BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Una monedita pa’ los Angry Birds

Algo le está pasando a Rovio. No, no se están quedando sin ideas, muchos de sus últimos Angry Birds ofrecen planteamientos interesantes, pero la política free to play que les ayudó a llegar hasta donde están ha empezado a deteriorarse a causa de molestos paywalls. Es decir, o pagas o no avanzas en el juego. Pasa en Stella, pasa en Epic y, en menor medida, en Go!

Vale, en realidad suele haber una posibilidad de avanzar sin soltar ni un euro, pero cada vez requiere más tiempo y esfuerzo. Y hablo de unos niveles de exigencia nada razonables que transmiten la sensación de que la única forma de seguir adelante es vaciar la billetera.

angry epic

Entiendo que el modelo de los primeros Angry Birds, en los que pagar tan sólo servía para eliminar la publicidad, era insuficiente como modelo de negocio. Los micropagos eran el siguiente paso lógico. Pero después de más de una docena de juegos, una serie de televisión, merchandising para parar un tren y una película en camino, parece que a la compañía le está pudiendo la avaricia.

Agry Birds fue un acierto, Space usó la gravedad para darle una interesante vuelta de tuerca al concepto, los dos Star Wars demostraron ser sendas cartas de amor a los Jedis y su universo, Bad Piggies supuso su momento de gloria para los malvados cerdos gracias a una mecánica de lo más original

El problema comenzó con Angry Birds Go!. Cambio de género. Bien. Carreras de karts. Bien. Diseño notable. Genial. Sin multijugador. Mal. Y con límites de energía que te obligan a esperar a que se recargue para seguir jugando o pagar. Mal. Vale, es lo mismo que sucede con las vidas de Candy Crush y, aunque rompe el ritmo, es aceptable, pero es que la cosa va a peor.

En el más reciente título de la franquicia, Angry Birds Stella, protagonizado por la pajarilla rosa, nos encontramos con una mecánica muy clásica en la que tan sólo destacan los potenciadores. Vale, no es el juego más original, pero tiene su gracia. Lo malo es que llegado a cierto punto, aparecen unos muros de pago casi literales, unas bombas de humo que sólo desaparecen si pasamos por caja o si esperamos una considerable cantidad de horas. También es posible superar los obstáculos usando monedas del juego, pero es complicadísimo reunir las necesarias.

Más indignante es lo de Angry Birds Epic. La idea de un RPG protagonizado por los pajarillos de Rovio me parecía de lo más divertida, pero según fui avanzando en el juego me fui dando cuenta de que el resultado no hacía justicia al plateamiento. Es muy bonito, sí, pero es repetitivo hasta el hartazgo. Ofrece escasísimas posibilidades y, como ya he avanzado antes, llega un punto en el que la dificultad se dispara y el juego se convierte en un suplicio si no pagas. De hecho, dejé de jugarlo, ya que no encontraba la manera de seguir progresando sin invertir horas y horas farmeando e intentando subir de nivel.

¡Ah, sí! Había otra opción, pagar cada dos por tres. No gracias, Rovio, ni que tuvieras que andar pidiendo limosna.

6 comentarios

  1. Dice ser Dani

    Luego pedirás que te paguen un sueldo. Las empresas son para ganar dinero, no para que te diviertas tu y tus amigos los ratas. En fin… a dónde vamos a llegar, quejarse por tener que pagar por usar el trbaajo de otros. Acaso ganar dinero impide que quieras ganar más POR TU TRABAJO?

    08 octubre 2014 | 07:44

  2. Dice ser cesarfuenla

    Vamos, que es otro ejemplo de “candy crush” mas… para eso yo prefiero pagar una determinada cantidad, y que me den el juego completo…

    08 octubre 2014 | 08:44

  3. Bueno, ya estamos en si querremos o no pagar ó saltaremos a otro juego.

    Yo desde luego casi seguro que no pagaré, pero tampoco soy muy jugon

    saludos

    http://goo.gl/v6fCiL

    08 octubre 2014 | 08:46

  4. Dice ser ximy

    El modelo free-to-play viene a significar como su propio nombre indica “libre para jugar”.

    No implica que lo que te ofrecen termine siendo TOTALMENTE gratis. El trabajo del equipo de desarrollo, los gastos derivados de su puesta a disposición en los “markets”, y un largo etc, debe tener algún tipo de ingreso que lo amortice. Y no solo esto, se trata de un negocio, como cualquier otro, en el que se busca obtener un beneficio económico con dicho trabajo.

    El problema surge cuando las formulas de publicidad (con la publicidad que ponen en las aplicaciones se obtiene buenos ingresos, sobre todo si consigues millones de descargas), de micropagos por elementos visuales (vestimentas, pinturas, etc…) o micropagos por eliminar la publicidad no son suficientes para saciar el hambre voraz de beneficios.

    Es ahí cuando el negocio se vuelve sucio, se vuelve contra quién le da de comer, cuando aparecen las mutaciones cancerigenas que se encargan de devorar el modelo de negocio que funciona (porque funciona). Es cuando aparecen los temidos paywalls (algunos no lo son tanto), los pay-to-win y similares, cuyo único objetivo es vaciar el bolsillo del usuario sin miramientos, sin ningún tipo de escrúpulo o piedad.

    Es ahí donde el usuario se cabrea y busca una alternativa y se va a otro juego (porque alternativas, haberlas, las hay…), es ahí donde Rovio pierde a sus clientes, como muchos otros.

    08 octubre 2014 | 10:49

  5. Dice ser Camilo

    Niño rata

    10 octubre 2014 | 20:16

  6. Dice ser Montoya

    Hola Dani,

    Me gustaría que pudiéramos hablar de esto en 20 hit combo, creo que puede ser muy inetresante:

    http://www.vandal.net/noticia/1350656560/kazunori-yamauchi-playstation-4-marca-una-gran-diferencia-para-gran-turismo/

    Ya sé que preferiríais que se hablase en Vandal pero somos algunos, quizá muchos, cada vez más, los que no estamos por la labor de registrarnos para poder opinar y conversar. Por otro lado, creo que no tenéis conflictos de intereses con SCE ni con Polyphony.

    Gracias, un saludo.

    13 octubre 2014 | 16:03

Los comentarios están cerrados.