BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Antonio Palacios y el Círculo de Bellas Artes

Ayer tuve la suerte de asistir a la entrega del III Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, un evento que aúna, en un maravilloso maridaje, los vinos y los libros y como todo evento debe tener un marco arquitectónico a la medida, debo reconocer el acierto de celebrarlo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, una de esas fachadas que ilustran la ciudad, que crean esa imagen que se aloja en nuestras retinas y llenan nuestras vidas de recuerdos relacionados con ella.

Foto Zabarqal, wikipedia

En mi caso -todo esto lo reflexionaba con una copa de buen vino- el arquitecto del edificio ha tenido una indirecta relación con mi vida en varias ocasiones, y con las vuestras seguro que también por muchas razones. Hace ya varias glaciaciones, en mi primera etapa universitaria, realicé un trabajo sobre los edificios de la plaza de Cibeles y descubrí que Antonio Palacios Ramilo diseñó el Palacio de Comunicaciones, comunmente conocido como Palacio de Correos y hoy edificio consistorial de Madrid. Sin duda la joya de la corona de los cuatro edificios que circunscriben a la diosa de los leones. Más tarde, durante una celebración personal, me cotillearon que la casa en la que estábamos fue diseñada por el mismo arquitecto, cosa que no pude confirmar, pero por las fechas y el estilo era perfectamente posible.

Fue, además de un grandísimo dibujante -disciplina que admiro con fervor-, profesor en la universidad y una influencia importante en sus coetáneos y alumnos, como por ejemplo en Muguruza autor del Palacio de la Prensa, edificio en el que tuvo su sede este diario 20minutos.es, y todos tenemos en nuestra retina las principales estaciones del metro de Madrid y sus accesos, esas escaleras de forja y sus templetes, que Palacios diseñó, junto con el ingeniero Otamendi.

Accesos al metro diseñados por Antonio Palacios

En la fachada del Círculo de Bellas Artes, Palacios, que fue un monumentalista ejerciente, exploró la diferenciación al exterior de los usos interiores, explicando en altura los distintos volúmenes según su función, lo que convierte esta fachada en mucho más dinámica que sus vecinas sin perder su carácter reinterpretativo de los ordenes clásicos. Bajo mi punto de vista el remate de la torre de manera asimétrica y el distinto tratamiento que hace en sus dos fachadas es un ejercicio de profesionalidad que nos enseña a los arquitectos de hoy, más que muchos libros.

De nuevo los libros, que así empezaba el post. Una manera cualquiera de cerrar el círculo, porque como muy bien dice el nombre del edificio y de la entidad, al final, quizá todas las bellas artes no pueden entenderse bien las unas sin las otras, formando un círculo sin fin.

Nota del arquitectador: En el fondo, quien gusta de la lectura y de regarla con un buen vino, busca un rincón, un lugar especial para disfrutarlo. No se me ocurre mejor razón para la arquitectura.

8 comentarios

  1. Dice ser Fernando

    Buena mezcla, vino, libros y arquitectura, sí señor!.

    22 Marzo 2013 | 15:29

  2. Dice ser Hermiti

    A mí este edificio me deja frío. Me ocurre con todos los que tienen influencias clásicas en sus diseños.

    Sin duda alguna me falta la sensibilidad y la formación suficiente para percibir el carácter dinámico de su fachada y la diferenciación exterior de sus usos interiores como apunta el Sr. Arquitectador en el artículo de hoy. Siempre he envidiado a la gente que percibe este tipo de cosas en las obras de arte. Hace tiempo que renuncié ha alcanzar tal grado de conocimiento y mis preferencias en estas cuestiones se basan únicamente en las sensaciones que me provoca una obra al contemplarla, sin más complicaciones.

    Por el contrario, el Palacio de Comunicaciones (Correos), con sus influencias góticas, me parece un espectáculo visual digno de contemplar. Me ha sorprendido saber que fue la primera obra de Antonio Palacios, casi rencién salido de la facultad.

    Coincido con el Sr. Arquitectador en que, los libros, el vino y la arquitectura (para mí por este orden) casan de maravilla.

    Buen artículo

    22 Marzo 2013 | 18:00

  3. Dice ser Carla

    Que bien se reflexiona con una copa de buen vino. Y que buen empezar para charlar con la pareja.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    23 Marzo 2013 | 09:35

  4. Dice ser Daniel

    La arquitectura me apasiona y el admirar este edificio de Las Bellas Artes es algo que llena de añoranzas.

    24 Marzo 2013 | 15:41

  5. Dice ser Antoñita

    Adoro Madrid porque me da la oportunidad de pasear viendo tanta Maravilla de edificios como este.

    24 Marzo 2013 | 15:43

  6. Dice ser Eduardo

    Cuando viajo a Madrid me gusta ver los edificios tan Magníficos como este bien de día y bien de noche, para mí es el gran atractivo de la Ciudad

    24 Marzo 2013 | 15:46

  7. Dice ser PEREDAFP

    Muy bueno.

    Lo de cerrar el círculo…genial.

    Un saludo.

    25 Marzo 2013 | 13:49

Los comentarios están cerrados.