Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘peliculas’

Adelantemos el ‘prime time’ de la TV

Por Cristina Macías

Persona haciendo zapping en la televisión. (ALE VESTURA / GTRESONLINE)

Persona haciendo zapping en la televisión. (ALE VESTURA / GTRESONLINE)

Tanto las películas emitidas en televisión, como las series proyectadas en el mismo medio, cada día quitan más horas de sueño, ya que empiezan demasiado tarde, sobre todo para las personas que trabajan, estudian o simplemente han de madrugar.

No costaría tanto que los responsables de las cadenas tuviesen esto en cuenta, ya que todo el mundo tiene el derecho de poder ver relajado y tranquilo la serie o programa que más le interese.

La verdad es que una servidora está cansada de tener que dejar series o programas de televisión a medias porque acaban la mayoría a medianoche, y al día siguiente se ha de madrugar, como le ocurre a mucha gente.

Asimismo, estoy segura de que son muchos los espectadores que agradecerían que se programaran antes, ya que a veces lo que te hace despejarte un rato viendo aquello que te gusta acaba muy tarde y terminas durmiéndote en vez de estar pendiente de lo que ocurre. Muchas veces, esto también es ocasionado por las largas esperas publicitarias.

Bigas Luna, arte y sufrimiento

Por Alberto Castelló Juan 

 

Nunca he escrito una carta a un periódico. Siempre me he comportado como un espectador moderadamente informado que se lamenta de lo que lee con su entorno más cercano en debates ocasionales dentro siempre de un entorno privado. Leer los artículos que se han escrito en este diario sobre Bigas Luna me ha amargado el día. El bajo nivel de las “necrofilias” que han escrito ustedes me producen pesar y desazón por su falta de comprensión con la obra de un autor que se perdió en el camino debido sin duda a el desgaste que le creó su obra inicial; esa trilogía inconclusa que representan: Bilbao, Caniche, y El niño del estanque. Esta última película nunca se rodó debido al excesivo desgaste emocional que produjeron en Bigas Luna las dos primeras, como el mismo autor reconoció en Versión Española, en la entrevista que concedió a Cayetana Guillén Cuervo como preámbulo al pase de Caniche; una entrevista que deberían ustedes recuperar ya que marca visiblemente,  y se puede comprobar en sus palabras, el desgaste emocional que significaron estas dos películas y la repercusión que tuvieron en su obra posterior.

bigasTampoco se habla de Àngel Jové, cómplice en ese recorrido de final abrupto, que nos enseñó junto a Bigas Luna lo que es el arte y el sufrimiento que conlleva el proceso creativo llevado a los límites para hablar de verdad.

Es cierto que Bigas Luna se cansó de el lenguaje radical de sus inicios y que por eso ablandó su filmografía y la hizo más comercial; pero eso no significa que nosotros los espectadores, que somos los que consumimos arte, tengamos que tener una visión sesgada de lo que es la obra de cualquier autor aunque él mismo reniegue de ella. Nosotros los espectadores estamos para juzgar y hablar con objetividad sobre lo que cualquier artista hace, y debemos ser críticos con la obra que vemos. Me parece una vergüenza que no se investigue lo más mínimo cuando un autor muere y se tiene que hablar de su obra, y peor aún que se caiga en la bonanza y la autocomplacencia. Al espectador  se le está faltando al respeto al obviar lo que es sin duda uno de los momentos más importantes del (en general) mediocre cine español. Con la clara superficialidad de sus artículos condenan ustedes a los nuevos espectadores a ver de manera sesgada la obra de un autor que tiene un gran interés y que se perderá en el olvido al indicarles ustedes que la mejor película de su filmografía es Jamón, Jamón.

Si yo empezara a ver películas de Bigas Luna, y la primera fuera Jamón, Jamón, no vería ninguna más.

Entiendo que Penélope Cruz y Javier Bardem venden, pero precisamente ese es el problema, debería vender Àngel Jové.

 

Nadie se acuerda de los especialistas del cine

Por Lola Magano

Mi nombre es Lola y soy esposa de un especialista de cine o Stuntman como los llaman ahora. Siempre me he preguntado cómo es posible que, en ninguno de los diversos certámenes y convenciones del mundo del cine -los Goya, Sitges, San Sebastián…- se haga mención, aunque sea de forma honorífica, a la labor de personas que, como mi marido, han dedicado parte de su vida y su salud a hacer un trabajo tan arriesgado y peligroso y, en muchas ocasiones, mal remunerado ya que el riesgo al que se exponen es muy grande y la vida profesional, muy corta.

En la época en la que mi esposo trabajaba ni siquiera las compañías de seguros querían asegurarles. Hoy, desgraciadamente, comprendo por qué, pues mi marido soporta taras físicas importantes (un 66%C:UsersibarberoPicturesPINTASnavidadDIAesp0001.JPG de minusvalía). Pero no es lástima lo que pido, sino justicia y reconocimiento. No alcanzo a comprender cómo dentro de la gran familia que es el mundo del cine nadie piense en ellos para nada.

Dan las gracias a todos menos a los que, arriesgando su físico, dan brillo y fuerza al personaje. Cuántos actores les deben parte de su éxito a estos hombres… ¿Por qué no han reparado en su importante labor ni actores ni directores? A mi marido nunca le llamaron porque fuera alto y guapo, sino por su gran preparación física y su pericia en las diversas escenas en las que se desenvolvía, como los caballos, conducción, esgrima, acrobacias…, en fin, un especialista completo. Incluso realizó un salto de 24 metros desde la tramoya de un teatro en condiciones muy difíciles, saliendo airoso.

Ha trabajado a las órdenes de directores españoles y extranjeros de gran prestigio y ha doblado a muchos actores de primera fila, siendo testigo de cómo a alguno se le ha atribuido el mérito por un trabajo que él había hecho mientras su nombre no aparecía ni en los títulos de crédito. Por suerte veo que esta situación ha cambiado y por lo menos ahora los especialistas sí figuran en ellos, siempre al final de los mismos.

No quiero alargarme más, pero si en algún momento la Academia de Cine entiende que estas personas tienen algún mérito esta situación se podría cambiar. A ustedes no les supondría nada y para estos hombres que lo han dado todo por esta profesión (en la época de mi esposo no había mujeres especialistas) sería un motivo de alegría y podrían, así, sentirse miembros de pleno derecho de la gran familia que es el cine.

 

 

Publicidad gratuita de un contenido muy duro

Por L. D. B.

Escribo para mostrar mi indignación y repulsa ante un contenido publicado en su diario. Decirle que sigo desde el principio su periódico y siempre me ha parecido muy ameno y dinámico, hasta hoy. Hago referencia en concreto al artículo de la página 22 llamado ¡Esta película me da asco!, en la que ponen en primer lugar la película A serbian film. Si la intención del artículo es hacer entender cómo ciertas películas fueron injustamente censuradas siendo obras maestras, no entiendo ni por asomo cómo es posible que hayan incluido entre ellas dicha película.

Como si no tuviéramos bastante con los horribles acontecimientos de la vida real respecto a pornografía y maltrato infantil, asesinatos de niños a manos de sus padres, etc, encima hacen publicidad de algo tan asqueroso y repulsivo, que sólo cabe en la cabeza de alguien depravado y cruel (como es el director de dicha película), como es la violación (ficticia o no) de un recién nacido (sólo escribirlo me pone la piel de gallina). Gracias a su publicidad gratuita habrá miles de mentes enfermas y pederastas en potencia que buscarán ver la película.

Como verá no hago referencia a ninguna de las otras películas, algunas he visto y otras no, pero creo ninguna está al nivel de una imagen como la que relatan. Supongo que no les importará perder un lector, pero en su conciencia queda publicar cosas como esta alegando libertad de expresión. Libertad de expresión sí, por supuesto, pero también ética y respeto.

Como siempre, el espectador sale malparado

Por Sergio Castillo Herrero

El lunes pasado las cadenas emitieron sus grandes apuestas de la temporada al mismo tiempo. Quería expresar mi descontento por hacer coincidir La que se avecina, Tu cara me suena e Isabel, además de Titanic y El partido de la Liga, pues de esta estúpida “guerra” que mantienen las grandes cadenas por imponerse las unas sobre las otras solo sale malparado el espectador, como siempre. Y es así como se crean críticas a las producciones españolas y sobre todo un fomento de la piratería que también les perjudica a ellos. Por favor, hagamos buena televisión de la que todos podamos disfrutar, ya que sobran días de la semana para ver buenos programas sin tener que perder el hilo de otros de igual calidad.