BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Primer museo en línea de Prince

Captura de la web Prince Online Museum

Captura de la web Prince Online Museum

Ha sido lanzado un archivo en línea de los 16 sitios web que el llorado Prince abrió y cerró durante las últimas dos décadas. El Prince Online Museum, un proyecto web sin ánimo de lucro, reúne un timeline que detalla y data la relación de Prince con internet, tan catártica como sus coreografías más nerviosas.

Cada una de las páginas que montó, financió y alimentó artísticamente el genio de Minneapolis, fallecido el pasado 21 de abril, al parecer por una autodosis extrema de fentanilo, aparecen en el museo, pero, dado que fueron desactivadas por su creador, no es posible disfrutar de casi ninguna.

El archivo explica las circunstancias de cada site, describe secciones y estructura, contextualiza el momento con respecto a la carrera de Prince, entrevista a personas implicadas —webmasters, colaboradores, diseñadores…—, ofrece capturas y fotos y, en algunos casos, alguna sorpresa, como la home animada de Lotusflow3r (2009), milagrosamente todavía en parte activa.

Captura de Lotusflow3r

Captura de Lotusflow3r

El archivo, que desprende cierto aire de desolación, al menos por el momento, se inicia con TheDawn.com, la primera y muy naíf web de Prince, estrenada el día de San Valentín de 1996, y culmina con 3rdEyeGirl.com.

Pese a las frecuentes espantadas y rupturas de Prince con el mundo digital —cuando murió carecía de web oficial y sólo mantenía una muy pausada cuenta de Twitter—, el archivo demuestra que la realidad líquida le tentaba, aunque no estaba dispuesto a perder independencia creativa ni ceder regalías a intermediarios ociosos.

Se podía dar el lujo de la intransigencia. En 2010 declaró:

Internet se ha acabado. No veo por qué debo ofrecer mi música a iTunes o a cualquier otro. No me pagan un adelanto y, encima, se cabrean porque me niego… Sea como sea, todas estas computadoras y ‘gadgets’ digitales no son buenos. Llenan tu cabeza de números y eso no puede ser bueno para nadie.

El mecanismo de la explotación postmortuoria, no obstante, ha comenzado. La BBC asegura, basándose en testimonios contradictorios —es el signo de los tiempos, como adelantaba con precisión una de las mejores canciones de Prince—, que el complejo del artista en Paisley Park tiene una caja fuerte con suficiente material musical inédito para editar discos durante cien años.

¿Exageración? Casi seguro, pero conviene no olvidar que estamos hablando del workaholic más neurótico de la historia de la música: un tipo que era capaz de aguantar sesiones de 24 horas de grabación o presentarse con 17 mezclas diferentes de un tema para una película porque le habían pedido unos retoques mínimos ¡el día anterior!.

Además, por sus músicos sabemos que lo grababa todo, incluso las sesiones de afinación o las improvisaciones más triviales. No creo que tardemos mucho en ver editadas oficialmente, por ejemplo, las sesiones de Prince y Miles Davis —que consideraba al primero el único artista contemporáneo que le ganaba en creatividad— que han circulado en copias pirata de muy mala calidad.

A los admiradores nos queda el consuelo de que la muerte ha traído consigo, con una dulce y constante cadencia, el regreso a los canales gratuitos de vídeo en línea de maravillas —inserto abajo algunas— que habían sido retiradas de circulación por los abogados del celoso e inteligente artista que fusionó en un mismo cuerpo de trabajo el funk, el rock latino, el hard rock, el soul bravo y la psicodelia.

Jose Ángel González

2 comentarios

  1. Dice ser Anonadado me hallo

    “…. al parecer por una autodosis extrema….”

    Vaya, lo que dirias de cualquier yonki….

    11 julio 2016 | 23:14

  2. Dice ser Daniel L.

    asesinado, como todos los anteriores.
    vaya periodistas vendidos…

    12 julio 2016 | 08:44

Los comentarios están cerrados.