Optimismo en tiempos revueltos (‘Sucedió una noche’, 1934)

El clásico de la semana

“El optimismo es radical. Es la elección difícil, la elección valiente”. Así empieza el artículo de Guillermo del Toro publicado en la recopilación de ensayos de la revista Time bajo el título de The Art of Optimism e impulsados por la cineasta Ava DuVernay.

Entre las frases para convencernos y conducirnos al lado más optimista de las cosas que va desgranando el escrito del director mexicano encontramos otras como “El optimismo es nuestro instinto para inhalar mientras nos sofocamos”. Durante los años de la Gran Depresión, a partir de la Crisis de 1929, Frank Capra debía pensar del mismo modo. Las dificultades y las miserias sociales, económicas y morales bien podían verse desde otra perspectiva, más alentadora.

Sucedió una noche (1934)

( ®Sony )

Capra, o mejor dicho, su familia, emigró de las tierras sicilianas (y que el cine y la televisión han vinculado para siempre a la Mafia) hasta el país de la esperanza y donde los sueños podían cumplirse. En Estados Unidos crecería y decidiría que quería ser director de cine y, sobre todo durante la década de los 30, encandiló a crítica y público. También a los premios Óscar.

Tres veces en cinco años, con sus películas de 1934 a 1938, ganó el Óscar al mejor director y dos de ellas también el de mejor película. Una fue Sucedió una noche (It Happened One Night, 1934), comedia romántica en formato de road movie en la que la muy consentida y poco sumisa hija de un multimillonario (Claudette Colbert) intentaba escapar del regazo de su todopoderoso padre (multimillonario, sí, pero nada tiránico, más bien comprensivo y que interpretó Walter Connolly), para entregarse a los brazos de un maduro cazador de fortunas.

En este cuento de hadas encantador y brillante, con el trasfondo de la recesión, el recorrido de la protagonista se toparía con el de un periodista cínico y oportunista (Clark Gable). En pantalla, Colbert y Gable hicieron saltar chispas.

Entre medio vivían (más o menos) carencias y penurias como el resto de los pobres (la mayor parte de la población) y también se veían forzados a compartir asiento y hombros en el que apoyarse para echarse una cabezadita en el autobús, o pernoctar en la misma habitación de moteles de carretera, con las camas convenientemente separadas por una manta, y en graneros al aire libre.

La química sexual funcionó tan bien que cuando en una escena Gable hacía una especie de striptease (desvestirse antes de dormir) y el público descubrió que debajo no llevaba camiseta, los fabricantes de dicha prenda demandaron a la productora porque sus ventas decayeron. En otro mítico momento, el personaje de Claudette Colbert lograba que un coche se detuviese al instante haciendo autostop. Lo conseguía enseñando generosamente su pierna al primer conductor que se cruzaba con ellos.

Sucedió una noche (1934)

( ®Sony )

Estrenado hace 85 años, es uno de los títulos emblemáticos ganadores del Óscar y el primero que logró hacerse con las estatuillas pertenecientes a las cuatro categorías principales: película, dirección, actriz y actor protagonistas (además de mejor guion adaptado). La otra película de Capra recompensada con el Óscar al mejor largometraje fue Vive como quieras (You Can’t Take It with You) de 1938.

Puede que las miradas y sensibilidades hayan cambiado a la hora de apreciar una película, pero Capra demostró que una visión optimista no está reñida, ni mucho menos, con la genialidad. Sucedió una noche incluso se permitía mostrar un epílogo final (y feliz), la del derribo de “los muros de Jericó”, sin tener que contar con la presencia de su pareja protagonista en pantalla.

Aquí el colofón será volver a otro de los fragmentos del citado texto de Guillermo del Toro: “El escritor estadounidense Theodore Sturgeon dijo una vez: “El noventa por ciento de todo es basura” y creo que tenía razón. Pero seguramente eso también significa que “el diez por ciento de todo es merecedor del maldito esfuerzo”. Capra, y algunos más, lo suscribimos.

Estrenada en cines: el 22 de febrero de 1934 en EE.UU., y en octubre de 1935 en España.

En blu-ray: la edición más reciente es del 11 de mayo de 2016.

En streaming: en Filmin, y en alquiler en Rakuten TV y Apple iTunes.

Posts relacionados

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú

(®Sony)

Dr. Strangelove o: cómo aprendimos a reírnos de la amenaza atómica

‘Cuentos de la luna pálida’, una obra maestra restaurada en 4k y en cines

Los comentarios están cerrados.