Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘ideologia’

Los abusos en el caso de los maristas no son “cosas de críos”

Por J. Mit Pau

El profesor acusado de abusos sexuales, en la Ciutat de la Justicia (ACN).

El profesor acusado de abusos sexuales. (ACN)

Un tercer hermano Marista de Barcelona ha confesado actos de pederastia, afirmando que entonces lo consideraba “como una cosa de críos”. Es verdad que, incluso durante el franquismo, los toqueteos sexuales entre críos solían ser mirados con indulgencia, como en casi todas las sociedades tradicionales, preocupadas sólo de lo relacionado con la reproducción. Esto llevaba a mirar también con indulgencia –como en Grecia- los contactos sexuales entre adulto y niño, al no ser reproductivos.

Sin embargo, el caso de ese Marista (y de otros 16 maristas docentes ya denunciados, el mayor escándalo al respecto en España) es completamente distinto. Porque él se dedicaba a educar y vivía en una ideología aterrorizadora que condenaba a penas infernales eternas esos actos; y su posición de maestro en la escuela añadía como agravante una fuerte violencia moral, una violación de la libertad del alumno, circunstancias que hacen especialmente repugnante, imperdonable, su abuso, exigiendo que recaiga sobre él todo el peso ejemplarizante de la ley.

 

 

La generación de la Enciclopedia Álvarez

Por Pedro Serrano

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Pertenezco a la generación de la Enciclopedia Álvarez. Enciclopedia que, de 1954 a 1966, el régimen franquista utilizó en las escuelas para enseñar y hacer proselitismo ideológico, resaltando los valores políticos, religiosos y patrióticos y mostrando de forma negativa la Segunda República española y las ideologías de izquierdas. Una enciclopedia que, en la materia de Historia, mostraba la Guerra Civil como una cruzada contra los rojos y justificaba el golpe de Estado contra el gobierno de la República denominándolo “Glorioso Alzamiento Nacional”.

La historia contrajo una deuda con aquella generación que sufrió la precariedad económica e intelectual de un régimen totalitario, pues, con suerte, íbamos a la escuela desde los seis hasta los catorce años y no disponíamos de otra verdad u otra ventana al mundo que no vinieran de dicha enciclopedia, del catecismo o de los maestros y clérigos proporcionados por el régimen. Aquellos años, de deficiente y escasa preparación, nos dejaron incapacitados para afrontar nuestro futuro con solvencia. No obstante, gracias al coraje, la llegada de la democracia y a algunas clases de adultos, algunos pudimos afrontar la vida personal y profesional con un éxito nada desdeñable.

Ahora, recién jubilado, y como si la historia quisiera saldar definitivamente aquella deuda, se me ha concedido el honor de poder matricularme en el Programa Interuniversitario de la Experiencia, en el Campus Miguel Delibes de Valladolid, que tiene como finalidad dar a las personas mayores de 55 años la posibilidad de acceder a la cultura y la ciencia como una fórmula de crecimiento personal. Ahora tengo el orgullo y el privilegio de tener un hijo a punto de terminar la carrera de Historia y profesores que me cuentan la versión no manipulada de aquel negro y triste pasaje de nuestra historia.

 

 

Reflexiones sobre la situación de RTVE

Por Jesús de Vega

El descrédito de RTVE

El ente público RTVE ha pasado de ser una televisión premiada y reconocida en toda Europa, por su pluralidad y buenas maneras, al descrédito más absoluto en solo cuatro años. ¡Qué coincidencia!

Esto tambien forma parte de la enésima ley de transparencia del PP, o se debe a su total incapacidad de gestionar lo público.

Me gustaría que la gente se preguntara cuántas televisiones controladas por el gobierno o bien han perdido la totalidad de la cuota de audiencia o bien han sido cerradas. ¡Que bochornoso espectáculo!
———————————————————————————————————–

Por Agustín Arroyo

Sectarismo en TVE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), durante una entrevista en la 1 de TVE en los estudios Buñuel. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), durante una entrevista en la 1 de TVE en los estudios Buñuel. (EFE)

Es descarado cómo en la TVE ha desembarcado una tropa mediática derechista que convierte las tertulias de análisis político en un ariete devastador al servicio del PP y en contra de los pactos entre la izquierda para gobernar ayuntamientos y comunidades autónomas.

Todos son compadreos y comadreos entre sus invitados que en un 80% se alinean en el ámbito político marcadamente conservador.

Hasta los moderadores dejan claro con sus preguntas sesgadas y tendenciosas en qué cenagales ideológicos se mueven o chapotean.

Nunca en los últimos años una televisión pública, la más importante de todo el estado español con la 1ª y la 2ª, se había escorado con tanta claridad por el PP.

Este sectarismo informativo menoscaba y liquida, sin tapujos ni rubor, la independencia y neutralidad de este medio que pagamos todos los españoles. No me extraña nada que TVE haya perdido credibilidad y un tercio de su audiencia.

El dedazo rajoynita en la designación del Director de Radiotelevisión Española está dejando una huella muy manchada de sectarismo y asimetría, incluso de abuso y falta del equilibrio en la necesaria pluralidad ideológica para debatir abierta y libremente.

Guerra y paz: asumir la diferencia

Por Pedro Punzón

La viñeta del dibujante Eneko del día 16, en la que aparecen en la parte superior dos siluetas humanas, una en color blanco y otra en negro, apuntándose con sendas pistolas y con la leyenda “GUERRA”, en la parte inferior, ambas siluetas han intercambiado la mitad de sus colores, con lo que ambas aparecen, mitad blanco y mitad negro, sin pistolas y con la leyenda “PAZ”, se me antoja de una agudeza extraordinaria.

Guerra y paz

Viñeta de Eneko

Refleja que cuando vemos al “otrodiferente -sea esta diferencia, de raza, religión, ideología, condición social, etc.- y además identificamos “el ser diferente” con ser contrario, rival, competidor o, en el peor de los casos y por desgracia frecuente, enemigo, la desconfianza, el recelo y el enfrentamiento están a un paso. Abundan los ejemplos en la historia. Los más cruentos e incoherentes, los causados por las diferencias religiosas que, cuando no han sido la causa principal, sí  aparecen como un ingrediente destacado y “bandera de razón” de alguna de las partes enfrentadas;  también los provocados por ideologías de extremos y  nacionalismos excluyentes, que dibujan al “otro” como la causa de todas las frustraciones y males que les aquejan.

Es Navidad, ¡consumid, consumid, malditos!

Por Luis Fernando Crespo Zorita

El precio oficial del dinero en la UE está en mínimos históricos, vamos a ser capaces de orquestar la unión bancaria europea. El capitalismo es ya una cultura, con valores y una visión del mundo propios, enraizada en la mentalidad de los ciudadanos y que determina su comportamiento como una segunda naturaleza. Se ha conseguido la confluencia de intereses entre capitalistas y consumidores eclipsando la figura del trabajador sobre la que se sustenta realmente el sistema económico internacional. El “capitalismo popular”, desarrollado ideológicamente como “democracia económica”, predica que cualquiera podemos convertirnos en accionista de macroempresas anónimas y, con poco esfuerzo, participar efectivamente de los beneficios generados en ellas, por muy especulativos que estos sean.

Navidad, época de compras (Archivo)

Navidad, época de compras (Archivo)

La gran coartada, el bálsamo mágico que ha permitido que las cosas hayan sido  así hasta ahora, fue el consumo; en esta parte del planeta todavía hay casi para todos, en una oferta extensa e intensa a la vez, con un único requisito: tener poder adquisitivo previo. Pero es precisamente aquí donde radica la incapacidad funcional del mercado capitalista para vertebrar a la comunidad internacional en su conjunto; cada vez hay más clientes excluidos, aquellos que recibimos la oferta pero dado nuestro nivel de rentas no podremos acceder a ella nunca.

Además, el entorno natural no puede soportar el riesgo que significaría la extensión del consumismo occidental universalmente; los costes ambientales serían insoportables para el planeta. La única alternativa racional posible es reducir el consumo y que todos podamos acceder a ese bienestar mínimo imprescindible que, garantizando universalmente la dignidad humana, no ponga en riesgo la sostenibilidad del planeta como entramado vital en equilibrio. ¡Que consuman ellos!

¿Para cuándo programas que estimulen la capacidad crítica y reflexiva del espectador?

Por Agustín Arroyo Carro

Primero fue Gran Hermano, luego Operación Triunfo, Mira quién baila, Supernani, Tú sí que vales, ahora MasterChef; incluso se especula con un MásterChef infantil. En fín, una locura, en la deshuesada y horadada realidad de la televisión en España. Está muy bien que, a través de programas de masas y entretenimiento en “prime time” se busque a personas jóvenes y no tanto con atributos de genialidad o valía aún no descubiertos y debidamente valorados.

¿Para cuándo algún programa que reflexione en profundidad con especialistas de distintas tendencias políticas e ideologías, y no ‘todólogos’ y gente de la calle, sobre los verdaderos problemas que atañen al 98% de los ciudadanos? TelevisorPor ejemplo las verdaderas causas del paro estructural que nos golpea, la pérdida de valores y logros o derechos que habíamos adquirido después de décadas de lucha, los retos inaplazables de la sociedad global, la degradación medioambiental que se maquilla en aras de un hiperproductivismo enajenado, ciego y ramplón, los efectos del sectario fanatismo religioso que enfrenta a gentes de la misma religión o de distintas confesiones, el regreso o permanencia de la explotación de millones de trabajadores en condiciones penosas y sin derechos sindicales reconocidos, las penalidades sordas y sangrantes de millones de inmigrantes y refugiados transterrados.

¿Para cuándo programas que estimulen la capacidad crítica y reflexiva del espectador medio y de nuestros adolescentes y jóvenes? Programas que estimulen el saber científico y/o humanístico en equipo, de forma colaborativa. Un poquito de nivel cognitivo y de buen gusto está reñido con la sola y pura estrategia de diversión pasiva y de rebaño pesebrero autosatisfecho.