BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Ona, Oddie y la desgracia de nacer perro con talla XL

ONA HEMBRA¡Qué difícil es para los perros grandes encontrar su segunda oportunidad! Ser un perro abandonado es una situación de la que muy pocos logran salir. Poquísimos afortunados. Y mientras seguimos fabricando cachorros con criterios más que discutibles al tiempo que decenas de miles se pudren. Incongruencias del ser humano, que demasiadas veces olvida la lógica y el correcto obrar para darse caprichos. Pero esa es otra historia, no la que os quería contar hoy. O no. ¿Quién sabe?

Hay factores que ayudan a encontrar un hogar: ser de tamaño pequeño, mejor si es muy pequeño; también tener raza o ser cruce de raza, sobre todo de una raza de moda, ser cachorro o al menos muy joven…

Ser perros adultos, tamaño XL y estar alejados de las razas en boga es un combinación complicada para ganar la lotería de una familia.

Es inevitable que los trabajadores y voluntarios de las protectoras clasifiquen a los perros inconscientemente según los ven por su grado de ‘adoptabilidad’: “este es colocable, este no lo es, este podría serlo, este nos lo van a quitar de las manos…”.

Si Ona y Oddie pesaran cuatro kilos sería fácil que encontrasen un hogar. Si fueran cruces o especímenes puros de yorkshire, bulldog francés o bichón maltés también sería más sencillo. Si fueran además cachorros con las condiciones arriba citadas, ya estarían probablemente en una casa.

Y tendrían casa tal vez independientemente de que tuvieran algún problema de salud o de comportamiento. Algo que aún a día de hoy me resulta incomprensible. Deberíamos pedir primero un buen carácter compatible con nuestro estilo de vida y no el aspecto que tengan. Incluso el perro más bonito acabara pareciéndonos feo si no encaja con nosotros. Igual que pasa con las personas.

Pero esta pareja de perros valencianos son adultos, apenas un año eso sí. Son perros tipo mastín, de esos que la gente cree erróneamente no aptos para vivir en un piso. Y son muy grandes, aunque están muy delgados por el abandono sufrido.

E igual que todos los perros necesitan un hogar para toda la vida donde sean respetados y cuidados.

Urge para ellos adopción o acogida. ¿Me ayudas a difundirlos?

Contacto: almuadoptasalvaunavida@gmail.com 656 882 906

ODDIE MACHO

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Laura

    Los perros son preciosos y espero que encuentren casa pronto.
    Es muy difícil tener un perro grande en un piso a no ser que tengas una terraza grande o algún sitio donde él se sienta cómodo y espacioso. Decir lo contrario también es irresponsable. Sin embargo, los perros talla XL suelen ser, por lo general, mucho más calmados en la edad adulta que el resto de perros. Mucho más que un yorkshire por ejemplo. Si disponemos de ese espacio, entonces, ¿por qué no un perro grande? Protegeran nuestra casa, por lo menos impondrán mas a los posibles ladrones y estaremos más calentitos cuando se nos echen la cabeza encima en el sofá 🙂

    28 Enero 2014 | 9:53

  2. Dice ser Ana

    Un perro grande no necesita una casa. Un perro grande necesita comida, cama y cariño. El espacio lo encuentra en la calle, cuando hace sus paseos diarios. El problema está cuando la gente pretende tener un perro para dejarlo todo el dia en el jardín/terraza. Y de ahí viene la frase “si tuviera una casa…si tuviera jardín…me lo llevaría”. ¿Qué pensáis que hace un perro cuando está en casa? Cuando está solo, duerme. Cuando estás tu, es tu sombra, solo necesita que tu le hagas caso. No se pasa el dia corriendo de un lado para otro del piso. No puedo estar mas de acuerdo con el artículo, lo importante es buscar un perro que encaje con nosotros y no uno bonito o pequeño. Mi perro pesa 40 kg y vive en un piso, y es super feliz, nunca le he visto chocarse con las paredes ni quejarse porque no tiene espacio.

    28 Enero 2014 | 10:42

  3. Dice ser Manrod

    Totalmente de acuerdo con Ana…
    Laura, el problema no es el piso, si no que nadie quiere sacarles a pasear, a que corran y se desfoguen… Cuando un perro grande, o dos o tres, como es mi caso, viven juntos, el tiempo que no estás se lo pasan durmiendo, de manera que cuando apareces, lo que están deseando es salir, correr y pasear… Pero claro, es más cómodo llegar a casa después de un duro día y tumbarse a ver la tele o a hacer cualquier otra cosa… Esos son los irresponsables.

    28 Enero 2014 | 11:36

  4. Dice ser Ester

    No cambiaría un perro grande por nada del mundo. Son mucho mas tranquilos que los de raza pequeña y siempre que tengan su buena ración de paseos diarios y puedan “desfogarse” a sus anchas no hay ningun problema en que vivan en un piso. Yo he tenido 2 pastores alemanes en un piso y superbien. Actualmente tengo 3 grandes y vivo en una casa pequeña y si, quizás sería mejor – o me gustaría muchísimo – tener jardin, pero tampoco creo que les importe demasiado porque cuando vengo de trabajar saben que pueden salir a correr durante 1 hora como mínimo.

    28 Enero 2014 | 12:05

  5. Dice ser Marcelo

    Yo tengo un galgo español y un mestizo de deerhound en un piso. Conviven fantástico!! Es cuestión de querer, la gente busca la excusa más miserable para no ayudar a estos perros y quedarse con la conciencia tranquila. Primero tuve el deerhound en un piso pequeño ( es adoptado) y después al ver un caso similar a este adoptamos un galgo que a diferencia de otros es enorme en todos los sentidos: de cuerpo y de corazón eje. Así que decidimos cambiar de piso para que ellos estén más cómodos. Espero que encuentren casa pronto, y sobre todo cariño.

    28 Enero 2014 | 13:11

  6. Dice ser Ticotaco

    Yo vivo con un mastín de 70 kilos en un piso de 100 metros cuadrados. Lo importante no es el espacio (aunque tampoco es plan de meterlo en un piso de 40 metros), es el tiempo que puedas dedicarle, y eso hay que aplicarlo a cualquier perro: todos necesitan correr y socializarse todos los días. Al mío no le faltan paseos largos, ya que tengo tiempo para poder dárselos, y cada día se pasa unas tres horas en el parque, corriendo y jugando conmigo o con otros perros. Los fines de semana me lo llevo al campo o de excursión y lo pasamos genial. En casa se pasa el rato dormitando cerca de donde estoy y no da para nada la lata, es totalmente apacible. He tenido otras razas de perros, de tamaño pequeño y mediano, y desde luego, con el que mejor he estado es con este, con el más grande: es tremendamente cariñoso, expresivo, fiel, calmado y protector, y desde luego, vive como un rey. Sin embargo, tengo unos amigos que tienen en su finca un mastín y el pobre perro pasa los días solo, sin nadie que le dé cariño ni le haga caso…y tampoco se mueve tanto, se tira la vida tumbado en un rincón de un cobertizo de mala muerte, húmedo y oscuro. Tanto espacio, ¿para qué, si está solo y mal cuidado?Yo desde luego, si viviera en un casa con jardín grande, no tendría un mastín, ¡tendría una manada de ellos!

    28 Enero 2014 | 13:47

  7. Dice ser Pilar066

    Muy cierto Ana, la mia pesa 30 kilos y tampoco se estrella contra las paredes, pero es que la gente quiere un perrito al que con corretear dentro de casa le valga, no comprometerse a sacarlo a pasear, jugar con el y cubrir las necesidades del animalito… vamos que para lo que muchos quieren les valdría un muñeco de felpa. Mi perra, la saco a dar sus buenos paseos, y como tu bien dices, cuando esta en casa, juega un poco, y a dormir, así que todo es cuestión de un poco de compromiso y dedicación, no de espacio

    28 Enero 2014 | 14:02

  8. Dice ser Laura

    Hola de nuevo. Lo que dije en mi primer comentario (sin querer negar que los perros grandes puedan vivir en pisos pequeños ni muño menos) lo decía desde mi experiencia personal os la cuento:

    Eramos 4 compañeras de piso en un piso bastante grande. Teníamos una terraza pequeñita y el salón era enorme. Una de mis compañeras trabajaba para una protectora y le pidieron que acogiera temporalmente a un cachorro de 6 meses mezcla de golden y labrador. Ella nos lo comentó y nosotras pensando en un cachorro accedimos, además que a todas nos encantaban los perros.

    Cuando el pobre llegó resultó que el cachorro no era tan cachorro. Tenía 6 meses, es verdad, pero era casi tan alto como una de mis compañeras y cuando se ponía de pie me posaba las patas en los hombros y yo soy bastante alta. A mí que nunca he tenido perro me pareció lo más grande del mundo.

    Pero “Yako” se hacia querer. Nos perseguía por toda la casa buscando juegos, se nos echaba encima cuando nos echábamos en el sofá y pesaba un quintal, pero era muy gracioso. La noche de Halloween la pasó con nosotras en el piso y el pobre estaba tan asustado con el ruido de la calle y la gente que venía a casa disfrazados todo de negro que se puso a correr por el pasillo dándose con todos los muebles y las paredes. No durmió en toda la noche.

    Mi compañera lo sacaba por las mañanas antes de irse a la universidad, antes de comer casi una hora y por la tarde entre todas le dábamos paseos de hora y media. Pero aún con lo grande que era, seguía siendo un cachorro y necesitaba más juego, más paseos, y más actividad que en el piso por si mismo no podía encontrar y nosotras con nuestras clases y los trabajos tampoco encontrábamos tiempo.

    Así que se lo comentamos a la protectora y desde allí intentaron buscarlo otro hogar de acogida donde pudiera desfogar más y por suerte se lo encontraron. Una casa mata con jardín y con otros dos perros. Al principio solo era una acogida pero la dueña se encariñó tanto con él que al final lo adoptó y, ¡no me extraña! era un amor de perro.

    Después de ‘Yako’ tuvimos tres perros más en el piso, ya de menor tamaño, Lola, Bollito y Newton y a todos les encontramos casa. Este último estuvo con nosotros 6 meses hasta que le conseguimos adopción ¡¡En Holanda!! (¡¡Lo que lloré cuando se lo llevaron!!) Fijaros como estamos que hasta los perros emigran ya de este país. XD

    Con esto quiero decir que es cierto que los perros grandes pueden vivir en pisos pequeños y vuestros comentarios son la prueba. Sólo hay que ser conscientes que habrá que dedicar más tiempo que a otros y pensar si somos capaces de ese compromiso pero también es verdad que recibiremos incluso más cariño de ellos.

    30 Enero 2014 | 14:27

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.