Aquaman, mujeres, monstruos y el terror de las fosas abisales

Cápsulas de cine

En menos de siete días la casualidad ha querido enlazar dos películas, una un clásico del pasado, la otra un futuro proyecto de cine. Las dos decididas a sumergirnos en aguas profundas en compañía de monstruos.

El 3 de febrero fallecía la actriz Julie Adams a los 92 años de edad, una de las “bellas” que encandilaron a criaturas míticas de la gran pantalla, una de las damas icónicas de las historias de fantasía y terror en blanco y negro. Por su parte, Warner Bros envalentonada por el taquillazo de Aquaman anunciaba que estaba preparando un spin off de la película protagonizada por Jason Momoa.

La mujer y el monstruo

(‘La mujer y el monstruo’ ®Universal y ‘Aquaman’ ®Warner Bros)

El azar ha querido que la noticia del spin off se haya convertido en un involuntario homenaje a Julie Adams, Al igual que Fay Wray enamorando a King Kong, Julie era el objeto del deseo de una criatura marina de la Amazonia en La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, 1954), la película que inspiró la oscarizada La forma del agua de Guillermo del Toro, y gran parte de su excelente acogida popular se lo debía a que Julie se pasara buena parte del metraje en bañador.

Ahora, y bajo el cetro del superhéroe de DC Comics, parece que las aventuras bajo el mar han vuelto a resultar interesantes para el espectador aunque la propuesta de su director, James Wan, que no por casualidad es un amante del cine de terror, es que esta extensión del universo de Aquaman sea de terror y se titule The Trench.

La Trinchera, o la fauna de habitantes mutantes más siniestros, belicosos y despiadados del reino de Atlantis arrojados a la zanja de la Fosa de las Marianas, sería la horda protagonista, y atlantes y humanos sus víctimas predilectas, pero no contaría con ninguno de los protagonistas de Aquaman.

De paso, The Trench nos recuerda que la producciones de ciencia-ficción y terror bajo las aguas fueron casi un (sub)género en sí mismo en los ochenta y los noventa con The Abyss (1989) de James Cameron en la cabecera y Esfera (1998), que reunió a un reparto protagonista tan disparatado como Dustin Hoffman, Sharon Stone y Samuel L. Jackson, intentando emular, casi una década después, al clásico de Cameron basándose en una novela de Michael Crichton, el autor de Jurassic Park.

Años antes, los más entregados a la causa habían podido relamerse con Humanoides del abismo (1980), una serie B producida por Roger Corman y realizada a remolque del taquillazo del Tiburón de Spielberg. Tampoco es que diera para mucho, pero tuvo su momento de gloria, en cines y videoclubs. Sobre el resto, tuvimos Leviathan. El demonio del abismo, Profundidad seis o Los señores del abismo, las tres estrenadas en 1989 e intentando pescar algo del éxito de Abyss. O Deep Rising. El misterio de las profundidades (1998).

Incluso el director valenciano Juan Piquer Simón se atrevió con La grieta (1990), cuyo mayor mérito fue lograr que en su elenco participara R. Lee Ermey (el estricto sargento Hartman de La chaqueta metálica). Digamos que prácticamente todas generaron más expectativas rotas que pesadillas, algo que esperemos no ocurra con The Trench.

Posts relacionados

La Llorona

(®Warner Bros)

‘La Llorona’ y otros cinco terrores que intentarán asustarnos en cines

La importancia del sexo en ‘La forma del agua’

 

1 comentario

  1. Dice ser Nacrophagous

    The Trench es más bien la fosa, si nos ceñimos al mar.

    Por otro lado the abyss era un pastel romanticoide. Yo también creí que era de terror, y cuando fuimos a verla unos amigos y uno de ellos llevó a su hermana pequeña nos quedamos asustados. Resultó que a la niña fué a la única que le gustó el bodriete aquel. 🙂

    12 febrero 2019 | 09:00

Los comentarios están cerrados.