Un pollo de goma interpretando (genialmente) a Johann Strauss

De existir, en la Asociación de Amigos Ultras de la Música Clásica tendrían un cabreo monumental. Los juguetes anti-estrés pueden llegar a ser objetos sensibles en esta era infame, chillonas extensiones de una partitura. Su basta goma, nacida del más impuro de los petróleos, tiene el potencial de interpretar a Mozart o Bach. Si necesitabais una señal del apocalipsis cultural, ésta ha llegado, y no son cuernos o trompetas celestiales las que anuncien la ruptura del séptimo sello.

Es un pollo gritón de plástico entonando a Wagner.

Pollo Chillón de Goma Amarillo. Amazon.

Pollo Chillón de Goma Amarillo. Amazon.

En su chillido normalmente molesto se esconde camuflada una melodía que llega hasta el tímpano asustado. Al reconocerla, se constata la herejía: conozco este tono, te dices, esta música, pero no es posible, no doy crédito, porque es un pollo de plástico y no un violín o un oboe, es un engendro amarillo que puedes comprar en Amazon, y que está interpretando en este vídeo el sagrado Canon In D Major de Pachelbel, o El Danubio Azul, de Johann Strauss.

Un pollo de plástico que entona grandes clásicos. ¿Es posible? Un instrumento que no puede ni debería ser nunca considerado un instrumento. Una aberración, animal de coña molesto, bicho que pudo dejar sordo al maestro Beethoven

Puedo imaginar las cartas amenazantes de estos puristas.

 

Herejía para unos y para otros (entre los que me encuentro) maravilla. El pollo de plástico está en manos de Eddy Chen y de Brett Yang, que forman el dúo TwoSetViolin. Sus versiones de pollo clásico han resultado ser un inesperado éxito para estos veteranos artistas de la Orquestra Sinfónica de Sydney y Queensland. Han logrado financiar un tour mundial gracias a las donaciones de Kickstarter (50.000 dólares) tras varias actuaciones callejeras interpretando con sus violines sus temas favoritos, y en las que buscaban “preservar y dar conocer” la música clásica.

El pollo solo fue reclamo para atraer a la música magna aquellos bandidos que aman el trap.

 

Los comentarios están cerrados.