En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de septiembre, 2018

Adiós Pepe Cervera. Hasta siempre mi capitán

Me vais a perdonar que hoy me salga del tema habitual del blog para recordar a José Cervera, mi jefe, mi compañero, mi amigo, mi capitán. Marcó mi rumbo hace dos décadas. ¡Qué fortuna la mía!.

Nació con el don del escepticismo, de la bondad y de la risa. Al morir, consecuente hasta el final, se ha puesto de manifiesto que éramos muchos los que le queríamos. No merecía menos, nunca tuvo una mala palabra para nadie; siempre que pudo echar una mano, ahí estaba.

Científico y periodista. Tecnófilo. Un gran divulgador. El maestro del que más aprendí. Lúcido, siempre amable, paciente, jamás poseído por la mala ambición.

Hay un viejo dicho español que asegura que si quieres que hablen bien de ti no tienes más que hacerte el muerto. Aquellos que no le conocieron tal vez piensen que este es el caso. Los que tuvimos la suerte de ser sus amigos sabemos bien que es imposible exagerar al ponderarle.

Estar con él siempre enriquecía. Incluso hoy, al despedirle, entre la tristeza, nos regaló la alegría de varios breves reencuentros.

Te echaremos de menos. Te atesoraremos. Te celebraremos en la Fontanilla. Te recordaré siempre que lea a Terry Pratchett, que piense en positivo sobre Internet, que sepa de Atapuerca, que tenga ante mí un plato hindú picante y que vea a un retiario, porque en tu honor hay que seguir creyendo que la red es más poderosa que la espada.

Noli Timere Messorem. No temas al segador, capitán. Y hasta la vista.

Se buscan personas a las que les gusten los gatos negros

Vestidos de medianoche, tan oscuros como hermosos. Todas las miradas felinas fascinan, pero la de los gatos negros brilla con una luz especial.

Los gatos de las brujas, los que encierran más misterio, más literatura. Pequeñas panteras a las que la superstición más estulta despacha como vehículos de la mala suerte.

Tal vez por eso, imposible saberlo a ciencia cierta, suelen tenerlo más difícil para ser adoptados. Injusto y absurdo.

Puede que también por ese motivo hay que tener especial cuidado con los adoptantes a los que se les entrega, porque, aunque pueda sorprender en pleno siglo XIX y en un país civilizado, se le emplea en rituales de santería y magia negra.

Por suerte también hay gente que entiende su belleza umbría y lo único que desea es compartir su vida con uno de estos felinos nacidos para camuflarse en la penumbra; disfrutar con su inherente elegancia y responsabilizarse para siempre de su bienestar.

Buscamos a una de esas personas, porque Peque (para mí Jiji, como el compañero de la brujita de Ghibli) la necesita.

via GIPHY

Este pequeño, que tiene ahora dos meses, apareció abandonado en la calle con los ojitos en muy mal estado. Se está recuperando rápidamente y necesita un buen hogar. Es muy cariñoso y también juguetón, como buen cachorro.

Está en Madrid. Se hará seguimiento.

Contacto: hola@mariajoserodriguezescritora.com

Los hurones también son abandonados, también se pueden adoptar

Este sábado estuvimos en las jornadas de juegos de mesa solidarias con los animales abandonados Jugando por ellos. Ya os hablé de ellas antes de su celebración, gente que dedica esfuerzo, tiempo y recursos para que sus aficiones ayuden a otros.

Una de las dos organizaciones que salieron beneficiadas de ese evento fue HuronLife, una protectora especializada en hurones. Pasa con todo animal que el ser humano decida qué es de compañía y comience a comerciar con él. Los abandonos siempre acaban produciéndose.

Si hablamos de animales exóticos, o al menos poco habituales, porque en Europa se les emplea para cazar a los conejos en sus madrigueras desde hace siglos y ya llevan décadas demostrando que son buenos animales de compañía, es especialmente importante informarse previamente muy bien de las necesidades y características del animal.

No hacerlo, no valorar bien cómo son, qué esperar de ellos y los requerimientos que tienen, conducen siempre a su sufrimiento, a muertes prematuras o abandonos (demasiados ejemplos tenemos de especies invasoras que llegaron como animales de compañía).

Los hurones son curiosos, limpios y con tendencia a hacer lo que les viene en gana. Inteligentes, juguetones y amistosos, pesan entre 500 gramos y 2,5 kilos (en verano pueden perder mucho peso) y pueden vivir hasta 10 años, aunque lo normal es que vivan entre cinco y siete.

Se tiende a pensar que son roedores, nada más lejos de la verdad, pertenecen a la familia de los mustélidos, como los zorros o las comadrejas. Son carnívoros puros y hay que tenerlo en cuenta de cara a su alimentación.

Aprenden fácilmente a usar una bandeja de arena para hacer sus necesidades y no se les debe dejar sueltos por la casa sin supervisión, porque tienden a mordisquear lo que no deben, meterse en sitios peligrosos y robar y esconder todo aquello que les llame la atención.

Es decir, tener un hurón significa tener espacio para la caja de arena y para una jaula de buenas dimensiones (mínimo un metro de largo). Y al igual que con gatos o perros también deben pasar regularmente por el veterinario.

En la web de HuronLife hay un apartado dedicado a resolver dudas sobre el proceso de adopción y el cuidado de estos pequeños carnívoros. Se manifiestan además dispuestos a ayudar, informando, a cualquier persona responsable interesada en adoptar o acoger un hurón.

Los hurones albinos que acompañan este post están en adopción.

Contacto: huronlife@huronlife.com

Qué hacer cuando no queda más remedio que buscar otro hogar para tu perro o tu gato

A veces no queda más remedio. Hay ocasiones en las que un animal que formaba parte de la familia no puede seguir perteneciendo a ella. Aunque pensándolo bien, dicho así no es del todo exacto. Por mucho que pase a vivir en otro hogar y depender de otras personas, siempre será parte de esa familia que nunca lo olvidará.

Hay pocos motivos que realmente justifiquen estas situaciones. Lo más habitual es que a perreras y protectoras llegue gente que habla de alergias insostenibles que no lo son o no lo son tanto, que disfrazan o mienten la verdadera causa para deshacerse de un ser vivo cuya responsabilidad para toda la vida asumieron, probablemente sin recapacitar demasiado. Abandonos camuflados con excusas de todo tipo. Injustificables.

Pero hay veces en las que sí es cierto que no puedes seguir teniendo a ese animal contigo, que motivos de salud o personales serios lo impiden. Y se te rompe el corazón pero tienes que decirle adiós.

Y no se puede hacer de cualquier manera. Hay que hacer un último esfuerzo por encontrar para ese miembro de nuestra familia un buen hogar, unos adoptantes que no respondan al capricho, que lo tengan en buenas condiciones, bien querido y atendido.

Unos que no busquen excusas para maquillar el abandono cuando la cosa se tuerza mínimamente. Es lo último que podemos hacer por ellos y se lo debemos.

Los hay que se creen que no abandonaron a un animal porque se lo soltaron al primero que pasaba por allí por un cambio de horario en el trabajo, una mudanza, el cansancio por tener que cuidarlo o ver las cortinas y el sofá siempre arañados. Se equivocan, si no cuidaron su futuro también es abandono.

Conviene esterilizar al animal si no lo estaba ya, sobre todo en animales de raza, para evitar aprovechados que quieren hacer negocio criando con ellos. Hay que decir que haremos seguimiento, que querremos tener noticias del animal en un futuro.

No hay que temer hacer preguntas sobre su experiencia previa con animales, su estilo de vida, cómo lo alimentarán o será el hogar en el que viva. A las protectoras van muchos mintiendo, fingiendo ser potenciales adoptantes perfectos y escondiendo los verdaderos motivos por los que lo quieren o sus inseguridades. Hay que extremar el cuidado.

Conviene también decir a esos adoptantes que si sucede cualquier cosa que le impida seguir teniéndolo o se arrepienten, nos lo digan para que el futuro del que fue nuestro animal vuelva a estar en nuestras manos. Sí, puede ser que nos encontremos con que ‘el marrón’ de encontrarle un hogar vuelva a nosotros, pero mejor eso a que un mal adoptante lo abandone o deje que acabe en malas (peores) manos.

No es ninguna tontería elaborar un contrato de adopción entre particulares. Se pueden encontrar en Internet modelos que emplean las protectoras y adaptarlos a nuestras necesidades, dentro del sentido común.

Por supuesto hay que llevar a cabo el cambio de titularidad del animal en el chip que debería siempre tener para estar identificado acudiendo a un veterinario.

Es laborioso y complica el proceso. Pero insisto en que se lo debemos.

La belleza color bruma que acompaña este texto se llama Silver y tiene once años. Es uno de esos casos en los que está justificado que tenga que dejar su hogar por un problema de salud y su familia está esforzándose en encontrar para él un buen futuro.

Está sano y es muy cariñoso y bueno. No está testada su convivencia con otros gatos y con perros. Está en Madrid.

Contacto: 653788232 Silvia.

No es buena idea confiar en Internet para buscar tratamientos para nuestros perros y gatos

Este mismo martes vi un tuit de una amiga, a la que os recomiendo seguir en redes sociales si os gustan los gatos, que decía lo siguiente:

Obvio, ¿no es cierto?. Debería estar tan claro que la salud de nuestros animales de compañía debe estar en manos de profesionales que han estado muchos años estudiando y ejerciendo para ellos, que recordarlo en un tuit o en un blog no debería ser preciso.

Pero lo es. Abundan los sabios de parque dando consejos sobre todo tipo, pero sobre todo hay muchos textos e individuos dando consejos en Internet de manera irresponsable, porque de lo que estamos hablando es de la salud de un ser vivo.

Consejos para variar tratamientos, recomendaciones para perros traspasadas a gatos como si adaptando pesos todo sirviera, ideas para emplear medicamentos humanos con animales… hay de todo y nada recomendable.

Aquí un ejemplo en el que se habla de dar ibuprofeno a perros cuando es un medicamento muy peligroso para ellos. Cualquier veterinario puede recetar o suministrar antiinflamatorios más apropiados, más seguros.

No hace mucho en SrPerro recordaban en Ibuprofeno, paracetamol y otras medicinas que pueden ser letales para un perro que:

En esta Clínica Veterinaria explican que no han podido hacer nada para salvar a un Pastor Alemán que llegó en coma: sus dueños, sin saber que era tóxico para él, le habían estado dando ibuprofeno.

En esta otra Clínica narran un relato similar y con desenlace igual de triste: una perra a la que habían estado dando Paracetamol murió intoxicada.

En la web de Pet Poison helpline detallan todas las medicinas humanas que pueden suponer un riesgo para la salud de los animales, tanto perros como gatos.

Y, efectivamente, el Ibuprofeno, insisten, puede causar la muerte de un perro. Encabeza el top ten de medicinas humanas peligrosas para los perros.

Lo repetiré de nuevo. Hay que ponerse en manos de un veterinario en el que confiemos.

Es cierto que podemos dar con un veterinario cuyas recomendaciones o actuaciones no nos convenzan, que sospechemos que está poco actualizado o, por el motivo que sea, no cuente con nuestra confianza. Si eso sucede la solución es buscar una segunda opinión profesional, acudir a otro colegiado, pero no al vecino o al doctor Google.

También es verdad que ir a un veterinario puede ser más caro que buscar por Internet, pesar la cantidad de medicamento humano y suministrárselo. Pero lo barato sale caro, que dicen los abuelos. Tan caro como dañar a un miembro (peludo) de nuestra familia.

La primera opción, por tanto, no es una opción. No debemos ‘automedicarles’.

Si el veterinario os parece caro, apoyad las reivindicaciones para que el gobierna reduzca el IVA del 21% que están obligados a aplicar. Como si la salud de los animales de compañía fuera un lujo, como si no tuviera relación con la nuestra.

Pero en cualquier caso os recuerdo algo que os he contado muchas veces en este blog: que si asumimos la responsabilidad de un animal, hay que estar dispuestos a cuidar su salud y eso puede tener un coste elevado si se presenta una enfermera do un accidente.

La Fiscalía registró 175 investigaciones por malos tratos a animales domésticos en 2017

Fue noticia la pasada semana, la Fiscalía General del Estado hizo balance del año pasado y resulta que las investigaciones por maltrato animal fueron las que más crecieron.

En concreto, la Unidad de Medio Ambiente registró 175 diligencias de investigación por delito de malos tratos a animales. En 2016 habían sido 119. Sentencias condenatorias por malos tratos a animales domésticos hubo 163.

Ya lo sé, parecen pocas, muy pocas, sabiendo cómo está el patio patrio en este sentido. Pero conviene ser optimistas y pensar que es positivo que aumenten las investigaciones y las condenas, igual que crecen las denuncias y la sensibilidad de la sociedad a todos los niveles.

Quería aprovechar este dato para recordar la necesidad de denunciar todo aquel maltrato que presenciemos. Que la sociedad avance es cosa de todos. También para recordar que PACMA lanzó una aplicación y una web que facilitan estas denuncias.

Explican los pasos, la legislación y ayudan a redactar la denuncia para que solo quede entregarla a las autoridades.

Las denuncias son precisas para que haya más investigaciones y condenas, para que identifiquemos a aquellos indeseables que, muy probablemente, también sean peligrosos para sus congéneres.

Un día para ayudar a los gatos positivos a leucemia e inmunodeficiencia felina mediante el arte

En mi último post os hablaba de un evento solidario con los animales y protagonizado por los juegos de mesa: la XI edición de Jugando por ellos que se celebrará el sábado 22 de septiembre en Madrid.

Pues bien, ese mismo día hay otro evento que también os quiero recomendar. Me escriben de la asociación Madrid Felina para contármelo y está centrado en ayudar a sus casi cincuenta gatos positivos. No me refiero a gatos optimistas, aunque puede que también, sino a aquellos que dieron positivo en los test por leucemia o inmunodeficiencia felina. Tal vez a ambas, dobles positivos. Gatos que tienen más difícil ser adoptados, muchas veces por desconocimiento.

Esta jornada, que se llama La casita de Candela por una gatita positiva cuya historia os dejaré al final, aúna arte y gatos.

Es imposible negar que los gatos son arte en movimiento. Muchos artistas los han tomado, por tanto, como inspiración. Artistas como Gala Chan, MaMaMon y Villa Gato que ofrecen sus obras, tanto láminas como complementos y objetos. También admitirán encargos, podéis llevar fotos de vuestro gato para que lo conviertan en un precioso recuerdo.


Habrá también recogida de pienso, cuentacuentos con el libro Adopta un amigo de Sofía Davies que se sorteará, un puesto solidario de regalos y zumos y dulces veganos. Y “todo lo recaudado irá destinado a los 47 gatitos positivos que forman parte de la familia de Madrid Felina”.

Gatos que no pierden la esperanza de encontrar un hogar, como Ari o Niebla.

Será en el local de TIENDANIMAL de la calle López de Hoyos, 100. Metro Prosperidad/Avda. América. El horario será de 11.00 a 14.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Y termino con el texto prometido, de Amanda Romero.

Una historia de amor y una petición ❤

Candela era una gata anciana que había pasado su vida en la calle hasta que, ironías del destino, el derribo del lugar donde se encontraba le salvó la vida.

Fue rescatada por Madrid Felina y dado que aquel derribo supuso un rescate masivo de animales que saturó la capacidad de varias protectoras de la ciudad, me ofrecí para acoger durante 15 días a alguno de ellos mientras los reubicaban.

Hay una gata viejita para la que no tenemos a nadie, es muy buena pero tiene la boca fatal y está delicada”- me dijeron desde Madrid Felina.

“Pues me llevo a esa, mañana voy a recogerla.”

Ya en la clínica, el veterinario salió con ella en brazos y la dejó sobre la mesa. Aquel saco de huesos apestoso me miró a los ojos, frotó su cabecita contra mi pecho y supe que iba a quererla toda la vida.

Candela tenía el pelo de las patas delanteras hecho una costra por intentar limpiarse las babas llenas de pus que le salían de la boca.

Candela pesaba menos de 2 kilos, acariciarla era deporte de riesgo porque pinchaba con cada costilla y cada vértebra, estaba llena de caspa por la desnutrición y de rastas por no poder acicalarse.

Candela era positiva a inmunodeficiencia, tenía un tumor en la garganta y las analíticas hablaban de un Insuficiencia Renal Crónica bastante avanzada.

En resumen, Candela estaba hecha un cuadro flamenco.

Sixto y yo nos miramos: “a esta gata le quedan dos telediarios”, dijimos. Y ella se tiró sobre la mesa, empezó a hacer la croqueta, a darnos con la patita para que jugásemos con ella, a ronronear, a maullar y a frotarse con nosotros.

Entonces entendimos que Candela amaba tanto la vida que podría enterrarnos a todos.

A partir de entonces, fuimos clientas honoríficas en varias clínicas veterinarias: operaciones, ingresos, una piometra, dieta especial, medicinas tres veces al día, una fuga accidental en Leganés que me tuvo 72h sin comer y sin dormir buscándola con un comando de gente maravillosa a quienes nunca podré agradecerles suficiente.

Me hice Máster en Pinchazos de Suero para evitarle hospitalizaciones, aprendí a preparar todo tipo de papillas para alimentarla con jeringa cuando no tenía fuerzas para comer y a reconocer cuándo sus riñones empeoraban solo por su manera de caminar.

Candela y yo conectamos de una manera tan profunda que a veces no parecía de este mundo. Por eso nunca volvimos a separarnos.

Pero no os equivoquéis.
Yo no rescaté a Candela.
Candela me salvó a mí.

Desde que llegó, no faltó una sola noche a dormir sobre mi pecho. Tampoco volví a tener intimidad en el baño, ni a cocinar sin sus enormes ojos atentos desde la encimera. Encontramos la postura perfecta para llevarla sobre mis hombros mientras limpiaba la casa y aún conservo las cicatrices en la barriga de sus masajes cada vez que me sentaba.

Vomitó mil veces sobre mi ropa favorita, se meó en todas mis alfombras y me hizo comprender aquello de que reír nos haría invencibles, no como las que ganan siempre, sino como las que nunca se rinden.

Candela murió un año después arropada en mi cama y con su frente pegada a la mía. Desde entonces nuestro amor vive pegado a las rocas, al mar y a las montañas.

Durante el tiempo que compartimos, Candela se hizo famosa con un diario en el que contábamos nuestras aventuras por las redes sociales. Personas de todo el mundo quisieron a aquella gata en la distancia, fueron más sensibles a la importancia de ayudar a los gatos positivos, ancianos o enfermos, recibimos cientos de mensajes de personas interesadas en saber más sobre cómo ayudar a estos animales.

Poco después de su muerte, Teresa Vallejo de Ayuda Madrid Felina (y una de las humanas favoritas de Candela) tuvo la preciosa idea de crear La casita de Candela, un proyecto para dar visibilidad y buscar adopción para los gatos positivos de la protectora.

El próximo 22 de septiembre en Madrid, se está organizando una jornada muy especial desde La casita de Candela, un evento solidario donde habrá arte y actividades para ayudar a los gatos positivos 😉

Mi petición es que os reservéis ese día para acudir y apoyar este evento.

Os lo pido yo y os lo pide Candela, que ya sabéis que siempre se ponía muy seria con este tema.

Gracias ❤

‘Jugando por ellos’, una jornada dedicada a los juegos de mesa para ayudar a los animales abandonados

Once veces se ha organizado ya esta maratón lúdica, en la que conocer y disfrutar con los juegos de mesa, también con algún que otro videojuego, en beneficio de diferentes asociaciones protectoras de animales.

Una iniciativa solidaria que nace del empeño y el trabajo duro de un puñado de buena gente, amante de los animales, que decidieron unir ese amor con su pasión por este tipo de entretenimiento.

Además de los juegos de mesa con juego en formato torneo o de los que se juegan a tu aire también tendremos demostraciones y prototipos en mesas reservadas para que los conozcáis. Pero Jugando Por Ellos no es sólo jugar a juegos de mesa, también es un evento en el que disfrutar de actividades y contenidos paralelos como el Arcón Friki, un lugar donde puedes donar todas aquellos elementos que entraron en tu hogar, pero ahora piden a gritos un nuevo dueño: libros, cómics, figuras, DVDs y más tienen cabida en este Arcón tan especial. Trae tus aportaciones y, a cambio, recibirás tres tickets para participar en la tómbola de juegos de mesa. Puedes avísarnos de los objetos que quieres incluir en el Arcón Friki mediante un correo (jugandoporellos@gmail.com).

Si quieres probar tu suerte, pero no quieres depender de una tómbola o un sorteo, en Roll The Dice podrás demostrar tu habilidad con los dados durante el evento. Demuestra que tienes la mejor muñeca de todos los participantes y, si tu puntuación es la más alta, te llevarás un juego de mesa de premio, así de fácil.

Galgui, el cuento ilustrado nacido de la imaginación de María José Rodríguez, una de la organizadoras, estará también en el evento junto a Chiquitina y Elefante y Miguel para que podáis conocerlos.

Pero, no sólo tendremos cuentos, Anillo Mágico Gumi traerán sus creaciones para que podáis enamoraros de ellas. No sólo eso, sino que encima podréis llevaros una de ellas a casa participando en el sorteo del evento.

Además, tenemos las maravillas culinarias que preparan algunos de nuestros participantes y los miembros de la organización en la zona de comidas. Tendremos dulce y salado, para picotear o hacer la comida entera, el desayuno, la merienda… No hace falta que dejes el evento para comer.

Como no podía ser de otra forma, en esta ocasión, como en las anteriores, también realizaremos la entrega de premios y tendremos una tómbola de premios.

Jugando Por Ellos XI será el sábado 22 de septiembre en el madrileño club Mecatol Rex (calle Matilde Hernández 36, metro Oporto) y ya e posible preinscribirse desde su página web. No obstante, no es obligatorio, también podéis acudir el mismo día al evento y pagar el acceso: 10 euros que irán íntegros para ayudar a los animales abandonados.

Preinscribirse, no obstante, tiene dos ventajas: tener preferencia para apuntarse en los torneos que se celebrarán y participar en el sorteo de una copia exclusiva del juego de mesa 1911 Amundsen vs Scott donada por Looping Games y especialmente dedicada y autografiada por sus autores (Perepau Listrosella y Pedro Soto).

Cómo lograr que tu perro camine a tu lado sin tirar de la correa

Lo veo con cierta frecuencia, personas que más que pasear a sus perros son arrastrados por ellos, con los riesgos que entraña, desde una luxación de hombro a que el animal se libere y quede suelto en un sitio o situación peligrosa.

También hay pequeños perritos tirando como desesperados con la lengua fuera y jadeando angustiosamente. Ahí la persona no corre peligro, pero para el perro no es muy saludable. Y en cualquier caso no es precisamente agradable pasear de semejante manera, sea el perro grande o pequeño.

Es uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los dueños de cualquier tipo de perro, pese a que las razas que han sido utilizadas tradicionalmente para tiro son más proclives a comportarse así.

Hay collares que pueden suponer una ayuda: para los perros más pequeños pueden estar bien los arneses, no porque así no vayan a tirar, pero sí pueden ayudar a evitar que se hagan daño. Para los perros más grandes, capaces de llevar a remolque a sus amos si se lo proponen, a mí me gusta un tipo de collar que se coloca en la cabeza, al modo de las cabezadas de los caballos, que se llama halti.

Puede que al principio el perro proteste, pero su uso no les va a hacer daño y nos va a ayudar a controlar la fuerza que ejerce sobre la correa, que con la cabeza va a ser mucho menor que con el cuello o el cuerpo. Se puede combinar, como en la imagen que muestro, con el collar convencional para enseñarle mejor, haciendo uso del halti solo cuando es preciso. Y una vez comprendido cómo se debe pasear, se puede prescindir de él.

En cualquier caso, con lo que hay que combinarlo siempre con enseñarle a pasear sin tirar a base de constancia y paciencia. También con cariño y firmeza, que no son conceptos incompatibles. Es decir, lo que siempre hay que hacer aunque no busquemos el apoyo del halti o de otros collares creados con el mismo propósito, es tomarse muy en serio el adiestramiento para que aprenda a no tirar de la correa.

¿Cómo hacerlo? Es sencillo: hay que premiar con caricias, buenas palabras, juguetes o incluso comida si camina junto a nosotros sin tirar. Y cada vez que tire hay que pararse. Hay expertos que recomiendan hacerle sentarse y esperar hasta que se tranquilice. Cuando ya esté tranquilo, incluso aburrido, y sin ánimo de tirar, seguiremos avanzando. Otros dan media vuelta, como veréis en el primer vídeo. Algunos se detienen y dice “no“. Los cambios de rumbo también pueden funcionar. Si vuelve a tirar a los dos pasos, toca volver a detenerse. Si avanza sin tirar hay que felicitarle. Que esté pendiente de nosotros es preferible a que esté buscando estímulos en su entorno. Independientemente del método elegido la idea es que interiorice que tirando no va a llegar al sitio que desea, y que el aprendizaje sea en positivo, sin hacerle sentirse mal.

Los primeros paseos en los que lo pongamos en práctica pueden eternizarse, pero si no nos rendimos, antes de lo que parece el perro se acostumbrará a caminar al lado como es debido. Y para que sea efectivo cuanto antes lo ideal es que siempre se obre así, o siempre que se pueda. Por parte además de todas las personas que lo pasean.

Más allá de pasear aplicando el método, también podemos establecer jornadas concretas para trabajarlo. Buscamos un lugar tranquilo, en el que no haya mucho estímulo que pueda despistarnos, y nos ponemos a premiar su buen comportamiento y hacerle ver cuando no está paseando bien.

Yo siempre he obrado así con mis perros. No obstante, hay más métodos y más matices en ellos. Lo que es común a todos los recomendables es que opten por enseñarles en positivo (insisto porque es importante), reconociéndoles su buen comportamiento, más que obligarles o tirar de refuerzo negativo. También tienen todos en común la paciencia y la constancia (sé que me repito de nuevo, pero es que es lo que toca).

Os dejo algunos vídeos:

En este se parte de que al perro ya le hayamos enseñado a estar sentado y atento a nuestro lado previamente:

Sinceramente creo que hay tres cosas que todo perro debería saber: sentarse cuando se lo piden, caminar junto sin tirarnos de la correa y responder a la llamada.

De todas formas, incluso el perro mejor educado puede encontrar puntualmente un estímulo que le haga querer acercarse y producir ese tirón con tracción a las cuatro patas. Nunca debería llevar la correa alguien que no tenga la suficiente fuerza como para poder afrontar ese tiron sorpresa.

Si permitimos que un niño, nuestro hijo o hijo ajeno, pasee a nuestro perro, que es algo que a los niños les suele gustar y piden con frecuencia, y nuestro perro les sobrepasa en fuerza, hay que estar muy pendientes de ellos, bien cerca en todo momento. También conviene explicarles que si notan un tirón, suelten la correa. Mejor eso que verse de cara en el suelo.

A mi sobrina le paso siendo muy pequeña. Llevaba a Troya cuando yo aparecí, de improviso, doblando la esquina. Troya vino con entusiasmo a saludarme haciéndola caer. Ahora, con ocho años, continúa feliz paseándola pero sabe bien que hay que soltar si tira.

Romano es un perro que llegó a la Asociación ddevida hace varios años y ya es un veterano en la protectora. Aún no ha encontrado un hogar.

Todos quiénes conocemos a Romano no entendemos cómo aún no ha llegado la suerte a él puesto que es un perro estupendo con un carácter inmejorable siempre alegre atento y divertido. Se lleva bien con otros perros, machos y hembras; le encanta jugar a la pelota y la compañía humana, con los niños lo pasa bomba. La vida sedentaria que lleva en el chenil en que vive hace años le ha hecho coger algunos kilos de más, pero es un perro al que le encanta pasear y vivir en familia le dará la actividad que necesita y que no puede tener ahora. Romano es de enero de 2012 y puede convivir con cualquier familia responsable que quiera brindarle una oportunidad.

Se encuentra en Utrera (Sevilla).

Contacto: adopciones@ddevida.org

Tener un perro es un compromiso en muchos sentidos y durante muchos años

Esta semana, mientras mis hijos merendaban, escribí del tirón en la cocina un hilo en twitter que ha resultado tener una repercusión inesperada. Al menos, yo no la esperaba. Un hilo que comenzaba como titulo este post.

En él la protagonista es una de mis perras, Troya, a la que adopté hace más de catorce años y que tiene ahora unos 18 o 19. Os dejo con él. Por cierto, dónde pone encofrados debería poner ecografía. Cosas del directo y del corrector automático del móvil.