Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Entradas etiquetadas como ‘Iglesia flotante’

Una iglesia “volando” sobre el terreno

Si Goscinny y Uderzo decían de los romanos que estaban locos, no quiero ni pensar lo que dirían de estos estadounidenses que para la restauración de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, un cenáculo de solo 112 años, organizan el lío necesario para no tener que tocar ni un ladrillo de algo que tiene el mismo valor arquitectónico que la casa de mi abuela. Lo digo porque la casa de mi abuela tiene aproximadamente la misma edad, pero más allá del valor de la construcción tradicional de adobe con la que mi bisabuelo debió construirla, no tiene ningún mérito.

Que no venga el tornado, por todos los dioses

Que no venga el tornado, por todos los dioses

Está claro que quizá nosotros en Europa vemos estas cosas desde otra perspectiva, porque tenemos un patrimonio arquitectonico de incalculable valor fruto de una historia de más de doscientos años, que ciertamente al otro lado del charco, no tienen.

Eso sí, como alarde de técnica y de capacidad constructiva y económica el asunto es de tener en cuenta y ofrece unas imágenes impactantes, aunque no debemos dejarnos impresionar demasiado, recalces y soportaciones temporales de edificios históricos hace tiempo que se llevan haciendo, no de la manera tan espectacular que nos aporta la visión de que todo el edificio esté sobre el andamiaje a la vez, pero sí de forma parcial más contenida.

Eso sí, como alarde de técnica y de capacidad constructiva y económica el asunto es de tener en cuenta y ofrece unas imágenes impactantes, aunque no debemos dejarnos impresionar demasiado, recalces y soportaciones temporales de edificios históricos hace tiempo que se llevan haciendo, no de la manera tan espectacular que nos aporta la visión de que todo el edificio esté sobre el andamiaje a la vez, pero sí de forma parcial más contenida.

En todo caso me parece interesante y un poco metafórico: el hombre sosteniendo en sus manos la casa  de Dios.

Como siempre.