BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

El museo que prueba que los Estados Unidos participaron en el golpe de Chile

Exposición 'Secretos de Estado'. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

Exposición ‘Secretos de Estado’. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si observas la fotografía de estos papeles estadounidenses aparecerán ante ti negros tachones que parecen murciélagos. Pero estos borrones censores, negros como la noche en la que los detenidos serán lanzados desde un helicóptero al mar, no ocultan por más tiempo el crimen que creyeron casi perfecto.

No han conseguido vencer a la esperanza de que un día podríamos atravesar su opacidad militar. Ahora lucen diáfanos en un museo chileno dedicado a los derechos humanos: son tinta fresca.

Esta es una sala de arte llena de objetos extraños: informes, órdenes y contra órdenes, reportes presidenciales, memorandos, cables, conversaciones filtradas, secretos de estado que fueron después rumores, y ahora un material documental que es un dictamen y un reconocimiento; todo después de que en 1998, el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, anunciara que iba desclasificar miles de archivos relacionados con Chile.

El lugar en el que está expuesto es descrito como una galería de la memoria: un espacio en el que incluso poder escuchar -al menos dentro de una ficción telefónica que se reproduce al descolgar un falso teléfono-, al presidente estadounidense Richard Nixon hablando con su asesor de seguridad, Henry Kissinger, admitiendo la ayuda indispensable en el crimen: el derrocamiento del presidente electo Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, y la emergencia de una dictadura del exterminio- 2298 ejecutados y 1209 detenidos desaparecidos-, a cargo del general Augusto Pinochet.

El investigador Peter Kornbluh en la Exposición 'Secretos de Estado'. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

El investigador Peter Kornbluh en la exposición ‘Secretos de Estado’. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

La muestra Secretos de Estado, presentada en el Museo de la Memoria y los Derechos humanos de Santiago, hasta el 18 de marzo, está comisariada por el estadounidense Peter Kornbluh, de la ONG National Security Archive, defensor de la transparencia informativa, e investigador que tuvo un papel notorio en la desclasificación de 23.000 archivos de la CIA, NSC, FBI, Casa Blanca, Defensa y del Departamento de Estado de los EEUU, en el periodo entre 1970 y 1990.

Es un grito de justicia pausado, una prueba de cargo atemporal en un juicio ausente hasta la rebeldía, y que demuestra que los Estados Unidos pusieron en marcha su maquinaria cuando el socialista Allende llegó al poder democráticamente. “El régimen de Allende en Chile no es aceptable para los Estados Unidos”, señala uno de estos informes en la sala de la memoria. “Hagamos todo lo posible para evitar que él consolide el poder”, recuerdan los presentes.

Exposición 'Secretos de Estado'. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

Exposición ‘Secretos de Estado’. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

Es el recuerdo de un golpe de estado, del nacimiento de una Junta Militar, y de toda la ayuda recibida desde 8.000 kilómetros al norte, cuando los halcones de los Estados Unidos consideraban que Latinoamérica era su sucio patio de atrás.

Las pruebas que cuelgan de las paredes son como obras sintéticas de una burocracia de lo macabro, y sacan a la luz la Operación Cóndor y la represión organizada, que se unió a la connivencia de los medios de comunicación chilenos.

Un veredicto histórico en un museo, un espacio en el que veteranos y supervivientes, junto a los nacidos después de la dictadura que quieran aprender y reflexionar, vean, observen, tiemblen tal vez, frente a estas letras que, en realidad, en vez tinta, deberían estar escritas con sangre.

Exposición 'Secretos de Estado'. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

Exposición ‘Secretos de Estado’. Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile. ©Daniel Barahona

Los comentarios están cerrados.