue el francés Geoffroy de Saint-Hilaire. Entonces no parecía haber diferencia entre el león, el babuino o el bosquimano. Los espectáculos solían ser itinerantes y las condiciones crueles.

Ota benga. En una fotografía tomada en una exposición de Louisiana, 1904. Wilkimedia Commons.

Ota benga. En una fotografía tomada en una exposición de Louisiana, 1904. Wilkimedia Commons.

Un congolés llamado Ota Benga, de 23 años, por ejemplo, fue exhibido en el Zoo del Bronx de Nueva York, las tardes de septiembre de 1906, participando en espectáculos con chimpancés y orangutanes. Las críticas obligaron a cerrar la muestra.  Muchas de estas personas habían sido engañadas, mal pagadas o directamente secuestradas. Algunos murieron por el camino.

Quizás el caso más célebre – qué extraño adjetivo, destilado aquí con el hedor del dolor, la crueldad y el abuso- lo encarnó Sarah “Saartjie” Baartman. Engañada, viajó a Londres, donde encontró circos y lugares sórdidos de exhibición. Pertenecía a la etnia Khoikhoi, y fue esclava de unos granjeros sudafricanos. Tenía unas características físicas peculiares. Sus grandes caderas y un desmedido culo (padecía esteatopigia, o acumulación anormal de grasa en las nalgas), llamaron la atención del doctor Dunlop, quien la compró y le prometió prosperidad en Inglaterra.

Grabado presuntamente científico de Sarah "Saartjie" Baartman, aparecido en el libro Ilustraciones de la Historia Natural de los mamíferos. Wikimedia Commons.

Grabado presuntamente científico de Sarah “Saartjie” Baartman, aparecido en el libro Ilustraciones de la Historia Natural de los mamíferos. Wikimedia Commons.

Fue obligada a exhibirse desnuda y presentada en clubes como la Venus Hotentote, que era el apodo con el que los afrikáneres​ se referían a los de su etnia (significaba “tartamudo”). Por unos chelines más, los asistentes podían manosearle el culo o incluso pincharlo para demostrar que no había truco. Los más ricos tendrían pases privados en sus mansiones.

Hubo protestas, y a pesar de que el doctor alegaba poseer un contrato legal con la firma de Sarah, que demostraba su presunta participación a ser humillada y explotada, se vio obligado a suspenderlo.

Un médico francés examinaría años después a la mujer como si se tratara de un enigmático espécimen. Determinó que era una persona muy inteligente, sensible y que hablaba fluidamente el holandés. Alejada del espectáculo, se vio obligada a adentrarse en otro igualmente cruel: tuvo que prostituirse y murió en la miseria, afectada por una neumonía.

El naturalista Georges Cuvier se apropió del cadáver y lo disecó. Sus restos fueron expuestos al público durante más de un siglo en el Museo Nacional de Historial Natural de París, hasta que en 1994 Nelson Mandela hizo una petición para que fueran devueltos a su tierra natal.

Ahora es cuando sentimos rabia y algo más: extrañeza. Los zoológicos siguen su marcha con distintos nombres y formas geométricas. Hay bidones con fuego humeando en la periferia. Las alambradas son otras.

 

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Anonimatus

    Bélgica, demostrando su falta de respeto a los demás países.

    18 septiembre 2018 | 22:15

  2. Dice ser Uno

    Los mismos pretextos o argumentos se utilizan hoy en dia para explotar a los demás animales, meterlos en zoos o hacinarlos en granjas para asesinarlos para comer.

    No hay diferencia en las bases ideológicas del especismo y del racismo. Superioridad de una especie o raza frente a las otras basadas en motivos totalmente arbitrarios y sin sentido.

    Especismo = racismo = sexismo

    19 septiembre 2018 | 12:11

  3. Dice ser emigrante

    No olvidemos tampoco al negro de Banyoles que fue expuesto en un museo hasta el año 2000. Otra cosa que también tienen en común belgas y catalanes.

    19 septiembre 2018 | 15:22

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.