Mujeres Desesperadas: la infelicidad tras el éxito (II)

En el anterior post, hablábamos de la desesperanza que se puede encontrar detrás de la vida aparentemente feliz de cualquier persona. Estas mujeres, que han conseguido un cierto status en la vida, que son guapas, tienen un marido e hijos y viven en maravillosas casas residenciales ubicadas en un barrio de ensueño, tienen problemas que esconden al resto del mundo. E, incluso a veces, a sus mejores amigas. Por eso Marc Cherry, el creador de la serie, dice que Mujeres Desesperadas es “una exploración de la infelicidad de las mujeres después de conseguir lo que quieren”.
Sin embargo, este acercamiento a la infelicidad femenina siempre tiene un punto de comedia que alivia los momentos de tensión dramática para que la historia no caiga en un sentimentalismo facilón y lacrimoso. Cuenta Teri Hatcher (Susan Mayer), en la entrevista que le hicieron en el programa Inside the Actor’s Studio, que Cherry les dio una directriz general: “Todo tiene que ser cómico”. “Marc –continúa Hatcher- procede de la comedia. Así que, aunque sea la escena dramática más triste, le gusta que haya algo divertido. Recuerdo lo que una vez me dijo Annette Bening, que las cosas más divertidas surgen en las lugares más serios, desesperados y sombríos”.

Por cierto, también cuenta una anécdota muy graciosa: cómo la cadena, durante la primera temporada, se gastó miles de dólares en ¡borrarle los pezones digitalmente! Esa ironía, ese sentido del humor inteligente y fino, al igual que sucede en Modern Family, juega con los dobles sentidos entre lo que dice la voz en off y lo que el espectador ve en las imágenes. Este doble juego se desliza en cada capítulo ya desde el arranque, con la melosa y dulce voz de Mary Alice la suicida, la narradora omnisciente, recordándonos las distintas situaciones en las que se encuentran los personajes de una manera sutil y habilidosa.
Inside the Actor’s Studio: Teri Hatcher
Enfrentadas a sus peores pesadillas
En Mujeres Desesperadas encontramos distintos estereotipos de mujeres que se enfrentan a sus miedos y contradicciones, mostrando su faceta más humana. Puedo imaginarme a los guionistas en su sala de trabajo diciendo en voz alta: «¿De qué manera podemos hacer que estas mujeres se desquicien por completo? ¡Las enfrentaremos a sus mayores miedos! 
Atención, SPOILERS
Por ejemplo, Lynette Scavo, la casada con una vida familiar envidiable, tiene que hacer frente al desgaste de un matrimonio que ha perdido la pasión. Bree Van de Kamp, una republicana enloquecida por guardar las apariencias, tiene que lidiar con un hijo homosexual y un problema de alcoholismo. Susan Meyer, una divorciada con una hija adolescente y una vida confortable, tiene que enfrentarse a graves problemas económicos y a la crianza de un niño pequeño. Y Gabrielle Solís, una exmodelo superficial y egoísta, tiene que aprender a vivir sin tantos lujos y a hacer frente a un pasado oscuro de abusos sexuales.
Mujeres Desesperadas se despiden de nosotros tras habernos ofrecido grandes momentos de entretenimiento, muchas sonrisas cómplices y alguna que otra lagrimilla de emoción. Así que digamos gracias y hasta siempre a esta comedia dramática que tantos buenos ratos nos ha deparado.  Será muy difícil encontrar algo similar.
Si te ha gustado este post, quizás quieras leer

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser silvia

    Lo siento. Me gustan y odio las series en las que el mundo exterior no aparece. No existe el mundo social y político circundante. Supongo que eso es la evasión que propone la pequeña pantalla pero es también la diferencia entre una gran serie y una de menor entidad. Aunque ¡quién soporta malos rollos despues de comer!Silvia

    17 mayo 2012 | 04:54

  2. Dice ser madseries

    Desde luego, estoy de acuerdo contigo!! Pero, como tú bien dices, necesitamos series más ligeritas, que no todo tiene que ser The Wire. No podemos comparar estos productos ni tampoco queremos. Yo necesito series entretenidas que, como dice mi querido hermano, “lo den todo y no exijan nada”. Pues eso es para mí Mujeres desesperadas. Gracias por tu comentario!!

    17 mayo 2012 | 10:51

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.