Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Dudas jurídicas

Pablo Iglesias, de UP ha votado en el Congreso para que no se difunda la hoja de servicios del torturador franquista Billy el niño. Pablo Iglesias ha pedido disculpas a la víctimas. Y Echenique ha alegado que tenían “dudas jurídicas” y por eso bla bla.

Dudas jurídicas de si se quebrantaba la famosa protección de datos.

Todo esto pertenece al mundo insuperable del recién fallecido, el genial director y productor José Luis Cuerda.

Rey del humor absurdo, o sea, hiperrealista total. Como Berlanga y Azcona, maravilloso Rafael Azcona.

Lo primero, pero hay más: llamar “hoja de servicios” a la hoja de servicios de Billy el niño. Es chanante.

Sería “hoja de sevicias”, “hoja de torturas”…

En la fabulosa tesis doctoral de Luis Alegre, leída en Zaragoza hace un par de años, se trata por extenso del fenómeno de Amanece que no es poco, la peli más de culto del cine español.

Pablo Iglesias se ha disculpado, pero de momento la hoja de servicios de ese tipo sigue vedada al público. Protección de datos.

Y así todo.

El gob se dirige a las grandes surfaces para que se apiaden de los agricultores.

La otra muerte que nubla este martes wuhanesco es la de George Steiner, un tipo al que da gusto leer. Tituló su biografía Errata.

Ayer dio la frase el Rey, con aquello de “amplia renovación” que dijo en su discurso, ya olvidado, como casi todo.

Hoy ha sido IglEchenique, entrañable, que se ha metido tanto en el papel institucional que hasta ha protegido los datos de Billy el Torturador (la palabra “niño” no pega mucho aquí). O tal vez se ha protegido a sí mismo.

El gob es un aprendizaje. Largo recorrido a los que protagonizan la amplia renovación. Como dijo el Rey, ahora son el Estado.

Asúmelo: Pablo Iglesias es el mismísimo Estado.

Tanto, que hasta blinda –aunque se disculpe– a Billy el torturador de la dictadura.

 

______

Que amanezca, que no será poco.

Que tengamos Cuerda para rato.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.