BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

¿Pagarías 2.300 euros por un libro tamaño ‘SUMO’ de David Hockney?

El libro en su atril. Foto: © Taschen

El libro en su atril. Foto: © Taschen

Tiene 498 páginas —trece de ellas desplegables—, mide 70 centímetros de alto y 50 de ancho y viene acompañado por un atril ajustable en adecuados tonos pop diseñado para la ocasión por el australiano Marc Newson (1963). El interior de este tocho contiene 450 obras de uno de los artistas vivos más admirados, famosos y millonarios, David Hockney (Bradford-Reino Unido, 1937).

La pregunta no es si a usted le gusta el arte del inglés —difícil de criticar por la sencilla libertad y poderosa maestría de luminosidad y movimiento con la que nos ha regalado el pintor, grabador, fotógrafo e incansable ser humano desde hace más de sesenta años—, sino si estaría dispuesto a desembolsar los 2.300 euros [el PVP no es exacto, los editores sólo lo han fijado en dólares, 2.500, y libras esterlinas, 1.750] que cuesta cada uno de los nueve mil ejemplares numerados que serán puestos a la venta.

A Bigger Book (Un libro más grande) es el título que, sin esconder las intenciones babilónicas y en una referencia al uso repetido de la palabra bigger en los títulos de Hockney, han puesto en la editorial Taschen a la monografía sobre el artista, recién presentada en la Feria del Libro de Fráncfort, gran cenáculo del negocio de las letras impresas y encuadernadas. Para que quede claro que la envergadura sí que importa, el libro viene acompañado por la descripción de “tamaño SUMO”, un guiño a la lucha de japoneses con tamaño de bulldozers.

David Hockney, Los Angeles, 2016 - Foto: © Matthias Vriens-McGrath

David Hockney, Los Angeles, 2016 – Foto: © Matthias Vriens-McGrath

En el apabullante libraco, Hockney, que está a un año de ser octogenario —cumplirá los 80 el 9 de julio de 2017—, disfruta de una buena salud envidiable y vive entre Los Ángeles y Londres —cortó con el Reino Unido en 1979 porque se sentía cohibido por la moralina social que rodeaba su homosexualidad, pero firmó la paz con la madre patria en los años noventa—, hace balance de su dilatada obra desde la adolescencia en la Bradford School of Art, donde ya llamó la atención como un prodigio del dibujo y el grabado.

La obra recorre el tremendo boom del pintor en los años sesenta, cuando se convirtió en el artista oficioso del descaro y el relajo del Swinging London, las escenas inolvidables de la languidez hedonista en torno al azul profundo de las piscinas de Califonia, los dibujos hechos con iPhones para sacar partido de un momento de bajón creativo, los paisajes de Yorkshire con los que firmó el armisticio con la inglesidad y los bailarines recientes de homenaje a Matisse.

“Nunca antes la obra de Hockney había sido publicada a una escala tan asombrosa y envolvente“, dicen los editores para vender el libro. Luego acuden a una de esas descripciones líricas comunes en el mercadeo artístico ante las cuales conviene pasar de largo so castigo de rubor por la vergüenza ajena:

Al recorrer sus páginas repletas de azules, rosas, verdes y naranjas, nos sentimos fascinados no sólo por la viveza colorista del artista, sino por su extraordinaria sensibilidad hacia el mundo que nos rodea. A través de las preguntas que Hockney se plantea incansablemente sobre la percepción y la representación, asistimos al suave reflejo de la luz en un charco embarrado de Yorkshire, a las grandes masas ocres de The Bigger Grand Canyon, a la rústica majestuosidad de The Bigger Trees near Warter, y, por supuesto, al brillo exquisito de una piscina bajo el iridiscente cielo turquesa de California en The Bigger Splash. Acompañando estas grandes pinturas encontramos dibujos, fotocomposiciones, collages multiperspectiva, diseños de escenarios, videomosaicos y dibujos del artista hechos con iPad, cada uno de ellos un ejercicio sobre cómo mirar y mostrar con diferentes estilos y soportes.

A Bigger Splash 1967 - © David Hockney - Foto © Tate

A Bigger Splash 1967 – © David Hockney – Foto © Tate

Peter Getting our of Nick’s Pool, 1966 © David Hockney - Foto: Collection Walker Art Gallery, Liverpool © Richard Schmidt

Peter Getting our of Nick’s Pool, 1966 © David Hockney – Foto: Collection Walker Art Gallery, Liverpool © Richard Schmidt

El pintor se ha implicado en la producción del tomo, que está concebido como un “acercamiento puramente visual” a su trabajo. Las 450 obras que seleccionó están introducidas por un prólogo, de puño y letra del artista, que funciona, aseguran, como una “declaración programática”. Como persona que rara vez mira hacia atrás, las obras conforman el “compendio definitivo” de Hockney. “No tiendo a vivir en el pasado”, escribe, “pero trabajando en este libro me he dado cuenta de lo mucho que he hecho”.

La obra lleva añadida incluye una cronología ilustrada de 680 páginas que permite contextualizar el arte de Hockney mediante dibujos, obra gráfica, retratos fotográficos y textos basados en los escritos del artista y en piezas críticas contemporáneas sobre su obra.

Taschen, que ofrece la descarga de un teaser en PDF de nueve páginas del libro, ha colocado a Hockney en la categoría SUMO que solamente merecen en el catálogo de la editorial otros categóricos y patriarcales dinosaurios —los Rolling Stones, los fotógrafos Salgado y Leibovitz…—.

Quizá el artista inglés, que ya no está en vena y ha perdido la tensión de su época gloriosa, deba temer el parecido entre los obituarios y estas ediciones de proporciones descomunales y precio para selectos vips.

Jose Ángel González

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

Interior de 'A Bigger Book' - Cortesía: Taschen

Interior de ‘A Bigger Book’ – Cortesía: Taschen

2 comentarios

  1. Dice ser Perico

    si, me lo compraría , solo que me viene mal económicamente ahora.
    lo adquiriría mucho antes que una sortija, o un viaje barato

    03 noviembre 2016 | 15:02

  2. Dice ser Baybee

    Sí lo compraría, pero la mayor parte de la obra de Hockney la tengo en libros con formatos más modestos, pero no por eso menos bellos. Un gran pintor:junto con Lucien Freud o Bacon es uno de mis favoritos.

    04 noviembre 2016 | 08:49

Los comentarios están cerrados.