‘House of Cards’, magistral serie sobre la ambición

houseofcards_BBC

Que la inmundicia se esconde en los despachos oficiales lo sabemos de sobra, quizás más ahora que nunca debido a estos ‘tiempos interesantes’ que nos han tocado vivir. Lo único que puede consolarnos (al menos a mí me reconforta) es saber que los políticos tienen a sus peores enemigos muy cerca de ellos, susurrándoles al oído palabras de aliento, hinchando su vanidad con palmadas en el hombro y sonrisas amistosas. Son ratas taimadas, resbaladizas, capaces de lo que sea por sobrevivir y medrar. De hecho, ‘House of Cards’, una de las mejores series sobre corrupción y ambición que he visto nunca, utiliza las ratas como elemento simbólico mediante la intercalación de planos de estos desagradables animalitos, con el fin de evidenciar la podredumbre moral de algunos de los personajes.

Considerado uno de los cien mejores programas de la televisión británica, ‘House of Cards’ se adentra en los sórdidos vericuetos de la amoralidad, la mentira y la corrupción como características sustanciales de la política. Pero, sobre todo, analiza la rivalidad dentro del propio partido, centrándose en el ascenso al poder del político tory Francis Urquhart, un individuo tan atrayente como abyecto, y sus maquiavélicos planes para obtener el control del grupo conservador tras el gobierno de la Dama de Hierro.

Precisamente la serie se estrenó en 1990 (tras el reinado de Margaret Thatcher y la efervescencia mediática por encontrar un nuevo líder), hecho que generó una gran polémica en torno a ella e impulsó su éxito en el Reino Unido. Además de la idónea coyuntura política que dotaba a ‘House of Cards’ de un fuerte viso de actualidad, la pieza fundamental para cocinar la historia fue la soberbia interpretación de Ian Richardson, que construye de manera fascinante al protagonista de la serie, convirtiéndolo en uno de los mejores personajes que ha dado la televisión.

Con una notable influencia de algunas de las obras más importantes de Shakespeare como ‘Ricardo III’ y ‘Macbeth’, la serie posee una relevante impronta teatral que se manifiesta tanto en la temática como en las actuaciones. El intrigante y manipulador Francis Urquhart rompe la cuarta pared hablando directamente a cámara, seduciendo con sus soliloquios al espectador que, poco a poco, penetra en las oscuridades de su psique. La serie comienza con Urquhart contemplando una fotografía de Margaret Thatcher. Con una sonrisa irónica susurra al espectador: «Nada dura para siempre. Incluso el reinado más largo y brillante tiene que llegar a su fin algún día».

La hipocresía como arma
La presentación del personaje de Urquhart es portentosa. Desde la escalera de Houses of Parliament realiza su alocución con sugestiva y modulada voz de gentleman: «Soy el jefe de grupo. Un simple funcionario. Mantengo las tropas en línea. Les enseño el bastón. Les hago saltar. Y, por supuesto, debo toda lealtad a cualquiera que sea elegido líder.» Una nítida declaración de intenciones que nos muestra ya desde principio el cinismo y las pérfidas intenciones del personaje, cuya habilidad para jugar entre las sombras se convierte en el elemento más atractivo de la historia.

A partir de la elección del nuevo Primer Ministro, se despliega una historia subyugante, donde nada es lo que parece, que va in crescendo en fuerza dramática a lo largo de los cuatro intensos episodios (de una hora de duración) que constituyen la primera parte. Aunque, debido a su éxito, se realizaron dos secuelas, ‘To Play the King’ y ‘The Final Cut’, ninguna de las dos puede compararse a la primera, donde la atmósfera enrarecida de la política alcanza unos niveles de horror nauseabundo.

Mattie Storin, la periodista

Un juego de doble filo
La otra gran baza de la serie es la relación de Urquhart con la perspicaz periodista Mattie Storin (Susannah Harker), una joven ambiciosa que, para impulsar su carrera, entabla con el político un juego muy peligroso. Los encuentros entre Mattie y Urquhart siempre finalizan con la frase que se convirtió en el leit motiv de la serie: “You might very well think that, but I couldn’t possibly comment”.

Una galería de personajes complejos, muy bien matizados, como Roger O’Neill (Miles Anderson), que interpreta al director de relaciones públicas cocainómano; los diversos miembros del gabinete con sus diferentes ambiciones personales y, por supuesto, la mujer de Urquhart, completan una brillante ecuación. Destaca Diane Fletcher como Elisabeth Urquhart, posible origen de otros papeles femeninos de políticos abyectos como Meredith Kane o Maggie Zajac en ‘Boss’, mujeres tan ambiciosas como sus maridos y dispuestas a todo por continuar en el machete.

¿Terrible Baby-faced?
La serie está basada en la novela de Michael Dobbs, escritor, político tory y asesor de Margaret Thatcher durante sus años en la oposición, así como, posteriormente, jefe de grupo -al igual que su protagonista Francis Urquhart-. Dobbs tomó como punto de partida sus propias experiencias (¿y pensamientos?) en la política para la creación del personaje. De hecho, el periódico ‘The Guardian’ le concedió el apelativo de “Westminster’s baby-faced hit man”.

El próximo 1 de febrero de 2013, la cadena Netflix estrenará el remake americano de la serie, protagonizado por Kevin Spacey. La serie contará con 13 episodios. Os dejo el trailer, aunque dudo que pueda superar a la original (aunque Spacey es mucho Spacey).

Nota en Mis Puntuaciones

Ficha técnica
Título original: House of Cards
Cadena: BBC
Año de creación: 1990
Escrita por: Andrew Davies, Michael Dobbs
Dirigida por: Paul Seed
Temporadas: 1 (4 episodios)
Secuelas: To Play the King, The Final Cut

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Álvaro Quintana

    Estupenda entrada. Qué grande es Ian Richardson, un maestro de la ironía. A ver qué tal el remake de Fincher.

    31 diciembre 2012 | 17:39

  2. Dice ser Cecilia García

    Muchas gracias, Álvaro! Sí, la ironía (tan despiadada) es una de las características fundamentales de este personaje magistral. No me da buena espina el remake (porque ésta es muy buena), pero espero equivocarme!! Un saludo y feliz año! 🙂

    31 diciembre 2012 | 18:40

  3. Dice ser ainho

    A mi me gusta mucho, de momento, el personaje de Roger O’Neill. Claro que Francis es, de lejos, lo mejorcito de esta joya. Quiero ver también las secuelas, para hacerme a la idea completa. Mi tío, que es inglés, siempre habla maravillas de la serie y está contentísimo de que por fin me haya puesto con ella. Y el hecho de que la mujer de Urquhart tenga más protagonismo aquí, como dices, lo hace mucho más interesante. Sin duda un gran acierto haberte hecho caso. Tendré que terminar poniéndome con la otra… ya lo estoy viendo!!!

    01 enero 2013 | 12:27

  4. Dice ser Cecilia García

    El personaje de Roger O’Neill es buenísimo, con ese aire decadente y trepa pero que, en comparación con el lobo de Francis, es un corderito. La relación entre O’Neill y la asesora también es muy interesante. Respecto a las secuelas, es bueno verlas para saber cómo finaliza la historia, pero en comparación con ‘House of Cards’ dejan mucho que desear. Un saludo y gracias por comentar!

    01 enero 2013 | 13:00

  5. PUFF en cuanto la vea te comento en profundidad, pero me has dado mas ganas aun de verla…vaya retraso de series tengo!! 2013 empieza con estress…mu buen post 🙂

    02 enero 2013 | 11:55

  6. Dice ser Cecilia García

    Ya verás! Además, ésta te la meriendas en un par de tardes. Te juro que cuando empiezas no puedes parar… 😉

    02 enero 2013 | 12:23

  7. Dice ser Lledó AP

    Te dije que no me iba a descargar nada pero mirando por encima, para evitar comerme algún spoiler… Me pongo a descargar ya y la usaré para descansar de ROME… Gracias!

    03 enero 2013 | 09:14

  8. Dice ser Cecilia García

    No te preocupes por los spoilers, que siempre aviso!!!! Ah, y ésta te la papeas en nada. Es buenísima, de verdad. Ya hablaremos de Francis Urquhart, un PERSONAJAZO de los GRANDES! 😀

    03 enero 2013 | 16:45

  9. Dice ser ainho

    Ya he terminado la primera parte, y estoy decidida a seguir más. Me ha intrigado mucho algo que pasa en las últimas escenas. Impresionante final, y qué bien hilado todo. Tenías razón, maravillosa 🙂

    05 enero 2013 | 15:43

  10. Dice ser Cecilia García

    Jeje, qué pasada de final, eh? ¿Te lo esperabas? Yo tan brutal no… Ya me contarás qué te parece el resto!! Por cierto, que no te dije nada de tu tío inglés, qué bueno!!!! 😀

    05 enero 2013 | 19:24

  11. Dice ser Lledó

    Acabo de verla… Y sólo voy a decirte… JODER!!! 😀 #tremenda

    02 agosto 2014 | 11:23

  12. ¡Es la bomba! Ya hablaremos, ya… 😀

    02 agosto 2014 | 12:38

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.