BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de diciembre, 2016

Los petardos son incluso más peligrosos para los pequeños animales que para perros y gatos

Petardos, la unión de peligro y ruido que jamás he entendido que divierta tanto. Precisamente esta semana ha sido noticia que un niño de doce años ha perdido dos dedos con un petardo, cuando además los menores de 14 años no pueden comprar ni usar material pirotécnico de ningún tipo.

Los petardos aterrorizan a muchos perros y gatos. En el caso de los perros, que tienen que salir varias veces a la calle, los peligros se multiplican. Además de afectar a su estado de salud propician que se escapen y pierdan.

Pero los petardos también afectan a los pequeños animales, no solo a perros y gatos (y personas, que también hay niños, enfermos, mayores y personas con discapacidad también lo pasan muy mal con ellos). Para hablar de los petardos y esos pequeños animales que comparten vida con nosotros, una de las veterinarias de Kiwoko ha accedido a contestar algunas preguntas.

Se suele hablar de cómo afectan los petardos a perros y gatos, pero compartimos hogar con muchos otros animales como aves o pequeños mamíferos. ¿A ellos también les puede causar algún perjuicio?
Por supuesto, cualquiera de estos animales son sensibles a padecer efectos similares a los que puedan padecer perros y gatos.

¿A qué riesgos se exponen?

Los riesgos son incluso mayores ya que en estas especies el estrés derivado de ruidos fuertes como los petardos pueden desembocar en alteraciones cardíacas graves conduciendo incluso al fallecimiento del animal.

¿Cuáles de las pequeñas mascotas más habituales son más sensibles a los petardos?

Las aves, sin duda.

¿Qué podemos hacer para evitarlo o minimizarlo?
Es complicado evitar estas situaciones porque dependerán de la frecuencia y cercanía de los ruidos causados por los petardos, será interesante buscar la habitación de la casa que esté más alejada de la calle y así crear un ambiente más tranquilo para nuestra mascota.

Y por último, algunos consejos para perros y gatos temerosos de los petardos, como es el caso de mi perra Troya, a la que por suerte la sordera de la edad ligada a sus 17 años le está evitando mucho sufrimiento.

  • Procura no dejarle solo, además de sufrir el estrés de la noche ruidosa sentirá que no tiene referentes afectivos cerca donde refugiarse.
  • Mantén la calma y trata de transmitirle esa misma sensación al peludo, pero sin exagerar, ya que la cuestión es no reforzar, sin querer, justo el comportamiento que buscamos evitar.
  • Cierra las puertas y ventanas para que puedas insonorizar el ruido lo máximo posible. Genera también ruidos que ‘oculten’ por ejemplo el sonido de los petardos, encendiendo la TV o la radio o poniendo música tranquila.
  • Crea su refugio. Prepárale un sitio acogedor aislado del ruido con su cama y su manta para que pueda refugiarse.
  • Dale un juguete que pueda distraerlo y disminuir su nivel de estrés.
  • Si se pone muy nervioso, procura no hacerle excesivo caso para que vea que no pasa nada. Aunque parezca contradictorio, si le acaricias, le coges en brazos y le hablas en un tono suave para calmarle, estarás confirmando sus temores y actitud.

La ninfa y las cobayas que ilustran este post están recogidas por la protectora de exóticos catalana APAEC, en su web hay más información sobre ellas y las condiciones de la adopción.

Contacto: tere.rodriguez@apaecatalunya.com

Otras entradas que te pueden interesar:

 

Una pequeña protectora madrileña necesita nuestra ayuda

Hace algunos días me escribió Isabel contándome que hace dos años creó una pequeña protectora en Madrid, en la población de Villarejo de Salvanés, “sin muchos recursos, sin refugio y sin casi ayuda económica”. ¿Por qué? Pues la respuesta es obvia: “me movió mi gran amor por los animales”.

Ella ayuda en todo lo que pueda a tantos animales como es capaz de asistir. Ahora tienen acogidos a Alu, Zorte, Rania, Kenia, Yako, Noa y un caso que tenemos ahora de un bulldog francés con hernias cuyo tratamiento está suponiendo un gran coste económico.

>Esta protectora actualmente está cubriendo numerosos pueblos de la Vega de Tajuña. ¿Su labor? “Recoger animales abandonados, moribundos, los rescatan, los cuidan, los miman y les buscan una segunda oportunidad. También controlan las colonias de gatos callejeros que hay por nuestros municipios”.

Y viendo a todos ellos decidí que iba a extender su recomendación desde el blog a todos los que me leéis, invitándoos a visitar su página, a ayudar difundiendo a los animales que necesitan ayuda, a acoger si podéis, a adoptar si es para siempre. Es bueno ayudar al que ayuda.

Aquí tenéis su página de Facebook en la que podéis encontar más información sobre su labor, sobre los animales cuyas fotos ilustran este post y sobre cómo ayudar.

Se necesitan acogidas y adoptantes para atender a los animales de un Síndrome de Noé en Almería

Síndrome de Noé, el equivalente al síndrome de Diógenes pero con animales. Gente que, a veces por un cariño a los animales mal entendido, se dedica a albergar perros y gatos por encima de sus posibilidades y sin tenerlos atendidos como es debido, a veces criando sin parar entre ellos.

Otra cara del maltrato que esta vez se ha producido en Roquetas del mar, Almería.

Los coleccionistas de animales son un problema relativamente frecuente en el mundo de la protección animal.

Cuando por quejas o denuncias de los vecinos, porque el maltrato es evidente y se toman medidas o porque las personas con síndrome de Noé mueren, esos animales se ven desamparados y en manos de perreras, protectoras o quien pasara por ahí.

En Almería había cerca de una veintena de animales que estaban en una situación lamentable, “en condiciones infrahumanas, rodeados de excrementos, mal olor, hambre y frío”. Así me lo describe una de las personas que está peleando por ellos:

Esta casa pertenece a una mujer que se encuentra en el hospital, ella quiere muchísimo a su animales, pero no entiende que tiene un problema, mete y mete sin pensar en que ellos no están bien.Hemos entrado a esta casa y  sobran la ganas de vomitar, solo encontraba un caos,desorden y habitaciones llenas de excrementos. La casa estaba como cómo se hacía años que nadie entrara, en el interior me encontrado una perra con un desgarro en sus partes, y en otra habitación me encontrado dos bebés pequeños. En la parte trasera me encontrado un gato muerto que llevaba varios días descomponiéndose. En la parte delantera se encuentran en casi todos los perros, uno de ellos está muy mal: es un caniche macho muy mayor.

Tras movilizarse han conseguido sacar a casi todos los perros gracias a numerosas asociaciones y particulares, pero cuentan que todavía quedan tres perros. Entre ellos hay una perrita preñada, a la que le queda muy poco para tener sus cachorros.

Se necesita con urgencia casas de acogida temporales o adopciones.

Más información en esta página de Facebook.

Contacto: 645225974

 

 

 

Eran diez cachorros, ya han muerto tres por las condiciones en las que están en una perrera gallega

Gigi y sus bebés entraron el miércoles en una perrera infame. Tuvo a su camada en un palleiro (un pajar) y allí los recogieron a todos. Entonces eran diez cachorros, ahora ya son siete. Están muriendo por las condiciones en las que están en una perrera de Ourense en la que ni siquiera permiten que se les ponga bajo una manta. Ahí podéis verla, intentando protegerles tanto como puede en una esquina del chenil.

En algún momento puntual que no están con la madre lo que hacen es meterlos en un cubo para guardar el calor y que no estén en contacto con el frío hormigón. Soluciones precarias de un lugar vergonzante.

Es pleno invierno, son solo unos bebés, seguirán muriendo a menos que puedan salir de ahí, y para eso necesitan una casa de acogida con mucha urgencia, para la madre y para los cachorros. Preferiblemente por la zona o regiones limítrofes.

No mirar a otro lado, hacerles un hueco sí que sería una demostración de espíritu navideño de las de verdad. Si alguien puede ayudar, que mande un correo a pacarballino@gmail.com o que escriba un mensaje por facebook a Proanimales Ourense, voluntarias que se dedican a rescatar a los animales de la perrera de Orense, voluntarias a las que no dejan entrar con mantas, leche, camas ni ningún otro tipo de ayuda. En su página podéis ver otros casos.

Evitar que con dinero de todos se mantengan perreras como esa también sería una demostración de humanidad. Las perreras municipales deberían estar gestionadas, con fondos suficientes, por protectoras de animales que busquen su bienestar y no empresas que se conformen con la escasa dotación e ignoren el sufrimiento.

Os recuerdo un post que publiqué el pasado mes de mayo: ¿Sabes cómo funciona la perrera de tu municipio? ¿Quién tiene la gestión? ¿Si se esfuerzan en salvar vidas?

Tal vez también sería buena idea proponerle (de buenas maneras y con educación por favor) un cambio en la gestión del servicio municipal de recogida de animales de Ourense al presidente de las poblaciones de Diputación Provincial de Ourense, Manuel Baltar, de la que dependen las cuatro perreras que dan servicio a la provincia. Y si se deciden a hacer algo, espero sinceramente que no sea poner más trabas a las personas que intentan salvar vidas.

Deberían aprender de la ciudad de Ourense, que tiene la gestión de la perrera en manos de una protectora: Progape.

ACTUALIZACIÓN- la misma tarde del 23 de diciembre Gigi y sus cachorros han logrado salir en acogida. Pronto necesitarán adoptantes. Y se siguen necesitando acogidas y adopciones para los animales que hay en esa perrera. Más información en Proanimales Ourense.

¿Logrará Kovic que le toque un buen hogar el día de la lotería de Navidad?

 

Kovic tuvo mala suerte. Hace un año, cuando era una preciosa bola de pelo juguetona a la que había que educar y atender y no sólo achuchar un ratito, acabo en manos de “una familia que buscaba un cachorro y no tenían ni idea del trabajo y la responsabilidad que esto supone”.

Dichoso empeño por tener cachorros habiendo tanto adulto ya educado esperando su segunda oportunidad. Los cachorros son mucho más exigentes, necesitan mayor dedicación y deberían estar en manos de las personas que más saben de perros, que mejor preparadas están para enseñarles y corregir comportamientos. Porque los cachorros sí que son una lotería. Da igual la raza, con un cachorro no sabes nunca exactamente hasta qué punto será dominante, enérgico, pasota, dependiente…

La cuestión es que “Kovic creció más de lo que esperaban, pero ese no es el mayor problema. Como cachorro que aún es, es inquieto en casa, nervioso, tira al andar con la correa, tiene problemas de ansiedad. A esto se suma, que por trabajo, no tienen casi nada de tiempo para él, para sacarlo a pasear”.

Kovic es mestizo un de pastor alemán. Tiene ya un año y se entregaría con cartilla y vacunas al día. “Es muy bueno, cariñoso, inquieto pero por su edad y porque no le han dedicado el tiempo suficiente y como sale poco, pues tiene mucha energía. Pero es un buenazo”.

En definitiva, que dicen que ya no pueden hacerse cargo de él y necesita un buen hogar, uno en el que sí se hagan cargo de educarle y asuman una responsabilidad de por vida. Todo un premio gordo de la lotería, vamos.

Contacto: 670959688 iasg1602@gmail.com

Espido Freire: “Ni me planteé otra cosa que no fuera adoptar”

Tengo el empeño de traer a este blog una entrevista al mes, una charla con alguna persona celebre por sus méritos y que comparte su vida con uno o varios animales para hablar de su relación con ellos y de la protección animal en positivo, que falta hace. Empecé en noviembre con la atleta Isabel Macías que tiene una preciosa galga adoptada. Ambas corren como el viento y es un placer verlas, también leer sobre su relación.

Para esta segunda entrega tengo el honor de traer aquí a Espido Freire, escritora ganadora de un planeta y con multitud de obras publicadas de diversa temática. También conferenciante y, desde este mismo año, actriz de teatro. Os invito a leer su blog, que se llama Dentro del laberinto en homenaje a la fascinante película de Jim Henson interpretada por David Bowie y Jennifer Connelly, y sus redes sociales, que son un ejercicio liberador de prejuicios y un perfecto ejemplo de que las buenas reflexiones, la cultura y la calidad literatura casan perfectamente con el interés por la moda, por lo estético. También de su amor por los animales, con la negra Rusia y su preferencia por las flores acaparando protagonismo en su recomendable Instagram  y haciendo gala de que los animales no son complementos, son familia.

Espido Freire, que ha presentado hace muy poco la novela histórica juvenil El chico de la flecha (falta hacen también historias que acerquen la Historia a nuestros niños), ha hecho suyas muchas causas: la lucha contra la bulimia y la anorexia, la capacidad de reconocer y apartar a las personas tóxicas y la defensa de los animales.

La escritora convive con tres gatas, cuatro hasta hace no mucho, ha sido casa de acogida, ha apoyado (y sigue haciéndolo) diversas campañas que promueven la adopción y ha sido premiada por ello.

¿Cómo son (era en el caso de Iona) Rusia, LadyMacbeth, Ofelia e Iona?
Iona fue mi primera gata, una preciosa siamesa, gruñona, poco paciente con sus hermanas, y muy cariñosa y cálida con los humanos. La adopté ya adulta, apareció con una pata destrozada y muy descuidada. Vivió diez años conmigo, hasta que la edad le hizo desarrollar un problema renal incurable, y en el momento en el que parecía inevitable que comenzaba a sufrir, la dormí. Creo que el último gesto de amor que se le puede conceder a un animal muy querido es una buena muerte. Las otras tres gatitas entraron en casa como cachorros, tienen 11 años, son comunes europeas, (dos negras y una vaquita) y cada una de ellas tienen una marcada personalidad: Ofelia tiene un carácter encantador, aunque es muy tímida. Rusia, hiperactiva y curiosa, nunca para quieta. Y Lady Macbeth es mimosona, zalamera y un poco torpe.

Todas son adoptadas. ¿Por qué optaste por la adopción en primer lugar?
Ni me planteé otra cosa. Dentro de mi actitud ante los animales lo único coherente es adoptar, hacerme responsable de mis animales, esterilizar, y evitar abandonos, maltratos y proliferación de camadas indeseadas. Son compañeros de vida, no caprichos.

¿Concibes en algún momento comprar a un gato?

Si viera a un gato en muy malas condiciones y la única opción de salvarlo fuera la compra. En otras circunstancias no me veo haciéndolo, la verdad.

Sé que también has sido casa de acogida de decenas de gatitos. ¿Cómo ha sido la experiencia de ser el hogar temporal de animales necesitados? ¿La recomendarías?
La recomendaría si se tiene fuerza emocional, conocimientos sobre el comportamiento felino, tiempo y medios económicos. Es decir, de nuevo, la palabra responsabilidad. Los periodos en los que he tenido gatitos en acogida han sido los más divertidos, los más agitados y los más educativos de mi vida. Cuando están sanos son tronchantes y tiernos, cuando están enfermitos exigen un mimo y un cuidado que yo no creía capaz de dar, y la manera de entender a los gatos varió para siempre tras tenerlos en casa. Era, desde luego, una locura, mis gatas protestaban, yo dediqué una de las habitaciones de mi casa a cuarentena y parecía que entraba y salía en una UCI cada vez. Y luego, el desafío de encontrarles buenas familias… hice muy buenos amigos gracias a ello.

¿Tu amor por estos animales ha trascendido en algún momento a tu obra literaria?

Sí, aparecen por ahí… y espero dedicarles un libro en algún momento.

Hay mucha gente que cree que los gatos son interesados, egoístas, que saben valerse en la calle… ¿Qué opinas tú?
Es puro desconocimiento. Quien dice eso no conoce al gato casero: quizás tenga el recuerdo de algún gato callejero o no socializado, que le bufó o arañó. Los gatos criados con apego al ser humano, (a veces se les llama “amistosos”) son fascinantes. Curiosos, inteligentes, bellísimos, divertidos. Los hay perezosos y activos, mimosos o más despegados. En el caso de las mías son, además de pesadas de tan cariñosas, gatitas muy receptivas a mi estado de ánimo o de salud. Y, desde luego, abandonar a un gato casero es condenarlo a muerte. El gran problema es que mucha gente trata equivocadamente a los gatos como si fueran perros, o incluso humanos, y la comunicación con ellos no funciona así. Tomarse un poco de tiempo para entenderlos es la clave.

¿Qué crees que opinarían Rusia, LadyMacbeth y Ofelia?
Rusia no le dedicaría demasiado tiempo. Su cabecita salta de un interés a otro con gran rapidez. Ofelia intentaría explicar con toda paciencia qué hacer y cómo, y Lady Macbeth emplearía todas sus técnicas de seducción: dar golpecitos con la patita, hacerse el conejo, revolcarse como una croqueta sobre el suelo, cazarle algún juguete…

¿Qué recomendarías a alguien que desea adoptar a un gato? ¿Algún paso a seguir? ¿Algún consejo?

Que pregunte todo lo que necesite a la asociación o a quién lo tenga en adopción: que se fíe más del carácter que del físico. Que se comprometa a chipearlo y a esterilizarlo, con la seguridad de que es lo mejor para ellos. En realidad, las necesidades básicas de un gatito son muy pocas: buena comida, agua en abundancia, un arenero, un rascador, un cepillo, un cortauñas, un poco de malta. Muchísimo cariño y un poco de tiempo. Y que le den una oportunidad a los gatos adultos: dan muchos menos problemas, se conoce ya su carácter, y son igual de maravillosos. A veces hay casos de enamoramientos fulgurantes (yo lo he comprobado: a uno de los gatitos le faltaba una patita, a otra un ojo, los otros estaban sanos) y ahí no hay nada que explicar: es amor y ya.

La protectora ANAA lanza su propio centro veterinario y un aulario

La Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA) es una protectora madrileña que lleva muchos años luchando por los animales con seriedad y dedicación, una de las asociaciones que suelo recomendar cuando me preguntan por una protectora en Madrid a la que acudir para adoptar o para ser voluntario.

De ANAA salió Troya hace doce años, mi perra, mi abuelilla que ahora tiene unos diecisiete años y podéis ver en la cabecera de este blog.

En su empeño por seguir avanzando esta asociación ha crecido este otoño con el lanzamiento de un centro veterinario propio y un aulario, porque hay que mirar al futuro de frente y en protección animal es fundamental la educación, la concienciación y la atención sanitaria de los animales con unos precios ajustados y fomentando la esterilización.

El centro veterinario es además una forma de generar puestos de trabajo y unos ingresos que dedicar a salvar más animales.

Aquí tenéis más información:

A lo largo de los años, desde ANAA siempre se ha intentado mantener una visión de futuro y, sabiendo que el problema del abandono animal estaba lejos de ser resuelto, buscado el crear unos cimientos sólidos para que la Asociación pudiera permanecer en el tiempo ayudando a salvar al mayor número de animales posibles. Una de las bases críticas en cualquier institución es la financiación, ANAA se financia gracias a la ayuda desinteresada de mucha mucha gente y a los pequeños proyectos que va desarrollando. Hace más de diez años se empezó a pergeñar un proyecto, esta vez grande, muy grande: montar un Centro Veterinario de referencia. Un Centro que aunaría el saber de muchos años tratando a miles de animales y casos prácticamente imposibles de recuperar (pero recuperados) con el trato vocacional de amor a los animales de las personas que trabajan en ANAA; y que además sería una fuente de ingresos base que debería asegurar la permanencia de ANAA como asociación dedicada en cuerpo y alma al rescate y recuperación de animales desasistidos. El cien por cien de los beneficios del Centro Veterinario se destinarían a los animales, ni un céntimo sería derivado a otro objetivo.
anaa
Tras meses y años de vicisitudes, esperas, trámites y qué os vamos a contar, este otoño iniciamos la andadura del Centro Veterinario de ANAA y de su Aulario. Nervios, pelos de punta y mucha mucha ilusión, por hacerlo bien, por llegar a muchos amigos, por cuidar a muchos animales en sus familias y por supuesto por ser el sostén de otros muchos animales que esperan llegar al Centro de Adopción de Anaa para iniciar una nueva vida.

El Centro Veterinario cuenta con un equipo de cinco profesionales (tres veterinarias y dos Atv) dirigido por Teresa Gil de Biedma, Coordinadora Veterinaria de Anaa con una experiencia de más de 20 años. El centro consta de una amplia recepción, dos consultas, un prequirófano, dos quirófanos completamente equipados, una sala de hospitalización de día y un laboratorio. Y sobre todo, miles de moléculas de calor humano y amor animal.

Estamos disponibles para todo lo que necesitan nuestros compañeros perrunos y gatunos, desde vacunas y desparasitaciones, hasta segundas opiniones, diagnóstico y seguimiento de patologías, cirugías o tratamientos complicados. Las campañas de esterilización serán la piedra angular de nuestra actividad, hemos de aprovechar la experiencia acumulada de más de 2.000 animales al año operados en ANAA. La técnica y el saber hacer en este tipo de operaciones deben revertir en los animales a precios reducidos, siempre buscando disminuir el número de camadas indeseadas y mejorar el bienestar animal. Las campañas para la detección precoz y el control de la leishmaniosis o los planes de mantenimiento de aquellos animales que entran en la etapa madura serán otros de nuestros puntos de atención.

Lee el resto de la entrada »

Ya es año de abandonar el tópico sobado del cachorro saliendo de la caja de regalo

La semana pasada os hablaba de la campaña contra el abandono de Fundación Affinity para estas navidades. En ella, con los hashtags asociados #nosonunregalo y #nosonunjuguete, se muestra esa imagen aparentemente tan tierna del niño sacando un cachorro de una caja de regalo.

Un concepto repetido mil veces en cine, televisión y publicidad que ha hecho mucho daño y deberíamos empezar a superar, porque sumar un miembro a la familia no es como añadir un peluche a la cama del niño y no debe responder al capricho de uno de sus miembros (menos aún si es el más joven y menos capacitado para asumir responsabilidades).

Si la familia desea adoptar un animal, sea perro, gato, conejo o periquito, debe ser una decisión consensuada, deben informarse bien de lo que implica tenerle bien atendido y asumir una responsabilidad a largo plazo.

Os invito a verlo.

Ahora os invito a ver otro vídeo que también hizo acto de presencia la pasada semana causando gran revuelo entre los amantes de los animales. Es exactamente lo opuesto al anterior y no deja de ser chocante que se lanzaran casi simultáneamente.


Los animales no son regalos. Un animal puede adoptarse y no solo comprarse (de hecho la primera es la opción más ética). Los animales no tienen porqué tener una raza determinada. Pueden adoptarse siendo adultos, los cachorros son mucho más exigentes y pueden plantear mayores retos.

Un cachorro no es más que un peluche, es algo muy distinto con otros requisitos y necesidades.

Ya va siendo año de que estos mensajes se cuiden. Los animales no son juguetes, toca abandonar el tópico sobado del cachorro saliendo de la caja bajo el árbol de Navidad por una cuestión de responsabilidad social.

Adopta un perro jubilado de la Policía y la Guardia Civil, porque su futuro queda en el aire cuando ya no sirven

Héroes de 4 patas ha presentado la campaña Adopta un jubilado, en la que han participado 24 personajes conocidos entre periodistas, actores, políticos o cantantes. A través de un vídeo han querido concienciar sobre la importancia de la adopción de perros policía, de rescate o de vigilancia que ya son mayores y no pueden seguir desempeñando su trabajo, algo que sucede cuando tienen en torno a nueve años y cuando aún les pueden quedar muchos por delante (os recuerdo que mi perra tiene diecisiete).

La asociación Héroes de Cuatro Patas tiene un mérito tremendo. En apenas un par de años ha conseguido hogar para más de 100 perros. He coincidido con varios de sus miembros en algunas ferias de adopción. Dedican sus recursos, su tiempo libre, mucho esfuerzo, para lograr una jubilación digna, en un buen hogar, a estos animales que han dedicado sus años por velar por nuestra seguridad.

Aquí tenéis el vídeo de la campaña.

Al poco de recibir esa información me encontré un teletipo de EFE en el que la presidenta de la Comunidad de Madrid animando a los madrileños a adoptar a los perros ‘jubilados’ de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y decía lo siguiente:

Cristina Cifuentes ha puesto en valor la labor de los llamados “héroes de cuatro patas”, los perros que trabajan con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y servicios de Emergencias en labores como la lucha contra el terrorismo y la trata de seres humanos o la búsqueda de supervivientes en catástrofes, y se ha sumado a la campaña puesta en marcha para que sean adoptados tras su ‘jubilación’.

Ha insistido en que los perros “no son herramientas de trabajo, que una vez cumplido se guardan en un almacén. Se trata de animales que demandan nuestro cuidado y cariño y que, además, tienen un pasado lleno de sacrificios”.

Tras recordar que estos animales han salvado vidas, Cifuentes ha señalado que “en esta nueva etapa de su vida se merecen, por tanto, lo mejor”. Por ello, ha querido sumarse a esta campaña y participar en la elaboración de un calendario que hoy también ha sido presentado y en el que han colaborado también muchas personas.

Nadie puede quitarle la razón a la presidenta.

Y ahora viene lo que no entiendo, lo que me enerva. ¿Cómo es posible que estos “héroes de cuatro patas”, que “tienen un pasado lleno de sacrificios” y que “merecen lo mejor”, dependan de la buena voluntad y el voluntariado de los integrantes de la asociación Héroes de Cuatro Patas.
Lee el resto de la entrada »

Los animales #NoSonUnJuguete, no los regales como si lo fueran

No tengo la menor duda de que las mejores campañas fomentando la adopción y luchando contra el abandono y el maltrato animal proceden de la fundación Affinity. De ellos era el famoso cartel del mastín en medio de la carretera que se nos quedó a toda España grabado en la memoria en 1988, un año en el que lo de la protección animal sonaba a chino mandarín a una mayoría de la población. De ellos proviene también el único informe fiable que tenemos con datos de abandonos y hay que agradecérselo.

Estas navidades han vuelto a insistir en algo que no debería ser necesario a estas alturas ni recordar, que los perros y gatos no son un juguete. Pero la realidad del abandono en perreras y protectoras deja claro que sigue siendo necesario hacerlo (casi 14.000 sacrificios constatados en 2015 en España, muchos más en realidad). Aunque en realidad una mayoría de esos abandonos no estén vinculados al regalo navideño, casi la mitad de los animales abandonados fueron un regalo.

Lo han hecho con el hashtag #NoSonUnJuguete y con un vídeo que os invito a ver.

Efectivamente, los perros y gatos rompen, manchan, nos hacen cambiar de planes, cuestan dinero… Aportan mucho a aquellos que los amamos, pero no son un peluche inerte. Hay que pensar bien varias veces si estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de acoger un animal en nuestra familia.

nosonunjuguete_fa-1

Comienza la Navidad y con ella la época de sorprender y de ser sorprendidos. Llega el momento de pensar en regalos para nuestros seres queridos y aún hay muchas personas que piensan: ¿qué mejor regalo que un cachorro? Pero lo que hoy parece el obsequio ideal puede convertirse en un problema tanto para el animal como para la persona que lo recibe.

Este es el punto de partida de la campaña de Navidad de la Fundación Affinity #NoSonUnJuguete, que habla de que un ser vivo no debería ser regalado como si fuera un objeto cualquiera y que tiene el objetivo de concienciar en estas fechas sobre las nefastas consecuencias que puede tener regalar animales.

Según revela un estudio de la Fundación Affinity, casi un 40% de los animales de compañía llegan a los hogares españoles en forma de obsequio. Por ello, Fundación Affinity pretende crear conciencia y llevar a la reflexión antes de decidirse a compartir la vida con un perro o un gato con el fin de evitar futuros abandonos.

Para trasladar este mensaje, Fundación Affinity ha creado una historia que ilustra con un tono amable y cercano las luces y sombras de lo que significa convivir con un perro. Según señala Isabel Buil, directora de Fundación Affinity, “queríamos contar una historia que conectara con la gente, que tuviera emoción y que al mismo tiempo llevara a la reflexión a aquellas personas que quizás estén pensando en un cachorro como regalo de Navidad. Convivir con un perro o un gato es una decisión tan importante que nadie más la puede tomar por uno mismo”.

También sabemos que el impulso juega un papel importante en la elección del animal, y es que un 34% de los propietarios españoles confiesa que se dejó llevar por razonamientos emocionales y/o visuales a la hora de decidirse por su perro o gato. En el caso de los niños, aunque el 98% de los niños asegura tener claro que los animales no son juguetes, un 50% de ellos reconoce haber pedido a Papá Noel o a los Reyes Magos un perro o un gato en algún momento de su vida.

Según Isabel Buil, “que nuestros hijos pidan un perro o gato como regalo de Navidad es perfectamente normal pero no quiere decir que tengamos que comprar o adoptar uno automáticamente, sino que tenemos que meditar bien la decisión antes de dar el paso. Probablemente, desvincular esta decisión de una época de regalos y sorpresas como es la Navidad, sea una buena forma de dejar el impulso a un lado”.

Una decisión meditada

Fundación Affinity recomienda hacer una reflexión antes de decidirse a compartir la vida con un perro o gato. Para esto es importante cumplir con los siguientes puntos clave para asegurarnos que la relación con ellos será estable y duradera, y no terminarán abandonados ni en centros de acogida:
1. Compromiso. La convivencia con un animal de compañía es a largo plazo y nuestro compromiso con él tiene que ser durante toda la vida del animal, esto es entre 12 años y 15 años de media.
2. Decisión y reflexión. Debemos valorar qué supondrá para nosotros incorporar un animal en nuestras vidas y no dejarnos llevar por un mero impulso inicial sino que la decisión debe ser meditada y consensuada entre todos los miembros de la familia.
3. Aprendizaje e Información. Antes de empezar a vivir con un animal tenemos que conocer y asumir las obligaciones y responsabilidades que ello supone. Del mismo modo, debemos saber qué cuidados necesitará y cuáles serán sus rutinas.

nosonunjuguete_fa-2