BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

¿Quién paga ésto?

Lo tienes decidido. Tanto tiempo ahorrando para ello y ahora por fin lo vas a hacer, vas a construir tu casa en esa parcela tan aparente.
Lo tienes todo pensado. Vas a llamar al hijo de tu amigo Luis, ese chico tan majo que estudió arquitectura. Después de todo, tu ya sabes como va a ser tu casa. Con esa cubierta inclinada de pizarra tan chula y esas dos columnas dóricas -bueno romanas, para que nos entendamos- en la entrada.
Y esa cocina grande. Y ese salón, con ese ventanal tan enorme, lleno de palitos en las ventanas haciendo cuadraditos.
Ah, y tu mujer se relame de gusto cuando piensa en la palabra mágica. El vestidor…..arrghfff….
Y llega ese mocoso, con esa niñata que se ha buscado por socia, la también arquitecta perroflauta que lleva al lado, tan mal arreglada y se empeñan en que no procede hacer una cubierta inclinada en la mitad de la provincia de Jaén  Que no nieva y llueve poco dicen. Que traer pizarra aquí vale un pico. Coño, si es que tú quieres pizarra, pero ¿quién paga ésto?

Anda que si ahora se nos ocurre poner un chabolo a menos de cien metros de un río…. (Foto Sxenko, wikipedia)

Casi se caen de culo cuando les has mentado las columnas. Al chico le ha saltado un tic en el párpado y se ha pasado el resto de la reunión suspirando y frotándose los ojos. Anacrónico dicen que es. Encima te van a hacer ir a la wikipedia.
¿El salón y la cocina en el mismo espacio? pero me va a oler el sofá a fritanga,-ha espetado tu mujer, ya sin poder contenerse- y has tenido que sujetarla cuando querían que el vestidor fuesen unas perchas colgadas en mitad de la habitación, sin puertas, sin espejos….
Y entonces te enseñan su propuesta, materiales novedosos, formas rotundas, prismas que entran y salen unos de otros. Un modulo aparte para los dormitorios. Alabastro, hormigón y madera….y en tu cabeza cristal, ladrillo y aluminio.
¿Crees que esto no está pasando?, ¿que nunca ha pasado? Pues te equivocas.
Sin duda habrás oído hablar de la casa de la cascada de Frank Lloyd Wright, te recomiendo que leas sobre ella pues a pesar de lo que puedas pensar tras leerlo, es una maravilla de la arquitectura y se estudia y se seguirá estudiando por su diseño espacial, sin embargo, fue una catástrofe desde el punto de vista de la relación arquitecto-cliente y también en su funcionamiento mismo.
Nota del arquitectador: No me posiciono ni por el arquitecto pertinaz en su idea ni por el cliente vehemente en su deseo. Ambos tienen sus razones, sin embargo no creo que ningún dependiente nos llene el carro con la comida que a él le gusta ni con la ropa que él llevaría. Esto es algo que los arquitectos debemos aprender. Aconsejar sí, imponer jamás.

5 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Totalmente deacuerdo con tu texto, los arquitectos con ansias de realizar una obra majestuosa, digno de sus conocimientos y proyectos, intenta no hacer el diseño del cliente, sino encontrar un cliente que quiera pagarle la realización de su proyecto…

    Ese el problema, en la arquitectura, no se ven los diseños como trabajo, sino como una obra de arte, y como artista quieres que lleve tu estilo.

    También es cierto, que muchas veces las ideas del cliente son tradicionales, básicas, e incluso tecnológicamente antiguas, entonces si, ahí el arquitecto debe aconsejar al cliente sobre otras opciones mejores para el mismo uso, razonandolas pero siempre dejando que sea el cliente el que decida.

    Si yo tengo esa parcelita, y se que puedo pagar una obra de 50000 € en ladrillo desnudo, pues es lo que puedo pagar, lo que no tiene sentido es que el arquitecto me proponga una construcción de materiales X, diseño Y que encarecería la obra a 150000€… El arquitecto debería pensar que generalmente esos cambios que el aconseja, cuestan un dinero, que le realiza a el como arquitecto, pero que paga el cliente y puede disfrutarlos o valorarlos o no…

    Un saludo.

    15 Marzo 2013 | 10:58

  2. ¡Ya no es tiempo de gastos enormes en la construcción , Tengo una casa individual que me cobran por arreglarla más que lo que vale una similar sin problemas . El mercado de estas casa ha caido en picado el 90 por ciento y sin embargo los materiales los permisos y todo lo que hay que mover para hacer cualquier cosa es una barbaridad, continúa subiendo y subiendo y subiendo .

    http://www.antoniolarrosa.com

    15 Marzo 2013 | 14:33

  3. Dice ser Imanol12

    Si la casa es la de la foto, es un adefesio, más fea que un tropezón con las manos en los bolsillos y encima de eso en las márgenes de un río, si hubiese sido construida acá en P.R. el Departamento de Recursos Naturales se la hubiera demolido y multados por alterar un cuerpo de agua.

    15 Marzo 2013 | 17:49

  4. Dice ser Hermiti

    Sin entrar en valorar aspectos legales o ecológicos, la verdad es que la casa me parece una auténtica pasada!!!!!!

    Una cosa es hacer una obra de arte (para mí la casa de la cascada lo es) y otra muy diferente es hacer una casa, o edificio de pisos, sin más pretensiones que las de cumplir con la funcionalidad requerida y hacerlo, además, ajustándose al presupuesto . Creo que muchos arquitectos confunden estos términos y en muchas ocasiones su ambición como artistas es más grande que su talento.

    En mi opinión, los arquitectos son, ante todo, profesionales de la construcción y únicamente un selecto grupo de ellos consigue elevarse a la categoría de artistas. Como en otros órdenes de la vida, que consigan dar ese paso dependerá de muchos factores: talento, oportunidades, suerte, esfuerzo, constancia,…

    Como muy bien dice el Sr. Arquitectador, un buen profesional siempre debe aconsejar al cliente y nunca imponer su criterio.

    15 Marzo 2013 | 19:20

  5. Dice ser David

    Ti quiero una cascada en el salón, lo acabo de decidir, ni estantería de pladur, ni chimenea, paparruchas, eso si me ca a salir la impermeabilización por un pico, como diría un buen amigo, rayos y centellas!!!! Como no se nos habrá ocurrido antes?

    16 Marzo 2013 | 18:28

Los comentarios están cerrados.