BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Los robots que nacieron de la chatarra

'Sun' - Nicholas y Angela Snyder

'Sun' - Nicholas y Angela Snyder

Son objetos mecánicos, sofisticados e intrigantes, criaturas hechas a trozos y algo pasadas de moda, compuestas de metales reciclados. Se llaman Booster (Repetidor), Flamingo, Spencer…

Extrañamente obsesionados con los robots, Nicholas y Angela, un matrimonio de Kansas City (Misuri) se encaprichó un día y decidió construir un robot ellos mismos”, dice la declaración de intenciones que figura en su página web.

A Nicholas y Angela Snyder les encanta sentirse unos raros. Aman el término nerd (en inglés, obsesivo) y alardean -más de lo necesario- de ser lo que aquí llamaríamos freaks.

Han llamado a sus creaciones Nerdbots. Cada escultura es única, como la combinación de chatarra que encuentran para componer cada nuevo ejemplar. El pero tal vez sea que son decorativos y no efectúan ningún movimiento mecánico.

Con unos guantes de jardinero examinan las pilas de metal de las chatarrerías para encontrar “el objeto que nos llame la atención, que consideramos fascinante”, una pieza que active una idea, que inspire una nueva escultura.

'Flamingo' - Nicholas y Angela Snyder

'Flamingo' - Nicholas y Angela Snyder

Una vieja cámara Polaroid, una linterna o el medidor de algún aparato analógico pueden ser las cabezas. Una radio, una vieja lata de comida o una batería pueden ser los cuerpos.

Trabajan en un gran sótano, con mesas alargadas con compartimentos ocupados por contenedores de plástico: ” Solemos meter en diferentes cajas las posibles piernas, las posibles cabezas… ¡Incluso tenemos un departamento de accesorios!”

Los Snyder dotan además a cada robot de una personalidad y junto a cada ejemplar escriben los gustos y aficciones de la criatura, dándole un aura de personaje literario más que de máquina.

Ante todo, ansían “reciclar todo lo que pensemos que tiene potencial”, que ningún cacharro interesante se desperdicie y darle una nueva oportunidad a lo que ya nadie quiere.

Helena Celdrán

1 comentario

  1. Con una buena web venderían todo lo que fueran construyendo, seguro!

    05 Noviembre 2011 | 17:02

Los comentarios están cerrados.