BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

¿De verdad hemos acabado con la esclavitud?

Soy absolutamente defensor del aprendizaje. Del aprendizaje desde el punto de vista de la transmisión de las profesiones desde un experto -poseedor de conocimientos por su experiencia- hacia un aprendiz. Aprendiz y aprendizaje, me parecen palabras hermosas y prometedoras. Todos lo hemos sido y en algunos campos nunca dejamos de serlo.

El aprendiz, no solo ofrece el libro abierto de su inexperiencia para ser escrito por el o los maestros, sino que aporta su trabajo de ayudantía, necesario e imprescindible para culminar a tiempo los trabajos, proyectos u objetos fabricados. El aprendiz, aporta su trabajo, su mano de obra, sus manos y también, cada vez más sus conocimientos.

Y es aquí donde el aprendiz moderno se convierte en becario invirtiendo los polos de la decencia y del intercambio de trabajo y tiempo por dinero, convirtiendolo en trueque de conocimientos por oprobio y esclavitud. Me explico: en tiempos no tan lejanos, el aprendiz, carente de todo conocimiento ayudaba al maestro y se le satisfacía un pequeño sueldo que iba creciendo a medida que su aporte al proceso productivo era mayor. Partía de la nada, pero recibía un salario, aunque mínimo y muchos conocimientos.

En la actualidad, el aprendiz, esa figura que la historia y los abusos hizo desaparecer, ha sido sustituida por el becario, mucho mejor visto pues cambia sus conocimientos –no cualquiera puede ser becario o colaborador, sino que ha de ser licenciado o estudiante de últimos cursos- y su trabajo por el más absoluto de los agujeros negros del saber. La nada. Nadie le ayudará ni aprenderá nada más que de sus propios errores. Será un trabajador gratuito. Llenará paginas de curriculum con los trabajos realizados y escribirá a su futuro contratador en ese papel la pista fundamental : estoy dispuesto a trabajar gratis. Pero ¡ojo! besos no doy, ¿por quien me toma?

miralles2

Aunque podría ser perfectamente la pataleta de este blog, es simplemente la constatación de la realidad de nuestro sector – y de muchos otros- en el que grandes estudios de arquitectura o incluso organizaciones, como la fundación Enric Miralles, que amparadas por la imagen y el prestigio de un arquitecto fallecido, en este caso Enric Miralles, ofrecen esta lamentable forma de abusar de dos arquitectos especializados en infografía es decir con altos conocimientos tecnológicos y gráficos en horario de ocho horas y con la bonita remuneración de cero euros durante seis meses. Eso sí, no es una beca, no es un trabajo. Es un “intership”. Así lo dice en el anuncio.

Y se precisa:

alto dominio de herramientas de diseño 3D, experiencia en la elaboración de maquetas de arquitectura y habilidades proyectando espacios arquitectónicos. Se valorará asímismo conocimiento de inglés, español e italiano.

Supongo que llevar los calzoncillos por fuera, volar y hacerse pis encima ante una piedra de kriptonita no estará mal visto. Es decir, no se ofrecen conocimientos a un aprendiz, ni a un profesional junior que aporte sus conocimientos a cambio de un sueldo, sino un EXPERTO QUE TRABAJE SEIS MESES GRATIS.

Siento vergüenza y tristeza a partes iguales, lo primero ante el abuso humano y lo segundo ante la realidad: esos que abusan de nuestros compañeros, son ni más ni menos que compañeros de profesión, más afortunados, mejor posicionados, pero lobos de la misma manada. Si es que aún son capaces de ver a alguien como compañero y no como mano de obra barata.

Perdón, quería decir gratuita.

Nota del arquitectador: Lamento profundamente que sea precisamente el nombre de un enorme arquitecto fallecido como Enric Miralles el que sea manchado con esta forma de actuar, y lamento de igual manera que a la hora de la publicación de este post, la situación del país haya hecho que 247 personas se hayan inscrito en la oferta.

 

 

 

15 comentarios

  1. Dice ser pata_de_jaguar

    La esclavitud es historia vieja…. ahora existe el Moderno Intership.

    16 Agosto 2013 | 00:51

  2. Dice ser Ludia.es

    La esclavitud ha cambiado los términos…
    http://ludia.es/

    16 Agosto 2013 | 09:00

  3. Dice ser Javi

    Asco es lo que siento yo por esto. Tagliabue cobra por sus proyectos no es cierto? Que pague a quienes aportan herramientas a su empresa para realizarlos!
    Que la oferta venga a través de una fundación no hace mas que agravar la situación.

    16 Agosto 2013 | 10:32

  4. Dice ser QUIJOTE-BARRANTES

    Eso es lo que la administración tendría que penar, no sólo con multa, también con cárcel, pero eso sí, con unas prácticas en campo de concentración, y acceso a cantera, para picar piedra, con los gastos de estancia, y manutención (pan y agua), cubiertos, en función del tonelaje picado en el día…
    .
    .
    .
    … tenemos paciencia, pero como todo, puede terminar, y el riesgo es el mismo que acercar una cerilla encendida a una Sana Bárbara, de las de antaño, con las consecuencias más que predecibles para todo y para todos…
    .
    .
    .
    Mercado libre, si, mercado libre se está convirtiendo en explotación pura y dura y en especulación por parte de aquellos, que bien desde el engaño o de su posición, están reconduciendo los hilos a su antojo. No creo que se trate de una sola mano, son muchas, y todas con el mismo patrón de forma,… explotar, y explotar a la población, con tal de sacar ellos, no para vivir, para malgastar … ufff… … me caliento … con todo lo que vemos alrededor …
    .
    .
    .
    Evidentemente, en algunos casos, los trabajadores también tenemos que arrimar el hombro todo lo posible por levantar la empresa (cosa, que algunos no son capaces de ver), pues el empresario, por el sólo no hace nada, pero sin el tampoco se hace nada. Y bien es cierto que con esas circunstancias, algunos explotan al trabajador, pero también es cierto que por esa forma de ser de la humanidad, del egoísmos individual, se aprovecha esa otra gente, para poder sacar ellos una mayor tajada, en lugar de eso que llaman el precio justo para todo y que en contra prestación las fuerzas sociales piden un incremento de impuestos, … incremento de impuestos, ¿para qué?, si al final nos lo terminan de sacar a los trabajadores de la piel … lo que habrá poner valor a las cosas y pagar por ellas como corresponda.

    La verdad, al presente Blog del Arquitectador, sólo le habría faltado añadir, que los cursos preliminares de diseño, que la gente habría tenido que realizar, fueron o han sido impartidos por parte de dicha asociación o con fondos de la misma, con parte de desviación de fundos europeos para formación, con lo que en términos claros, estaríamos diciendo que es más que una tomadura de pelo, por no decir otras cosas…

    Así andamos, y así estamos… Dios, danos paciencia …

    16 Agosto 2013 | 10:36

  5. Dice ser Ignacio J. Dufour García

    Yo como ingeniero a punto de titular he visto muchas ofertas similares, una de ellas por parte de la OCDE para trabajar en Francia pagandote tu la estancia y sin ningún tipo de remuneración.

    16 Agosto 2013 | 11:13

  6. Dice ser Carla

    No está de moda hablar de explotación, ni de derechos laborales. Esas son cosas del pasado. Ahora solo se habla de la flexibilidad de horarios, de salario, geográfica …

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    16 Agosto 2013 | 11:23

  7. Vivimos tiempos de paradojas: nunca ha habido tanta riqueza y dinero circulando, pero “hay que apretarse el cinturón” para salir de la crisis. Hay más de seis millones de personas sin empleo, el paro es percibido como el mayor problema del país y pareciera que, por ahora, la respuesta de los sindicatos de concertación pasa sobre todo por la renovación del pacto social. Y la de los alternativos por la movilización y llamados a la huelga general… ¿No queda otra, “con la que está cayendo”, que pedir empleo a los empresarios? Abrimos el debate.

    El trabajo no es un problema, y es, además, necesario, porque la transformación de la naturaleza por la actividad humana es imprescindible para la supervivencia de la especie y de los individuos. A este respecto, lo único que ha cambiado es que la enorme productividad desatada por el capitalismo ha llegado a entrar en contradicción con los límites ecológicos y ha configurado un gigantesco mercado de bienes de consumo innecesarios. Quizá ya no hace falta tanto trabajo para reproducir la vida humana. Quizá hay un exceso de actividades antisociales alimentadas por el proceso de acumulación sin fin en que el capitalismo consiste. Pero esa no es la cuestión principal.

    El problema esencial –el que genera el mismo proceso de acumulación– de nuestro tiempo no es el trabajo, sino el trabajo asalariado. La relación asimétrica que impone que una persona, sin acceso a los medios de producción, deba vender su fuerza de trabajo a otra, propietaria de los mismos, a cambio de una retribución que ha de permitir –trabajo doméstico no pagado mediante– reproducir esa misma fuerza, para que la rueda pueda seguir girando al día siguiente. La diferencia entre el valor de lo que permite reproducir la fuerza de trabajo y el valor de lo producido se llama plusvalía. Y es un producto específicamente humano que se apropia en exclusividad una de las partes de la relación.

    Asalariado

    Sustentada esa dinámica esencial –el trabajo asalariado–, el problema se configura como una cuestión relativa a una relación de fuerzas en un momento concreto. Es el escenario de un conflicto: la lucha de clases. Las victorias parciales de una u otra parte le permiten aumentar o disminuir el grado de explotación, modificar los mecanismos por los que se expresa la misma confrontación, desestructurar al adversario. Eso es lo que ha pasado con el mundo laboral en las últimas décadas: la emergencia de un profundo proceso de desestructuración, segmentación y debilitamiento de la clase trabajadora por parte de un empresariado cada vez más triunfante y organizado.

    Subcontratas, ETT, contratos tem­­porales, deslocalizaciones, facilitación del despido, flexibilidad absoluta en torno a las condiciones esenciales de trabajo… constituyen mecanismos, conscientemente desarrollados, para enfrentar a los trabajadores entre sí.

    La llamada descentralización productiva –lo que otros llaman el postfordismo– no es más que una brutal mutación que transforma un mundo laboral de obreros, con contrato para toda la vida, con un cierto contrapoder sindical y con el salario suficiente para poder hacer frente a los gastos de una familia patriarcal –modelo fordista–, en un magma ultraflexible de posiciones diferenciadas, nadando desde los restos de lo anterior, cada vez más acosados –el llamado core business–, hasta las mil y una formas de la precariedad post­moderna: temporales, subcontratados, en misión, falsos autónomos, con jornada parcial, en formación, etc.

    Estructura esencial

    Lo que ha explosionado es la idea misma del derecho del trabajo como elemento de racionalización de la relación salarial, como normativa que legitimaba y, al tiempo, limitaba, la explotación inherente a la forma capitalista de trabajar. Ahora estamos ante una mixtura ultraflexible entre la dictadura del Capital en el centro de trabajo y mecanismos de domesticación de la fuerza laboral, como el desempleo de masas y la conformación de “zo­nas grises” entre el derecho social y otros ordenamientos legales –falsos autónomos, prácticas formativas, trabajo migrante, etc.–

    ¿Deberíamos trabajar tanto? Pro­bablemente no. ¿Deberíamos garantizar un ingreso básico a quienes no pueden acceder a un empleo? Sin duda, sí. Pero no olvidemos que ni la renta básica ni el reparto del empleo serán posibles sin operar seriamente sobre la relación salarial. Sin intentar, organizadamente, influir sobre ella y, si se puede, abolirla. Cómo hacerlo es una pregunta compleja que daría para otro artículo. Lo que está claro es que el de la relación salarial es un espacio decisivo para discutir la estructura esencial de la sociedad.

    JOSÉ L. CARRETERO MIRAMAR.
    Profesor de Derecho del Trabajo e integrante del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA)
    06/06/13

    16 Agosto 2013 | 12:14

  8. La esclavitud no se ha abolido simplemente ha cambiado de nombre.

    Saludos.

    http://www.posicionamiento-web-seo.es/

    16 Agosto 2013 | 18:10

  9. Dice ser DrSex

    Lo mejor es no sacarse carrera, ya no sirve de nada porque solo trabajaras de becario y gratis, es mejor al acabar la ESO pillarse un curro malillo pero que al menos te pagan 800 ó 900 eurillos y te ahorras los varios años de carrera en los que solo gastas dinero. Si quieres aprender algo como herramientas de diseño 3D lo mejor es comprarse un libro y estudiar en las horas libres del curro hay libros tan buenos como los mejores profesores de universidad y encima estudias lo que tu quieres no lo que te mandan otros estudiar.

    16 Agosto 2013 | 18:51

  10. Dice ser Sonia

    Hoy día somos esclavos de una sociedad de la belleza donde los feos no tenemos derecho a vivir: http://xurl.es/x2660

    17 Agosto 2013 | 12:41

  11. Dice ser Alberto

    Creo que es mucho más fácil que todo lo que estáis comentando, y con lo que por supuesto estoy absolutamente de acuerdo. SI NADIE, y cuando digo NADIE, ES NADIE, aceptara esas ofertas, simplemente dejarían de existir!!! Que cobra más un camarero que un arquitecto por dios…. Me alegro que denunciéis de forma tan directa estas situaciones, es el primer paso para que esto cambie.

    20 Agosto 2013 | 11:00

  12. Dice ser FixYouSilly

    Me parece denigrante llamar esclavitud a esta oferta de “internship”…

    … denigrante para los esclavos claro – un esclavo tiene más nivel, recibe alojamiento y comida, y no se le exigen tantos conocimientos. ¡Así que un poco de respeto para los esclavos, hombre!

    20 Agosto 2013 | 16:39

  13. Desde la Fundació Enric Miralles pedimos disculpas a las personas que se han sentido ofendidas por el reciente anuncio de una convocatoria de becas para colaborar con nosotros.

    Probablemente la información de la convocatoria pudo ser un tanto escueta.

    Se trata de un proyecto de voluntariado dentro de la Fundació, para colaborar en el diseño de un Centro de Salud Tibetana en Tenerife.

    Estas prácticas se enmarcan dentro de un proyecto sin ánimo de lucro. Ni la Fundació ni el cliente obtienen una contraprestación económica por este trabajo.

    Sencillamente es una oportunidad para que jóvenes estudiantes o arquitectos sin bagaje profesional puedan participar en una actividad benéfica mientras adquieren conocimientos y una valiosa experiencia.

    Es importante recalcar que la Fundació Enric Miralles NO es una empresa comercial, y se dedica a realizar actividades culturales, no a obtener beneficios.

    Dada la actual situación en nuestro país, sería justo valorar el inmenso esfuerzo de voluntad, optimismo y dedicación que el joven equipo de nuestra institución está realizando.

    Desde la Fundació invitamos a todo el público a que venga a visitarnos y conocernos.

    Muchas gracias.

    La Fundació Enric Miralles

    20 Agosto 2013 | 17:57

  14. Dice ser becada precaria

    Soy una becada más. Y conozco a la “becada” que ha estado los últimos seis meses trabajando en el estudio EMBT (Enric Miralles Benedetta Tagliabue) en esas mismas condiciones desarrollando proyectos de vivienda y otras tipologías por los que el estudio SI ESTABA COBRANDO y mi compañera NO ESTABA COBRANDO. Además no es de Barcelona, de manera que tiene que pagarse la manutención, el alojamiento, etc. Me parece maravilloso que déis la oportunidad a arquitectos jóvenes de elaborar proyectos dentro del marco del voluntariado. Pero para eso está arquitectos sin fronteras y otras ONG donde al menos los voluntarios tienen seguro.
    Vuestra arquitecta “en prácticas” es brillante, valiosa, con amplios conocimientos no sólo en muchos programas informáticos, sino también en la Arquitectura en general, y así lo demuestran los premios que ha ganado por su recién entregado Proyecto Final de Carrera. Pero además es una persona fantástica.

    Da pena que estando como está la situación en España (soy emigrante en otro país, qué remedio…) nuestros propios compañeros se estén aprovechando de la situación. O ¿acaso Benedetta Tagliabue no tiene beneficios con su estudio?

    Siento vergüenza, pena. Y lo peor es que os habéis intentado justificar. Si Enric Miralles levantara la cabeza, cerraba el estudio.

    20 Agosto 2013 | 18:26

  15. Dice ser amasu Arquitectos

    Lo de colaborar en estudios siempre se ha realizado, eso si pagadas mas o menos. Cuando me establecí en una ciudad sin escuela los compañeros lo que echaban de menos era la falta de alumnos para mano de obra económica y sin contrato.

    Esta entrada me ha hecho recordar una carta de Multido arquitectos, y que dejo el enlace.
    http://multido.blogspot.com.es/2012/08/entrevista-con-los-vampiros.html
    por cierto son los únicos en los que he leído pistas para salir a trabajar del país, ni colegios ni leches.

    21 Agosto 2013 | 19:19

Los comentarios están cerrados.