Seis lecciones que hemos aprendido (o recordado) con ‘El regreso de Mary Poppins’

En pantalla

La secuela del clásico de hace casi 55 años que ha emprendido Disney es ante todo muy respetuosa, una consideración que la hace recrearse en los aspectos más añejos o pasados de moda para lo que es el cine y los gustos de los espectadores jóvenes actuales.

Un capricho a contra corriente que podrá gustar más o menos, hecho con mimo y con otros adjetivos similares que podrían sonar a cursis, pero es la esencia de esa historia de Mary Poppins, una oda a la magia y a la alegría en nuestra cotidianidad que tuvo en Julie Andrews a su actriz perfecta y que ha encontrado en Emily Blunt a la sucesora perfecta.

El regreso de Mary Poppins

( ®Disney )

Otra cuestión es que en una multisala, rodeada de títulos como Aquaman, Spider-Man: Un nuevo universo o Ralph rompe Internet haya disminuido su poder de convocatoria entre el público comparado con el cine de hace más de medio siglo, sobre todo entre los adolescentes o veinteañeros.

Pero la magia y la perfección (al igual que perfecta, o casi, se ve su niñera protagonista) de este regreso se nota desde la animación deliberadamente retro o los mismos títulos de crédito iniciales sobre un fondo de pinturas.

Quizá el mayor inconveniente es que se echa de menos canciones más pegadizas (ninguna se le acerca a Chim Chim Cher-ee, Con un poco de azúcar o Supercalifragilistoexpialidoso, una emblemática palabra que, por cierto, nunca llega a pronunciarse en esta secuela).

A Cover is Not the Book, interpretada en el Royal Doulton Music Hall, y Nowhere To Go But Up, que oímos en la escena final, entre nubes y globos de colores, sean las más destacadas de las compuestas por March Shaiman y Scott Wittman.

El regreso de Mary Poppins

( ®Disney )

Pero en tiempos en que la ingenuidad ha quedado aparcada, o devaluada, en las ficciones de la gran y pequeña pantalla ahí está Mary Poppins para hacer sentir a más de un espectador ya entrado en años de nuevo como un crío. Y esta es la primera lección, que seguramente ya conocíamos pero desatendemos con frecuencia, que nos trae la película dirigida por Rob Marshall: no olvidar al niño o niña que llevamos dentro.

Segunda lección, incluso las acciones que nos pueden dar más pereza pueden encararse de una manera divertida o amena (un buen ejemplo es la escena de la bañera). Tercera: no hay que lamentarse o deprimirse si uno sabe ver las cosas desde la perspectiva adecuada (nos lo demuestra en las escenas con Topsy, la prima de Mary Poppins). Cuarta: No juzgar por las apariencias (a la que el número con la canción A Cover is Not the Book hace referencia).

Quinta: que todo es posible, o al menos hay que intentarlo (incluso “atrasar” el tiempo), y sexta y no menos importante: saber dónde guardamos las cosas.

Estrenada en cines: el 21 de diciembre de 2018.

(En pantalla: recomendaciones de estrenos en cine, streaming o blu-ray/DVD)

Tráiler de ‘El regreso de Mary Poppins’

Posts relacionados

Into the Woods 2014

James Corden y Emily Blunt (Disney)

Con ‘Bohemian Rhapsody’ o ‘Mary Poppins’ se confirma: este es el año de los musicales

Y ¿qué ocurre después de los finales felices (‘Into the Woods’)?

6 comentarios

  1. Dice ser T*POL

    No me ha gustado y a mis hijos tampoco. En efecto, ninguna canción es pegadiza, Emily Blunt es una buena actriz aunque me resultó un poco “pija”… Quizá porque nadie puese igualar a Julie Andrews…
    El argumento un poco soso. En fin. Hemos salido del cine con la sensación de que “emosido engañados”…

    08 enero 2019 | 09:51

  2. Dice ser Eduardo

    ¿”Hay está”?
    Hasta ahí he podido leer.

    08 enero 2019 | 10:24

  3. Dice ser Mar Lopez

    A mi no me gustó. Es aburrida, insípida, tópica y nada mágica.

    08 enero 2019 | 11:16

  4. Dice ser sugar

    Pues la fuimos a ver mi madre y yo y no nos gustó demasiado… las canciones comparadas con la primera son muy aburridas. Mágica era la primera

    08 enero 2019 | 11:48

  5. Dice ser Lola

    Me gusta muchísimo la primera versión, y eso hace que dude en ver esta nueva. Lo mismo me pasó con Ben Hur, que preferí quedarme con el recuerdo de la de 1959. Creo que hay películas que son intocables.

    08 enero 2019 | 13:32

  6. Dice ser Morgana

    Comentario generalizado en mi entorno el de las canciones nada pegadizas y sosonas. Todos se quedan con la versión antigua, asi que creo que me no me animaré a verla. Es una de mis películas preferidas y no me apetece ver la adaptación.

    08 enero 2019 | 15:38

Los comentarios están cerrados.