Entradas etiquetadas como ‘Fleischer Studios’

Dibujos animados, sociedades secretas y ritos de iniciación

Fundado en 1921 por los hermanos Max (inventor del rotoscopio) y Dave Fleischer, creador de gigantes de la historia de los cartoons estadounidenses como Popeye o Betty Boop, el estudio de animación Fleischer Studios fue en los años veinte y treinta la competencia directa de Disney.

Una de sus primeras creaciones fue el perro Fitz, que se convirtió en 1930 en Bimbo y protagonizó dibujos animados —la mayoría de la serie Talkartoons— de 1930 hasta 1933. La razón de su desaparición fue la aplastante popularidad de una secundaria: Betty Boop, novia de Bimbo inicialmente creada con unos rasgos perrunos que se suavizaron cada vez más hasta que fue humana por completo.

La censura hizo el resto. El código Hays (que restringía entonces lo que se podía ver y lo que no en una pantalla de cine) determinaba que la totalmente humanizada Betty no podía tener de novio a un perro, ya que se podía interpretar como una alusión a la zoofilia.

Betty Boop con rasgos perrunos en 'Bimbo's Initiation'

Betty Boop con rasgos perrunos en ‘Bimbo’s Initiation’

Bimbo’s Initiation (La iniciación de Bimbo), estrenado en 1931 —en plena Gran Depresión— es un cartoon inusual para su época, lleno de elementos que parecen tener un significado imposible de descubrir, relativos a las sociedades secretas y sus requisitos para ingresar en ellas.

La historia de poco más de seis minutos comienza con el personaje silbando despreocupado por la calle hasta que cae en un agujero que un ratón (idéntico a Mickey Mouse) cierra con candado condenándolo al submundo. Allí lo esperan unos seres rechonchos, con la cara cubierta y una vela en la cabeza que le preguntan una y otra vez si quiere “ser miembro” de la logia a la que pertenecen. Cada vez que Bimbo responde con una negativa sufre las consecuencias con puertas falsas, habitaciones que giran, pinchos amenazantes, trampas…

Bimbo con los miembros de la logia

Bimbo con los miembros de la logia

Hay llamas de fuego animadas, puertas que ocultan sopresas desagradables, escalones traicioneros, una bicicleta que al intentar utilizarla activa un mecanismo que azota las nalgas del perro asustado… Con la angustia y el ajetreo Bimbo incluso expulsa el corazón por la boca. Sólo hasta poco después del minuto cuatro aparece —por primera vez en la trama— Betty Boop, entonces todavía caracterizada con orejas largas.

El corto de atmósfera de pesadilla surrealista es contemplado ahora como una de las mejores historias de dibujos animados. Críticos como el estadounidense Leonard Maltin lo califican como “el más oscuro” de los trabajos creados por el estudio Fleischer, que siempre se contrapuso a la condición melosa de Disney. En Internet —como siempre que se interpretan con pasión este tipo de testimonios de la cultura popular— hay numerosas interpretaciones que relacionan Bimbo’s Initiation con el sadomasoquismo, la masonería y los Illuminati.

Helena Celdrán

El primer símbolo sexual animado

Boop y su liguero prohibido

Boop y su liguero prohibido

Una enorme cabeza acaparada por los ojos, mofletes infantiles, pelo corto, rizos rebeldes y una expresión de puchero perpetuo.

No le preocupa otra cosa que bailar y cantar, todo el mundo la admira y se enamora de ella casi al instante. Betty Boop fue el primer símbolo sexual animado y la última flapper de los años veinte.

En las más de 100 historias en blanco y negro que protagoniza, se enfrenta – con una actitud que oscila entre el coraje y la ignorancia- a fantasmas, lobos, demonios o villanos que la atan por un amor no correspondido.

Nacida dos meses antes del  crack de la bolsa de Nueva York (en octubre de 1929) Betty significaba descaro, vestidos lujosos, fantasías elegantes y optimismo: el recuerdo desvanecido de la buena vida de los felices veinte.

El Cotilleando a… de esta semana está dedicado a Betty Boop, inspiración de Marilyn Monroe y Madonna. Un personaje  de dibujos animados que ya tiene 81 años y obsesionó, escandalizó, fue censurado, vendió y sigue vendiendo todo lo que lleve su cara impresa.

1. Creada por Grim Natwick (dibujante de los estudios Fleischer) Apareció por primera vez en  Talkatoons, una serie de 42 capítulos de dibujos animados, producidos por los estudios Fleischer y distribuidos por la Paramount entre 1929 y 1932. Las historias las protagonizaba un elenco de personajes que ella eclipsó pronto. El nueve de agosto de 1929 Boop se presentó ante el mundo en el capítulo Dizzy Dishes (Platos vertiginosos).

La Betty Boop perruna de 'Dizzy Dishes'

La Betty Boop perruna de 'Dizzy Dishes' (1929)

2. La Betty de Dizzy Dishes era una versión primitiva de la definitiva, caracterizada con una nariz negra y orejas de caniche, que actuaba en un restaurante donde todos eran perros y en el que trabajaba en protagonista del capítulo: el perro Bimbo.

3. La primera historia en la que apareció con aspecto humano fue Dizzy Red Riding-Hood, una versión de caperucita roja en la que no queda claro que el lobo quiera simplemente comerse a Betty.

4. Se desnudaba detrás de un biombo colgando toda su ropa interior, tenía un vestido rebelde que acostumbraba a escurrirse y subirse sólo, insinuaba la figura de sus piernas a trasluz, llevaba los ligueros flojos

La actriz Helen Kane, inspiradora del personaje

La actriz Helen Kane, inspiradora del personaje

A principios de los años treinta la censura prohibió varios de los capítulos de la femme fatale y los animadores se vieron obligados a rebajar el nivel de atrevimiento del personaje: la convirtieron en un ama de casa cuyo esposo nunca salía, llevaba un vestido más largo y su liguero desapareció… pero volvió más tarde por demanda popular.

5.  La actriz neoyorquina de vodevil Mae Questel fue la voz más famosa de Betty Boop. También dobló a Olivia (La novia de Popeye), Minnie Mouse, al fantasma Casper y a Little Audrey (un personaje de dibujos animados que representaba a una clásica niña pequeña estadounidense).

6. La inspiración principal para el personaje fue la actriz y cantante Helen Kane, a la que parodiaba el corto de animación en el que Betty Boop aparece por primera vez en forma de perro. Paradójicamente, Kane trabajaba para la Paramount y cuando el dibujo animado empezó a ganar popularidad el estudio empezó a dar de lado a la mujer de carne y hueso.

Mae Questel, la voz de Betty Boop

Mae Questel, la voz de Betty Boop

7. El famoso Boop-boop-a-doop que le da el apellido a Betty era creación de Kane. Ensayaba la canción That’s My Weakness Now cuando incorporó el garabato lingüístico a la letra. Se hizo de oro vendiendo discos.

8. Mae Questel actuaba en un espectáculo de variedades cuando Max Fleischer (creador de Betty) buscaba una voz para su personaje. Él la vio y quedó cautivado por su toque entre infantil y perverso, que claramente imitaba a la actriz Helen Kane. Questel se convirtió en la voz oficial de Betty Boop.

9. Su última aparición fue en la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988). Es el único cartoon que sale en blanco y negro. Mae Questell, que entonces tenía 88 años y estaba retirada del mundo del espectáculo, dobló al personaje de nuevo.

10. Aunque los episodios de Betty Boop  fueron coloreados en los años 70, originalmente todos se hicieron en blanco y negro menos uno: Poor Cinderella (Pobre Cenicienta, 1934), donde, para sorpresa del público, es pelirroja. La predominancia de rojos y azules se debía al sistema Cinecolor, el hermano pobre del mejorado Technicolor para el que Disney tenía la exclusiva.

Helena Celdrán