20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘movil’

Apalabrados, atrapados, DL, TP, 45 puntos

Hace algunas semanas que vengo oyendo insistentemente una palabra: “Apalabrados” (valga la redundacia y la aliteración). Veo “Apalabrados” en el metro, “Apalabrados” en el autobús, “Apalabrados” en Twitter, “Apalabrados” en Facebook… muchas veces como parte de una conversación y muchas otras por culpa de las molestas notificaciones que se pueden publicar en las redes sociales.

Tras Apalabrados se esconde un juego para Facebook y dispositivos móviles, desarrollado por la compañía Etermax, que consiste simplemente en una adaptación del clásico Scrabble, es decir, las palabras cruzadas de toda la vida convertidas en un app muy bien pensada, de interfaz clara, sencilla, intuitiva… y en varios idiomas (ideal para el que quiera practicar vocabulario en otras lenguas).

Sin embargo, la clave del éxito que está teniendo este juego radica a todas luces en su sistema multijugador online, que nos permite buscar oponentes aleatorios o seleccionar a alguno de nuestros contactos de Facebook como rivales.


La gracia del asunto es que no es necesario empezar y terminar una partida del tirón sino que cada jugador realiza su jugada cuando puede o le apetece. Durante el turno del rival podemos despreocuparnos ya que se nos avisará cuando nos toque, ya sea a los pocos minutos, a las horas o incluso días después. De este modo, es posible mantener muchas partidas al mismo tiempo sin agobiarse. Es más, por propia experiencia puedo decir que el nivel de adicción que genera es elevadísimo.

Pues sí, tanto había escuchado hablar de Apalabrados que decidí descargármelo. Antes de esto, yo no había jugado mucho al Scrabble (supongo que porque nunca lo he tenido muy a mano). A día de hoy, decir que estoy enganchado es quedarse corto. Llevo un par de noches que me duermo pensando en palabras cruzadas.

Esta pequeña y espero que pasajera obsesión me ha permitido aprender y descubrir muchos detalles que no llegué a apreciar en el juego de mesa. No voy a dármelas de listo… Bueno, sí, si no tengo problemas en reconocer que soy un paquete en los juegos deportivos, creo que me puedo permitir un poco de presunción en esto: ya he terminado 22 partidas y solo he perdido una y por muy pocos puntos. Fue la segunda, en la que aún no tenía muy claras algunas cuestiones.

En este tiempo he llegado a la conclusión de que la mayoría de la gente no ha captado la esencia del juego. En Apalabrados, lo más importante no es formar palabras sino tomar posciones. Antes que un juego de palabras, Apalabrados es un juego de estrategia sobre tablero. Es un error mirar las letras, buscar palabras y ver dónde podemos colocarlas. El procedimiento adecuado es mirar el tablero, localizar las posiciones clave (casillas que dan doble y triple puntuación a letras o palabras) y luego tratar de cubrirlas (si es posible hacerlo usando buenas palabras, mejor, claro). Primero, tablero; después, letras.

Es mejor aprovechar cruces con palabras cortas que escribir palabras larguísimas que a veces apenas dan puntos, es mejor buscar la forma de cerrar varias palabras a la vez que poner lo primero que se nos ocurra, y a menudo es conveniente sacrificar unos pocos puntos en una mala palabra si con ello logramos cerrarle al rival el paso hasta una buena casilla (como las que hacen que las palabras puntúen triple).

¿Cuenta la suerte? Sí. ¿Cuenta nuestra habilidad para formar palabras? Sí. Pero lo fundamental sigue siendo la estrategia. La clave es usar las letras como un medio para alcanzar un fin, conquistar posiciones que nos garanticen puntos e impedir que sea el rival el que obtenga esas casillas. A veces no es fácil encontrar las palabras que necesitamos, a veces es incluso imposible, pero es mejor darle vueltas al asunto antes que cometer un error.

Dicho esto, os dejo, que he encontrado a mi Vegeta, mi Ken, mi Ryoga, mi némesis particular del Apalabrados (sí, mientras escribía este post he perdido por segunda vez, él me ha ganado la revancha). Jugad pero, como diría Blizzard, con moderación.

Resident Evil 4… ¡en el iPhone!

¡Aquí tenéis el Resident Evil 4 para el iPhone! Eso, o algo que se le parece muchísimo. Aún no está muy claro si se trata de un fake o si es la filtración de un desarrollo real, pero el caso es que resulta tremendamente espectacular, mucho más que casi cualquier cosa que haya visto en un dispositivo portátil.

El juego ni siquiera ha sido anunciado por Capcom, pero al parecer ha estado disponible durante unos momentos, quizás por error, en la tienda online de Apple para Japón. El caso es que la web nipona Appbank, especialista en noticias sobre el iPhone y el iPod Touch, supuestamente ha sido capaz de hacerse con el juego antes de que fuese retirado y ha grabado un vídeo.

Este Resident Evil 4: Mobile Edition resulta tremendamente creíble. Si es un vídeo falso, lo cierto es que alguien se ha esforzado muchísimo en elaborarlo con todo lujo de detalles, desde la interfaz, adaptada a la pantalla táctil, hasta el acertado rediseño gráfico. Otra posibilidad es que en realidad se trate de una demo técnica, un paso previo al RE 4 móvil definitivo. No se puede descartar tampoco que se trate de una obra maestra de algún brillante programador aficionado…

¡Pero no!, ¡es imposible! ¿Habéis visto los menús y los cuadros de texto?, ¿habéis escuchado el audio? ¡Estoy seguro de que es real!, ¿qué pensáis vosotros?

El móvil como plataforma de juegos

El iPhone ya apuntaba maneras nada más salir. El dispositivo de Apple tenía (y tiene) todas las características necesarias para convertirse en una plataforma de juego excelente: pantalla táctil panorámica de 3,5 pulgadas, resolución de 480 por 320 píxeles a 163 ppp, acelerómetro, sensor de proximidad, sensor de luz ambiental, unidad flash de 8 o 16 GB…

Además, desarrollar para el iPhone es lo suficientemente sencillo y barato como para resultar atractivo a las compañías. El catálogo para el iPhone y el iPod Touch ha alcanzado ya los 6.000 títulos, un abrumador 30% del total de las aplicaciones disponibles para estos dispositivos. A los juegos les sigue el área de entretenimiento, con unas 3.500 aplicaciones disponibles, y las áreas de libros y utilidades varias, con algo más de 2.000 cada una.

Vamos, que en los videojuegos han encontrado un filón o, más bien, han aprendido nuevas formas para explotarlo, ya que lo cierto es que los juegos para móvil siempre han sido muy rentables. El iPhone ha abierto la veda, y todos los imitadores y competidores del teléfono de Apple han seguido la tendencia.

De hecho, el año pasado fue histórico para el negocio. Un ejemplo: Gameloft, una de las compañías de videojuegos para móvil más importantes, cerró 2008 con unos beneficios cercanos a los 110 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% en su facturación respecto a 2007. Los videojuegos para móvil son cada vez más espectaculares, el público potencial es inmenso (la penetración de la telefonía móvil en España ya supera el 110%) y el precio es muchísimo más reducido que el de cualquier consola portátil o de sobremesa. De ahí el éxito.

La rentabilidad también parece evidente, de otro modo no se explica que licencias tan suculentas como Dexter vayan a estrenarse en el iPhone antes que en ninguna otra plataforma. Bien es cierto que se pueden limitar a hacer un juego del montón o incluso malete para salir del paso y llevarse el dinero calentito, pero hay que reconocer que de un tiempo a esta parte la calidad media de los títulos para móvil ha mejorado significativamente.

Casi parece que en los teléfonos móviles se esté reproduciendo la historia de los videojuegos concentrada en unos pocos años (tan pocos que los títulos viejos aún conviven con los más avanzados): desde el Pitafall de Atari 2600 hasta las nuevas formas de juego de la Nintendo DS, desde el mitiquísimo juego de la serpiente que todo el mundo tenía en los primeros móviles hasta las pantallas táctiles de los terminales más recientes.

Igual va siendo hora de que me descargue un juego decente y abandone el dichoso Snowball Fight, que para ser lo único a lo que juego en el móvil, es bastante malete.

¿Vosotros jugáis habitualmente con el móvil?, ¿a qué? ¿Creéis que los teléfonos se acabarán convirtiendo en una plataforma de juegos con un reconocimiento e importancia similar al que tienen hoy las portátiles?

Con el móvil no me apaño

Hace ya tiempo que los juegos para móviles son algo más que los típicos sucedáneos de Space Invaders y el juego de la serpiente.

Gráficos cada vez mejores, juegos más largos y profundos, mayor variedad de géneros… Algunos videojuegos para móvil ya rivalizan con muchos títulos de consola portátil.

Además, hay más gente con teléfono móvil que con una DS o una PSP, por lo que el número de clientes potenciales es mucho mayor en el primer caso.

Pero hay una cosa a la que aún no me acostumbro: el control. Soy incapaz de sentirme cómodo jugando con las teclitas del teléfono. Últimamente he probado el Metal Slug, el Prince of Persia y el XIII. Me gustan, no están mal, pero el control me echa para atrás.

Al parecer, alguna compañías están desarrollando mandos de control para jugar en los teléfonos móviles, pero no le veo mucho sentido. Si ya hay que utilizar otro armatoste aparte del móvil, el asunto pierde bastante gracia: ya no es tan cómodo de llevar, ocupa mucho más espacio. Eso sí, tiene que ser todo un espectáculo ver a alguien utilizándolo en el transporte público.

¿Jugáis a juegos de móviles?, ¿cuáles recomendáis?