BLOGS
A ver series A ver series

Cuando la pequeña pantalla se comió a la grande

‘Nurse Jackie’, un honesto y verídico retrato de mujer

El otro día, cuando escribía el artículo sobre el odio que suscita Skyler White y citaba los mejores personajes femeninos que había visto en series (aquellos que no son estereotipos y que hablan de mujeres reales), todavía no conocía ‘Nurse Jackie’. Acabo de terminar la quinta temporada y debo decir que la enfermera Jackie Peyton, interpretada por una soberbia Edie Falco, es uno de los personajes femeninos mejor construidos que me he encontrado nunca, lleno de claroscuros, con matices que la humanizan y que, al mismo tiempo, nos muestran su lado más oscuro. Esta complejidad de carácter consigue que el personaje traspase la pantalla y que nos hable de nosotros mismos, de nuestra vida… Sobre todo a las mujeres y madres trabajadoras.

Atención, SPOILERS! Porque Jackie, aparte de ser una adicta (quizás un elemento “exótico” que permite crear tensión y conflictos), es una mujer que trabaja setenta horas a la semana, que hace guardias, turnos dobles, e intenta compatibilizar su vida en el hogar con dos hijas pequeñas. Y, además, es una esposa con sentimiento de culpa por dejar a su marido a cargo de la casa (ya que él tiene un bar debajo de su vivienda que le permite una mayor flexibilidad). Para sobrellevar todo este maremágnum vital, Jackie tiene un secreto: se mete pastillas. Muchas. Opiáceos para mitigar su ¿dolor de espalda?

 

Quien ha visto la serie sabe que a su columna vertebral no le pasa nada (o casi nada), que es sólo una excusa para seguir consumiendo. Que su dolor es mucho más profundo y está asociado con la maternidad. «Cuando nació Grace se suponía que todo iba a ser maravilloso -dice Jackie-, pero empezó a llorar y no paró hasta que tuvo dos años». Sí. Jackie también es una víctima de los mitos, de las falsas historias sobre el hecho de ser madre. Un mujer fuerte en apariencia, pero vulnerable, que se ha autoimpuesto ser perfecta en todas las facetas de su vida y que, para seguir adelante y no derrumbarse, necesita un estímulo.

La verdadera inteligencia de esta serie es mostrar un personaje que, a menos que uno tenga el corazón de hielo, es imposible juzgar con dureza. Al conocer los pormenores de su existencia la entendemos, empatizamos con ella, nos ponemos en su pellejo y nos preguntamos si, en su situación, no caeríamos en la misma trampa, no buscaríamos algo que nos ayudara a huir de una existencia para lo que no estábamos preparadas, si no intentaríamos escapar de las falsas promesas llenas de estampas irreales donde una mujer serena como una virgen María amamanta a un bebé que nunca llora…

‘Nurse Jackie’ rompe los clichés y nos muestra el esfuerzo descomunal de una mujer por mantener el equilibrio en el trabajo y en el hogar, con escenas tan verídicas que nos duelen (me duelen). Porque Jackie, después de una jornada agotadora, de lidiar con situaciones de máxima tensión, de mil piruetas para acometer su trabajo sin dejar de lado su extremo sentido de la justicia, llega a casa y, sonriendo, prepara el desayuno a sus hijas, abraza a su marido, intentando que el estrés al que está sometida no empañe su felicidad doméstica. Y no es fácil lo que le espera en el hogar. Aunque es innegable el cariño de su marido, su hija mayor, de once años, tiene problemas de ansiedad. Se encierra en el aseo y se arranca mechones de pelo.

El espinoso camino de la felicidad
‘Nurse Jackie’, a pesar del toque de comedia, de humor negro, de su formato con episodios de veinticinco minutos, es un drama complejo sobre lo que significa ser una madre y una mujer trabajadora entregada a su carrera de la misma forma que un hombre exitoso. Pero con una diferencia: Jackie tiene remordimientos por dejar a sus hijas tantas horas solas, por no estar ahí. Si algo subyace en el argumento de Nurse Jackie (un tema sobre el que todos deberíamos reflexionar más a menudo) es la necesidad de definir nuevos parámetros en la búsqueda de la felicidad. ¿Qué debería hacer Jackie para atender a su familia? ¿Renunciar a su trabajo en el que es una excelente profesional? Se sentiría perdida de todas formas… En este bucle sin salida es donde se sitúa este personaje tan complejo, que busca en las drogas una forma de escapar de la infelicidad y cumplir con todas las exigencias autoimpuestas para ser perfecta… hasta que esta frágil burbuja de mentiras y apariencias revienta.

Desequilibrio entre temporadas
En esta tensión, en la que se mantienen las tres primeras temporadas, la serie muestra lo mejor de sí misma. El personaje de Jackie es tan sólido y está tan bien dibujado, que consigue una fantástica columna vertebral alrededor de la cual orbitan los personajes secundarios, en los que radica el alivio cómico, basado en los diferentes casos que pueblan el hospital. También elenco femenino, Zoey Barkow (Merritt Wever), la doctora Eleanor O’Hara (Eve Best) y Gloria Akalitus (Anna Deavere Smith), son las pinceladas que completan, por su reflejo en ellas, el retrato de Jackie: su amistad con O’Hara (maravillosa la relación entre estas dos mujeres tan diferentes que se apoyan sin juzgarse); Zoey, que consigue sacar el lado tierno a la Jackie más gruñona, o Akilitus, la jefa de Jackie, ante quien responde y con la que mantiene un tira y afloja derivado de su debilidad por cometer “ilegalidades” que redundan en beneficio del paciente, y que, como Jackie, esconde su sensibilidad bajo una coraza.

Los personajes masculinos, quizás menos logrados, también consiguen notas brillantes y momentos de humor que nos hacen sonreír (Thor Lundgren cantando, Momo y sus confesiones con Jackie en la capilla, el Dr. Fitch “Coop” Cooper y su dosis de encanto algo «dummy», Eddie Walzer (Paul Schulze), el adorable farmacéutico con el que Jackie tiene un «affaire», y que está enamorado de ella hasta la médula). Sin embargo, las mejores historias están en manos femeninas, y se mantienen con fuerza imparable hasta la tercera temporada.

Sin embargo, las dos últimas temporadas (el proceso de abandono de la adicción, su fracaso matrimonial, cambios en la administración del hospital) carecen de la intensidad dramática y de los toques de humor negro de las primeras, y se diluyen en episodios donde parece que no suceda nada y que simplemente sirvan para estirar la historia y cerrar los conflictos planteados. Por todo ello, ‘Nurse Jackie’ es una serie que podría dividirse en dos bloques muy diferenciados, con un grado de interés desequilibrado. La primera parte (las tres primeras temporadas) es soberbia. Las dos últimas pierden fuelle por completo, aunque deseas ver qué le sucede a Jackie. Aún así, merece la pena aproximarse a este fantástico retrato de mujer, que nos habla con veracidad, sensibilidad y honestidad de lo que significa ser una madre trabajadora. Y, aunque los temas que se traten sean serios (mucho), te aseguro que vas a sonreír.

Sólo una nota para terminar: por este papel Edie Falco ganó en Emmy 2010 a la mejor actriz en la categoría de comedia, aunque su actuación es puramente dramática. Y no hace falta decir que está absolutamente maravillosa.

Nota en Mis Puntuaciones

Ficha técnica
Título original: Nurse Jackie
Cadena: Showtime
Año de creación: 2009
Creda por: Evan Dunsky, Liz Brixius, Linda Wallem
Temporadas: 5 (56 episodios)
Website 

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lledó AP

    Me encanta que te haya gustado… Si quieres ver una serie de mujeres te recomiendo Capadocia… Serie de mujeres en un reclusorio mexicano… Oz de mujeres de la HBO…Totalmente recomendable!!!

    10 septiembre 2013 | 13:23

  2. Gracias! Ya lo tenía pensado al oírte hablar tan bien de ella. me apetece mucho seguir con el tema de buenos personajes femeninos, que ya estoy un poco harta de machos alfa, jeje. Un beso! (volvemos a la prisión…)

    10 septiembre 2013 | 13:48

  3. Dice ser Lledó AP

    Lo malo es que no hay Nessies… Ains… *llora y hace la croqueta*

    11 septiembre 2013 | 10:10

  4. jajajajajaja… Nunca será lo mismo!

    11 septiembre 2013 | 10:51

  5. Dice ser lavidasuena

    Celebro que te haya gustado la serie, y creo que a todos nos ha pasado lo mismo que a ti, bueno por lo menos a mi también. Me quedo con las primeras temporadas y casi deshecho las últimas por su pobre hilo argumental. Pero estoy contigo y reivindico el papel de las mujeres tanto en las series como en la vida real. Verdaderas heroínas andas sueltas a cada paso que damos y seguimos sin reconocer los grandes méritos que atesoráis.

    16 septiembre 2013 | 16:53

  6. Hola! Gracias por volver a visitarme y comentar. Creo que es importante reivindicar el papel de la mujer desde las series y/o películas, porque parece que cuando se habla del papel de la mujer suene a “pesado”, a “feminista trasnochado”, y lo cierto es que es sólo una fórmula machista más para que no se pongan sobre el tapete estos temas. Nurse Jackie lo hace, y de una manera inteligente, sin caer en chiclés, con unos guiones que tienen momentos de increíble veracidad. Me gusta mucho ver papeles de antoheroínas tan bien escritos como éste, aunque todavía falta uno que no priorice el ámbito doméstico. Por otro lado, es una pena que las últimas temporadas sean mediocres. Parece que al dejar de lado las drogas, Jackie deje de ser interesante. A ver cómo acaba la serie, porque parece que la próxima season será la última. El último plano de la quinta temporada fue, sin duda, un gran cliffhanger. Un saludo 😉

    17 septiembre 2013 | 11:38

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.