El futuro es salvaje: 40 años de ‘Mad Max’

Encuadres

El futuro, o al menos el mío, me gusta imaginármelo rodeado de paisajes de naturaleza de ensueño, gatos ronroneando a mi alrededor, cervatillos saltando libremente, aves exóticas revoloteando, perritos jugueteando y ¿por qué no? quizás también algún koala por allí. Pero sobre todo con gatos (¡me encantan!).

Naturaleza, civilización y progreso en armonía. Y con bellos saltos de agua con los que ensimismarse e instalaciones de spa para relajarme y siempre a mi disposición. No hay hambre ni guerras en el mundo, y las distintas etnias e ideologías conviven respetándose pacíficamente. E Internet está libre de insultos. Pero no. Sin conflicto no hay historia.

Mad Max (1979)

( ©Warner Bros )

La visión del futuro que arrasaba hace 40 años, y también ahora, era mucho más imperfecto. Mad Max presentaba un panorama posapocalíptico y violento, una distopía inspirada en los tiempos de las barbaries de Atila dominado por la ley de la sin ley y bandas de salvajes moteros a las que les mola pasar el tiempo surcando polvorientas carreteras en busca de los bienes más preciados, combustible y agua (bueno, estas ideas se desarrollarían más en las secuelas), y aterrorizando, torturando, violando a hombres y mujeres y matando a todo aquel que tuviera la mala fortuna de cruzarse cerca de sus ruedas.

Un panorama angustiante y deprimente en el que los Salones de la Justicia, el cuartel general de la policía, están en un edificio mísero y desvencijado. Los pocos agentes que aún asumen su sentido del deber, demacrados o mutilados por las circunstancias, saben que, desestimada la posibilidad de reconducir a los criminales hacia el buen camino, solo pueden imponer orden a lo bestia, recurriendo a métodos más expeditivos y sin necesidad de que interfiera abogado defensor alguno.

Mad Max era además fetichista a tope. Fetichista del motor con sus trepidantes persecuciones, y fetichista con su estética steampunk y personajes en cueros (chupas, botas y prendas de vestir).

Entre todo esto debía moverse uno de esos agentes, Max Rockatansky, en un porvenir cada vez más negro (una hecatombe nuclear estaba por llegar) y cada vez más poseído por la rabia y la desesperación. Lógico en alguien que verá como su mejor amigo agoniza en un hospital con el cuerpo completamente quemado, o como su esposa e hijo de dos años también son el blanco de unos desalmados liderados por un individuo que se hace apodar “el Cortauñas”.

Max, resolutivo y a bordo de su Interceptor V8 (un Ford Falcon XB GT coupé), trucado para que alcance el doble de velocidad, está a un paso de convertirse en “Max el loco”.

Mel Gibson interpretando a Max, y George Miller en labores creativas de dirección (con algunas ideas inspiradas en A Boy and his Dog de 1975), vivieron en esta modesta producción australiana de presupuesto ínfimo su salto directo a la fama internacional. Cada uno de los pocos dólares (australianos) invertidos se aprovechó en pantalla y en taquilla rindió como nunca hubieran imaginado. Popularizó un subgénero posapocalíptico, pero sobre todo dio lugar a una leyenda, cinematográfica.

Por cierto, Mad Max hubiera preferido los perros.

Más allá de la trilogía

Mad Max: Furia en la carretera

( ©Warner Bros )

Hubo una secuela aún mejor, Mad Max: el guerrero de la carretera (1981), y otra más suave, Más allá de la cúpula del trueno (1985) con Tina Turner.

Y cuando nadie la esperaba ni lo había pedido, una cuarta película y el nirvana con Mad Max: Furia en la carretera en 2015, con Tom Hardy supliendo a Gibson y una imperial Charlize Theron. Elogios de la crítica, seis premios Óscar y considerada por más de uno como la mejor película de acción del siglo. Si se resuelve la disputa legal entre George Miller y los estudios Warner Bros, por un abono millonario extra derivado de los beneficios de Furia en la carretera, tal vez tengamos una quinta entrega.

Mad Max: salvajes de la autopista se estrenó en Australia el 12 de abril de 1979, en España el 5 de febrero de 1980 y fue clasificada “S” por su alto contenido de violencia.

Posts relacionados

Mad Max 2 Vídeo: Conduciendo y muriendo. El punto de vista de ‘Mad Max’

Sin esperanza no hay vida: ‘Mad Max. Furia en la carretera’

 

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Alejandro

    Magnífica película que además ha envejecido bastante bien, y con dignas sucesoras, algo poco habitual. Unas cuantas curiosidades :

    https://rodajesdepeliculas.blogspot.com/2015/03/el-rodaje-de-mad-max-detras-de-las.html

    12 abril 2019 | 23:16

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.