Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Vida perimetral

La pandemia se nos come. Nos van reconfinando por ccaa’s y pueblos mientras se celebra una moción de censura en el Congreso. He visto trocitos, Abascal beneficia al sanchazgo con sus polarizaciones. Arrimadas dice que no le falta razón para indignarse pero que la indignación es un sentimiento, no un programa de gob. Arrimadas está estupenda, hace gags sobre la marcha, y dice cosas bastante aprox a la reality infame que nos devora bla bla.

El sanchazgo se recrece con este espectáculo, es posible que Vox gane adeptos a costa del languideciente PP, todo es un poco superfluido ante el pandemonium covídeo. Las conversaciones son todas de cerrar, alquileres, ertes, ruina. La gente habla a gritos con sus acreedores / deudores.

En el enlace de abajo Manuel Pizarro advierte en el Club Tocqueville de la burbuja financiera, pues el dinero a cero por ciento engendra monstruos y especulaciones.

Lo esencial es la justicia –repite Pizarro–, que sea rápida. Sin justicia rápida y justa no hay confianza, y la economía se basa en la confianza.

La pandemia se nos come y ahora hay una nueva figura retórica y ambigua: el confinamiento perimetral, que nadie sabe qué es, aunque se concreta en un listado aún más confuso. Cuanto más se concreta menos se entiende. Estamos ya en la neolengua de Orwell, confinamiento perimetral, el adjetivo quiere decir que es un confinamiento poroso, o abierto.

El adjetivo matiza, limita y confina al propio confinamiento.

Confinamiento perimetral quiere decir: no se contagien. Exculpa a los innúmeros gobs inservibles, al mismísimo estado de deshecho.

España no es un estado fallido, aunque le falta esto: España es un estado informal.

De ahí esa figura poética: confinamiento perimetral.

Combatimos una pandemia con poemas. Y vastos discursos… poco les faltó para subirse el sueldo. In extremis se contuvieron.

Lo demás está en modo marzo-abril, pero sin reservas y casi sin esperanzas. Y del virus apenas se sabe nada, goticas en el aire.

Aun estamos con los aerosoles. Pandemia lírica.

La vida, aquella sensación, se nos va volviendo perimetral, distancia, látex, ertes y pánico. Tras el vídeo de un hombre que desveló que en Portugal el IVA de las mascarillas bla bla reacciona el gob y ahora bajan. EL episodio del IVA de las mascarillas nos retrata.

Que el boe nos asista y Europa reaccione.

Amén.

 

SuperEnlace:

Principales retos de la economía española”: Manuel Pizarro en el Club Tocqueville (sonido, Ivoox)

PayPal ofrecerá bitcoin y otras criptomonedas

“(…) Los responsables de un Ministerio vaciado de competencias y de personal recuerdan al personaje de Jardiel Poncela que recibe con calma a los bomberos que han acudido a sofocar el incendio de su casa. ‘¿Una copita? ¿Es su primer incendio?'”.

Encarna Samitier: ¡Sálvese quién y como pueda!

Los comentarios están cerrados.