Emoción y personajes a la deriva en la segunda temporada de ‘Girls’

‘Girls’ ha ido más allá. Ha madurado. Y se ha convertido en mucho más que una comedia. Lena Dunham ha afilado su pluma y ha conseguido conmovernos con unos personajes que han tomado forma, han crecido y se han desnudado emocionalmente, volviéndose más humanos. Si bien es cierto que Hannah, su alter ego, sigue siendo el centro de atención, la autora ha sabido trazar con pincelada precisa la psicología de los otros personajes femeninos, y nos ha ofrecido momentos brillantes, de gran intensidad, en esta notable segunda temporada.

Al igual que sucede en ‘Louie’, ‘Girls’ ha sabido huir de los estereotipos y convencionalismos del género, para convertirse en un híbrido donde el humor a veces adquiere tintes dramáticos, y donde el drama posee notas de comedia. Aun así, es evidente que la serie ha adoptado un tono oscuro, con personajes a la deriva, perdidos, que no logran encontrar su lugar en el mundo, y nos ha ofrecido un retrato sincero de ese momento de la vida donde no queda más remedio que madurar definitivamente aunque duela. (Atención, SPOILERS).

El personaje de Hannah, es esta segunda temporada, se ha vuelto muy interesante debido, sobre todo, a los elementos autobiográficos de la autora que aparecen en el guión. La ansiedad, en este caso ante la oportunidad de escribir un libro, es la excusa para hablarnos sobre temas que han marcado su vida: el Trastorno Obsesivo Compulsivo y la hipocondría que sufría durante la adolescencia, problemas a los que se ha referido en varias entrevistas. Aunque personalmente me haya revuelto el estómago algunas de las situaciones (sólo de recordar el bastoncillo ya siento escalofríos), la sinceridad con la que está contada la historia me ha subyugado.

He sentido rechazo, sí. Pero también me ha parecido fascinante la fragilidad y la soledad de este personaje, del que huyen hasta sus padres. De nuevo vemos uno de los temas centrales de ‘Girls’: lo terribles que pueden ser los veintitantos, cuando uno debe aprender a vivir por sí mismo, sin la red protectora de la familia, y enfrentarse al vacío existencial. Hannah está aislada. Sus amigos tienen sus propios problemas. El mundo laboral es hostil y las relaciones sentimentales (que a menudo se tuercen) se convierten en la única salida a la tristeza. Por ello, si algo tengo que reprocharle a esta temporada de ‘Girls’, es el final edulcorado, que no concuerda con la historia que nos han contado previamente, y que se desliza hacia un sentimentalismo huero, tan alejado de los cimientos realistas de la serie.

I’m the child
Debido a ese realismo sin concesiones del que hablaba, creo que la historia de Jessa ha sido una de las más logradas, con un episodio formidable: el de la visita a casa de su padre. Jessa, la hippie, la independiente, muestra su vulnerabilidad, su soledad, con unos padres que nunca han estado cuando los ha necesitado. «I’m the child, I’m the child», repite entre lágrimas cuando le confiesa a su padre lo duro que ha sido invertir los roles. En este sentido, el gran hallazgo de guión es que ella misma desaparece cuando Hannah más la necesita, repitiendo lo que reprocha a su progenitor.

Asimismo, Jessa comparte con Hannah algunas de las mejores escenas, como la de la bañera, cuando llora destrozada por la ruptura con el yuppie de su marido. ¿Qué chica no ha experimentado una situación semejante? ¿Quién no se ha desahogado con su mejor amiga pero, al final, ha acabado riendo por cualquier tontería como ese moco en el agua? Con escenas como ésta, ‘Girls’ me llega, me toca de cerca, y siento que yo también soy una de ellas, que he pasado por ahí, que puedo comprenderlas.

La vida de otros
Si de algo me he dado cuenta en esta segunda temporada, es que el personaje de Marnie está más cerca de Hannah de lo parecía. Aunque en apariencia está en el polo opuesto (tanto por su forma de ser como en el físico), Marnie también ha mostrado su faceta más vulnerable en esta temporada. Es otro personaje perdido, que ve cómo sus sueños se truncan.  Aunque Marnie es, quizás, el personaje más antipático por su snobismo, y no podemos dejar de juzgarla por su envidia hacia Charlie (y por utilizarlo de nuevo), entendemos su necesidad de aferrarse a algo cuando todo lo demás falla. Y la resolución de «happy end» sólo hace presagiar una nueva tormenta en cuanto encuentre su propia vida y deje de vivir la de los otros.

Otra sorpresa ha sido conocer la verdadera identidad de Shoshanna quien, bajo una aparente actitud naïf, esconde a una mujer con determinación que no aguanta a un hombre sin ambición, sin empuje, tan negativo como Ray. A veces se nos pasa por alto lo que dice Shoshana por la rapidez de su lengua, pero suelta lindezas como ésta: «Ray sólo quiere ver viejos episodios de Ally McBeal toda la noche y yo le digo, perdona, yo tengo que ir por la mañana a algún sitio, no como tú.» Demoledor. Shoshana ha madurado, ha dejado atrás la virginidad, y sus dudas con los hombres parecen haberse disipado…

La sombra de Adam
Quizás el personaje más desdibujado esta temporada haya sido el de Adam, que se ha convertido en una caricatura de lo que deparaba en la S01. Adam, un personaje que se preveía interesante no sólo por su forma de ser sino por sus inquietudes en el terreno artístico, se pasea por los episodios como una anécdota, sin una historia propia, sólo al compás de lo que marca el personaje de Hannah. Canciones bochornosas de despecho, reuniones en AA y una nueva (y decadente) relación, con sexo degradante de por medio, sólo nos dejan entrever otra figura a la deriva que no consigue engancharnos. Una lástima, porque este personaje me gusta. Y mucho.

En conclusión, si algo hay que destacar de esta temporada de ‘Girls’ es que, pese a sus defectos (que los tiene), ha prevalecido la emoción, la sutileza en la escritura (que muestra sin juzgar), la ironía, y unos personajes que han crecido para mostrarnos su alma. Aunque hubiera sido necesario profundizar en algunas facetas que quedan un poco incompletas, he de decir chapeau para Lena Dunham y sus ‘Girls’, una serie que, como todas las grandes, no deja indiferente, sino que vapulea, hace pensar y logra sacarte de esa zona de confort de la que también nos han hablado.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser 4actos.com

    Un repaso muy completo a la temporada, Cecilia. Enhorabuena. Además, me parece muy acertada la radiografía que haces de cada uno de los personajes. Estoy muy de acuerdo contigo respecto a Adam. El chico ha perdido el magnetismo que tenía antes y se ha visto perjudicado por la estructura de la temporada. Además creo que el episodio que protagonizaba junto a Ray (“Boys”), y que pretendía ahondar un poco en el personaje, no terminaba de funcionar.Por otro lado, lo contrario ha pasado con Shoshanna. En esta temporada se ha destapado como personaje (creo que en la temporada anterior sólo existía como caricatura).Por último el caso Marnie. Coincido contigo: Es el personaje más antipático, de calle.¡Un abrazo!

    23 marzo 2013 | 17:06

  2. Gracias por el comment. Ya que hablas de Boys te diré que son precisamente esos episodios autoconclusivos lo que más me ha gustado de esta temporada. El episodio con Patrick Wilson me pareció absolutamente maravilloso. Me conmovió ver cómo los dos solitarios tienen su momento especial, y cómo Hannah se da cuenta de que lo único que quiere es felicidad. Y lo que menos me ha gustado, ver a Marnie tan petética. Una tipa inteligente y guapa como ella no puede ir así por la vida. Ya veremos que ocurre en la S03. Un abrazo!!

    25 marzo 2013 | 16:14

  3. Dice ser Anonymous

    La primera temporada estuvo buenísima, es una serie que vale la pena ver porque cada personaje tiene una historia y de seguro muchas nos identificamos con más de una, lo que más me gusta de Girls 2 es que es una serie que deja los estereotipos de lado y se acerca mucho más a la realidad

    11 abril 2013 | 21:32

  4. Sí, la serie se va volviendo más compleja, más humana, dejando como bien dices de lado los estereotipos, y profundizando en el aspecto dramático de las existencias, pero sin renunciar a la ironía y sentido del humor. Creo que Lena Dunham va a hacer cosas muy, muy interesantes. Gracias por pasarte por el blog y comentar!

    12 abril 2013 | 14:53

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.