BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Nacidos para provocar: lo nuevo de Lars von Trier y Gaspar Noé

Listas de cine

Las dos películas se presentaron en primicia en el pasado Festival de Cannes, ambas cuentan con distribución y se estrenarán en nuestras salas. Y también son dos títulos que está previsto que se proyecten en el próximo Festival de Cine Fantástico de Sitges, que tendrá lugar del 4 al 14 de octubre.

Cine de autor sin paliativos, cineastas fieles a sus postulados y a su forma de ser y rodar. Buscando remover conciencias y estómagos. Uno es de sobras conocido, el danés Lars von Trier, el otro es el director argentino afincado en Francia Gaspar Noé. Y ambos tienen preparados nuevos “artefactos” fílmicos para provocar al personal: The House That Jack Built y Climax, respectivamente. Cuando lleguen a las pantallas, prometen no dejar indiferentes a nadie, aunque no se hayan visto.

‘The House That Jack Built’ de Lars von Trier

The House That Jack Built

( ©Golem Distribución )

¿De qué va? Se inicia en los años 70 para relatar, a lo largo de 12 años, la trayectoria como asesino en serie de Jack (Matt Dillon), un tipo frío y arrogante, incapaz de sentir la menor empatía o sentimientos hacia alguien. Se estructura en cinco episodios que narran, con todo lujo de detalles, sus asesinatos y que Jack considera que son en sí todo un arte.

Antecedentes (muy) gamberros. Estamos ante el que es probablemente el cineasta más transgresor y extremo que más fama (buena o mala) ha ido acumulando en las últimas décadas. Lars von Trier no tuvo reparos en escenificar la crueldad de la guerra de los sexos poniendo a sus protagonistas femeninas ante todo tipo de situaciones, y a cada cual más humillante: la cantante Björk en Bailar en la oscuridad (2000), Nicole Kidman en Dogville (2003) o Bryce Dallas Howard en Manderlay (2005).

En Anticristo, con Charlotte Gainsbourg y Willem Dafoe, se propuso hacer una película de terror psicológico, a su manera, y no se cortó un pelo en mostrar mutilaciones genitales en primer plano. En 2011, durante la presentación en Cannes de Melancolía, la lió al decir que “entendía a Hitler”; y con Nymphomaniac (2013) quiso darle otorgarle el nivel adecuado de cine de autor a una historia de alto contenido sexual.

¿Por qué promete polémica? En The House That Jack Built se ha visto un paralelismo con la misma obra del director danés, el de buscar el arte y la satisfacción a través del sufrimiento o el rechazo que pueda generar en el espectador. A la vez podría ser su propio testamento cinematográfico porque Von Trier ha declarado que no sabe si hará más películas.

La cuestión es que muestra escenas de tormento y violencia extrema cebándose sobre todo en mujeres (Uma Thurman y Riley Keough entre sus “víctimas”) y, lo que más indignó, en un niño e incluso exhibiendo la grotesca manipulación de su cadáver. Cientos de personas abandonaron las proyecciones en los pases de Cannes y en las redes sociales, siempre raudas y veloces, se vertieron calificativos del tipo “vomitiva”, “sádica”, “asquerosa” o “patética”. Las dos horas y media de duración tampoco la ayudaron precisamente a ser más llevadera.

Estreno previsto en España: Fecha a determinar (Distribuidora: Golem Distribución)

 

‘Climax’ de Gaspar Noé

Climax 2018

( ©Avalon )

¿De qué va? La acción tiene lugar a mediados de los años 90. Veinte jóvenes bailarines de danza urbana se reúnen para pasar tres jornadas de ensayos en un caserón abandonado en el bosque. Lo que prometía fiesta y experiencias profesionales más o menos controladas acaba derivando en una psicodélica paranoia. Alguien les ha puesto droga en la sangría y ahora sus actos y consecuencias son imprevisibles. Sofia Boutella es una de sus protagonistas.

Antecedentes (muy) gamberros. Es conocido por el polémico plano secuencia de nueve minutos de la violación del personaje de Monica Bellucci en Irreversible (2002). Fue además la única de sus películas que tuvo una distribución comercial normalizada en nuestras pantallas.

Menos suerte corrió Enter the Void (2009), entre cuyas lindezas llegaba a mostrarnos un coito pero desde el interior de una vagina. Su siguiente y más reciente largometraje estrenado fue LOVE (2015), una propuesta de porno en 3 y que se estrenó aquí a través de Netflix, año y medio después de su presentación en diversos festivales (Cannes y Sitges entre ellos). Su momento culminante: una eyaculación masculina en primer plano, directa a la cámara (o si se quiere, en sentido figurado, a la cara del espectador). Así se las gasta Gaspar Noé.

¿Por qué promete polémica? Música, baile, droga, sexo, desesperación y muerte. Ha sido definida como una “rave” endemoniada, una espiral de locura y violencia. Un viaje infernal a la depravación y a la decadencia del ser humano y una constatación de la imposibilidad de que todos vivamos en paz y armonía.

En cualquier caso una propuesta incómoda de ver y con la música y canciones (la banda sonora) a todo trapo. Si Gaspar Noé deja a un solo espectador indiferente es que no ha logrado su objetivo. Variety la definió como “una versión de Fama dirigida por el Marqués de Sade con un Steadicam”. Ganó el premio a la mejor película de la Quincena de Realizadores de Cannes.

Estreno previsto en España: jueves 11 de octubre.

Los comentarios están cerrados.