‘Cowboy de medianoche’, la película clasificada “X” que ganó el Oscar

Encuadres

A finales de los 60, más que soplar, corrían fuertes vientos de cambios. El recorte de la tela en las prendas de la mujeres, la minifalda, se erigía como principal símbolo de la liberación sexual de la mujer en occidente; y en Estados Unidos a la sangría de las bajas de soldados en el campo de batalla de Vietnam se le sumaron las cada vez más numerosas pérdidas, en suelo norteamericano, en lo concerniente a ciudadanos pasándose al bando de los contestatarios y airados.

Hollywood no fue inmune a ello y la ceremonia de los premios Oscar de 1970 premió, como mejor película de 1969, a Cowboy de medianoche (Midnight Cowboy). Era inusual y rompedora. También se centraba en temáticas que aludían al sexo, como la prostitución masculina o la homosexualidad, y lo hacía desde el lado menos glamuroso de sus personajes.

Cowboy de medianoche (Midnight Cowboy)

( ©United Artists )

Cowboy a medianoche, que adaptaba la novela de James Leo Herlihy, no pertenecía ya a la “fábrica de sueños” de Hollywood sino que constataba las turbulencias de la realidad, las que el mismo Hollywod había intentado aligerar con tantas de sus películas, y lo hacía a través de la triste historia de un muchacho guapo y bien dotado, Joe Buck (Jon Voight), que dejaba su pequeño pueblo en Texas para comerse el mundo yendo a Nueva York, decidido a ganarse la vida como gigoló y el punto de mira apuntando preferentemente a mujeres solitarias.

El territorio de Joe estaba lejos del ganado y los rodeos, de las praderas y los ranchos. Su brío y masculinidad empezaba a brillar cuando se ponía el sol, entre las calles y los rascacielos de la Gran Manzana y, pese a la profesión a la que se empeñaba a dedicarse, era pura ingenuidad y bondad.

Era casi como una figura quijotesca, moviéndose en parcelas urbanas en las que abundan más los gigantes que los inofensivos molinos de viento, engañado incluso por la propia clientela a la hora de pagarle como contrapartida por los servicios prestados. Y su Sancho Panza, más timador que escudero, era un tullido y tuberculoso llamado Ratso (Dustin Hoffman), el mejor compañero de andanzas, tan poco heroicas.

En Estados Unidos fue clasificada “X” por su temática (en España no se estrenaría hasta 1975) y algunas imágenes explícitas, también se tomaba sus libertades a la hora de juguetear con el consumo de drogas. Y tanto Jon Voight, en su primer gran papel para el cine, como Dustin Hoffman (que ya había causado sensación en El graduado) resplandecieron en sus papeles de desechos humanos que intentan ganarse su porción del cielo, o un prematuro retiro en los tórridos y también utópicos parajes de Florida.

A 50 años de su estreno, puede que la forma y el contenido nos parezcan totalmente superados, pero al menos hay algo que no, y está en unas declaraciones que hizo el propio director, el británico John Schlesinger, “No tuvimos restricciones, la hicimos libremente, sin sometemos a pases previos o estudios de audiencia”.

Everybody’s Talkin’

Cowboy de medianoche (Midnight Cowboy

( ©United Artists )

De entre la espléndida banda sonora compuesta por John Barry, especialmente en el tema principal donde destaca el uso de la armónica, la que se hizo más popular fue una canción no original.

Era el tema Everybody’s Talkin’ y que se llegó a identificar rápidamente con la película de Schlesinger aunque no se hubiera visto. Escrita y compuesta por Fred Neil tres años antes, en 1966, fue la versión interpretada por Harry Nilsson la que se incluyó en el filme.

Una elección perfecta cuya letra ilustraba la idea de perseguir los sueños o el destino que cada uno cree tener en su cabeza, pese a chocar con lo que la gente dice o espera que hagamos para amoldarnos a sus convicciones. De las siete nominaciones a los Oscar ganaría tres, a la mejor película, dirección  y montaje. La música de John Barry no fue nominada.

 

La primicia mundial de ‘Cowboy de medianoche’ tuvo lugar el 25 de mayo de 1969 en Nueva York. A los cines españoles no llegaría hasta septiembre de 1975.

Posts relacionados

Mad Max (1979)

( ©Warner Bros )

El futuro es salvaje: 40 años de ‘Mad Max’

Optimismo en tiempos revueltos (‘Sucedió una noche’, 1934)

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sternalia

    Me la apunto en la lista de clásicos para ver. Gracias por tus consejos. Un saludo.

    23 mayo 2019 | 10:28

  2. Dice ser AZULMARINOCASINEGRO

    Auténtica película de culto

    24 mayo 2019 | 00:46

  3. Dice ser Paginas Web

    Excelente pelìcula (y)

    26 mayo 2019 | 07:17

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.